El presidente, Shimón Peres, afirmó que el mundo no está haciendo lo suficiente para detener el baño de sangre en Siria, en una entrevista ofrecida a la Radio de Israel.
“Los asesinatos aumentan cada día; es un escándalo sin precedentes”, comentó el presidente.
Peres añadió que tiene un “gran respeto” por los rebeldes que continúan manifestándose y que espera que “ellos triunfen”.
El octogenario líder viajó a Estados Unidos para recibir la Medalla de la Libertad por parte del presidente norteamericano, Barack Obama, y reunirse con oficiales claves de ese país para discutir sobre Irán y el proceso de paz.
Anuncios