Caracas – Se dice que Henrique Capriles Radonski, quien ganó el domingo el ticket de la oposición en la carrera presidencial de Venezuela, tiene la mejor oportunidad de vencer al presidente Hugo Chavez en una elección en años cuando los votantes vayan a las urnas el 7 de octubre.
Pero algunos observadores están preocupados de que se lleve a los ancestros judíos del gobernador de Miranda de 39 años a un asunto en el que surjan comentarios antisemitas.
“Ya hemos visto signos de lo que está pasando. Una revista local puso una Estrella de David en una foto de él”, dijo Dina Siegel Vann, directora del Instituto Latinoamericano del Comité Judío Americano, hoy.
La semana pasada Kikirki, un semanario, mostró una foto de Capriles con una Estrella de David impuesta en él y yuxtapuesta con una foto de Chávez.
Michael Salberg, director de Asuntos Internacionales de la Liga Anti Difamación, dijo que esto era indicativo de “un aparato mediático relacionado con el gobierno que promueve e incentiva el tema del antisemitismo”.
“En Chávez hay un líder político, un jefe de un país, que se compromete con el uso del antisemitismo político. Alguien que participa en chivos expiatorios y acusaciones contra la comunidad judía, particularmente sobre temas del conflicto israelí palestino”, dijo Salberg.
Mientras Capriles está orgulloso de su descendencia judía y nunca ha intentado ocultarlo, es un católico devoto. Sus abuelos maternos eran judíos y refugiados de Europa, quienes llegaron a Venezuela durante la Segunda Guerra Mundial con nada más que “una valija llena de ropa”, le dijo al medio The Foward en una entrevista el año pasado.
“Debido a mi mamá y abuela, para los judíos soy judío, pero soy católico”, dijo. Sin embargo, sus enemigos han usado la retórica antisemita contra él en el pasado y lo han acusado de ser parte de una conspiración judía.
En el 2009 manifestantes chavistas saquearon sus oficinas y pintaron esvásticas en las paredes. Además lo llamaron “nazi”, un insulto por el cual Capriles resultó particularmente ofendido porque sus bisabuelos fueron asesinados en campos de concentración.
“Vinieron aquí y me llamaron nazi cuando mi abuela estaba en el gueto de Warsaw. Mis bisabuelos fueron asesinados en un campo de concentración. La madre y el padre de mi abuela fueron asesinados por los nazis en Treblinka”, dijo en la entrevista.
Capriles comenzó su carrera política en 1998 cuando se convirtió en el miembro más joven elegido en la Cámara Baja de la legislatura venezolana.
Durante los años, el candidato opositor ha estado sujeto a lo que él califica como acoso político por Chávez. En el 2004 fue enviado a prisión por fomentar violencia, cargos que luego fueron retirados. Además, ha mantenido lazos cercanos con la comunidad judía local, que ha luchado bajo el mandato del presidente.
Anuncios