Al menos cuatro personas, tres de ellas niños, murieron este lunes en un tiroteo frente a una escuela judía en Toulouse, en el sudoeste de Francia.

El ataque ocurrió fuera de la escuela Ozar Hatorá, en el barrio de Joliment.
El suceso tuvo lugar poco antes de las 08:00 locales, justo cuando los niños empezaban a llegar a la escuela.
Según el fiscal Michel Valet, un individuo que llegó en moto al colegio abrió fuego “contra todo lo que tenía por delante”, niños y adultos indistintamente, y posteriormente se dio a la fuga con el mismo vehículo.
En la acción fallecieron un profesor, los dos hijos del maestro y la hija del director de la escuela. Otras cinco personas también resultaron heridas.
Las autoridades israelíes dijeron estar “horrorizadas” por el tiroteo y el ministro del Interior francés, Claude Guéant -quien se espera que en breve llegue a la ciudad- ordenó reforzar la seguridad alrededor de todas las escuelas judías francesas.
Los colegios de confesión musulmana también serán objeto de una vigilancia especial, al igual que otras instalaciones religiosas.
El presidente Nicolas Sarkozy viajó inmediatamente a Toulouse, donde describió los sucesos como una “terrible tragedia” y “un ataque no sólo contra la ciudad sino contra toda la república francesa”.
Las autoridades también informaron que, para honrar la memoria de las víctimas, este martes se guardará un minuto de silencio en todos los establecimientos escolares del país.

¿Asesino en serie?
El incidente se produce días después de que tres soldados fueron muertos a tiros por un hombre que iba en una moto en la misma región de Francia.
Escuela Ozar Hatorá
El ataque ocurrió fuera de la escuela Ozar Hatorá.
Un paracaidista de 30 años fue muerto a tiros en una zona residencial de Toulouse hace poco más de una semana, mientras que dos soldados murieron y un tercero resultó herido mientras usaban un cajero automático en la ciudad de Montauban, a 46 kilómetros de distancia, el jueves.
Y, según las primeras indagaciones, una de las dos armas empeladas por el asesino en el ataque en contra de la escuela portaba munición del mismo calibre (.45) que la utilizada para matar a los soldados.
En todos los casos los asesinatos fueron cometidos por un motorista que tampoco se quitó el casco para disparar.
Y las víctimas de los anteriores también ataques pertenecían a minorías étnicas.
La Fiscalía de París, haciendo valer sus competencias en materia antiterrorista, se ha hecho cargo de la investigación por asesinato y tentativa de asesinato de esos tres hechos, entre los que se sospecha que hay una vinculación.
El propio presidente francés, Nicolas Sarkozy, aludió a “la similitud del modus operandi”, aunque advirtió que era muy pronto para saltar a conclusiones.
Al lugar del drama también acudió el ministro del Interior francés, Claude Guéant, y se espera la visita del candidato socialista a las Presidenciales, François Hollande, que anunció la anulación de todos los actos de campaña programados para este lunes.
Christopher Bockman, un periodista independiente de Toulouse, le dijo a la BBC que la ciudad está cercada por la policía, que recorre las calles en busca del culpable.

Anuncios