Bombas Molotov fueron arrojadas contra un ómnibus que viajaba en el Monte Scopus de Jerusalén, cerca del campus de la Universidad Hebrea.

“No esperaba que algo como esto pasara cerca de la universidad, en el corazón del Estado de Israel”, dijo el conductor que regresaba de un bar mitzva en el Kotel (Muro occidental, también conocido como el Muro de los Lamentos).

El chofer relató que viajaba con cuarenta miembros de su familia cuando fue atacado. “Luego del bar mitzva decidimos visitar el Monte Scopus pero rápidamente el viaje de placer se transformó en una pesadilla, con cocteles Molotov y piedras que fueron arrojadas contra el vehículo”, recordó.

El conductor afirmó que milagrosamente las bombas Molotov no incendiaron el
autobús, y que los adultos y niños comenzaron a gritar y a llorar. “Cuando me recuperé apreté el acelerador, pero alcancé a ver a los atacantes – cuatro o cinco jóvenes enmascarados. Manejé un kilómetro antes de llamar a la policía que llegó inmediatamente”.

Los oficiales rastrillaron la zona, pero los agresores no fueron aún atrapados.

Los vidrios del autobús estaban completamente destruidos. “El incidente pudo haberse transformado en una tragedia”, dijo un estudiante.

Los estudiantes de la universidad dicen que a menudo son atacados desde la aldea árabe de Issawiya, situada en la zona.

Itai Gottler, que encabeza la asociación de estudiantes de la Universidad Hebrea, dijo que el “el derramamiento de sangre en el área es sólo una cuestión de tiempo” y llamó a las autoridades a reprimir la violencia, y a mejorar la educación y la infraestructura de los vecindarios ubicados cerca del campus.

Anuncios