Irán pedirá a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) que respete su cuota de ventas si se ve afectado por las sanciones impuestas al país por EEUU y la Unión Europea, que han endurecido su postura respecto a Teherán para obligarlo a abandonar su programa nuclear.

El ministro iraní de petróleo, Rostam Qasemi, dijo que la OPEP es una organización económica que siempre se ha mantenido fuera de luchas políticas, por lo que instó a sus integrantes a respetar los derechos de sus socios soberanos.

“El mercado petrolero es un sector de negocios y en la actualidad goza de equilibrio. No creemos que los estados miembros de la OPEP vayan a hacer caso omiso de los derechos de un compañero del grupo”, recalcó Qasemi.

El Gobierno iraní ha remitido una carta al ministro de Petróleo de Irak, Abdul Kareem Luaibi, actual presidente de la OPEP, en la que ha pedido colaboración entre los socios y respeto a las cuotas y derechos de cada miembro del cártel de productores petroleros y en especial por parte de Arabia Saudita.

Previamente, Irán, segundo exportador de petróleo de la OPEP después de Arabia Saudita, había informado de algunas gestiones con el Gobierno de Riad para que no cubriera la cuota de ventas iraníes en caso de que algunos países, en concreto de la Unión Europea suspendieran sus compras de crudo iraní.

Tras aprobar el mes pasado un embargo petrolero a Irán, que entraría en vigor el
1 de julio próximo, para obligarle a abandonar su programa nuclear, algunos países de la Unión Europea, entre ellos España, apuntaron que podrían sustituir sus compras de crudo iraní por importaciones de Arabia Saudita, lo que Teherán trata de impedir.

Irán y Arabia Saudita, las dos principales potencias del golfo Pérsico y los dos mayores productores de crudo de la OPEP, mantienen una relación fluctuante en materia política, pero han sostenido una actitud de respeto mutuo dentro del cártel petrolero.

Qasemi instó a EEUU y la Unión Europea a negociar con Irán en lugar de tratar de presionarlo para conseguir sus objetivos y afirmó: “Irán no abandonará su programa nuclear aunque no pueda vender ni una gota de crudo”.

En los últimos meses, Estados Unidos y la Unión Europea han endurecido sus posturas y sanciones a Irán para tratar que abandone su programa nuclear, especialmente en los campos petrolero y bancario.

Irán se encuentra en medio de una polémica por su programa nuclear, que parte de la comunidad internacional, con EEUU a la cabeza, cree que tiene una vertiente militar destinada a fabricar bombas atómicas, lo que Teherán niega y sostiene que es exclusivamente civil y con objetivos pacíficos.

Estados Unidos e Israel han amenazado a Irán con ataques militares y Teherán ha respondido que dará una respuesta “aplastante”, en especial contra el territorio de Israel y las bases y buques estadounidenses en la zona.

Además, Irán ha dicho que, en caso de ser atacado, podría cerrar el estrecho de Ormuz, la boca del golfo Pérsico y por donde pasan los petroleros que transportan el 20 por ciento del crudo que consume el mundo, lo que podría crear un conflicto de consecuencias imprevisibles. EFE

Anuncios