Un museo lanzó una campaña pública para identificar a uno de sus padres fundadores, tras descubrir más de sesenta años después que una de las firmas que aparecen en la declaración de independencia de 1948 pertenece en realidad a dos personas.

El misterio ha sido desvelado recientemente en una consulta con los familiares de uno de los firmantes, Saadia Kovshi, que aseguran que la palabra “HaCohen” (sacerdote) que agregó debajo de su rúbrica no la puso él.

Itzik Dror, jefe de programas educativos en el Palacio de Independencia, la institución que conserva el edificio donde David Ben Gurión declaró el estado de Israel el 14 de mayo de 1948, ha pedido a la población
que ayude a desvelar la identidad del misterioso firmante.

Hasta ahora se creía que la declaración la firmaron únicamente los 37 miembros del Consejo del Pueblo, el Parlamento judío durante la época colonial británica (1923-1948), pero se sabe que dadas las circunstancias de guerra que imperaban no lo hicieron todos la noche de su lectura pública por Ben Gurión.

Ese día la rubricaron 25 personas, y posteriormente, en distintos momentos, lo hicieron las 12 restantes: once de ellas que habían estado asediadas en Jerusalén por la Legión Jordana y una que se encontraba de viaje en Estados Unidos.

Durante años los historiadores creyeron que el apelativo de “Hacohen” bajo la firma de Kovshi, representante de la comunidad de origen yemení y que murió en 1990, hacía alusión a su condición de miembro de la casta sacerdotal judía, argumento rebatido ahora por la familia. EFE

Anuncios