“No se puede evaluar a Polonia desde el prisma de unos cuantos miles de idiotas que escriben consignas antisemitas en las paredes. Nunca se estuvo mejor en este país”, manifestó Jonathan Borenstein, director del centro comunitario judío de Cracovia, en respuesta a una pregunta que le formulada por periodistas de la BBC respecto del estereotipo del polaco antisemita.
Un equipo periodístico del programa británico “Panorama”, que se transmite por la BBC, se encuentra de gira por el territorio de Polonia y Ucrania desde hace dos semanas. ¿Cuál es el motivo? Evidentemente, los juegos de la Copa Europa de fútbol que se avecinan. Los periodistas de la importante red británica de televisión están evaluando qué es lo que sus connacionales tendrán que tomar en cuenta en caso de decidir el viaje a presenciar los partidos del campeonato. Un fragmento del programa, filmado entre otros lugares en Cracovia (aunque también Lodz, Rzeszów, Varsovia y en algunas ciudades de Ucrania) todavía no ha sido procesado en la práctica, aunque ya se sabe que se otorgará gran importancia al tema de la xenofobia en los estadios polacos y en especial al antisemitismo.
“En el estadio de Rzeszów, los simpatizantes cantaban ‘muerte a los narices torcidas’ y también tenemos información sobre un comercio en Lodz, donde fueron exhibidas obleas con la inscripción ‘prohibida la entrada a los judíos’. En Cracovia, los simpatizantes de otro equipo llaman precisamente a los simpatizantes ‘judíos’. ¿De qué se trata, de todos modos?” se pregunta el desorientado moderador del programa televisivo tratando de darle una dirección a la investigación periodística.
Así es. Es difícil ubicarse para entender todo eso. Al respecto también tuvo conocimiento Mark Silberstein, estudiante de periodismo en la City University de Londres, de origen polaco y que durante su visita el año pasado en su país de origen llamó una y otra vez la atención de la redacción del diario polaco “Gazeta” de Cracovia respecto de las inscripciones antisemitas sobre las paredes.
Respecto del antisemitismo polaco, también en los estadios, los periodistas de “Panorama” preguntaron también a Jonathan Borenstein, director del centro comunitario judío de Cracovia (JCC), nacido en Nueva York. Aunque este último, que vive en Nueva York desde hace diez años, no está tan sorprendido de las consignas escritas en las paredes como lo estaba al comienzo de su estadía (en Polonia). “El primer año de mi residencia en Polonia lo pasé en Lodz, y las consignas en las paredes fueron para mí obviamente un shock,” reconoce el director Borenstein en su entrevista otorgada a la BBC. “Pero no debemos olvidar que el antisemitismo atañe solamente a una parte no muy grande de la sociedad polaca. Estoy seguro que este fenómeno es algo que duele y molesta mucho a la gran mayoría de los polacos. Es más, obviamente tampoco se puede evaluar a Polonia basándose en el comportamiento de unos cuantos miles de idiotas en todo el territorio, que no tienen nada mejor que hacer que dibujar consignas antisemitas en las paredes,” agregó.
De todos modos hay aspectos positivos respecto de las relaciones cotidianas entre polacos y judíos que se encuentran en un marco más amplio. Tal como lo señala el director Borenstein en su entrevista para la televisión británica, es precisamente en Polonia donde los judíos pueden sentirse más seguros en forma mucho más significativa que en otros países de Europa. “Hace mucho que no se estaba tan bien en Polonia como hoy en día. Obviamente, antes de la guerra vivían aquí muchos más judíos que hoy día, pero no se pueden comparar esos tiempos de preguerra con la época actual en lo que respecta a la sensación de seguridad y a la aceptación de minorías por parte de la sociedad como ahora”, puntualiza el director Orenstein.
Y sin embargo, si la situación es tan buena, ¿entonces por qué los simpatizantes de ciertos clubes deportivos se tildan mutuamente de “judíos”? “Creo que en los estereotipos polacos continúa prevaleciendo la sensación del mito del judío como extranjero”, evalúa el director Borenstein. “Por eso, si algún determinado simpatizante desea dejar sentado que no se identifica con un determinado equipo, ya sean jugadores profesionales o amateurs, entonces lo tilda precisamente de ‘judíos’. No justifico semejante conducta, pero no se trata de antisemitismo clásico. Nadie se refiere ni a origen ni a religión,” subraya.
Esta parte del programa “Panorama” dedicado a Polonia y a Ucrania en el marco del (campeonato) Euro 2012, grabado entre otros lugares en Cracovia, podrá verse el 28 de mayo por la BBC.
Anuncios