Israel había pedido que el lugar sagrado para el judaísmo desde hace más de 4 mil años, donde se encuentra enterrada la matriarca Rajel, esposa de Iaacov, fuera declarado patrimonio cultural judío, sin embargo la rama de las Naciones Unidas dedicada a la educación, la ciencia y la cultura, decidió declarar a la Tumba de Rajel, en Bet Lejem, como una mezquita, sagrada para los musulmanes. El primer ministro israelí, Biniamín Netanayah, y el Rabino del Kotel, Shmuel Rabinovich, expresaron sus críticas. “La UNESCO tergiversa la historia de Israel”. Históricamente, el lugar era llamado Tumba de Rajel, incluso por los musulmanes, que recién en 1996 comenzaron a utilizar el nombre de “Mezquita Bilal Abu Rabaj”.”Los intentos de desconectar al pueblo de Israel de su herencia son absurdos”, declaró Netanyahu. “Si los lugares donde están enterrados los patriarcas y matriarcas del pueblo judío- Abraham, Itzjak, Iaacov, Sara, Lea y Rajel- desde hace unos 4.000 años no son parte de la herencia judía, entonces qué es parte de nuestra herencia?”.

La Liga Antidifamación (ADL, por sus siglas en inglés) calificó como “altamente politizadas y parciales” las últimas resoluciones de la Unesco que cuestionan al gobierno de Israel por el control de lugares sagrados judíos en Belén y Hebrón, y respecto a las excavaciones arqueológicas en Jerusalem.
A través de un comunicado enviado a la Agencia Judía de Noticias (AJN), la ADL calificó como “muy politizada y con un sesgo unilateral contra Israel” las resoluciones del organismo dependiente de las Naciones Unidas.
La polémica surgió cuando Israel pidió que sea declarado patrimonio cultural judío al sitio donde se encuentra enterrada la matriarca Rajel, esposa de Iaacov.Ante este pedido, la Unesco, el área de las Naciones Unidas dedicado a la educación, la ciencia y la cultura, decidió declarar a la Tumba de Rajel, en Bet Lejem, como lugar sagrado musulmán, como parte de una serie de resoluciones aprobadas el pasado 21 de octubre.
En el comunicado, el ADL sostuvo que el organismo no puede “ignorar las conexiones bíblica, histórica y religiosa del pueblo judío” con estos sitios sagrados.”Las resoluciones aprobadas por el Consejo Ejecutivo respecto a los proyectos arqueológicos de Israel en Jerusalem y los lugares sagrados judíos en Belén y Hebrón, están muy politizadas y tienen un sesgo unilateral contra Israel”, dijo Abraham Foxman, director nacional del ADL.
La organización cuestiona a la Unesco porque criticó a Israel por las excavaciones arqueológicas en Jerusalem, pero no menciona el trabajo en los territorios controlados por la Autoridad Palestina llevados adelante por Al Aqsa que ha destruido importantes piezas arqueológicas y lugares.Las resoluciones de la Unesco afectan no solo a la Tumba de Rajel sino también la Tumba de los Patriarcas en Hebrón.
“La decisión de Israel para que designe a estos lugares santos los sitios del patrimonio judío refleja la importancia secular de estos sitios para el pueblo judío”, agregó Foxman.Asimismo, el dirigente apuntó que este pedido de Israel “no niega la conexión que tienen los musulmanes hacia estos sitios, ni tampoco tendrían que tener impacto en las negociaciones de paz” que el Estado hebreo lleva adelante con la Autoridad Palestina.
En una carta enviada a Irina Bokova, directora general de la Unesco, el ADL preguntó por qué la Junta Ejecutiva consideró necesario hacer un comentario sobre el bloqueo israelí a Gaza, su preocupación por la barrera de seguridad de Israel y la situación de los Altos del Golán.”Es preocupante que en gran medida una organización establecida para proteger los sitios históricos de todo el mundo se ocupe de cuestiones desde una perspectiva puramente palestina y musulmán”, protestó el ADL.GB