El Ministerio del Interior informó que la agresión que sufrieron tres judíos, por parte de diez desconocidos en el sur de Francia, fue un ataque antisemita, e instó a que los criminales sean detenidos por la justicia. Dos de las víctimas fueron hospitalizadas.
Los atacantes emplearon un martillo y una barra de hierro, y que el incidente tuvo lugar en Villeurbaine, cerca de la ciudad de Lyon.
Una de las víctimas tiene una herida abierta en la cabeza y la otra una lesión en el cuello. Los judíos portaban sobre sus cabezas solideos (kipá).
En Francia reside la comunidad judía más numerosa de Europa, estimada en 500 mil personas, que sufre episódicamente actos de antisemitismo.
El ministro del Interior, Manuel Valls, condenó esta agresión antisemita “de extrema gravedad” y reiteró “su determinación a luchar contra cualquier agresión de carácter religioso”.
“Estos actos de extrema gravedad son un ataque deliberado contra nuestro modelo republicano que debe permitir a todos, sin distinciones, vivir libremente y en total seguridad su pertenencia religiosa”, dijo el comunicado del ministerio del interior.
En marzo, un extremista islámico asesinó a tiros a un rabino y a tres niños judíos en Toulouse.
Anuncios