El ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman, ordenó hoy el cese de relaciones con el Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la ONU, después de que este aprobase la creación de una comisión para investigar el impacto de los asentamientos judías en el territorio disputado con los palestinos.
“El ministro Lieberman decidió hoy que no vamos a seguir colaborando con el CDH, esencialmente porque es un organismo que no tiene ninguna credibilidad y por eso no queremos tener nada que ver con ellos”, explicó Paul Hirschson, un portavoz de Exteriores.
Según el portavoz, el Consejo “ha perdido toda la credibilidad en el campo de los derechos humanos y no merece la pena cooperar con una organización poblada de gente como los sirios y los iraníes que van allí a pontificar sobre el respeto a los derechos humanos en otros países. Está totalmente desconectado de la realidad”.
Los diplomáticos israelíes, sin embargo, “continuarán trabajando de cerca con la ONU, como vienen haciendo hasta ahora, indicó”.
La decisión implicará que, a partir de ahora, no aparecerán ante el CDH representantes israelíes ni responderán a las llamadas de los miembros del organismo.
Respecto a la comisión de investigación que previsiblemente debería llegar al país para llevar a cabo su investigación sobre los asentamientos, Lieberman ha decidido que el Ministerio no le facilite la entrada.
El primer ministro, Biniamín Netanyahu, reaccionó con dureza al anuncio de la investigación, tildó de “hipócrita” al Consejo de Derechos Humanos y aseguró que el organismo “debería estar avergonzado de sí mismo”.
El Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó en Ginebra la creación de la comisión de investigación con 36 votos a favor, 10 abstenciones y un voto en contra, el de Estados Unidos, que ha sido muy crítico con la decisión, que ha atribuido al “sesgo anti-Israel” de ese organismo.

Información adicional
Algunos de los miembros del Consejo son China, Rusia, Cuba, Libia y Arabia Saudita, países que son considerados como entre los países más represivos que existen según Freedom House. También son considerados como autocracias por Transparency International, The Economist Intelligence Unit y su índice Índice de democracia y el proyecto por la Democracia, un consejo de investigadores con este propósito, el instituto Polity IV.
En 2010 el Consejo decidió que asesinatos motivados por el motivo que la víctima era homosexual, no serán comprendidos dentro de la responsabilidad del Consejo
Israel es el único país que ha sido condenado por el Consejo. Hasta el 24 de enero de 2008, el Consejo condenó Israel 15 veces. En abril de 2007, el Consejo había tomado decisión de nueve resoluciones condenando a Israel, durante el mismo periodo que Sudán había cometido genocidio en Darfur , Fidel Castro había encarcelado ciudadanos por disidencia y Chávez había limitado la libertad de expresión en Venezuela, y Robert Mugabe además había cometido asesinatos políticos. Las únicas Sesiones de Emergencias han sido convocadas acerca de Israel.
El 30 de junio de 2006 el Consejo votó para tener una discusión acerca de crímenes alegados contra la humanidad, supuestamente cometida por Israel como un evento único cada sesión del Consejo. Es la única discusión permanente ahora obligatoria para todos los encuentros del Consejo. El Relator Especial del Consejo acerca de este asunto es el único que tiene el Consejo, sin límite temporal.
La unilateralidad ha sido tan grande que el Secretario General de la ONU se pronunció sobre el asunto el 20 de junio de 2007: “el Secretario General está muy decepcionado con la decisión del Consejo, por elegir un único asunto regional para tratar, dada la extensión en la que los derechos humanos son violados en el mundo.
Anuncios