Al menos cuatro personas que estarían vinculadas a grupos neonazis fueron detenidas en Chile acusadas de atacar a turistas europeos en el puerto de Valparaíso.
Entre los agredidos había belgas, canadienses, un holandés y un inglés, quienes fueron interceptados a la salida de una confitería.
Uno de los agredidos quedó con contusiones en su cabeza y nariz, según consignó la prensa chilena.
Los agresores ya fueron identificados y los investigadores realizaron un peritaje de un tatuaje que uno de los detenidos lleva en el pecho y quien abordó a los europeos.
De acuerdo a lo denunciado por los turistas, al momento del ataque gritaban consignas como “¡White power, white power! (¡Poder blanco, poder blanco!)”.
La policía detuvo a los agresores a los pocos metros del lugar donde se produjo el ataque.
Este no es el primer hecho de esta naturaleza, ya que el fin de semana pasado, otro grupo de neonazis atacó a un joven homosexual, quien terminó internado en coma y con varias esvásticas dibujadas en su cuerpo.
Lo cierto es que estás organizaciones crecieron en los últimos años en Chile y despertaron un fuerte repudio en gran parte de la sociedad.
La Comunidad Judía de Chile (CJCh) exigió esta semana a las autoridades la aprobación “con carácter de urgencia del proyecto de Ley Antidiscriminación”.
En el mensaje, la Comunidad Judía de Chile expresó que “se suma al repudio manifestado ampliamente en nuestro país con motivo de la violenta golpiza propinada por un grupo de neonazis el pasado fin de semana a Daniel Zamudio, quien llegó en estado de coma hasta la Postal Central de Santiago”, donde se encuentra internado el joven.
El caso de Daniel Zamudio provocó una verdadera conmoción en Chile y obligó a las autoridades a anunciar que impulsarán una ley antidiscriminación que aún espera el fin de su trámite en el Congreso.
Anuncios