La prensa francesa informó hoy, lunes, que la policía busca a tres ex paracaidistas echados en 2008 por neonazis, en relación con el atentado que les costó la vida a un profesor y tres niños en la escuela judía Ozar Hatorah de Toulouse.
Esta mañana, un motociclista se detuvo a la entrada del colegio y asesinó a tiros a Yonathan Sandler, un profesor de 30 años, de Jerusalem; sus dos hijos, Aryeh, de 6, y Gavriel, de 3; y Miriam Monstango, de 8 años e hija del director del establecimiento, e hirió a muchos otros padres y niños que estaban allí para iniciar la jornada escolar.
La policía francesa lanzó una persecución masiva del sospechoso, mientras que el ministro del Interior, Claude Gueant, ordenó aumentar la seguridad de las escuelas judías de todo el país.
La policía también informó que la evidencia forense reveló que el arma era la misma que se utilizó para matar a tres soldados franceses en dos episodios recientes y que todas las víctimas eran miembros de grupos minoritarios.
El 11 de marzo, la policía encontró detrás de una escuela de Toulouse el cadáver de Imad Ibn-Ziaten, un sargento de 30 años, de ascendencia norafricana y que estaba fuera de servicio, que los investigadores sospechan que fue atraído allí por su asesino.
Y el jueves, un hombre que conducía una motoneta y llevaba un casco negro les disparó a tres soldados uniformados en un centro comercial de Montauban, a 50 kilómetros al norte de Toulouse.
Abel Chennouf, de 24 años, y Mohamed Legouad, de 26 años, ambos de ascendencia norafricana, murieron, mientras que Loic Liber, de 28, de origen afrocaribeño, quedó en coma.
La descripción del asesino y su modus operandi es similar a la del atentado de esta mañana en la escuela judía.
Anuncios