En un informe del periódico The New York Times publicado hoy, una respuesta de Teherán contra Israel, según citó un ex funcionario de Jerusalem, podría ser entendida como una fórmula descripta como “1991 más 2006 más Buenos Aires tres o cinco veces”, en referencia a la Guerra del Golfo, la Segunda Guerra del Líbano y los ataques a la Embajada de Israel, en 1992, y la AMIA en Buenos Aires, Argentina, en 1994. Aquellos ataques mataron de 100 a 200 personas, hirieron a cientos más y causaron daños de propiedad de varios billones de dólares. Cientos de miles de israelíes en el norte han debido ser evacuados de sus hogares a refugios anti bombas o al sur durante la guerra del 2006.
El medio también informó que funcionarios en Washington creen que cualquier respuesta iraní a un posible ataque israelí contra su programa nuclear será calculado y limitado, pero advirtieron que dichas predicciones no se pueden tomar como una certeza.
Incluso luego de un ataque militar contra él y su programa nuclear, Irán podría actuar cuidadosamente para no invitar a una guerra de escala completa en su propio territorio. “Los iraníes han sido muy buenos amos del control de la escalada”, según dijo el general americano retirado James E. Cartwrigth al periódico The New York Times en un artículo publicado hoy.
Mientras que el Times citó a funcionarios americanos e israelíes que dijeron que la última cosa que Irán querría es una guerra en su frente, los funcionarios admitieron que sería imposible predecir el pensamiento del liderazgo iraní en tiempos de guerra.
Mientras tanto, un funcionario de seguridad en Jerusalem le dijo al medio israelí The Jerusalem Post que Israel puede defenderse a sí mismo contra las barricadas de los misiles de largo alcance de Irán.
Arieh Herzog, quien se bajó recientemente de la jefatura de la Agencia de Defensa Misil Homma del Ministerio de Defensa, dijo que mientras que “no existe tal cosa como una defensa del 100%”, el sistema de defensa de misiles Flecha está siendo completamente operacional y capaz de proveer una defensa adecuada contra los misiles balísticos Shahab y Sajil.
Anuncios