El conocido sociólogo noruego Johann Galtung, llamado ‘El padre de los estudios sobre la paz’, se expresó en forma antisemita y antiisraelí en una conferencia que ofreció en la Universidad de Oslo, en un artículo que escribió posteriormente en una publicación noruega y en una entrevista otorgada al diario “Haaretz” a raíz de tales expresiones.
Entre otros, dijo que no hay que descartar la posibilidad de una relación entre el Mossad y Andreas Bering Breivik, quien asesinó a decenas de personas en sendos atentados en Noruega el último verano; explicó que “los judíos dominan los medios internacionales de comunicación y los guían a favor de Israel”; subrayando además que uno de los factores del antisemitismo que llevaron a Auschwitz fueron las posiciones clave que ocupaban los judíos en Alemania. Paralelamente a ello, recomendó la lectura de “Los protocolos de los sabios de Sión” – uno de los documentos antisemitas más difundidos del mundo.
El profesor Galtung, de 82 años de edad, fue uno de los fundadores de la disciplina “Estudios sobre la paz y la resolución de conflictos” y uno de los fundadores del Instituto Internacional para la Investigación de la Paz en Oslo. Se lo considera como un afamado investigador de sociología y ganó varios premios, además de haber escrito más de mil artículos y cien libros. Uno de sus volúmenes, “Deshacer el entuerto – creatividad en la transformación de los conflictos” fue traducido al idioma hebreo hace dos años.
El sitio de Internet de la publicación noruega “Humanist” reveló la semana pasada una serie de polémicas expresiones de Galtung. Parte fueron pronunciadas por él en conferencias que dio en la Universidad de Oslo el último verano y parte fueron escritas en reacción a un artículo publicado contra él en una publicación periodística.
Entre otros, Galtung se refirió a la probable relación que existe entre Breivik y elementos judíos e israelíes. La relación con los judíos reside en que el asesino pertenece a la organización de los ‘Francmasones’, “cuyos orígenes son judíos”, a estar por Galtung. La relación con Israel es por intermedio del Mossad – y las suposiciones, legítimas según su opinión, según las cuales esa institución fue la que puso en funcionamiento a Breivik.
Con el mismo aliento, Galtung recordó la teoría de la conspiración, según la cual hay relación entre el atentado en el Hotel King David, cometido en 1946 por la organización “Etzel” y la matanza en Noruega, ya que ambos fueron cometidos en la misma fecha – 22 de julio. Cerró sus dichos con una expresión algo extraña: “Será interesante echar un vistazo al informa de la policía (noruega, N. del T.) sobre Israel, durante el juicio.”
En un intercambio de mensajes de correo electrónico con “Haaretz” ayer, se le pidió a Galtung que se explique. Éste escribió entonces: “al no tener idea sobre quién se encontraba detrás de Breivik – incluyendo si hay realmente alguien detrás de él – cualquier suposición es legítima… creo que es sumamente improbable que el Mossad esté mezclado en esto, aunque no es legítimo descartar esta suposición sin pruebas”. Cuando se le preguntó a qué se refería exactamente al mencionar el informe sobre Israel, expresó: “precisamente a lo que dije. Parto de la suposición que están expuestos a cualquier posibilidad”.
En su intercambio epistolar con “Haaretz” Galtung se refirió a lo que dio en llamar: “el doble significado de toda manifestación humana”. Como ejemplo aportó casos que sucedieron en la Edad Media y en la Edad Moderna. “los terribles pogroms”, a estar por él, que le sucedieron a los judíos, tenían su otro aspecto, “problemático”, tal como él lo define: “los judíos cumplían funciones de cobradores entre los campesinos deudores.
También “el terrible Auschwitz”, como él lo dice, tuvo su otro aspecto. “No deja de ser problemático que los judíos hayan jugado un papel clave dentro de la sociedad que fue humillada en la derrota de Versalles”, dijo refiriéndose a la Alemania de después de la Primera Guerra Mundial. “En ningún caso, repito, en ningún caso, esto justifica los horrores. Pero esto produjo un antisemitismo a todas luces previsible”.
Otro argumento que expuso en un artículo publicado en un medio de prensa noruego fue que los judíos dominan totalmente los medios de difusión americanos. “Seis empresas judías dominan el 96 % de los medios de comunicación”, escribió y detalló los nombres de los diarios, los editores, los canales de televisión y los estudios cinematográficos en manos de los judíos. También el nombre de uno de los dueños de los medios de comunicación Rupert Murdock se lo recuerda en su lista. “No es judío, pero muchos de sus principales ejecutivos son judíos”, escribió. “Muchos de ellos son pro israelíes en forma extrema, casi diría fanáticos”, subrayó. Con el mismo aliento señaló que “el 70 % de los profesores en las 20 universidades más importantes de los Estados Unidos son judíos.”
Galtung basa su teoría en un artículo del que es autor William Pierce, líder del movimiento racista americano “El pacto nacional”, que fue inspiración para Timothy McWay, el autor del atentado en Oklahoma City en 1995, donde murieron 168 personas.
Cuando “Haaretz” le preguntó cuál es la conclusión que surge de sus datos respecto del dominio judío sobre los medios de comunicación, respondió: “puede considerarse como algo bueno – calidad intelectual y demás, pero también puede ser problemático: reducción del diálogo en todo asunto que tenga que ver con Israel”. Como ejemplo de ello, señaló la “corriente principal de los medios de comunicación americanos, que informa sobre Irán sólo respecto a sus novedades relacionadas con la energía atómica”, sin ocupase de cómo los Estados Unidos se inmiscuyen en los asuntos internos de Irán en medio del siglo pasado, asunto al que él llama “el trauma de 1953 – el ataque de la CIA contra un primer ministro legalmente elegido”.
Otro ejemplo, a su parecer, es la primavera árabe, “que está siendo investigada en términos de dictadura-democracia, pero no en términos del papel que están jugando allí Israel y Estados Unidos, que se encuentran detrás de dichas dictaduras”
En su nota, Galtung llamó a desarrollar un debate más abierto sobre el contenido del libro “Los protocolos de los sabios de Sión” – uno de los documentos antisemitas más citados en todo el mundo. “Me pregunto cuántos de aquellos que tienen una opinión tan sólida sobre el libro – lo leyeron realmente”, escribió. “Es prácticamente imposible hacerlo hoy día sin pensar en Goldmann Sachs”, agregó. Goldmann Sachs es un banco internacional de inversiones fundado y administrado por elementos de origen judío y que es atacado de tiempo en tiempo por los medios de comunicación por motivos de “capitalismo porcino”.
“Los protocolos” son un documento falsificado que fue elaborado por la policía secreta al servicio del Zar de Rusia y que describe las confabulaciones y las conspiraciones de los judíos, que se reunían en una logia secreta denominada “Los ancianos (sabios) de Sión” a fines del siglo XIX, con el objeto de apoderarse de los países del mundo entero y su administración. Sin embargo, Galtung supone otra cosa. “Resulta difícil de creer que la policía secreta rusa tenía la capacidad para escribir semejante análisis”, escribió. En una entrevista otorgada a “Haaretz” fue menos categórico y subrayó que “no sabe con exactitud quién escribió los protocolos”.
El Profesor Gad Yair, sociólogo de la Universidad Hebrea de Jerusalén, que fue el primero en revelar las expresiones de Galtung en Noruega, escribió en su blog que “de acuerdo a todo criterio público o académico, el profesor Galtung fue hasta ahora una persona digna y valorada. Si podía confiarse en un pacifista cualquiera en este mundo, este era el sociólogo noruego Johann Galtung. Tales antecedentes explican la consternación del mundo académico noruego ante sus expresiones, la misma consternación que provocó el asesino Breivik en Oslo – ciudad que simboliza para muchos en el mundo un centro de paz. ¿Cómo puede ser, se preguntan ahora los académicos de Noruega, que un pacifista como ése se basa en publicaciones neonazis y difunde sus ideas en conferencias, entrevistas y escritos? ¿También él, como Breivik, dice la palabra paz saludando con el brazo en alto?”.
Anuncios