Irán confirmó que ha enviado tropas para ayudar al presidente sirio, Bashar al Asad, a reprimir las manifestaciones en favor de la democracia.
“Si la República Islámica no hubiera estado presente en Siria, la masacre de civiles hubiera sido el doble”, enfatizó el general Ismail Qaani subcomandante de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria, según informó la agencia de noticias iraní ISNA.
Irán “ha impedido físicamente y por medios no físicos que los rebeldes asesinen a muchas más personas del pueblo sirio”.
La declaración fue luego quitada del sitio web de ISNA. Aparentemente los funcionarios iraníes no están muy cómodos con la admisión oficial de que Teherán está apoyando al régimen de Asad.
Más de un centenar de personas, incluyendo a 32 niños fueron asesinados en la localidad de al Haula, en la provincia de Homs, en el centro de siria, por las fuerzas de Damasco.
La masacre ha sido duramente condenada por las Naciones Unidas, Estados Unidos, la Unión Europea, y la Liga Árabe, que convocó a una sesión de emergencia del Consejo de Seguridad.
La ONU y las organizaciones de derechos humanos estiman que más de 13 mil personas – 9.200 de ellas civiles – han sido asesinadas en Siria desde el comienzo del levantamiento en marzo del año pasado.
El vocero de la cancillería siria, Jihad Makdissi, acusó a “grupos armados” de haber perpetrado la matanza, y dijo que la artillería siria no fue empleada en al Haula
Anuncios