La actual escalada en la región de Gaza fue planeada de antemano. Las FDI, de hecho, montaron una “emboscada”, mientras el Comando Sur se preparaba minuciosamente, días antes de la actual reagudización.

La Fuerza Aérea desplegó de antemano las tres baterías Cúpula de Hierro y cubrió el cielo de la Franja de Gaza con una presencia reforzada de aeronaves. Los resultados son acordes con estos preparativos: Con la excepción de varios civiles heridos, atrapados en el fuego mientras jugaban al baloncesto, no ha habido víctimas hasta el momento.

Además, todos los cohetes que debían impactar en zonas pobladas fueron interceptados. Este impresionante resultado militar le otorga, al liderazgo político, flexibilidad y capacidad para tomar decisiones, libres de la presión nacional e internacional.

En efecto, las órdenes al ejército son las siguientes: Si el disparo de cohetes continúa más allá del punto que Israel designó, a las FDI se les dará luz verde para ampliar sus actividades contra la Franja, incluyendo operaciones terrestres. Esta línea roja estará influida por el número de víctimas y el aguante de un millón y medio de ciudadanos israelíes en el sur de Israel, cuyas vidas diarias están paralizadas.

Mientras tanto, una lección extraída de la experiencia pasada, provocó un cambio en la utilización de Cúpula de Hierro, con nuevas tácticas que resultaron en un impresionante resultado en la intercepción de andanadas de cinco y seis cohetes.

Ahora, Israel le presenta al gobierno de Hamas un dilema del liderazgo: En una época en la que Hamas desea presentarse como un partido político pragmático a los ojos del mundo, ¿tendrá el poder y el deseo de contener el fuego de la Jihad Islámica, que también amenaza la misma hegemonía de Hamas en la Franja?
Ostensible mensaje israelí

En la visión de Israel, la responsabilidad de Hamas por los acontecimientos no es sólo ministerial. El Shin Bet ha identificado, desde hace rato, la duplicidad del grupo. El ala militar de Hamas nunca cesó su actividad terrorista, pero se esconde detrás de los ataques de “subsidiarios” que llevan diferentes nombres.

Los funcionarios israelíes decidieron no hacérselo fácil a Hamas, dado el anterior dilema, y seguir presionando hasta que el fuego disminuya. La actual ronda de combates es una ostensible señal de Israel: No hay inmunidad, incluso en Gaza, para la actividad terrorista palestina llevada a cabo a través de la península del Sinaí. De hecho, el Sinaí es un frente terrorista importante, e Israel no tolerará una situación en la que Gaza sirva como una base para los ataques desde el Sinaí.

Y en una nota final, algo acerca de Cúpula de Hierro. Este sistema se ha convertido en una herramienta político-diplomática, al igual que cualquier otro sistema de defensa nacional, como las vallas en las fronteras de Egipto y Líbano. En este momento, nuestro liderazgo político puede ordenar operaciones antiterroristas en la Franja y mantener el fuego hasta tomar una decisión, gracias a la capacidad de intercepción de Cúpula de Hierro.

Por lo tanto, el sistema no debe ser socavado en el marco de las actuales batallas presupuestarias. En este momento, Israel tiene tres baterías desplegadas, por el momento, en Ashdod, Ashkelon y Beersheba. Una cuarta batería, necesaria para proteger a los residentes de la región de Gaza, se recibirá recién en julio de este año.

En total, Israel necesita, al menos, nueve baterías. La quinta será recibida a principios de 2013 y una sexta a mediados de 2013. Ésto agotará el presupuesto disponible actualmente. Sin embargo, aquellos que frenaron el flujo de fondos, deben darse cuenta de que si no hubiera sido por Cúpula de Hierro, las FDI estarían ahora dentro de la Franja de Gaza, con decenas de bajas en ambos bandos.

http://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-4201159,00.html
Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

Anuncios