Un tribunal de Alemania dictaminó que la circuncisión que no es prescripta por un médico es una “interferencia grave e irreversible en la integridad del cuerpo humano”.
En su resolución, la justicia alemana calificó como un “crimen” las circuncisiones realizadas por religiosos judíos y musulmanes.
Según indicó la prensa alemana, los médicos locales que realizan las circuncisiones que no son médicamente necesarias hasta ahora operaron en un área legal gris.
Es que hasta este fallo podían argumentar que no sabían que la realización de una circuncisión era un delito.
Sin embargo, un Tribunal del Distrito de Colonia abordó el tema después de que un médico musulmán realizara una circuncisión de un niño de cuatro años de edad.
Dos días más tarde la madre del niño lo llevó a la sala de emergencia porque estaba sangrando.
“El tribunal, en contraste con muchos dirigentes políticos, no se dejó asustar por el temor de ser criticado como antisemita o ir en contra de una religión”, indicaron en Alemania, según consignó el portal de noticias Ynet.
“Esta decisión no sólo podría afectar a las futuras decisiones judiciales, sino que en el mejor de los casos podría conducir a un cambio de conciencia entre las religiones afectadas cuando se trata de respetar los derechos fundamentales de los niños”, se indicó
Lo cierto es que tanto judíos como musulmanes unieron sus fuerzas en contra de la decisión de la justicia alemana, lo que dio inició a un importante debate.
Anuncios