El estado judío clasificó número 14 en el Reporte de Felicidad Mundial. ¿Cuál es su secreto?

Deja un comentario

Israel clasificó 14 en el primer Reporte Mundial de Felicidad de la ONU. La lista está liderada por Dinamarca, Finlandia, Noruega y los Países Bajos, los paraísos de corrección política, bienestar, anti-bélicos, ultra-liberales y de sentimientos anti-nacionalistas; modelos que, de acuerdo al Índice Global de la Paz, estuvieron en la cima de los lugares más “pacíficos” del mundo.
Entonces, ¿cómo podemos explicar la felicidad de Israel, el único país bajo un peligro mortal, la única nación sin límites reconocidos y globalmente seleccionada como un emblema del mal?
Para la gente que no vive en Israel esto es un misterio. Muchos israelíes quizás tampoco pueden explicarlo. ¿Cómo es posible que una población viviendo bajo constante tensión emocional y recluyéndose a sí misma detrás de líneas de defensa pueda ser tan feliz?
¿Cómo pueden los judíos ser felices cuando Irán está adquiriendo poder nuclear y está amenazando con borrarlos del mapa? ¿Cómo pueden ser felices cuando los árabes están lanzando a diario misiles hacia civiles en Ashkelon, Beersheva, Ashdod y Sderot? ¿Cuáles son las fuentes de felicidad del único miembro de la ONU condenado a muerte y boicoteado en todo el mundo?
Israel es mucho más feliz que los países europeos que tuvieron su última guerra hace seis décadas. La población del estado judío excede los 7,5 millones, nueve veces la de 1948, el año de su creación. Los israelíes son felices porque tienen éxito demográficamente; considerando las bajas tasas de natalidad de la diáspora y las altas tasas de asimilación, puede que no falte mucho para que la mayoría de los judíos del mundo sean israelíes.
A pesar de que el heroísmo judío y el colectivismo israelí están cediendo ante el individualismo, el auto-criticismo y el hedonismo frívolo de occidente, la felicidad israelí es mucho más que el sueño americano de una gran casa y un buen auto. Yace en la intersección entre placer y significado, “una nación como todas las otras naciones”, pero también “una luz para las naciones”
Creencia en Dios
Los israelíes, que tienen una de las mayores expectativas de vida en el mundo, son felices porque su país tiene una historia de centellante iluminación, con la mayor producción de publicaciones científicas per cápita en el mundo, con más museos per cápita y la mayor publicación de libros nuevos. En un país devastado por la guerra como Israel, en los últimos años hubo cinco ganadores del Premio Nobel.
Otra razón es el éxito económico. A ningún otro país industrializado le va mejor, especialmente para una nación que no tiene recursos naturales y que tiene una población de apenas la mitad de la de Bélgica. La industria de alta tecnología de Israel está floreciente, haciendo que el país sea conocido como “la nación start-up”.
Mientras que la sociedad israelí está profundamente dividida entre judíos ultra ortodoxos e israelíes “helenistas”, nacionalistas e izquierdistas, dos tercios de la población israelí cree en Dios, manteniendo así la esperanza y el sentimiento de que hay un significado y un propósito más elevado en sus vidas. También está el apego a la tierra judía, mientras que el amor por la tierra propia es un tabú nacionalista en occidente.
En general, la población israelí es bastante flexible. Un nuevo estudio gubernamental encontró que la violenta era de la Intifada no afectó en absoluto la moral nacional israelí. Los israelíes también son felices porque saben que Dimona y el Ejército Israelí están allí para protegerlos, incluso si el ejército perdió algo de su famosa reputación.
Finalmente nos queda la razón más importante por la que la felicidad israelí es un misterio encantador y alentador para todas las personas libres. Cuando comparamos la tasa de fertilidad con la de suicidio, uno puede ver la proporción de gente que elige crear nueva vida en contraste a la proporción de quienes eligen destruirse a sí mismos. Es por esto que los judíos ganan una guerra centenaria en contra de un enemigo que está dispuesto a sacrificar a todos sus hijos para tirar a todos los israelíes al mar.
En Israel las celebraciones de vida son mucho más numerosas que los recuerdos de muerte. Ese es el secreto israelí para la felicidad: es un faro de vida en el borde entre la supervivencia y la destrucción. Al final, la vida prevalecerá por sobre la muerte.
Este artículo apareció originalmente en ynetnews.com.

Israel vende contenidos para la televisión de Estados Unidos

Deja un comentario

Israel se convirtió en uno de los principales proveedores de contenidos para la televisión estadounidense. El ejemplo mejor es la producción Homeland , una remake de Hatifum ( Secuestrados ), originaria de Israel. No es el único caso: ya lo habían hecho con la adaptación de Be Tipul , en la que contaban la historia de un psicoanalista en plena sesión con sus pacientes, que luego se convirtió en In Treatment , protagonizada por Gabriel Byrne, del 2008 hasta el 2011, cuando HBO la canceló. Fox se arriesgó el año pasado a producir la comedia romántica Traffic Lights , para la cual tomó prestados los guiones de la producción israelí Ramzor , que lleva nueve temporadas, pero que en Estados Unidos solo alcanzó a sobrevivir una en las pantallas. Igual pasó con The Ex List , que contaba la historia de una mujer que buscaba a una parasicóloga para encontrar al amor de su vida. Solo duró unos cuantos episodios, a pesar de que su par israelí, Mythlogocial X , fue un éxito en la televisión local.
Los fracasos no frenaron las compras de contenidos. HBO tiene en preproducción The Naked Truth , drama policiaco, producido por Clyde Phillips (artífice de las serie Dexter ); al igual que Pillars of Smoke , que sigue el caso de un grupo de jóvenes que desaparecen de un kibutz y que, en este momento, está en proceso de reescritura para convertirse en uno de los proyectos importantes de NBC. A estas se suma también Life isn’t Everything , retrato divertido de una pareja de divorciados que no pueden desligarse del todo. El proyecto fue adquirido por la cadena CBS este año, gracias al éxito que ha alcanzado la producción original Hachaim Ze Lo Hakol, que lleva nueve temporadas al aire en Israel.

El futuro de Israel es más brillante de lo que se cree

Deja un comentario

A 64 años de haber sido creado, el Estado de Israel es un lugar de crudas contradicciones. Sin embargo, en ocasión de Iom Haatzmaut, el diario Haaretz publicó una columna donde dos intelectuales israelíes sugieren que no requiere un acto de gran imaginación prever un centenario de Israel decente y sustancial para todos sus habitantes, en paz con sus vecinos y con un lugar en el mundo. Tras dos años de recorrer los lugares más recónditos del país, su opinión vale la pena ser considerada.
 
Por Noah Efron* y Nazier Magally**
Para Nueva Sión
 

Para la mayoría de los judíos, Israel es un sueño completo: hogar nacional y un lugar propio. Asimismo, es el hogar para palestinos que también buscan un Estado propio. Israel es una democracia bulliciosa, con un sistema judicial consustanciado con los valores humanos y liberales, y una prensa que argumenta y polemiza. Es también un país donde la discriminación, especialmente contra los árabes, es muy común.

El éxito económico de Israel fue extravagante, desde el milagro agrícola forjado por el colectivismo de los primeros días a la nación informática en que se convirtió hoy. Pero el crecimiento económico dejó mucho detrás, generando brechas entre los pudientes poderosos y los vulnerables, e incluso los numerosos desposeídos.

Israel acobija espléndidamente culturas que juntas producen literatura, música, artes, ciencias y educación de renombre internacional. Aunque muchos todavía lo ven como una cultura en decadencia, aún renuente a fundar universidades, librerías, teatros y museos.

Israel es una tierra de gran belleza natural. Pero su paisaje está infectado de shoppings desabridos, con agua y aire contaminados, al tiempo que los espacios abiertos abren paso al asfalto y el concreto del desarrollo desconsiderado.

Estas contradicciones pueden encontrar tanto esperanza como desaliento. Por algún tiempo, la desesperanza ganó el presente. Tendemos a asumir que los problemas de hoy sólo van a empeorar mañana. Este pesimismo nos previene de ver los extraordinarios logros de Israel, y disuade de dar voz a una visión para un futro mejor. La inacción de las generaciones desesperanzadas que genera desesperanza.

Para cortar este círculo, tomamos la ruta en un esfuerzo para ver el nuevo país. Junto con nuestros colegas, desde hace dos años pasamos días y noches con ultraortodoxos judíos de Beit Shemesh, inmigrantes rusos de Ashdod, israelíes palestinos de Nazaret, mizrajim de Yerucham, beduinos de la villa no reconocida de Rachma, colonos de Kfar Etzion y palestinos de Beit Jallah. Viajamos a Efrat, Uhm el-Fahm, Tirat Carmel, Ein Hud, Haifa y Jerusalén. Cuando las protestas de verano produjeron campamentos a lo largo del país, los visitamos desde Kiryat Shemona en el norte hasta Dimona en el sur.

Durante esos viajes, observamos una gran y creciente discrepancia entre la manera en que la política israelí y la sociedad son discutidas, acá y en el exterior, y la manera en que operan realmente. Estas dicotomías que muchos de nosotros creímos que definían al país desde hace tanto –asquenazis vs. mizrajim, judíos vs. árabes, centro vs. periferia, nativos vs. inmigrantes, derecha vs. izquierda- ya no reflejan la complejidad de la sociedad israelí. Hay afinidades en valores y visiones que han pasado casi desapercibidos. Y en estas cosas que compartimos, se encuentran las semillas de un futuro común caracterizado no por el conflicto sino por la comunidad.
 Una afinidad, habitualmente ignorada, es un deseo compartido de ser parte del mundo en el que vivimos, y tomar la responsabilidad para eso. Se asume habitualmente que los ultraortodoxos quieren ser solventados y que se los deje hacer lo que quieran. Encontramos muchos haredim que buscan maneras de integrar la sociedad que los rodea, al trabajar en tecnología de punta, al tomar parte de ONGs, al participar en política municipal. Encontramos en Yerucham gente concientizada acerca de la pobreza de Rachmah, la villa beduina vecina.

En donde sea encontramos israelíes que creen que la habilidad de cada uno de nosotros de vivir una buena vida depende de la habilidad de nuestros vecinos de vivir una vida decente. Para muchos, esto significa desarrollar nuevas aptitudes acerca de cómo marcha nuestra economía. Después de décadas de privatizar, una gran cantidad de israelíes ahora quiere participar de la vida del ámbito público. Asimismo, queremos complementar la economía de firmas informáticas globales con economías locales que funcionen, en paralelo a las salidas altamente capitalizadas buscamos empresas que echen raíces. No deseamos aceptar que para avanzar, muchos deben ser dejados atrás. Para muchos de nosotros, la solidaridad social importa, tanto como el salario.

Descubrimos que, en paralelo al disgusto por la política del presente, hay un gran interés en una nueva política en el futuro.
Después de dos años de ver estas mismas cosas en lugares muy diferentes a lo largo del país, cuando la protesta social fue recibida el último verano con prácticamente un apoyo universal, fue –con toda su energía y buenas intenciones- no del todo nueva. Los manifestantes nos encantaron, pero no nos sorprendieron.

En 1906, Theodor Herzl finalizó Altneuland (La Vieja Nueva Tierra), la novela que anticipó al Estado judío, con un aforismo: “Si lo deseas, entonces no es un sueño”. Esta inverosimilitud fue desechada por sus contemporáneos, pero pasaron apenas 42 años antes de que Israel fuera establecido. El mismo Herzl insistió en que la simiente del futuro ya había sido plantada cuando escribió su obra, y que el suyo fue menos un acto profético que una observación sensible de un futuro que ya se encaminaba.
Para aquellos capaces de ver con un ojo cuidadoso, el futuro que está desarrollándose es más decente del que usualmente nos permitimos ver a nosotros mismos. La verdad es que no lleva un gran acto de imaginación vislumbrar un Israel en sus 100 años que sea decente y sólido para todos los israelíes, en paz con sus vecinos y un lugar en el mundo. De hecho, requiere menos aún que un viaje en colectivo y un corazón abierto.

* Noah Efron es miembro de Shaharit, un think tank de políticas israelíes, y docente de la Universidad Bar Ilan. Es autor del libro Judíos reales: seculares, religiosos y la lucha por la identidad judía en Israel.
** Nazier Magally, quien también integra Shaharit, es un escritor y periodista que vive en Nazaret. Es editorialista de Eretz-Aheret, el diario londinense Asharq Alawsat, y conductor de diferentes noticieros de la TV israelí.

El Conflicto de Israel como Teoría de Juegos

Deja un comentario

Rick es una persona racional y se da cuenta de la dorada oportunidad que se ha cruzado en su camino. Se vuelve a Steve con la sugerencia obvia: “Toma la mitad y yo tomaré la mitad, de esa manera cada uno de nosotros tendrá $50.000”.
Para su sorpresa, Steve frunce el ceño y le dice, en un tono que no deja lugar a duda: “Mira, no sé cuáles son tus planes para el dinero, pero no tengo intención de salir de esta habitación con menos de $90.000. Si aceptas eso, bien. Si no, ambos podremos ir a casa sin nada de dinero”.
Rick apenas puede creer lo que escucha. “¿Qué ha sucedido con Steve?”, se pregunta. “¿Por qué debería él obtener el 90% del dinero y yo sólo el 10%?” Decide tratar de convencer a Steve para que acepte su punto de vista. “Seamos lógicos”, lo insta, “Estamos en la misma situación, ambos queremos el dinero. Dividamos el dinero por igual y ambos nos beneficiaremos”.
Steve, sin embargo, no parece perturbado por la lógica de su amigo. Escucha con atención pero, cuando Rick termina, dice, aún más enfáticamente que antes: “90-10 o nada. Esa es mi última oferta”.
La cara de Rick se pone roja de rabia. Está a punto de golpear a Steve en la nariz, pero se reprime. Se da cuenta de que Steve no va a ceder, y que la única manera de salir de la sala con dinero es rendirse. Se acomoda la ropa, toma $10.000 de la maleta, estrecha la mano de Steve y sale humillado de la habitación.
Este caso se denomina, en la teoría de juegos, “La Paradoja del Chantajista”. La paradoja es que el racional Rick se ve obligado a comportarse de manera irracional por definición, con el objeto de lograr el máximo resultado, a la luz de la situación que se ha desarrollado. Lo que lleva a este extraño resultado, es el hecho que Steve está seguro de sí mismo y ni parpadeó al hacer su exorbitante demanda. Esto convenció a Rick de que debía rendirse para sacar el mejor partido de la situación.
El conflicto árabe-israelí
La relación entre Israel y los países árabes se lleva a cabo siguiendo las líneas de esta paradoja. En cada etapa de la negociación, los árabes presentan posiciones imposibles, inaceptables desde el comienzo. Actúan seguros de sí mismos y como si creyeran totalmente en lo que están pidiendo, y le dejan en claro a Israel, que no hay ninguna posibilidad de que den marcha atrás.
Invariablemente, Israel acuerda con sus chantajistas demandas porque, de lo contrario, saldrá de la habitación con las manos vacías. El ejemplo más patente de ello son las negociaciones con Siria, que se han llevado a cabo, con negociadores de diferentes niveles, durante años. Los sirios se aseguraron de dejar claro desde el principio que no comprometerían ni un milímetro de la Alturas del Golán.
La parte israelí, ansiosa de obtener un acuerdo de paz con Siria, internalizó tan bien la posición siria, que el público israelí está seguro de que el punto de partida para futuras negociaciones con Siria tiene que incluir la completa retirada de las Alturas del Golán, a pesar de su crítica importancia estratégica, para garantizar fronteras seguras para Israel.
La Solución Perdedora
De acuerdo con la teoría de juegos, Israel tiene que cambiar ciertas percepciones básicas, con el objeto de mejorar sus posibilidades en el juego de las negociaciones con los árabes y ganar la lucha política a largo plazo:
a. Voluntad de renunciar a los acuerdos
La posición política de Israel se basa en el principio que los acuerdos con los árabes deben alcanzarse a cualquier precio, que la falta de acuerdos es insostenible. En la Paradoja del Chantajista, el comportamiento de Rick es el resultado de su sensación de que debe salir de la habitación con algo de dinero, no importa cuán poco sea. Rick no puede imaginarse a sí mismo saliendo de la habitación con las manos vacías, es presa fácil para Steve, y termina saliendo con una cierta cantidad de dinero, pero en el papel de perdedor humillado. Esto es similar a la forma en que Israel lleva a cabo las negociaciones, su estado mental la hace incapaz de rechazar las sugerencias de no resignar sus intereses.
b. Tomar en cuenta la repetición
La teoría de juegos se refiere a las situaciones de una sola vez, de manera diferente que a las situaciones que se repiten. Una situación que se repite a lo largo de cualquier período de tiempo, crea, paradójicamente, una paridad estratégica que lleva a la cooperación entre las partes enfrentadas. Esta cooperación se produce cuando ambas partes se dan cuenta de que el juego va a repetirse, y dado que deben sopesar la influencia que los  actuales movimientos tendrán en los juegos futuros, hay un factor equilibrante en el juego.
Rick vio su problema como un evento de una sola vez, y se comportó en consecuencia. Si le hubiera dicho a Steve, en cambio, que no renunciaría a la cantidad que se merecía, aunque ello significara una pérdida total, habría cambiado el resultado del juego por un tiempo indefinido. Probablemente sea cierto que habría dejado el juego con las manos vacías, pero en la próxima reunión con Steve, este último recordaría la sugerencia original de Rick y trataría de llegar a un compromiso.
Así es como Israel debe comportarse, mirando a largo plazo con el fin de mejorar su posición en futuras negociaciones, incluso si esto significa continuar en un estado de guerra y dejar pasar un acuerdo.
c. Fe en tus opiniones
Otro elemento que encaja en la “Paradoja del Chantajista” es la firme creencia en su opinión de una de las partes. Steve es un ejemplo de eso. Esa fe le da a un competidor, confianza interna en su causa desde el inicio y, finalmente, convence a su rival también. El resultado es que el bando contrario quiere llegar a un acuerdo, incluso a expensas de la rendición irracional, que está considerablemente distanciada de su posición de apertura.
Hace varios años, hablé con un oficial de alto rango que afirmaba que Israel debe retirarse de las Alturas del Golán en el marco de un tratado de paz, porque el Golán es tierra sagrada para los sirios y nunca renunciarán a ella. Le expliqué que primero los sirios se convencieron de que el Golán era tierra sagrada para ellos, y luego procedieron a convencernos a nosotros también. La fe inquebrantable de los sirios de que están en lo correcto, nos convence de rendirnos a sus dictados. La única solución a eso es que nosotros creamos, inquebrantablemente, en la justicia de nuestra causa. Sólo la fe completa en nuestras demandas, puede tener éxito en convencer a nuestros adversarios sirios de que tomen en cuenta nuestra opinión.
Al igual que en toda ciencia, la teoría de juegos no toma partido en juicios morales y de valor. Analiza estratégicamente el comportamiento de las partes enfrentadas, en un partido que juegan uno contra el otro. El Estado de Israel está en medio de un tal partido frente a sus enemigos. Como en todo juego, el partido árabe-israelí incluye intereses que crean el marco del juego y sus reglas.
Lamentablemente, Israel hace caso omiso de los principios básicos de la teoría de juegos. Si Israel fuera lo suficientemente sabia como para comportarse de acuerdo a esos principios, su estatus político y de hecho y su estatus de seguridad, mejorarían sustancialmente.
Copyright Israel Aumann
Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

Premio Israel 2012

Deja un comentario

Los festejos por el 64° Aniversario de la Independencia del Estado de Israel fueron clausurados, tal como indica la tradición, con la entrega de honor a las innovadoras e influyentes personalidades que vuelven mucho mejor la vida en el país. En Binianei Hauma, tuvo lugar la ceremonia de entrega de Premios Israel, sellando los eventos del Día de la Independencia. El acto contó con la presencia del Presidente de la Nación, Sr. Shimon Peres, el Primer Ministro, Biniamin Netanyahu y el Ministro de Educación, Gideon Saar, el Presidente de la Knesset, Reuven Rivlin, el Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Asher Gronis y el Alcalde de Jerusalem, Nir Barkat.
En su discurso, el Ministro de Educación Saar, dijo que es importante empeñarse en la participación de todas las corrientes de la sociedad en las batallas del país. “Se requiere un cambio profundo,  dirigido a aumentar la igualdad en la carga. Los ciudadanos de Israel de todas las corrientes del pueblo deben,  y están obligados,  a participar en el cumplimiento de las obligaciones civiles y, en especial  el servicio militar o el servicio nacional-civil como sustituto en los casos que corresponda”.  Se refirió también a la mayor violencia en la sociedad israelí diciendo que se debe profundizar la educación en valores y el respeto al hombre. “Recientemente fuimos testigos de fenómenos de barbarie en las canchas de fútbol, en la playa, en una obra de teatro en vísperas del Día de la Shoá. Debemos reaccionar de modo inmediato y grave contra los fenómenos de violencia y brutalidad. Debemos revelar un adecuado involucramiento social”.
Éste año se adjudicaron diez  Premios Israel; entre ellos, el investigador Azaria Alon, uno de los fundadores de la Sociedad del Defensa del Medio Ambiente, quien obtuvo el premio en el área de “Empresa de Vida- Aporte especial a la sociedad y el Estado”. En el argumento del Jurado, se afirma: “El Premio se otorga a Azaria Alon por su singular aporte a la defensa de la naturaleza en Israel siendo el padre ideológico del cuidado a la naturaleza, el amor por la tierra, el desarrollo de la educación sobre el conocimiento del país, la naturaleza y los paisajes de Israel, paseos e investigación sobre la Tierra de Israel y la defensa de la naturaleza, como los valores ambientales, durante decenas de años; siendo  autor de decenas de libros y artículos y por su amplia actividad pública en el tema”.
Al Rabbí Meir Druckman, le fue otorgado el Premio “Empresa de vida –Aporte especial a la Sociedad y el Estado”. El Jurado destacó: “El Premio fue otorgado al Rabbí Druckman por su actividad, de gran importancia, en áreas de la educación de la juventud religiosa-sionista en el Estado de Israel. Fue uno de los creadores de las “yeshivot” (Casas de estudio de las Sagradas Escrituras) que articulan entre el servicio militar y el estudio de  la Torá, promovió y creó el Instituto Militar Religioso, la Alta Casa de Estudios “Or Etzion” y preside el centro de Yeshivot de Benei Akiva”.
Otro Premio Israel, fue otorgado al periodista Yaacov Ajimeir, por su actividad en el área de los medios. “Yaacov Ajimeir es un de las columnas vertebrales de la transmisión pública,  desde hace cincuenta años”, expresó el Jurado del Premio.
Los otros ganadores del Premio Israel para el año 5772, son:
Profesor David Kazhdan: Investigación dela Matemática y las Ciencias de la Computación.
Profesor Shlomo Bentin: Investigación de la Psicología.
Profesor David Milstein: Investigación Química y Física.
Profesoras Ruth Katz y Dalia Carmi-Cohen: Investigación de la Cultura, el Arte y la Musicología.
Profesor Yoav Biniamini: Investigación de la Economía y la Estadística.
Profesor Natan Shaham: Literatura y Poesía Hebrea para creadores y traductores.
 
CIDIPAL

Líderes de Gaza llaman a secuestrar israelíes para forzar un intercambio de prisioneros

Deja un comentario

Los líderes islámicos de la Franja de Gaza llamaron este viernes a los militantes a secuestrar a israelíes y utilizarlos como moneda de cambio para asegurar la liberación de miles de prisioneros palestinos detenidos en cárceles israelíes.
Los grupos de derechos humanos dicen que hasta 2.000 presos se han unido a una huelga de ham
bre indefinida para protestar contra las condiciones de reclusión en las prisiones israelíes y miles de palestinos realizaron una manifestación en la Franja de Gaza para apoyar su causa.
“Debemos trabajar duro para conseguir presos (israelíes) en nuestras manos con el fin de asegurar la liberación de nuestros presos”, instó Khaled Al-Batsh, un alto miembro de la Jihad Islámica, al dirigirse a la multitud.
“Les digo a todas las facciones armadas, la manera de liberar a los presos es a través del intercambio… Un arresto por un arresto, y un liberado por un liberado. Este es el camino”, sostuvo.
Israel el año pasado liberó a unos 1.000 palestinos a cambio del soldado Gilad Shalit, un soldado capturado en 2006 y que estuvo cautivo a manos de Hamas durante cinco años.
Grupos de derechos humanos dicen que al menos 4.700 palestinos permanecen en cárceles israelíes, muchos de ellos condenados por crímenes violentos.
Los líderes palestinos dicen que deben ser tratados como prisioneros de guerra, algo que Israel rechaza.
Ismail Haniyeh, el líder de Hamas en Gaza, aseguró que las facciones militantes palestinas “nunca abandonarán” a los prisioneros.
“El acuerdo de intercambio era un mensaje para la ocupación (israelí) que la resistencia y el pueblo palestino seguirán todos los caminos difíciles para romper las cadenas de estos héroes”, dijo. “Estamos en una batalla por los presos, y vamos a ganar”, agregó.
En la manifestación de este viernes participaron activistas de Hamas y de la Yihad Islámica, una señal de los crecientes lazos entre los dos grupos, que comparten la misma ideología islamista y abogan por la destrucción del Estado de Israel.
Los presos son vistos como héroes en sus comunidades y la huelga de hambre masiva está ejerciendo presión sobre el liderazgo para que brinde respuestas.
Israel firmó acuerdos con dos prisioneros a principios de este año para que pongan fin a su huelga de hambre, pero demandan más concesiones.
Al menos dos presos llevan adelante una huelga de hambre desde hace más de ocho semanas. Una huelga de hambre masiva por lo menos de 1200 presos se puso en marcha el 17 de abril y la asociación de los prisioneros de Addameer ha dicho a otros 800 se han sumado al movimiento.

Estudio de hebreo en la Franja de Gaza

Deja un comentario

Dicen que la lengua relata la cultura, que ayuda a comprender al enemigo para la próxima batalla y, también, le extiende la mano. Este ultimo no queda claro en qué sentido, pero si confiamos en el informe de la Agencia de Noticas Palestina Ma´an, el gobierno de Hamas anexaría, el próximo año, el estudio de la lengua hebrea a su programa de estudios en las escuelas de la Franja.
Desde el Ministerio de Educación en Gaza dijeron que en la cartera evalúan agregar el hebreo como una de las posibilidades de elección en los estudios de lenguas extranjeras en las escuelas. En el propio ministerio se realizaron reuniones con expertos de lengua hebrea que estudian el tema. Dijeron que es probable que, en el futuro, también el turco sea una de las lenguas de elección que se les habilitará a los alumnos en Gaza. Si se acepta la decisión de incorporar el hebreo como materia, los alumnos de la Franja podrán estudiar el hebreo en 8° y 9° año. El sistema pedagógico palestino permite en el presente a los alumnos, el estudio de dos idiomas en sus programas a elección entre las posibilidades existentes. El hebreo nunca formó parte del currículo, siquiera como opción.
La nueva propuesta provocó incomodidad en el Ministerio de Educación en Ramallah donde no les agradó escuchar que, sus colegas en Gaza, decidieron unilateralmente el cambio de programa pedagógico. Se destacó que, los debates se realizan en el marco de la división palestina entre la organización Fatah que gobierna Cisjordania y Hamas que controla la Franja de Gaza. Los funcionarios en la Autoridad Palestina dijeron que el Ministerio de Educación del gobierno de Hamas debería deliberar con la Autoridad y llegar a un acuerdo sobre el programa de estudios.
En los últimos años el programa de estudios tanto en la Franja como en la Autoridad permaneció igual, a pesar de las divisiones. “Debe haber una tendencia única con respecto a los temas pedagógicos”, afirmando que no hay oposición de principios al estudio del hebreo en las escuelas, pero el tema – por ahora – no fue propuesto.

Older Entries