La Conferencia de Rabinos de Europa reclamó a las autoridades de la Unión Europea (UE) que refuercen las medidas de seguridad en torno a sinagogas y centros culturales judíos tras el ataque ocurrido hoy en Francia donde murieron un hombre y tres niños.
El mensaje fue transmitido por el presidente de la organización, Pinchas Goldschmidt, quien afirmó que “hay una necesidad urgente de garantizar medidas de seguridad apropiadas para todas las instituciones judías en Europa”.
A través de un comunicado de prensa, el líder religioso indicó que de esta manera se evitará poner en peligro la seguridad de los judíos en Europa.
Para Goldschmidt, el ataque en Toulouse es “un síntoma de una sociedad donde se permite que crezca la intolerancia”.
Asimismo, la organización instó al gobierno francés a que “se tomen todas las medidas necesarias para garantizar que el autor de esta acción sea detenido y comparezca ante la justicia”.
Al parecer el autor de los disparos huyó en una moto negra, un vehículo como el empleado en el ataque contra cuatro soldados también en Toulouse y Montauban, localidad próxima, donde unos desconocidos abrieron fuego y mataron a cuatro uniformados.
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, dispuso un minuto de silencio en todas las escuelas del país después de acudir al lugar de los hechos en Toulouse.
El atentado de hoy ocurrió frente al colegio judío Ozar Hatorah, situado en un barrio residencial de Toulouse, donde un hombre abrió fuego contra un grupo de padres y niños antes de darse a la fuga en una moto.
Como consecuencia del ataque murió un hombre de 30 años, maestro de la escuela, y sus dos hijos de 3 y 6 años, y otro chico de 10 años.
Anuncios