Israel y los inmigrantes africanos

Deja un comentario

ELIE SMILOVITZ/REVISTA DE MEDIO ORIENTE

El artículo de Ana Garralda, periodista de El País, Inmigrantes africanos atrapados en el limbo israelí (27 de mayo de 2012) critica duramente la postura de varios partidos políticos israelíes sobre su forma de atajar la inmigración clandestina después de que, según datos publicados por el diario español, “60.000 personas” hayan llegado, en su mayoría de Sudán y Eritrea, a Israel.
Garralda afirma que a esos inmigrantes “ni se les permite trabajar” ni se “les da acceso al sistema sanitario o educativo”, que “no se les reconoce ningún derecho” y que, aunque en Israel “no corran el riesgo de ser aniquilados en una guerra civil (…) tampoco están exentos de ser linchados a manos de ciudadanos israelíes encendidos”. En este último caso, la periodista convierte un caso concreto en una regla general.
No obstante, Garralda menciona en su artículo que un vecino de Tel Aviv entrega una bolsa con ropa a un grupo de inmigrantes sudaneses, cita el testimonio de un periodista de Haaretz que demuestra su sensibilidad hacia los migrantes durante una manifestación contra la inmigración clandestina y utiliza como fuente a Orit Marón, responsable de la ONG Assaf, que se centra en prestar ayuda a los migrantes.
Crítica, confusa y dramática
La postura del texto es crítica con los políticos israelíes y con los partidos que apoyaron la manifestación en Tel Aviv. Pero la información es confusa, porque, mientras que Garralda afirma que los inmigrantes no tienen “ningún derecho”, su fuente, Orit Marón, afirma que muchos sí tienen “un permiso de residencia que deben renovar cada tres meses”.
La Visa A-1 se otorga a aquellas personas que deciden ir a vivir a Israel tras realizar un trámite legal, y que son candidatos potenciales a obtener la ciudadanía israelí. Este permiso, permite a quien lo porta: trabajar, tener un pasaporte, pagar impuestos reducidos y acceder a los servicios sociales.
Entre los requisitos para obtener ese visado se encuentran: un certificado de nacimiento y un pasaporte válido por un periodo de, al menos, seis meses, a partir de que se realiza el trámite.
Ana Garralda no aclara cuál es el estatus de los inmigrantes sudaneses o eritreos, no menciona si algunos portan documentación que los identifique o si han solicitado un permiso de asilo en Israel.
En Israel, las personas que huyen desde un país en donde son perseguidas, tienen derecho a pedir asilo. De hecho, como sí afirma Garralda, Israel es miembro firmante que reconoce la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, que le prohíbe deportar a inmigrantes hacia un país en donde son perseguidos por sus opiniones políticas, su raza, etc.
Sin embargo, el contexto geopolítico del Medio Oriente y África es más complejo que eso. ¿Qué ocurriría si un militante de Al Qaeda quisiera pedir asilo para refugiarse en Israel? No debemos olvidar que los conflictos en países como Eritrea, muchas veces enfrentan a la población islamista que promueve la sharía, con la que rechaza ese sistema. A menudo, los enfrentamientos entre facciones más o menos radicales, suníes y chiíes, también son fuente de conflictos armados y de generación de refugiados y desplazados.
Por su parte, los inmigrantes que atraviesan las fronteras de forma clandestina pueden ser retenidos, pero, durante su detención, tienen acceso a servicios médicos, servicios básicos e incluso educación.
Existe una línea de ayuda especial para los solicitantes de asilo en Israel.
En 2012, Israel aprobó la Ley de Prevención a la Infiltración, que permite a las autoridades detener indefinidamente a los “terroristas” que intenten infiltrarse en la sociedad israelí. Y, ahora, tras el incremento de inmigración clandestina procedente de África, Israel busca ser más estricto en su política de inmigración, como ocurre en muchas otras partes del mundo
Por ejemplo, en Europa, la inmigración clandestina ha provocado acciones que limitan este fenómeno, en su intento por controlarlo. Francia, Italia o España pueden retener a los inmigrantes sin papeles, en algunos casos, de forma indefinida.
Desde hace algunos años se ha intensificado la emigración procedente de África hacia las costas europeas. En 2006, un alcalde de las Islas Canarias, en España, solicitó la intervención de tropas internacionales para frenar la llegada de inmigrantes africanos.
En relación con el trato a los inmigrantes, un reporte elaborado por Amnistía Internacional documentaba 321 casos de maltrato a inmigrantes en España y, varios años después, los casos de maltrato y las quejas contra las autoridades de ese país, por el trato proporcionado a los inmigrantes, continuaba siendo un tema controversial y de ferviente actualidad.
En Israel, en línea con los requisitos de la Convención de 1951, los inmigrantes que buscan asilo –aunque hayan entrado al país de manera clandestina-, tienen los siguientes derechos:
Posibilidad de presentar y documentar una solicitud de asilo.
Que esta solicitud sea evaluada por las autoridades de inmigración.
Tener representación legal mientras se realiza el trámite de revisión de la solicitud.
Una vez admitida a trámite, la posibilidad de tener un permiso de trabajo especial.
Los inmigrantes que han sido detenidos por la autoridad tienen los siguientes derechos, mientras se encuentran en cautividad:
Tener acceso a un teléfono.
Contacto con los representantes de Naciones Unidas.
Tener tres comidas diarias y los productos necesarios para su higiene personal.
Servicio médico profesional y otros.
Por tanto, afirmar que los inmigrantes en Israel no tienen prácticamente “ningún derecho”, es falso.
El drama humano
Por otro lado, la periodista destaca el drama humano, que a veces culmina “en tragedia” que tienen que pasar los inmigrantes procedentes de países como Sudán o Eritrea hasta su llegada a Israel, en donde, para colmo, se encuentran “sin derechos”.
De esta forma, la crítica se centra en Israel, en lugar de hacerlo en los gobiernos represores que fomentan la persecución en los países de origen de los inmigrantes.
Realzar el drama humano que viven los migrantes con la situación que viven en Israel no explica la raíz del problema del flujo migratorio clandestino. ¿Cuál es la situación de otros inmigrantes sudaneses o eritreos en Arabia Saudita, Egipto o cualquiera de los países que deben cruzar antes de llegar a Israel? ¿Es más importante la situación de esos inmigrantes en Israel que en cualquiera de los otros países a los que han llegado? ¿Por qué sólo se habla de Israel?
Por otra parte, al hablar de inmigración africana no se menciona un acontecimiento histórico, que aportaría contexto a la información: Israel realizó un gran esfuerzo para absorber, a mediados de los 80, a unos ocho mil etíopes y, en 1991, a otros 14 mil, mediante la operación Moisés y Salomón, respectivamente. Quizá sería pertinente, dentro del reportaje, analizar la situación de los inmigrantes etíopes en Israel, que ya superan las 56 mil personas, según cifras oficiales, para analizar el fenómeno de la inmigración africana en el país.
En el caso de los etíopes, Israel desarrolló créditos hipotecarios baratos y un programa de ayuda social para las familias inmigrantes. El Gobierno pagó entre un 80 y un 90% del total del préstamo hipotecario –algunos por valor de 100 mil dólares y otros por valor de 122 mil, en función del número de integrantes de esas familias- para que los etiópes pudieran comenzar una nueva vida en Israel, tras ser perseguidos y marginados en Etiopía.
Cabe destacar este proceso, porque, Etiopía es un caso similar al de Sudán y Eritrea, de donde proceden muchos de los inmigrantes a los que se refiere Ana Garralda en su texto.
Después de ambos procesos de absorción, el JDC Brookdale realizó una encuesta entre los inmigrantes, que arrojó los siguientes datos:
Entre un 75 y un 88% estaba satisfecho con sus nuevos hogares.
80 a 86% estaba satisfecho viviendo en sus nuevos barrios.
76 a 96% sostenía buenas relaciones con sus vecinos no etíopes.
97% de los niños etíopes jugaba con vecinos no etíopes.
¿Por qué carece el artículo de contexto?
Garralda explica que Sudán ha vivido una separación entre el norte y el sur, que cientos de miles han huido, tanto por guerras civiles, como por persecuciones religiosas –los musulmanes de Sudán persiguen a los animistas y cristianos de Sudán del Sur-, así como por disputas territoriales y económicas. Pero no explica por qué Israel debe ser responsable de otorgar todos los derechos de un ciudadano israelí a esos inmigrantes. O, por qué debe analizarse la situación de esos inmigrantes en Israel, pero no en otros países de Medio Oriente o del Golfo Pérsico. Garralda no compara las políticas de inmigración israelíes con las de otros países de la región, ni destaca que, Israel, ha sido uno de los países que ha tenido políticas de inmigración más exitosas en el mundo, al incorporar a varios millones de inmigrantes a su sociedad de manera eficaz.
¿Por qué, entonces, se muestra sólo una visión de Israel, esa en la que los responsables políticos e incluso la sociedad, hacen todo mal, pero se evita investigar y hasta mencionar los éxitos en materia migratoria que ha tenido el Estado judío o de sus políticas actuales, respetuosas de las convenciones internacionales en la materia?

Boko Haram, el grupo radical islámico que rechaza todo lo occidental

Deja un comentario

Redacción
BBC Mundo
El temor a un incremento de la violencia en Nigeria se ha materializado este fin de semana con la muerte de más de 160 personas tras una oleada de ataques en el norte del país.
El grupo islamista Boko Haram ha asumido la autoría de los ataques cometidos en Kano, la segunda ciudad más poblada del país. Según un portavoz del grupo, estas últimas acciones violentas responden a la negativa de las autoridades de liberar a algunos de sus miembros detenidos
Boko Haram está en pleno enfrentamiento con el gobierno del presidente Goodluck Jonathan, aunque falta consenso sobre si el grupo tiene como objetivo la implantación de un estado islámico en Nigeria.
Según explica Farouk Chothia, de BBC África, los seguidores de Boko Haram tienen como guía el verso del Corán que dice: “Cualquiera que no esté gobernado según las enseñanzas de Alá se encuentra entre los transgresores”.
Boko Haram defiende una versión del Islam que prohíbe a los musulmanes (“haram” significa prohibido) participar en cualquier actividad política o social que tenga vínculos con lo occidental.
Esto incluye votar en las elecciones, vestir camisas y pantalones o recibir una educación secular.
Boko Haram percibe al estado nigeriano como un país gobernado por no creyentes, aún cuando el país tuviera en su momento un presidente musulmán.

Significado de Boko Haram
El nombre oficial del grupo es Jama’atu Ahlis Sunna Lidda’awati wal-Jihad, que en árabe significa “gente comprometida con la propagación de las enseñanzas del profeta y la Yihad”.
Los residentes de la ciudad de Maiduguri, en el noereste del país, donde el grupo nació y tenía su cuartel general, le pusieron el apodo de Boko Haram.
En una traducción libre del idioma local, el Hausa, Boko Haram se puede leer como “la educación occidental está prohibida”.
Boko significa originalmente falso pero pasó a traducirse como educación occidental mientras que haram significa prohibido.

Contra la educación occidental
Desde que el califato Sokoto, que gobernó partes de lo que es ahora el norte de Nigeria, Níger y el sur de Camerún, cayera bajo control británico en 1903, entre los musulmanes de la zona ha habido rechazo a la educación occidental.
Muchas familias musulmanas se niegan a enviar a sus hijos a las “escuelas occidentales” públicas, un problema acrecentado por la élite gobernante que no ve la educación como una prioridad, dice el periodista de la BBC, Farouk Chothia.
En este contexto, el carismático clérigo musulmán Mohamed Yusuf fundó Boko Haram en Maiduguri.
Corría el año 2002 y Yusuf creó un complejo religioso que incluía una mezquita y una escuela islámica, donde familias musulmanas pobres de toda Nigeria y de países vecinos matricularon a sus hijos.
¿Es la educación el único interés de Boko Haram? Hay quienes consideran que no y sostienen que su objetivo político es instaurar un estado islámico, dato que el grupo negó durante las conversaciones de paz del pasado mes de septiembre.
Según aseguraron sus portavoces en aquel momento, Boko Haram lucha por que se haga justicia y se eliminen las desigualdades sociales.

Recrudecimiento de la violencia
En 2009 Boko Haram encadenó una serie de ataques contra estaciones de policía y otros edificios gubernamentales en Maiduguri.
Esto condujo a tiroteos en las calles de la ciudad. Murieron cientos de simpatizantes de Boko Haram y miles de residentes abandonaron el lugar.
Las fuerzas de seguridad lograron el control de la sede central del grupo. Allí capturaron a muchos de sus miembros y detuvieron a su líder Yusuf, quien murió bajo custodia policial.
Su cuerpo apareció en la televisión pública y las fuerzas de seguridad declararon el fin de Boko Haram.
Pero sus miembros se reorganizaron bajo un nuevo líder y en 2010 atacaron una prisión en Maiduguri, de la que liberaron a cientos de partidarios del grupo. La ofensiva se recrudeció como represalia por la muerte de Yusuf.
Hasta hace unos meses, el sello habitual de los ataques de Boko Haram era el uso de hombres armados que desde sus motocicletas disparaban a policías, políticos y cualquiera que criticara al grupo. Esto incluye a clérigos de otras tradiciones musulmanas y un predicador cristiano.
La estrategia cambió y el grupo ha cometido ataques masivos en diferentes partes del norte de Nigeria, con lo que afianza su presencia en la región y aviva las tensiones entre musulmanes y cristianos.
En un vídeo de 15 minutos colgado hace pocas semanas en youtube, el actual líder del grupo, Abubakar Shekau, justificó los ataques contra cristianos y dijo que los hacen como venganza por otros ataques cometidos contra musulmanes.
También aseguró que su grupo no será derrotado por las fuerzas de seguridad.
La preocupación internacional crece conforme aumenta la actividad de Boko Haram. En noviembre del año pasado, el Congreso de Estados Unidos publicó un informe en el que se advierte que Boko Haram es una amenaza emergente para EE.UU. y sus intereses.
El informe dice que Boko Haram puede estar estableciendo lazos con grupos vinculados a Al Qaeda en África, pero el grupo lo niega.

Caldo de cultivo para grupos radicales
Los expertos recuerdan que el norte de Nigeria tiene historial en el surgimiento de grupos similares a Boko Haram y dicen que la amenaza sólo desaparecerá si el gobierno nigeriano consigue reducir la pobreza crónica de la región y construye un sistema educativo que se gane el apoyo de los musulmanes locales.
La táctica del presidente Jonathan se ha calificado de “estrategia del palo y la zanahoria” y ha recibido numerosas críticas de la oposición y otros sectores del país por la falta de resultados.
A pesar de su riqueza en recursos naturales, Nigeria es uno de los países más desiguales del mundo, según Naciones Unidas.
La pobreza del norte, recuerda Farouk Chothia, contrasta con la situación de los estados más desarrollados del sur.
Tener una de las mayores reservas de petróleo no garantiza la riqueza y el bienestar de los habitantes de un país.
La población nigeriana vive con una media de 2 dólares al día. Muchos de los hogares no tienen electricidad ni agua corriente.
Pese a que las reservas petroleras nigerianas se mantienen estables en las últimas décadas, el país no cuenta con refinerías para procesar el petróleo, por lo que se ve forzado a exportar todo su crudo e importar gasolina y otros productos ya refinados.
En este contexto, el gobierno del presidente nigeriano Goodluck Jonathan -que recibe el 80% de sus ingresos del petróleo- despertó la ira de los ciudadanos al eliminar, desde el 1 de enero, el subsidio a la gasolina vigente hasta ahora.
Esta decisión se traduce en un considerable aumento del precio de los combustibles: de 40 a 95 centavos de dólar por litro de gasolina.
Con esta subida, ha aumentado también el precio de los alimentos y el transporte, lo que deja a la población nigeriana en una situación muy delicada.

La secta islámica armada Boko Haram da un ultimátum a los cristianos del norte de Nigeria

Deja un comentario

(EUROPA PRESS) – La secta islámica armada Boko Haram ha dado un plazo de tres días a los cristianos que viven en el norte de Nigeria para que abandonen esta región, mayoritariamente musulmana.

“Boko Haram da un ultimátum de tres días a los cristianos para que se vayan del norte de Nigeria”, advirtió el grupo en un comunicado citado este lunes por la agencia estatal china de noticias, Xinhua.

Con este ultimátim, Boko Haram responde al estado de emergencia decretado este pasado sábado por el presidente del país, el también cristiano Goodluck Jonathan, tras la oleada de atentados del pasado día de Navidad contra varias iglesias católicas, que causaron alrededor de 40 muertos y que fueron reivindicados por la secta.

El estado de emergencia ha sido impuesto en las zonas en que suele operar Boko Haram, en particular los estados de Yobe, Borno, Plateau y Níger. Aparte, el presidente ha ordenado el cierre de algunos pasos fronterizos. Boko Haram ha anunciado que está dispuesto a combatir a las tropas del Gobierno en esas zonas y ha advertido al Ejército de que no mate a musulmanes.

La ONU aprobó una resolución impulsada por Israel para permitir el desarrollo agrícola de los países africanos

2 comentarios

AYUDA A AFRICA / ONU – Mientras que Israel actúa para promover el progreso y la tecnología, las naciones opuestas hacen esfuerzos para preservar “la retórica y la ignorancia.”

Con el voto de 133 estados miembros, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó hoy viernes una propuesta impulsada por Israel para hacer más accesible la tecnología agrícola a fin de beneficiar el desarrollo de las naciones africanas.
Los países árabes rechazaron la propuesta por razones políticas y un grupo de 35 naciones se abstuvo en la votación. Se espera que la medida propuesta por Israel cuente con la ayuda del mundo árabe, entre otras regiones, ya que está en consonancia con la política de la ONU de erradicar el hambre y la pobreza. Irak expresó su objeción a la propuesta en nombre de los estados árabes, argumentando que Israel explotaba las necesidades de los países en desarrollo para lograr ganancias políticas con medidas “ilegales y destructivas”. Sin embargo, los estados árabes no votaron contra la medida.
El embajador de Israel ante la ONU, Ron Prosor agradeció a los miembros de la Asamblea General en respaldar la propuesta y destacó que el apoyo es un reconocimiento internacional a la contribución de Israel al mundo, particularmente en el campo de la tecnología. El diplomático acusó a las naciones árabes de intentar sabotear la iniciativa únicamente por el hecho de que fue presentado por Israel. Afirmó que mientras que Israel actúa para promover el progreso y la tecnología, las naciones opuestas hacen esfuerzos para preservar “la retórica y la ignorancia.”
El 75 por ciento de la población mundial vive en la pobreza y depende de la agricultura para sobrevivir. La propuesta israelí tiene como objetivo empoderar a las mujeres en las zonas rurales, promover la seguridad alimentaria y la educación de los agricultores, y retrasar los efectos del cambio climático.

Extraído de “Buscando La Verdad”