Al menos catorce terroristas palestinos murieron y otras 20 personas resultaron heridas en las últimas 24 horas en Gaza en enfrentamientos con Israel tras la eliminación del cabecilla de una de las organizaciones extremistas en un ataque aéreo ayer en la franja.
Los dos últimos dos muertos son dos presuntos terroristas palestinos que iban en una motocicleta cuando fueron alcanzados en la ciudad de Jan Yunes por un misil disparado desde el aire, informaron fuentes médicas.

La identidad de los fallecido estas no ha sido facilitada, pero la Jihad Islámica confirmó que diez de los catorce muertos, y una parte considerable de los veinte heridos registrados en ataques contra las células islámicas por toda la franja costera, son miembros de su brazo armado.

La Jihad es una de las organizaciones terroristas de la franja que se ha sumado a los ataques contra los centros altamente poblados del sur de Israel por haber abatido ayer al secretario general de los Comités Populares de Resistencia, Zuhair al Qaisi, en un ataque en Gaza capital en el que murieron otros dos terroristas y que ha desatado una nueva escalada en la zona.

El Ejército de Defensa de Israel reveló que Al Qaisi estaba preparando un atentado de grandes proporciones en la zona fronteriza entre Israel y el Sinaí egipcio, donde el pasado agosto fueron asesinados ocho israelíes en una cadena de ataques con armas automáticas y explosivos.

Israel responsabilizó de esos atentados a los Comités Populares de Resistencia -por número de militantes es la segunda organización terrorista islámica más importante de Gaza después de la de Hamás- y eliminó al entonces jefe de su brazo armado.

Desde la muerte ayer de Al Qaisi, los terroristas palestinos han atacado con cohetes localidades rurales israelíes alrededor de la franja palestina y ciudades más distantes, tal y como amenazó el jefe del brazo armado de los Comités, Abu Ataya.

El cabecilla del grupo extremista aseguró que sus hombres habían recibido órdenes de “hacer temblar la tierra”.

El Ejército de Defensa de Israel cuantificó los proyectiles caídos en unos 80 entre morteros y cohetes de distinto alcance, y que causaron cuatro heridos, entre ellos uno grave en el Consejo Regional Eshkol.

Las últimas dos andanadas de cohetes fueron disparadas esta mañana tras varias horas de calma al amanecer.

El Ejército de Defensa de Israel informó de que sus baterías de defensa antiaérea Iron Dome (Cúpula de Hierro) han conseguido derribar 25 de los 27 cohetes Grad en vuelo hacia Beer Sheva, Ashdod y Ashkelón, las tres ciudades más pobladas de la zona.

“El Ejército está preparado para defender a la ciudadanía y responderá con determinación a cualquier ataque terrorista”, refiere el último parte militar.

En un comunicado la Jihad Islámica asumió la autoría del lanzamiento de 41 cohetes Grad, 20 cohetes de fabricación propia, seis morteros y tres cohetes de 107 milímetros.

Los demás fueron supuestamente disparados por los Comités Populares y grupos de menor importancia.

El movimiento fundamentalista islámico Hamás, que gobierna la franja, se ha limitado a condenar los ataques israelíes en Gaza pero se afirma que no están involucrados directamente el disparo de cohetes, sino a través de sus socios menores: la Jihad Islámica y los Comités de Resistencia Popular.

Por ello, el Ejército de Defensa de Israel le responsabiliza de la actividad terrorista de las otras organizaciones y de las consecuencias de una “futura operación militar para restaurar la calma” en la zona.

“Hamás usa a otras organizaciones terroristas para cometer ataques terroristas contra Israel y cargará con las consecuencias de estas acciones”, indica el comunicado militar.

El comentarista militar Ron Ben Yishai escribe en el sitio web del periódico Yediot Aharonot que el Ejército de Defensa de Israel ha cambiado de estrategia con los grupos terroristas palestinos en Gaza y que a diferencia del verano pasado, cuando tuvo información del atentado y prefirió no actuar para no provocar una escalada, “ahora ha aprendido la lección y elimina a los que lo preparan, sin esperar”. EFE y Aurora

Anuncios