“En Siria existe una práctica sistemática de la tortura, que en numerosos casos forma parte de una política de Estado”, afirmó el Presidente del Comité de la ONU contra la tortura (CAT),Claudio Grossman.
El CAT se reunió en Ginebra para analizar la situación de este país árabe, inmerso en un conflicto armado interno desde marzo de 2011.
Grossman explicó que la información que maneja esta comisión de la ONU proviene de diversas fuentes, entre ellas la comisión internacional independiente de investigación auspiciada por la ONU, que denunció continuas y sistemáticas violaciones de los derechos humanos en Siria por parte de las fuerzas gubernamentales y de la oposición.
Siria boicoteó al CAT y no compadeció ante la sesión especial de este órgano.
Por su parte, el presidente de Siria, Bashar al Asad se mostró indignado con la ONU por criticar a su régimen y no a los terroristas que han perpetrado en las últimas semanas violentos atentados que costaron la vida a civiles inocentes.
“Ellos (los representantes de la misión del enviado internacional Kofi Annan) sólo hablan de la violencia por parte de las autoridades. Ni una palabra sobre los terroristas. Seguimos esperando”, dijo al Asad en una entrevista al canal ruso Vesti-24. EFE
Anuncios