El ministerio israelí de Exteriores calificó de «lamentable» el poema del premio Nobel alemán de literatura Günter Grass en que defiende a Irán estimando que la «potencia atómica de Israel amenaza la paz mundial».

«Este paso de Günter Grass de la ficción a la ciencia-ficción es de muy mal gusto, su poema es lamentable y carece totalmente de gracia», afirmó el portavoz del ministerio, Yigal Palmor.

Por su parte, el historiador Tom Segev estimó en el diario «Haaretz» que el escritor alemán era «más patético que antisemita».

«La comparación entre Israel e Irán es injusta pues contrariamente a Irán, Israel jamás amenazó a otro país de borrarlo del mapa», agregó Segev.

En el periódico Maariv, el comentarista Shai Golden estima que las declaraciones de Günter Grass «no prueban necesariamente un antisemitismo sino su rechazo a asumir su responsabilidad por sus crímenes históricos».

«Estoy de acuerdo con casi todo lo que dice. Pero, simplemente no tiene el derecho moral ni histórico de decirlo», estimó el comentador, invocando «la traición del principio de la expiación con la que cada alemán debe estar comprometido para siempre cuando habla de Israel y de los judíos».

El poema «Lo que debe decirse» escrito en prosa y publicado en el diario alemán «Süddeutsche Zeitung» denuncia eventuales ataques israelíes contra instalaciones nucleares iraníes como un proyecto que podría llevar a «la erradicación del pueblo iraní porque se sospecha que sus dirigentes construyen una bomba atómica».

Al mismo tiempo, está «este otro país, que desde años dispone de un arsenal nuclear creciente – aún cuando se mantiene el secreto – y sin control, porque no se permite ninguna verificación», prosigue el Nobel de literatura 1999, apuntando a Israel sin nombrarlo inmediatamente.

Grass denuncia «el silencio generalizado de este hecho establecido» – que califica de «pesada mentira» – porque «el veredicto de antisemitismo será pronunciado inmediatamente contra quien la rompa».

En 2006, Günter Grass, conocido por sus posiciones de izquierda, reconoció haber formado parte de las Waffen SS en su juventud.

Anuncios