La Iglesia Ortodoxa copta se ha retirado de la Asamblea Constituyente encargada de elaborar una nueva Constitución egipcia, en protesta por la falta de representación de todos los sectores del pueblo, dijo una fuente copta.

El abogado Naguib Guibrail, consejero de la Iglesia Ortodoxa, explicó que el Consejo Episcopal ha decidido retirar a su representante de la asamblea porque considera que esta comisión está formada sin un consenso nacional.

“La iglesia ve que la asamblea representa sólo a la tendencia de la mayoría islamista, y que descarta a muchas fuerzas nacionales y políticas”, añadió.

Como consecuencia, la Iglesia Ortodoxa piensa que la Constitución que elaborará esta asamblea no respetará las peticiones de los coptos, según este abogado.

Guibrail recordó que la iglesia tiene tres peticiones para ser incluidas en la nueva Carta Magna: que el Estado sea civil y democrático, que se respeten los derechos humanos y que la fuente de la jurisdicción para
los no musulmanes sean sus propias leyes religiosas.

Desde 1980, la “sharia” (Ley islámica) es la principal fuente de derecho para todos los egipcios, más de 80 millones de habitantes, de los cuales un 10 % son cristianos.

La retirada de la Iglesia Ortodoxa del comité constituyente se produce después de que Al Azhar, la más prestigiosa institución del islam suní, con sede en El Cairo, diera el mismo paso el pasado 28 de marzo.

Varios partidos liberales y laicos también se han retirado de la Asamblea Constituyente, formada por 100 miembros, la mitad de ellos miembros del Parlamento, que está controlado por los grupos islamistas.

La redacción de la Carta Magna es uno de los pilares fundamentales en el proceso de transición comenzado en Egipto, que deberá ser coronado con la elección de un nuevo presidente de la República, en las elecciones convocadas para los próximos 23 y 24 de mayo. EFE

Anuncios