Le gustaria saber si hay relacion entre los meses judios, las tribus de Israel y los “signos del zodíaco”?RESPUESTA: El Judaismo no duda que hay un sistema entero en el universo de astros y planetas que ejercen influencia sobre las criaturas. El Talmud enfatiza: “Maljuta deará ke’en maljuta derakiá”, “El reinado aqui es un reflejo del Reinado Celeste”.
De esta forma, astros y planetas influencian a las criaturas y el astro (mazal) puede volver a la persona mas rica y mas sabia. Sabemos tambien que las mareas, las estaciones y clima a lo largo del año, y hasta el ciclo menstrual dependen de los planetas. No obstante, al recibir la Torá en el Monte Sinai, el pueblo judio fue colocado por encima de estas mazalot. Que vendrian a ser las mazalot?
Hay doce meses judios, doce signos del zodíaco, denominados mazalot, y doce tribus de Israel. Y entre ellos hay una estrecha afinidad y correlacion.

Siga aqui una relacion de las tribus, meses y signos.

El mes de Nissan, cuyo símbolo es Áries (carnero), representa a la tribu de Yehudá, que es la dinastia que genero al rey David. Los reyes, monarcas, lideres, son siempre descendientes de la tribu de Yehudá, inclusive el Mashiaj (Mesias), que será descendiente de esta tribu. “Hajodesh haze lajem rosh jodashim”, “Este mês será para ustedes la cabeza de los meses”, como esta escrito en la Torá coloca al mes de Nissan como el primero de la lista. La palabra “lajem” (para ustedes) tiene las mismas letras que Melej,que significa rey. Nissan, tambien representa al cordero pascual de Pêsaj, donde tambien se ve la connotacion con su simbolo, el carnero.
El mês de Iyar representado por el toro, corresponde à la tribu de Yisajar, compuesta por grandes eruditos de la Torá. En este mes procedemos a la cuenta del omer (entre Pêsaj y Shavuot) preparandonos para recibir la Torá (en Sivan).
Notamos que los dos primeros meses del año estan relacionados con animales. Durante estos dos meses trabajamos con la elevacion de nuestra alma animal a fin de refinarnos para recibir la Tora en el tercer mes, Sivan, representado por los gemelos (Geminis) y que corresponde a la tribu de Zevulun. “Geminis” representa dos partes que se unen: Di-s y el pueblo de Israel, la union entre lo material y lo espiritual, ya que fue en esta periodo que los cielos y la tierra fueron creados. Tambien representa la Tora escrita y la Tora oral.
Tamuz, câncer, cuya tribu es Reuven es el cuarto mes en este orden. En este mes, parte de la tribu de Reuven se rebelo contra Moshê y quedaron al lado de Coraj, en un episodio muy triste para el pueblo judio.
Av que está ligado a la tribu de Shimon es el quinto mes – representado por el leon (Leo) – tambien fue marcado por un episodio negativo de asimilacion, cuando uno de los lideres de Israel, Zimri, demostro abiertamente su relacion con Cozbi, una midianita, hija de un principe, resultando en muchos muertos donde la honra de Israel fue restituida a traves del impetu de Pinjas.
El signo de Elul, sexto mês, es virgo ligado a la pureza y santidad. Simboliza el mês de la teshuvá, retorno a Di-s. Y en el nos preparamos para Rosh Hashaná y Yom Kipur arreglando nuestras acciones y arrepintiendonos de nuestros pecados.
El mês siguiente Tishrê, donde ocurren las fiestas de Rosh Hashaná entre otras, es representado por la balanza (Libra), en alusion al “peso” de nuestras acciones y al juzgamiento de Di-s sobre nuestros actos, ademas, lo que resultara en que año mereceremos tener en el ciclo que se renueva en el calendario judio.
Jeshvan, escorpio, es el mes del dilúvio, que casi aniquilo a la humanidad. En hebreo, la palabra escorpion es acar beit, aquel que destruye la casa, destruye el mundo.
Y asi ocurre con los demas meses completando el ciclo.

A pesar que los demas pueblos no recibieron ninguna prohibicion sobre consulta a los astros, el pueblo judio tiene prohibido recurrir a este instrumento. El Zohar, menciona que “El pueblo de Israel estaba bajo la influencia de los astros hasta la entrega de la Torá en el Monte Sinai. A partir del momento en que recibio la Torá, el pueblo dejo de depender de las estrellas y constelaciones. Obviamente, cuando alguien se aparta de los caminos de la Tora, vuelve a recibir esta influencia natural de los astros.”
Conforme establecen nuestros sábios: “Ein mazal le Israel”, “No hay mazal (influência astral) para el pueblo de Israel”. Pues esta puede ser cambiada drasticamente a traves del libre albedrio y de los buenos actos practicados.
La Torá dice: “Tamim tihiê im Hashem Elokeja.”, “Se íntegro con el Señor, tu Di-s” (Deuteronômio 18:13) lo que excluye la posibilidad de recurrir a astrólogos u orientarse a través de horóscopos. No nos dejemos ser llevados por los “vientos” ni las “mareas”. Que los astros continuen sirviendo para definir las estaciones, orientar a las embarcaciones, etc. Nuestra brujula es otra: que la fe que nutrimos en un Di-s unico sea siempre integra y absoluta. En El debemos confiar nuestro verdadero “Mazal” – obviamente haciendo nuestra parte: volviendonos receptores dignos de Sus bendiciones a traves del estudio de la Tora y la practica de las mitzvot… en la tierra, el mundo de las acciones.