La Fuerza Aérea de Israel podría parar la producción de los sistemas de intercepción de misiles Domo de Hierro y Varita Mágica como resultado de una insuficiencia de fondos, según reveló un desglose del presupuesto militar hoy.
El mes pasado, el gobierno retrocedió en su intención de cortar 3 billones de shekels del presupuesto de defensa, apuntados para el pago de beneficios sociales en luz de la ola de protestas del verano pasado, según la recomendación del Comité Trajtenberg.
El movimiento fue decidido luego de que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, aceptara la posición del Ministerio de Defensa, según el cual dicho dramático recorte sería imprudente en cara de los levantamientos políticos que se están llevando a cabo en Medio Oriente, los cuales podrían aumentar las amenazas terroristas contra Israel.
Sin embargo, a pesar de tener éxito en desviar el corte presupuestario, los problemas financieros de la Fuerza de Defensa de Israel están lejos de terminarse. El año pasado se vio el final del plan presupuestario militar de largos años, conocido como “Tefen”, según el cual en el 2012 se lanzaría un nuevo plan de cinco años, “Halamish”, el cual fue pospuesto debido a las protestas sociales.
Parece, entonces, que las discrepancias por el programa “Tefen”, junto con la destinación de fondos de programas especiales como la apurada construcción de la barrera en la frontera con Egipto, han creado un déficit de 7 millones de shekels.
Luego de una reciente adición de 1.8 billones de shekels a los fondos de defensa por parte del gobierno, y un corte de 1.5 billones iniciado por la FDI, al ejército todavía le faltan 3.7 millones de shekels, en comparación con su presupuesto proyectado.
Como resultado de esta brecha, la FDI planea una serie de medidas, de las cuales la más dramática es suspender una considerable parte de las fuerzas de la FAI por el año. Dicho paso, el cual no fue tomado en unas décadas, daña severamente la preparación de la fuerza aérea.
Otra medida incluye un paro sobre la casi totalidad de adquisiciones de la industria militar de Israel, la cual podría suspender la producción del Domo de Hierro, a pesar del hecho de que Estados Unidos le dio al Estado Judío 205 millones de dólares para financiar cuatro sistemas más.
Los asuntos presupuestarios también tendrán que dejar de lado el desarrollo del sistema Varita Mágica, apuntado a misiles de un alcance mayor. La adquisición de tanques de batalla Merkava 4, planeados para el 2013, también serán pospuestos.
Un alto funcionario militar le dijo al medio israelí Haaretz que estas medidas podrían dañar severamente la preparación de guerra de la Fuerza de Defensa de Israel, y agregó que el gobierno “está al tanto de la gravedad de la situación, pero hasta ahora la demanda de reducir las discrepancias presupuestarias no han sido respuestas”.
Anuncios