Los presidentes de Irán y Pakistán, Mahmud Ahmadineyad y Asif Alí Zardari, respectivamente, han advertido a los países de la región sobre las intenciones de Occidente y han pedido que permanezcan vigilantes ante la posibilidad de conspiraciones.

Ahmadineyad llegó a Islamabad el jueves para participar en la cumbre tripartita con Zardari y el presidente afgano, Hamid Karzai, sobre cooperación y desarrollo regional.
Durante las negociaciones privadas, los presidentes de Irán y Pakistán debatieron sobre los “complots que las potencias hegemónicas están tramando para crear divisiones entre los países musulmanes para justificar su presencia en la región”, según ha informado la cadena de televisión iraní Press TV.
En este sentido, han recalcado que los “poderes hegemónicos” no son amigos leales y que darán la espalda a sus aliados una vez que sus objetivos principales se hayan visto satisfechos.
Por ello, han apuntado que la única manera de solucionar los problemas regionales es la cooperación entre los países de la zona y han recalcado la necesidad de mantener la unidad entre los países islámicos. En este contexto, Ahmadineyad y el primer ministro de Pakistán, Yusuf Raza Gilani, han acordado acelerar los proyectos de energía bilaterales, incluyendo los de electricidad y gas.
Anuncios