El cabecilla de la organización terrorista libanesa chií Hezbollah, jeque Hassan Nasrallah, aseguró que los miembros de su grupo pueden bombarder cualquier objetivo en Israel, alegando que “los días en que nosotros huíamos, y ellos no, han terminado”.
“Hoy no sólo somos capaces de atacar a Tel Aviv como ciudad, si Dios quiere; sino que también somos capaces de bombardear objetivos específicos dentro de cualquier lugar de la Palestina ocupada”, expresó Nasrallah en un discurso televisado desde su bunker.
Nasrallah habitualmente imparte sus arengas a través un video televisado desde su escondite porque teme que Israel lo elimine, en un ajuste de cuentas, por haber desatado la Segunda Guerra del Líbano, en julio de 2006.
“Por cada edificio destruido en Dahiya (un barrio chií del sur de Beirut controlado por Hezbollah), un edificio de Tel Aviv será destruido”,aseveró el líder del grupo pro-iraní.
“Los días cuando nosotros éramos obligados a escapar de nuestros hogares, y ellos no debían huir de los suyos, han terminado”, manifestó el jeque extremista islámico ante una exaltada multitud de simpatizantes que miraban su imagen en una pantalla gigante.
“Los días cuando nosotros teníamos miedo y ellos no, han terminado”, declaró “Y les decimos: Ha llegado el momento en que nosotros permaneceremos y ustedes serán los que desaparecerán”.
Se trata uno de los discursos más duros de Nasrallah en el contexto de las crecientes tensiones en el Oriente Medio desencadenadas por la carrera nuclear de Irán.
Nasrallah habló en un evento para señalar la culminación de proyectos de renovación de barrios del sur de Beirut que fueron dañados durante los bombardeos israelíes en la guerra de 2006.
Hezbollah reclama haber ganado esa contienda; a pesar de que el grupo sufrió grandes bajas y muchas áreas que estaban bajo su control en el Líbano resultaron gravemente dañadas.
Anuncios