AJN.- Así lo aseguró el canciller israelí Avigdor Lieberman esta mañana durante los actos de conmemoración del 20º aniversario del atentado a la Embajada de Israel. “Ningún otro edificio provisorio de varios pisos, sino un edificio ejemplar para preservar la memoria de las víctimas”, dijo. El funcionario también agregó: “Este ataque y el de la AMIA quedaron grabados en la memoria histórica y nacional del Estado de Israel y del pueblo argentino, y ambos países pasaron a tener, en contra de su voluntad, una asociación de dolor y privaciones”. El funcionario también criticó a Irán y dijo que “la comunidad internacional no debe subestimar su participación en el terrorismo mundial y las repetidas amenazas del régimen de los ayatolás”.
En un ambiente cargado de emoción y sentimiento, Israel conmemoró hoy el 20º aniversario del atentado a la Embajada de Israel en Argentina, en un acto que estuvo encabezado por el canciller israelí Avigdor Lieberman y que se llevó a cabo en el Salón Central de la cancillería.
Durante el mismo el funcionario anunció la construcción de una nueva embajada en el país. “Aquí y ahora quiero anunciar que el próximo año el Estado de Israel comienza, con la ayuda de Dios, a construir el edificio de la nueva embajada en Buenos Aires. Ningún otro edificio temporal de varios pisos, sino la gloria y un ejemplar para preservar la memoria de las víctimas”, dijo.
“El retorno de las familias diplomáticas al lugar del hecho en donde sus seres queridos fueron asesinados, es una evidencia incontrovertible de la fuerza espiritual que permite asegurar su subsistencia en la tierra del Pueblo de Israel”, agregó.
El acto de recordación contó con la presencia de más de 200 personas, de las cuales muchas debieron permanecer paradas debido a la gran convocatoria, según contaron a la Agencia Judía de Noticias fuentes de la cancillería israelí. El evento tuvo su momento culmine cuando se entonó el Hatíkva (himno israelí), el cual los presentes cantaron muy emocionados con lágrimas. Además se leyeron párrafos de la Torá, se prendió una vela en homenaje a los fallecidos y se leyeron sus nombres.
“El atentado a la Embajada de Israel y a la AMIA (1994) quedaron grabados en la memoria histórica y nacional del Estado de Israel y del pueblo de la Argentina, y ambos países pasaron a tener, en contra de su voluntad, una asociación de dolor y privaciones. Cada año se celebra en Jerusalem y Buenos Aires las ceremonias en memoria de aquellos que perdieron la vida prematuramente, y al mismo tiempo, recordamos al mundo que el terrorismo cruza las fronteras, continentes y culturas. La cooperación entre Israel y Argentina llevó a la exposición de los planificadores y perpetradores de los ataques”, expresó Lieberman.
El canciller también se refirió a la labor del fiscal Alberto Nisman, quien lleva adelante la causa del atentado a la AMIA, y quien estaba sentado junto al embajador argentino en Israel, Carlos Faustino García: “Quiero dar las gracias al Dr. Nisman, quien desde el nombramiento del personal de investigación en el año 2005 ha trabajado incansablemente para encontrar a los planificadores y perpetradores de los ataques y ha elevado las órdenes internacionales de detención dictadas contra ellos. Ahora es ampliamente conocido que Irán es quién estaba detrás de los dos ataques, a través de su brazo ejecutor en el Líbano: Hezbollah”. Según fuentes de la cancillería israelí Nisman se encontraba muy emocionado y conmovido por las palabras del canciller.
Lieberman también dijo que “las injusticias siguen caminando libremente” y que Irán sigue planeando ataques contra israelíes en todo el mundo, en referencia a los recientes intentos de ataque a diplomáticos israelíes en Bangkok y Nueva Delhi. “El deseo de ataque de la República Islámica y Hezbollah solo aumentó con la edad. Es necesaria la cooperación internacional para impedir esto”, dijo.
El canciller también se refirió a la penetración de Irán en Latinoamérica y dijo: “El triángulo de la infraestructura fronteriza terrorista entre Brasil, Argentina y Paraguay por parte de Hezbollah es una amenaza no sólo para Israel, sino para todo el mundo libre”.
“Este es el mismo Irán que hace caso omiso de las advertencias de la comunidad internacional y continúa con su programa nuclear. Este es el mismo Irán cuyo presidente llama a excluir a Israel del mapa. Este es el mismo Irán que niega el Holocausto. Este es el mismo Irán, que apoya la masacre llevada a cabo por Assad a su pueblo. Y es el mismo Irán, que proporciona a las organizaciones terroristas, Hamas, armas para dañar a civiles israelíes inocentes y desestabilizar Medio Oriente mientras se aprovecha de las revoluciones que tienen lugar hoy en el mundo árabe. Irán es el oxígeno de estas organizaciones y sin apoyo militar y financiero su existencia es cuestionable.”, expresó.
“En cuanto a Irán, creo que la comunidad internacional no debe subestimar su participación en el terrorismo mundial y las repetidas amenazas del régimen de los ayatolás. Tenemos la responsabilidad y la obligación de tomar todas las medidas necesarias para impedir que Irán desarrolle armas nucleares con miras al caos global”, expresó.
Finalmente, Lieberman se refirió a las palabras de Danny Carmon, quien fue cónsul en la Embajada de Israel en Buenos Aires durante el ataque y quien perdió su esposa: “Considero sus dichos principios básicos de nuestra existencia como pueblo y como nación. Cito: ‘Personalmente regresé un mes después del ataque a la Argentina para continuar la misión con mis hijos. Era importante mostrar que el terrorismo no nos vencerá. Mi manera de hacer frente era la construcción de la embajada de nuevo y traer de vuelta la bandera de Israel’”.
Durante el acto también hablaron el ex gran rabino de Israel, Meir Lau; y Elisa Ben Rafael, cuyo esposo David Ben Rafael (el hijo de Ralph Goldman, un hombre fue asesor de Ben Gurión) era el segundo de la embajada y murió, y quien también tuvo palabras de mucho agradecimiento hacia el fiscal Nisman; el presidente de la Corte, Eliakim Rubinstein.
El acto contó con la presencia de muchos funcionarios y toda la cancillería israelí, entre quienes se encontraron la directora general de la cancillería israelí para América Latina y el Caribe, Dorit Shavit; Ehud Kienan, del Ministerio de Educación de Israel; Amit Pérsico, Lior Ben Dor, ex ministro consejero de la Embajada de Israel en la Argentina; y Danny Carmon (cuya esposa también falleció en el atentado).
Anuncios