El presidente sirio, Bashar al-Assad, emitió el decreto por que el queda promulgada la nueva Constitución del país, que aprobaron los sirios con casi el 90% de los votos, según informó la agencia oficial SANA.
La nueva Carta Magna, que entre otras cosas acaba con el monopolio del partido gobernante Baaz, establece el multipartidismo y limita a dos los mandatos presidenciales, fue publicada en el boletín del Estado y entro en vigor, informó la agencia.

El 89,4 de los sirios, o casi 7,5 millones de personas, votaron a favor de la nueva Constitución en el referéndum, según resultados difundidos por el ministerio del Interior.

En dicho referendum, el 9% (más de 750.000 votantes) rechazó la propuesta y el 1,6% de las papeletas fueron declaradas nulas. La participación fue del 57,4% (8.376.447 personas), según indicó en rueda de prensa el ministro de Interior, Mohamad Ibrahim al-Shaar.

Al Shaar destacó que el nivel de participación «fue alto pese a las amenazas y la intimidación de los grupos terroristas armados en algunas zonas y a las campañas de distorsión e instigación realizadas por medios de comunicación que intentaron impedir que los ciudadanos ejerzan su derecho al voto y perjudicar el proceso democrático».

Mientras tanto al menos 57 personas murieron a manos de las fuerzas leales a Assad, según el último balance ofrecido por los Comités de Coordinación Local.

De acuerdo con este grupo opositor, 27 personas perdieron la vida en los suburbios de la ciudad de Hama, mientras que otras 22 murieron en Homs, ciudad asediada desde hace más de tres semanas por las fuerzas gubernamentales. Además, se registraron tres muertos en los suburbios de Alepo, tres en los de Idlib y dos en Deir Ezzor.

Fuentes opositoras denunciaron que al menos 20 personas murieron como consecuencia de un bombardeo del Ejército sirio contra Helfaya, una localidad de la provincia de Hama, que se convirtió en un importante enclave de la oposición al régimen.

Anuncios