El secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta, considera que hay una “posibilidad creciente” de que Israel ataque Irán esta primavera para impedir que Teherán consiga fabricar armas atómicas, según ha informado el columnista del diario estadounidense ‘The Washington Post’ David Ignatius.

“Panetta cree que hay una posibilidad creciente de que Israel ataque Irán en abril, mayo o junio –antes de que Teherán entre en lo que los israelíes describen como ‘zona de inmunidad’– para evitar que se hagan con bombas nucleares”, ha escrito Ignatius.

El diario estadounidense había informado previamente de que Panetta estaba preocupado por la posibilidad de que Israel desencadenara el ataque en los próximos meses, citando a un alto cargo del Gobierno de Barak Obama que pidió no ser identificado.

Tanto Panetta como el Pentágono no han querido comentar estas informaciones. “Lo que pienso y lo que veo, es un área que me pertenece a mi y a nadie más”, ha dicho el secretario de Defensa. Preguntado sobre si estaba desmintiendo la información, ha dicho que “no” y que sólo está “comentando”, según ha informado el diario israelí ‘Harretz’.

Asimismo, Ignatius ha apuntado que “el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, no quiere dejar el destino de Israel en manos de la acción estadounidense, que se desencadenaría a través de informes de Inteligencia que confirmen que Irán está construyendo una bomba, lo que hasta ahora no ha ocurrido”.

Por su parte, el ministro de Defensa de Israel, Ehud Barak, ha afirmado este jueves que la opción militar contra Irán “es real y está lista para ser usada” en caso de que las sanciones no cumplan su objetivo, según ha informado el diario israelí ‘The Jerusalem Post’.

“Si las sanciones no alcanzan su finalidad de detener el programa militar nuclear (de Irán), será necesario considerar entrar en acción”, ha declarado durante la Conferencia de Herzliya. Asimismo, ha apuntado que existe un consenso entre muchas naciones en este sentido y que muchos Estados apoyan la opción militar si la diplomacia y las sanciones no detienen el programa nuclear, que Teherán afirma que únicamente tiene fines pacíficos.

Así, Barak ha dicho que ve a Irán acercándose a una fase “en la que un ataque físico no sería práctico”. “Sería más difícil, más peligroso y costaría más sangre tratar con un Irán nuclear que detenerlo hoy. En otras palabras, el que dice en inglés ‘más tarde’ podría descubrir que ‘más tarde es demasiado tarde'”, ha agregado.

Las declaraciones de Barak habían sido anunciadas pocas horas antes por el viceprimer ministro, Moshe Yaalon, quien manifestó que Irán “ha de ser detenido de una manera u otra” y que es necesario que la amenaza militar esté sobre la mesa, un mensaje que también ha enviado el jefe del Estado Mayor Conjunto israelí, Benny Gantz.

Anuncios