Israel ha ordenado a sus embajadas y a las comunidades judías en todo el mundo elevar sus medidas de seguridad tras los dos atentados contra representantes diplomáticos en la India y Georgia.
Mientras el explosivo adosado en un coche consular israelí cerca de la embajada de Nueva Delhi ha provocado ocho heridos, entre ellos la esposa del diplomático israelí, la policía de Tiblisi ha desactivado un artefacto que había sido colocado en el coche de un empleado de la embajada. El israelí se dio cuenta del explosivo y llamó inmediatamente a las autoridades de Georgia.
“No pasaremos por alto estos atentados terroristas. Sabemos identificar a los responsables”, ha advertido el ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman.
El portavoz del Ministerio de Exteriores Yigal Palmor ha afirmado a ELMUNDO.es que “Israel sigue en máxima colaboración con las autoridades y servicios de seguridad locales para esclarecer estos hechos”.
Unos hechos que coinciden con las recientes advertencias del Comité de Lucha Antiterrorista de Israel ante posibles atentados a cargo del grupo chií Hizbulá y de Irán. Por un lado, estos días se cumple el cuarto aniversario del asesinato del poderoso jefe militar de Hizbula, Imad Mugniya, en un coche bomba en pleno corazón de Damasco. Por otro, un ataque perpetrado por dos motoristas en Teherán acabó el pasado 11 de enero con la vida de Mustafa Ahmadi Roshan, científico iraní y supervisor de la central nuclear de Natanz.
Tanto Hizbulá como el régimen islámico de Irán acusan al Mosad israelí de estar detrás de ambas acciones amenazando con represalias. De hecho, hace dos semanas el ayatolá Jameini prometió en Teherán responder “duramente contra la entidad sionista” tras el ataque que se suma a “misteriosas” explosiones contra instalaciones vinculadas al polémico proyecto nuclear de Irán.
No hay confirmación ni seguramente la habrá, pero parece ser un capítulo más en la guerra secreta entre Israel e Irán que tiene en Hizbulá y Siria sus máximos aliados.
En su primera reacción, el jefe de Gobierno israelí, Benjamin Netanyahu, ha responsabilizado directamente a Irán: “En los últimos meses, hemos sido testigos de intentos de atentados terroristas contra ciudadanos israelíes y judíos en varios paises, Azerbayán, Tailandia y otros lugares. En todos estos casos, el responsable era Irán y su protegido Hizbulá […] Irán está también detrás de los atentados de hoy y es la promotora de terror más grande del mundo”.
Anuncios