Luego de más de 30 horas de asedio, las autoridades de Francia anunciaron la muerte del sospechoso de haber asesinado a siete personas en Toulouse y Montauban.
Los crímenes generaron la indignación generalizada de la opinión pública de ese país debido a que entre las víctimas hay tres niños.
El presunto asesino es Mohamed Merah, ciudadano francés de 23 años de origen argelino.
Antes de los tiroteos de Toulouse y Montauban, Merah ya había llamado la atención de las autoridades francesas por sus viajes a Pakistán y Afganistán.
La policía lo acorraló en un bloque de apartamentos en Toulouse después de los tiroteos, en los que en distintas acciones murieron tres soldados, un rabino y tres niños.
Según los fiscales franceses, Merah no expresó ningún arrepentimiento; al contrario, se lamentó de “no haber causado más víctimas” y se mostró orgulloso de “haber hecho que Francia se arrodille”.
Dijo que su motivación fue la situación de los palestinos, la presencia militar francesa en Afganistán y la prohibición francesa al burka, informó el fiscal François Molins.
Previamente, el sospechoso se habría descrito a sí mismo como un guerrero del islam y miembro de Al Qaeda.
El canal de noticias francés BFM TV aseguró que Merah está vinculado a Forsane Alizza (Caballeros del Orgullo), un grupo islamista vetado el mes pasado en Francia.
La emisora francesa France 24 manifestó que recibió una llamada de un hombre reivindicando ser el pistolero.
Al parecer, le dijo a un periodista que “había grabado todos los crímenes con una cámara” y que los videos “serían colgados en internet pronto”.
Según las autoridades, Merah se definió como un muyahidín a quien, supuestamente, Al Qaeda le encomendó atentar en Francia, y tenía previsto cometer más crímenes.
Según el fiscal general francés, los próximos del sospechoso eran otro militar y dos policías de la aglomeración de Toulouse, según los investigadores, que precisaron que el sospechoso se jacta de actuar solo.

Cómo llegó la policía hasta Merah

  • 6 de marzo: roban un scooter Yamaha T-MAX que es el que utilizó el sospechoso para sus crímenes. Posteriormente, el sospechoso preguntó en un taller cómo repintar la moto y cómo desconectar el mecanismo rastreador.
  • 11 de marzo: un paracaidista francés, Imad ibn Zieten, fue conducido a una cita con el sospechoso después de poner un anuncio para vender su propia moto. Presuntamente Merah envió un mensaje de correo al soldado francés para concertar una cita, durante la cual lo mató.
  • 21 de marzo: La dirección de correo electrónico condujo a los investigadores hasta el apartamento de Merah en Toulouse. Dos policías fueron levemente heridos cuando llamaron a la puerta de uno de los apartamentos. El hombre, fuertemente armado, está acorralado por la policía.
Un “hombre tranquilo”
Mohamed Merah era de Toulouse, donde creció en la urbanización Izards, señaló el periódico francés JDD.
Más tarde se mudó al complejo de apartamentos de la calle Sergent Vigné, en un área tranquila de la ciudad, donde se presentó el asedio.
Un vecino lo describió como “un hombre tranquilo con barba” que nunca “había hecho nada especial”.
Miembro de una familia con cinco hijos, el sospechoso era mecánico de oficio, según la revista francesa Le Point. Con 18 actos de violencia en su haber, se le consideraba un delincuente juvenil y pasó dos períodos breves en la cárcel, en 2007 y 2009.
Sin embargo, dos de sus amigos señalaron que era un “chico simpático” que “se llevaba bien con todo el mundo”, dice JDD.
Uno de ellos, Samir, dijo que Mohamed Merah había sido visto en un club nocturno de Toulouse la semana pasada.
“Serví en el ejército y él nunca me hizo comentarios al respecto”, añadió Samir. “También estoy impactado por que haya matado norteafricanos. No lo podemos creer”.
Un joven anónimo que se lo encontró en un club de rai (música popular árabe) cerca del momento del primer tiroteo dibujó un perfil diferente para la revista francesa Nouvel Observateur.
“Es un vago”, sostuvo. “Un solitario. No es un chico serio… A veces tenía el pelo largo, a veces corto, a veces rojo”.

Radicalizado de golpe
Mohamed Merah visitó Pakistán dos veces, en 2010 y 2011.
Según el periódico francés Le Monde, se entrenó con militantes radicales en Pakistán antes de cruzar la frontera, donde lo paró una patrulla de la policía afgana.
No fue arrestado pero la policía informó de su nacionalidad a las autoridades occidentales.
Otras fuentes francesas dicen que fue arrestado en Kandahar, Afganistán, a finales de 2010 con cargos no relacionados con el terrorismo.
No obstante, la BBC ha sabido que Merah pudo haber estado en la región tan pronto como en 2007, cuando un militante extremista de origen argelino fue encarcelado en Afganistán por colocar unos improvisados artefactos explosivos.
Dicho prisionero se escapó en una fuga carcelaria al año siguiente.
En los días previos a que la policía francesa lo rodeara, Mohamed Merah fue visto por un vecino rezando en un campo de fútbol cerca de su bloque de apartamentos.
Los informes señalan que Merah se radicalizó hace unos años mientras estaba en prisión cumpliendo una breve sentencia por un crimen violento, dice Le Point.
Cuando la policía le pidió a su madre que ayudara en las negociaciones con Merah, ella rehusó hacerlo alegando que ya no tiene ninguna influencia sobre su hijo.
El abogado francés Christian Etelin, que defendió al sospechoso en un procedimiento no relacionado con terrorismo en años recientes, le dijo a los medios que Merah no le dio la impresión de ser un fanático y que nunca le había hablado sobre el islam.
“Pero hace dos años supe que se había radicalizado de golpe y que se había ido a Afganistán”, añadió el abogado.
Después de los dos tiroteos, en Toulouse y Montauban, el sospechoso estaba en la mira del servicio nacional francés de inteligencia, el DCRI, junto con otras personas, dijo un oficial que se mantuvo anónimo.
Una pieza crucial en la investigación parece ser una cuenta de correo electrónico que el sospechoso utilizó para entrar en contacto con la primera víctima, que había puesto un anuncio de una motocicleta en internet.
Anuncios