“Lamentablemente, sólo podemos hablar de memoria”, reconoció el ministro de Justicia, que de todos modos rescató lo que se hizo “desde el 2003”. En el acto, que empezó con el recuerdo de los 29 fallecidos, hubo un renovado reclamo por parte de sobrevivientes y familiares de las víctimas. Y un mensaje del gobierno de Israel sobre la “amenaza” iraní.

Nuevamente, como en los últimos 20 años, un reclamo de Justicia y verdad se hizo presente en el acto por el vigésimo aniversario del atentado contra la embajada de Israel en Buenos Aires, en el que murieron 29 personas y más de 200 resultaron heridas. La conmemoración se adelantó para hoy ya que el sábado es día de descanso para la colectividad judía.

El acto se inició a las 14:50, hora en que se produjo el ataque con el tradicional sonido de sirenas y campanas y con la lectura de los nombres de las víctimas.

Daniel Carmon, vicedirector general de la Cancillería israelí y sobreviviente del atentado, inauguró la lista de oradores. “Tenemos derecho a la Justicia, tenemos la necesidad de recibir respuestas aun de aquello que es irreparable y tenemos el deber de volver a tener la embajada en la Argentina”, dijo. Y remarcó que “Irán es responsable directo” de aquel acto terrorista.

En tanto, Carlos Susevich, familiar de una victima, reafirmó el reclamo de Justicia. “Después de veinte años no queremos renunciar a la verdad y queremos saber quiénes son los contactos locales y los encubridores del atentado. Nunca perdonaremos”, destacó.

En representación del Gobierno, el ministro de Justicia Julio Alak admitió la falta de respuestas para encontrar a los culpables: “Lamentablemente hoy solo podemos hablar de memoria, no de verdad porque no la hemos encontrado y tampoco de justicia”. Pero aclaró que “la batalla por la verdad y la justicia nunca está perdida”.

Alak también reconoció la decisión del Gobierno israelí de construir nuevamente la embajada en Buenos Aires. Y sostuvo que “nunca antes se trabajó como desde 2003 para que no permanezca el encubrimiento”. En ese marco, destacó el compromiso “personal e institucional de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner” y recordó los reclamos de la mandataria y de Néstor Kirchner ante la Asamblea de las Naciones Unidas por los atentados a la AMIA y a la Embajada.
El ministro israelí Yossi Peled, por su parte, fustigó durante su discurso a Irán por el atentado y denunció que ese país está “armado con armas nucleares y es una amenaza para el mundo entero”. El funcionario lamentó que “aún no ha sido apresado ni juzgado ninguno” de los señalados como responsables.

Anuncios