Meir Javedanfar, analista de Medio Oriente, le aseguró a Infobae América que la relación Irán-Venezuela se debilita. Además, evaluó el rol de Teherán en la represión siria y advirtió sobre el poder de Ali Khamenei

El experto, de origen israelí pero criado en Irán, explicó por qué las sanciones económicas siguen siendo la mejor herramienta para debilitar al gobierno iraní y sus ambiciones nucleares. “Son un peligro existencial, algo que no pueden ignorar”, señaló.

Advirtió que una guerra civil en Siria abriría las puertas para un ataque iraní contra Israel. “¿Quién lo va a parar si no hay Estado responsable?”, se preguntó.

– ¿Qué puede esperarse de la nueva promesa iraní de discutir su plan nuclear?

Es difícil de prever la posición que tendrá Irán. Lo que sabemos es que está bajo presiones muy fuertes y podemos esperar que responda las preguntas de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA). Pero antes que todo, si quiere demostrar que es serio, debe detener el enriquecimiento de uranio en la planta de Fordo, donde lo están haciendo al nivel del 20 por ciento. No estamos hablando de una solución, sino que sería un primer paso muy positivo.

– Hay informaciones que advierten sobre la posibilidad de que Irán construya una bomba nuclear pronto. ¿En ese contexto siguen siendo útiles las sanciones diplomáticas y económicas?

No están cerca de construir una bomba. Irán ni siquiera está trabajando en ella ahora. Según reportes de la inteligencia estadounidense y de la israelí, está construyendo materiales e infraestructura que algún día podrían ser usados para fabricarla.

– ¿Entonces las disposiciones contra Irán aún pueden generar resultados positivos?

Claro. Esto recién empezó, hay que tener un poco de paciencia. Hay que tener una estrategia triple. Una es aislar al gobierno iraní con las sanciones, como está sucediendo ahora. Otra es conversar con las autoridades iraníes; es importante dejar abierta la puerta de la solución pacífica. Y por último hay que acercarse al pueblo iraní; esa es una inversión que la comunidad internacional tiene que hacer porque eso va a debilitar la posición de los extremistas.

– ¿Cómo debería ser ese acercamiento?

A través de un intercambio con los profesores iraníes, obligando al régimen a respetar los derechos humanos, apoyar a quienes están encarcelados por sus ideas políticas. Es importante dialogar con el pueblo, se deben crear organizaciones para ello y mostrarles que Israel no está contra ellos sino contra las autoridades de Irán.

– Si Israel finalmente atacara a Irán, ¿qué escenario se debería esperar en Medio Oriente?

El de una región muy inestable. Este jueves salió un reportaje en el que se afirma que un ataque lo va a demorar sólo seis meses. Creo que hay demasiada atención puesta sobre la opción militar cuando Irán puede vivir sin su programa nuclear pero no puede hacerlo sin su economía. Las sanciones son un peligro existencial para el régimen iraní, es algo que no pueden ignorar.

– El aumento de la presencia iraní en otros países de Medio Oriente ¿forma parte de una eventual estrategia ofensiva o responde a otras políticas de Mahmoud Ahmadinejad?

Para el gobierno iraní es una inquietud que ataquen su plan nuclear, pero es una preocupación mucho más grande lo que sucede en Siria, por eso está creciendo su nivel de apoyo a Bashar Al Assad. Si cae el régimen sirio, va a ser muy difícil proveer de armas a Hezbollah y eso debilitará militarmente a Irán. Los aviones iraníes no pueden aterrizar en Beirut, sí pueden hacerlo en Damasco y por tierra también, hasta Líbano. Por eso está apoyando al gobierno sirio a pesar de que eso constituye un daño terrible para la posición iraní en Medio Oriente, porque la región puede ver, sin ninguna ayuda de Israel o de los Estados Unidos, que Irán está con los que abusan los derechos humanos.

– Ahmadinejad quedó debilitado tras las elecciones legislativas y comienzan a sentirse las consecuencias de las sanciones en la economía interna, ¿eso puede llevarlo a que emprenda demostraciones de poder?

Él no haría eso y tampoco tiene el poder para hacerlo. Ahmadinejad ya está acabado. Es un desperdicio de tiempo analizar lo que pueda hacer porque es débil. No hay que desperdiciar tanto tiempo en él. Lo más importante es el líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei.

– Usted había asegurado que la enfermedad de Hugo Chávez debilitaría la presencia iraní en América Latina, ¿cree que la gira que realizó a fines del año pasado Ahmadinejad en la región fue para buscar un “reemplazante” del mandatario venezolano?

Podemos ver que los vuelos entre Irán y Venezuela ya desaparecieron. Chávez le pidió al presidente iraní que cancele 290 millones de dólares de deuda y no lo hizo. Hay relaciones entre ambos porque Irán tiene grupos especiales en territorio venezolano, pero el nivel de relación no es lo que era antes. Y si se va el mandatario venezolano, van a ser más los problemas.

– ¿Y esa relación no puede ser buscada en otro lado? ¿En Cuba, Nicaragua o Ecuador, por ejemplo?

Nadie puede ofrecerle a Ahmadinejad lo que le ofrece Chávez. Esto es la oportunidad económica. Irán necesita dinero, no puede vivir de los abrazos de Hugo Chávez. La cantidad de fondos que tiene Venezuela por su petróleo ningún otro país de la región lo tiene.

– ¿Ahmadinejad construyó ante el mundo una imagen de líder más fuerte de lo que realmente es?

Siempre fue débil e inseguro y para compensar ese complejo que tiene por haber sido elegido solamente por el apoyo de Khamenei, siempre está intentando dar una imagen más temeraria de lo que es. Él quiere tener una imagen como la de la esfinge en Egipto, de alguien poderoso. Pero la verdad es que no es nada más que una imagen.

– Muchos analistas coinciden en que la intervención militar en Siria no se va a concretar y que va a producirse una guerra civil, ¿cuál es su opinión al respecto?

Es posible que lo que sucedió en Líbano en los años 80 pase en Siria en 2012. Por tanto, tenemos que estar preocupados. Hoy el Gobierno está violando los derechos humanos de los sunitas, los está asesinando. Algún día podemos llega a ver matanzas de alauitas. Y si llega a suceder, Irán no va a perder la oportunidad de estar involucrado, porque puede usar el caos para atacar a Israel desde el territorio sirio. ¿Quién lo va a parar si no hay Estado responsable? Creo que entre las opciones factibles, lo menos malo que podría pasar si cae Al Assad es tener un gobierno de los Hermanos Musulmanes que por lo menos sea estable. Nos gustaría más un Estado secular, pero no lo veo posible. Caos es el peor escenario para Israel y Medio Oriente.

– ¿Cómo analiza el rol de Rusia y de China, que están apoyando a Siria desde el Consejo de seguridad de la ONU?

Creo que los dos países están cometiendo un error histórico que les costará mucho. Si cae Al Assad van a perder, especialmente los rusos, mucha de su influencia en Medio Oriente. Deben presionar más al régimen sirio.

Extraído de Diario Infobae.com

Anuncios