Boko Haram, el grupo radical islámico que rechaza todo lo occidental

Deja un comentario

Redacción
BBC Mundo
El temor a un incremento de la violencia en Nigeria se ha materializado este fin de semana con la muerte de más de 160 personas tras una oleada de ataques en el norte del país.
El grupo islamista Boko Haram ha asumido la autoría de los ataques cometidos en Kano, la segunda ciudad más poblada del país. Según un portavoz del grupo, estas últimas acciones violentas responden a la negativa de las autoridades de liberar a algunos de sus miembros detenidos
Boko Haram está en pleno enfrentamiento con el gobierno del presidente Goodluck Jonathan, aunque falta consenso sobre si el grupo tiene como objetivo la implantación de un estado islámico en Nigeria.
Según explica Farouk Chothia, de BBC África, los seguidores de Boko Haram tienen como guía el verso del Corán que dice: “Cualquiera que no esté gobernado según las enseñanzas de Alá se encuentra entre los transgresores”.
Boko Haram defiende una versión del Islam que prohíbe a los musulmanes (“haram” significa prohibido) participar en cualquier actividad política o social que tenga vínculos con lo occidental.
Esto incluye votar en las elecciones, vestir camisas y pantalones o recibir una educación secular.
Boko Haram percibe al estado nigeriano como un país gobernado por no creyentes, aún cuando el país tuviera en su momento un presidente musulmán.

Significado de Boko Haram
El nombre oficial del grupo es Jama’atu Ahlis Sunna Lidda’awati wal-Jihad, que en árabe significa “gente comprometida con la propagación de las enseñanzas del profeta y la Yihad”.
Los residentes de la ciudad de Maiduguri, en el noereste del país, donde el grupo nació y tenía su cuartel general, le pusieron el apodo de Boko Haram.
En una traducción libre del idioma local, el Hausa, Boko Haram se puede leer como “la educación occidental está prohibida”.
Boko significa originalmente falso pero pasó a traducirse como educación occidental mientras que haram significa prohibido.

Contra la educación occidental
Desde que el califato Sokoto, que gobernó partes de lo que es ahora el norte de Nigeria, Níger y el sur de Camerún, cayera bajo control británico en 1903, entre los musulmanes de la zona ha habido rechazo a la educación occidental.
Muchas familias musulmanas se niegan a enviar a sus hijos a las “escuelas occidentales” públicas, un problema acrecentado por la élite gobernante que no ve la educación como una prioridad, dice el periodista de la BBC, Farouk Chothia.
En este contexto, el carismático clérigo musulmán Mohamed Yusuf fundó Boko Haram en Maiduguri.
Corría el año 2002 y Yusuf creó un complejo religioso que incluía una mezquita y una escuela islámica, donde familias musulmanas pobres de toda Nigeria y de países vecinos matricularon a sus hijos.
¿Es la educación el único interés de Boko Haram? Hay quienes consideran que no y sostienen que su objetivo político es instaurar un estado islámico, dato que el grupo negó durante las conversaciones de paz del pasado mes de septiembre.
Según aseguraron sus portavoces en aquel momento, Boko Haram lucha por que se haga justicia y se eliminen las desigualdades sociales.

Recrudecimiento de la violencia
En 2009 Boko Haram encadenó una serie de ataques contra estaciones de policía y otros edificios gubernamentales en Maiduguri.
Esto condujo a tiroteos en las calles de la ciudad. Murieron cientos de simpatizantes de Boko Haram y miles de residentes abandonaron el lugar.
Las fuerzas de seguridad lograron el control de la sede central del grupo. Allí capturaron a muchos de sus miembros y detuvieron a su líder Yusuf, quien murió bajo custodia policial.
Su cuerpo apareció en la televisión pública y las fuerzas de seguridad declararon el fin de Boko Haram.
Pero sus miembros se reorganizaron bajo un nuevo líder y en 2010 atacaron una prisión en Maiduguri, de la que liberaron a cientos de partidarios del grupo. La ofensiva se recrudeció como represalia por la muerte de Yusuf.
Hasta hace unos meses, el sello habitual de los ataques de Boko Haram era el uso de hombres armados que desde sus motocicletas disparaban a policías, políticos y cualquiera que criticara al grupo. Esto incluye a clérigos de otras tradiciones musulmanas y un predicador cristiano.
La estrategia cambió y el grupo ha cometido ataques masivos en diferentes partes del norte de Nigeria, con lo que afianza su presencia en la región y aviva las tensiones entre musulmanes y cristianos.
En un vídeo de 15 minutos colgado hace pocas semanas en youtube, el actual líder del grupo, Abubakar Shekau, justificó los ataques contra cristianos y dijo que los hacen como venganza por otros ataques cometidos contra musulmanes.
También aseguró que su grupo no será derrotado por las fuerzas de seguridad.
La preocupación internacional crece conforme aumenta la actividad de Boko Haram. En noviembre del año pasado, el Congreso de Estados Unidos publicó un informe en el que se advierte que Boko Haram es una amenaza emergente para EE.UU. y sus intereses.
El informe dice que Boko Haram puede estar estableciendo lazos con grupos vinculados a Al Qaeda en África, pero el grupo lo niega.

Caldo de cultivo para grupos radicales
Los expertos recuerdan que el norte de Nigeria tiene historial en el surgimiento de grupos similares a Boko Haram y dicen que la amenaza sólo desaparecerá si el gobierno nigeriano consigue reducir la pobreza crónica de la región y construye un sistema educativo que se gane el apoyo de los musulmanes locales.
La táctica del presidente Jonathan se ha calificado de “estrategia del palo y la zanahoria” y ha recibido numerosas críticas de la oposición y otros sectores del país por la falta de resultados.
A pesar de su riqueza en recursos naturales, Nigeria es uno de los países más desiguales del mundo, según Naciones Unidas.
La pobreza del norte, recuerda Farouk Chothia, contrasta con la situación de los estados más desarrollados del sur.
Tener una de las mayores reservas de petróleo no garantiza la riqueza y el bienestar de los habitantes de un país.
La población nigeriana vive con una media de 2 dólares al día. Muchos de los hogares no tienen electricidad ni agua corriente.
Pese a que las reservas petroleras nigerianas se mantienen estables en las últimas décadas, el país no cuenta con refinerías para procesar el petróleo, por lo que se ve forzado a exportar todo su crudo e importar gasolina y otros productos ya refinados.
En este contexto, el gobierno del presidente nigeriano Goodluck Jonathan -que recibe el 80% de sus ingresos del petróleo- despertó la ira de los ciudadanos al eliminar, desde el 1 de enero, el subsidio a la gasolina vigente hasta ahora.
Esta decisión se traduce en un considerable aumento del precio de los combustibles: de 40 a 95 centavos de dólar por litro de gasolina.
Con esta subida, ha aumentado también el precio de los alimentos y el transporte, lo que deja a la población nigeriana en una situación muy delicada.

El Fin del Cristianismo Árabe

Deja un comentario

En el nuevo e islámico Medio Oriente, el cristianismo se está convirtiendo, rápidamente, en cosa del pasado
Bienvenido a un Medio Oriente libre de cristianos. El cristianismo árabe está cerca de su extinción en todas partes. “El cristianismo en Irak podría ser erradicado durante nuestra vida, en parte como resultado de la retirada de las tropas de EE.UU.”, declaró Leonard Leo, presidente de la Comisión sobre Libertad Religiosa Internacional de EE.UU.
Hasta 900.000 cristianos ya han huido del país desde 2003, según un reciente estudio realizado por Minority Rights Group International. Benjamin Sleiman, arzobispo de Bagdad, también habló de “la extinción del cristianismo en Medio Oriente”.
En Egipto, 100.000 cristianos ya han abandonado el país tras la caída de Hosni Mubarak, a principios de este año. La Unión Egipcia de Derechos Humanos ha denunciado este “éxodo masivo”. Esta semana, las autoridades egipcias arrestaron a Gamal Massoud, un estudiante cristiano copto, acusado de publicar en Facebook un dibujo del profeta del Islam, que desencadenó dos días de violencia en el sur de Egipto; Mientras tanto, los musulmanes atacaban la casa de Massoud y gritaban “Allahu akbar” o “Dios es Grande”.
En Siria, los principales líderes cristianos apoyan el baño de sangre de Bashar al Assad, por temor a una toma de control islámico por parte de la Hermandad Musulmana. El Patriarca Católico de Líbano, Bechara Rai, bendijo a Assad como un “reformador”, mientras que el obispo ortodoxo griego, Louqa al-Khouri, organizó espectáculos ecuménicos para apoyar al régimen.
Por primera vez en la historia de Siria, el actual Ministro de Defensa, Dawud Rajha, es un cristiano. Sin embargo, esto no es un signo de poder sino, más bien, de desesperación. Adnan al-Aroor, el sheikh sirio que se convirtió en la voz religiosa de la sublevación contra Assad, está instando a sus seguidores a “destrozar, picar y dar de comer a los perros” la carne de los cristianos que apoyan al régimen”.
A partir de 2005, las marionetas sirias en Líbano desataron una campaña terrorista contra los cristianos de Líbano. Políticos y periodistas cristianos fueron asesinados y se detonaron bombas en zonas cristianas.
En otros lugares, en Gaza, los 3.000 cristianos que quedan son objeto de persecución y muerte. Mientras tanto, cada año, unos 1.000 palestinos cristianos abandonan Belén, su ciudadela. En una reciente celebración de Navidad, organizada por el movimiento Fatah, Mohammad Shtayyeh, un miembro del comité central, hizo un llamamiento a los cristianos a “permanecer en la tierra.”

El tigre devora al cordero
El proceso de erradicación se inició inmediatamente después que Yasser Arafat asumió el control de la Autoridad Palestina. Sitios y cementerios cristianos fueron profanados por musulmanes. Consignas como “el Islam ganará” y “Primero la gente del sábado, después la gente del domingo” eran pintadas en las paredes, y se colgaban banderas de la OLP sobre cruces de Jesús.
Ahora que la mezcla nasserista de socialismo y secularismo está superada por la farsa islamista de la “Primavera Árabe”, los cristianos están desapareciendo de su cuna.
Los cristianos están pagando la elección apaciguadora anti-Israel: alimentan el cocodrilo islámico, con la esperanza que serán los últimos en ser devorados. Muchos ministros, en todos los regímenes anti-sionistas de la Media Luna Fértil, fueron cristianos: por ejemplo, Tariq Aziz, ex vice primer ministro iraquí, y Michel Aflaq, el cofundador del Partido Baas, que desempeñó un papel fundamental en la historia, tanto de Irak como de Siria.
Por otra parte, cristianos árabes como George Habash y Nayef Hawatmeh, surgieron como los comandantes terroristas más eficaces. Está también la cabeza de la Iglesia Copta, el Pope Shenouda III, que es una feroz figura antisemita. Mientras tanto, en Líbano, los movimientos cristianos del general Michel Aoun y Sleiman Frangieh, son aliados de Hezbollah. Los cristianos también han sido parte de los consejos municipales encabezados por Hamas.
No obstante, ahora el tigre islámico está devorando al cordero cristiano. De hecho, la era cristiana en Medio Oriente está llegando a su fin.

Por Giulio Meotti, periodista de Il Foglio, es el autor del libro “Una Nueva Shoá: La Historia Jamás Contada de Las Víctimas del Terrorismo en Israel”
http://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-4171336,00.html
Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld
Difusion: http://www.porisrael.org

Israel condena “en los términos más enérgicos” atentados terroristas contra tres iglesias en Nigeria

Deja un comentario

Israel condenó “en los términos más enérgicos” el quíntuple atentado terrorista de hoy, domingo, contra tres iglesias de Nigeria en el día de Navidad, que asesinó a decenas de personas, y ofreció suministros médicos para atender a los centenares de heridos (foto).
“El gobierno de Israel expresa sus condolencias al gobierno de Nigeria, al pueblo nigeriano y a los familiares de las víctimas y les desea una pronta recuperación a los heridos”, señaló el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.
Las relaciones de Israel con varios países africanos han mejorado notablemente en los últimos años, en parte debido al interés común de combatir el terrorismo musulmán radical.

La cifra de muertos en la iglesia de Santa Teresa, en Madalla (Estado de Níger), en las inmediaciones de la capital Abuya, asciende a 25 personas, aunque la cifra podría aumentar, según informaron a la NAN responsables de los equipos de rescate.
El coordinador de la Agencia Nacional de Emergencias de Nigeria (NEMA), Slaku Luggard, informó a la NAN de que 25 cuerpos sin vida han siso recuperados hasta el momento entre los restos de la explosión, que sacudió a primera hora de la mañana el tempo católico.
Luggard afirmó que el número de víctimas podría aumentar a medida que se desarrollen las labores de rescate.
Según testigos citados por la agencia de noticias nigeriana, unos 200 asistentes a los servicios religiosos en Santa Teresa permanecen desaparecidos.
La Policía ha confirmado además la muerte de un agente en una segunda explosión en la ciudad de Jos (Noreste de Nigeria), que tenía como objetivo otro templo cristiano, la Iglesia del Monte de Fuego y los Milagros.
Un tercer ataque, en la ciudad de Damaturu, capital del estado norteño de Yobe, a causado al menos tres muertos.
Según fuentes policiales, dos bombas fueron explosionadas en Damaturu, ciudad en la que durante la pasada semana han muerto al menos 61 personas en enfrentamientos entre Boko Haram y las tropas nigerianas.
En la primera explosión, un terrorista suicida y al menos dos soldados fallecieron en un atentando con coche bomba contra el Centro de Operaciones del Ejército en la ciudad.
Aun se desconoce el alcance del segundo ataque, perpetrado contra una comisaria de policía de la ciudad.
El grupo islamista Boko Haram se atribuyó hoy la ola atentados mortales contra iglesias católicas en Nigeria durante la celebración de la Navidad cristiana, informó hoy el diario nigeriano Sunday Trust.
El norte de Nigeria se ha visto azotado este año por atentados atribuidos al grupo radical Boko Haram.
Este grupo, cuyo nombre significa “La educación no islámica es pecado”, se responsabilizó del atentado del pasado agosto contra la sede de la ONU en Abuya, en el que murieron 24 personas.
Con alrededor de 150 millones de habitantes, que forman parte de más de 200 grupos tribales, Nigeria, el país más poblado de África, sufre múltiples tensiones por las profundas diferencias políticas, religiosas y territoriales existentes entre sus comunidades.

¿Quién defiende a los cristianos?

Deja un comentario

Hoy me corresponde romper lanzas en de­fen­sa de los cristianos. La falta de reacción in­ternacional ante la brutal sangría sufrida por los cristianos en Irak en meses recientes se pue­de calificar de cobarde, lamentable, genocida, in­humana, y más. Una ola de ataques y aten­ta­dos contra casas e iglesias de las comunidades cris­tianas ha dejado un saldo que ronda el cen­te­nar de muertos.

Los culpables: Al Qaeda y grupos afines, co­mo el denominado Estado Islámico de Irak, los cua­les llegaron a lanzar un ultimátum en el que ame­nazan a los cristianos con matarlos donde es­tén.

Aunque el primer ministro iraquí Nuri-al-Ma­­liki ha condenado la violencia, ni Bagdad ni Wa­shington han hecho esfuerzos suficientes pa­ra parar esta masacre. Se estima que el 60 por cie­nto del millón de cristianos que vivían en Irak an­tes de 2003 han abandonado el país o han si­do asesinados.

Los cristianos caldeos y asirios de Irak, ha­bitantes principalmente de Bagdad y de Mosul —co­nocida como Nínive en la Biblia—, y mu­chos de ellos hablantes del arameo, se han sen­ti­do desprotegidos y han huido de unas tierras que habitaban desde hace más de dos mil años, si­glos antes de que los musulmanes llegaran a la re­gión. El arzobispo sirio-ortodoxo Athanasios Da­wood, máximo dirigente de los cristianos ira­quíes residentes en Reino Unido, llamó a sus co­rre­ligionarios a huir de la persecución a la que es­tán sometidos y “escapar de una limpieza ét­ni­ca premeditada”. Lamentablemente, a estos cris­tianos solo les queda elegir entre la desapa­ri­ción y su supervivencia. Son una presa fácil por­que no tienen detrás ningún grupo armado que los proteja.

La explicación de dicha persecución no de­be­ría reducirse a una mera consecuencia de la gue­rra y posguerra de Irak, porque su cacería no se limita a Irak, sino que va desde Pakistán has­ta Marruecos, pasando por Egipto, Nigeria, Fi­li­pinas, Turquía y muchos otros territorios is­lá­micos. En algunos casos el acoso es guber­na­men­tal, en otros la violencia es local, y cada vez más está asociada al islamismo radical.

En Jos (Nigeria), casi un centenar de cris­tia­nos resultaron heridos cuando acudían a ce­le­brar la Nochebuena, víctimas de dos bombas ac­tivadas por la facción islamista Boko Haram. En Filipinas, en la isla de Jolo, un grupo de re­bel­des vinculados a Al Qaeda hizo estallar un ar­te­facto explosivo en una iglesia durante la cele­bra­ción de la misa, provocando heridas de di­ver­sa gravedad entre los fieles.

Hace unos meses, el presidente de la Confe­ren­cia Episcopal turca fue asesinado por su cho­fer, según el mandato coránico contra los in­fie­les y al grito de “Alá es grande”. En un aten­ta­do que tiene el sello de Al Qaeda, 21 personas mu­rieron y 79 resultaron heridas al estallar una bom­ba frente a un templo cristiano en el barrio de Sidi Bishr, en la ciudad egipcia de Alejandría.

Las cifras de la “cacería al cristiano” en el mun­do islámico están creciendo de forma alar­man­te, dando lugar a un exilio galopante desde paí­ses que son históricos para el Cristianismo. El denominador común es que, a pesar de ha­bi­tar esas tierras desde antes de la llegada del Is­lam, se les acusa de pro-occidentales y se les se­ña­la en ocasiones como grupos pagados o envia­dos por Occidente. De esta forma son consi­de­ra­dos como impuros y parásitos de las naciones.

¿Y cómo han reaccionado los occidentales? Si­­lencio en la Casa Blanca, tanto de la secre­taria de Estado como del presidente Obama, que aun se atrevía, en plena ola de atentados contra cris­tia­nos en Bagdad, a hablar en Yakarta de con­vi­ven­cia y tolerancia entre el Islam y el Cristia­nis­mo. Silencio también de muchos gobiernos eu­ro­peos que hace tiempo ya olvidaron su he­ren­cia y sus valores morales e intelectuales. La laica Fran­cia es la única que destaca en su apoyo a los cristianos de Oriente, acogiendo a las vícti­mas sobrevivientes de los últimos atentados.

Los occidentales permanecen callados, cie­gos y sordos ante esta situación tan grave. Dete­ner la persecución de los cristianos no occi­den­ta­les simplemente nunca ha entrado en sus agen­­das, y no parece que lo vaya a hacer. Sus des­velos los reservan para otros asuntos más acor­­des con sus intereses económicos o geo­po­lí­ticos inmediatos. Su estrechez de miras solo es com­parable con su carencia de sentimientos no­bles y su connivencia con la barbarie del te­rror. El miedo es libre y la codicia ilimitada. Por eso no hablan quienes “defienden al pueblo pa­les­tino” y denigran de Israel y el pueblo judío a ca­da paso, izquierdosos insensibles ante el dra­ma de sus propios correligionarios.

Moisés Garzón Serfaty / mgarzon@poliprima.com

Navidad en Tierra Santa

Deja un comentario

Los católicos de Tierra Santa y miles de peregrinos de todo el mundo festejaron la Navidad en Belén, Jerusalén y Nazaret como epicentros de los actos religiosos más importantes, y bajo el mensaje de paz y coexistencia que envió en su homilía navideña el patriarca latino, Fuad Twal.

Las oraciones, misas y peregrinaciones fueron constantes en todos los lugares relacionados con la Navidad, particularmente Belén, ciudad en la que está ubicada la Basílica de la Natividad, principal centro religioso visitado por los creyentes.

Allí fue donde tuvo lugar la principal concentración de feligreses para la Misa del Gallo, en la que Twal aprovechó la homilía para enviar al mundo un mensaje a cristianos, judíos y musulmanes, las tres confesiones con intereses en Tierra Santa.

Ante las decenas de miles de personas que pasaron la Navidad en Belén, el máximo dirigente en la zona de la iglesia Católica destacó que su esperanza en estas navidades es que “Jerusalén se convierta en un ejemplo de armonía y coexistencia entre las tres religiones monoteístas”.

Twal dirigió la Misa del Gallo en la Iglesia de Santa Catalina, la sección católica del complejo de la Basílica de la Natividad, que está situada sobre la gruta en la que la tradición sitúa el nacimiento de Jesús.

Miles de feligreses se concentraron en el interior de la Iglesia para el servicio, trasmitido a todo el mundo en directo, y otras decenas de miles lo hicieron en la Plaza del Pesebre.

Twal pidió para el año entrante que “el repicar de las campanas de nuestras iglesias eclipse el tronar de los cañones” y exhortó al diálogo como vía para apartarse del fundamentalismo.

“El hijo de Belén nos recuerda que el primer mandamiento es el amor”, agregó el religioso, para quien el “perdón” y la “reconciliación” son la clave para resolver los problemas del mundo.

A la misa asistieron el presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmud Abás, y el primer ministro Salam Fayad, así como los representantes de las potencias europeas custodios de Tierra Santa: España, Italia, Bélgica y Francia.

El presidente de la AP aprovechó la oportunidad para desear que el año entrante sea el del Estado palestino independiente.

“Esperemos que el año que viene sea un año de paz y que se establezca el Estado palestino independiente con Jerusalén como capital, al lado de Israel en paz y seguridad”, subrayó.

Y aunque es musulmán, Abás se declaró como “buscador de la paz en el camino de Jesús”.

Belén vivió uno de los momentos más culminantes de su historia más reciente, con una masiva afluencia de peregrinos y turistas que han inundado sus calles y llenado sus hoteles.

Según estadísticas del Ministerio de Turismo de la AP, hasta 100.000 turistas de desplazarán a la ciudad en el período que se extiende desde la Navidad católica hasta la armenia, el próximo 18 de enero, una afluencia que, de confirmarse, batiría todos los récords.

Un fuerte apoyo para la menguante población cristiana de la ciudad que vio nacer a Jesús, que pasó de ser una mayoría del 90 por ciento a comienzos del siglo pasado, a convertirse hoy en día en una minoría que no supera el 40 por ciento de sus 25.000 habitantes.

Según diferentes estadísticas, la población cristiana en Tierra Santa ronda las 190.000 personas, de las que unas 40.000 residen en Cisjordania, 3.000 en la franja de Gaza, y los restantes en el territorio israelí.

Nazaret, otro de los centros de peregrinaje, en el norte de Israel, alberga el templo cristiano más grande de Oriente Medio, la Basílica de la Anunciación,

Allí se venera un pozo de agua donde, según la creencia, la Virgen María recibió el anuncio del nacimiento de su divino hijo por el arcángel Gabriel. EFE y Aurora

Situación Cristiana en Medio Oriente

Deja un comentario

Arzobispo: Inmigrantes cristianos son discriminados en Oriente Medio
El arzobispo de Adis Abeba, Berhaneyesus Demerew Souraphiel, denunció en el Sínodo de Obispos para Oriente Medio que una gran mayoría de los cristianos inmigrantes en esa zona son explotados y sufren abusos y que muchos cambian sus nombres por musulmanes para poder integrarse.
La inmigración de cristianos desde numerosas partes del mundo a países de mayoría musulmana de Oriente Medio y la emigración de cristianos hacia Occidente marcaron esta cuarta jornada del Sínodo, que se prolongará hasta el 24 de octubre y al que asisten 185 obispos de la zona.
Souraphiel, presidente de la conferencia episcopal de Etiopía y Eritrea, dijo que de los 80 millones de habitantes que tiene su país, la mitad tiene menos de 25 años y que el gran desafío al que enfrentan es la pobreza y el desempleo, lo que lleva miles de ellos a emigrar.
La mayor parte de las mujeres, precisó, emigran a Oriente Medio, para trabajar como empleadas domésticas, al no tener una formación profesional.
“Para facilitar sus desplazamiento, los cristianos se ven obligados a cambiar sus nombres cristianos en nombres musulmanes y se visten como tales. De este modo, se les fuerza indirectamente a negar de sus raíces y su herencia cristiana”, denunció el prelado.
Agregó que aunque hay sitios donde son bien tratado, “la mayoría de los cristianos son explotados y sufren abusos”.
Denunció que en Arabia Saudí no se permite enterrar a los cristianos y que cuando mueren sus cuerpos son embarcados hacia Etiopía para ser enterrados allí.
El arzobispo sugirió que se pida a las autoridades de ese país, donde no se puede ejercer el cristianismo públicamente, que permitan la creación de un cementerio para los cristianos.
“La emigración moderna se está convirtiendo en una esclavitud moderna”, denunció Souraphiel.
En esta jornada también intervino el obispo maronita (iglesia de rito oriental en comunión con Roma), Bechara Rai, del Líbano, que se refirió a la división de los cristianos en ese país, tanto en el plano confesional como político “y nadie tiene un proyecto aceptable para todos”.
En Líbano, manifestó el obispo Rai, están presenten iglesias ortodoxas, católicas y evangélicas y cada una tiene su propio patrimonio litúrgico, teológico y espiritual, lo que dificulta la presencia “eficaz y efectiva” de los cristianos.
También denunció la fuerte división en el mundo árabe entre chiítas y suníes. Subrayó la coalición por parte suní entre Arabia Saudí, Egipto y Jordania y entre Irán y Siria por parte chiita.
Esa división, precisó, se ha transformado en conflicto sangriento en Irak.
El obispo maronita abogó por la separación entre la religión y el Estado.
Los cristianos son apenas el 1,6 por ciento de la población de Oriente Medio y viven entre los mayoritarios musulmanes y judíos. El obispo maronita Gregory John Mansour, que se encarga de los cristianos de esa iglesia que viven en Estados Unidos, dijo que al igual que los primeros cristianos, los actuales se enfrentan a “desafíos similares” y “nuestra posibilidades parecen pocas”.
Mansour abogó por potenciar el diálogo con musulmanes y judíos, en la misma línea que se pronunció durante su intervención el arzobispo de Sidón de los greco-melquita (Líbano), Elie Bechara Haddad, que dijo que es necesario modificar el discurso sobre el islam, “para distinguir claramente entre islam e integrismo”.
Esa distinción, subrayó, facilita el diálogo con los musulmanes, “para que nos ayuden a continuar en nuestra tierra. EFE
Culpan al conflicto árabe-israelí del éxodo cristiano en O. Medio
El Patriarca de Antioquía de los Greco-Melquitas, Gregorios III Laham, advirtió en el Sínodo de Obispos para Oriente Medio de que, si los cristianos abandonan esa zona, cualquier ocasión es propicia para un “choque destructivo entre el Oriente árabe musulmán y el Occidente cristiano”.
Gregorios III Laham, arzobispo de Damasco y jefe de esa iglesia oriental en comunión con Roma, denunció en el sínodo, que se celebra en el Vaticano, que la presencia cristiana en el mundo árabe está amenazada por las guerras que se abaten sobre esta región cuna del cristianismo.
La causa principal, según el patriarca, es el conflicto israelí-palestino, que ha propiciado, precisó, los movimientos integristas, Hamás e Hizbollah.
También incluyó las discordias internas, el lento desarrollo y la pérdida de esperanza entre los jóvenes, que representan el 60% de la población de los países árabes, y, sobre todo, la emigración.
La emigración de cristianos, según Gregorios III Laham, puede propiciar una sociedad árabe monocolor, “únicamente musulmana, frente a una sociedad europea llamada cristiana”.
“Si esto ocurriera y Oriente se vaciara de sus cristianos, ello significaría que cualquier ocasión será propicia para un nuevo choque de culturas, de civilizaciones e incluso de religiones, un choque destructivo entre el Oriente árabe musulmán y el Occidente cristiano”, afirmó.
El patriarca agregó que el papel de los cristianos es crear una atmósfera de confianza entre Occidente y el mundo musulmán para trabajar por un nuevo Oriente Medio sin guerra.
Gregorios III hizo un llamamiento a los cristianos a que se queden en la tierra donde nació, vivió y murió Cristo y abogó por una separación entre Iglesia y Estado, entre identidad árabe, democracia, nación árabe o nación musulmana.
Asimismo aseguró que proponer al islam como única o principal fuente de legislación es un obstáculo para la igualdad de los ciudadanos ante la ley.
En esta tercera jornada de sínodo, que se prolongará hasta el 24 de octubre y al que asisten 185 obispos, también intervino el cardenal John Patrick Foley, gran maestre de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén, quien manifestó que cuanto más tiempo pase más difícil será encontrar una paz duradera y solucionar el conflicto palestino-israelí.
Foley subrayó que la creación de asentamientos israelíes hace cada vez “más difícil” la construcción de un Estado palestino “factible e integral”.
Todos los obispos que participaron en la jornada abogaron por la necesidad de que los cristianos, que apenas son el 1,6 por ciento de la población, se queden allí y subrayaron que están llamados a trabajar por la paz y la reconciliación.
A este respecto, el secretario general del comité para el diálogo Islam-Cristianismo, Harés Chebab, aseguró que el éxodo, que en las últimas décadas se ha cuadruplicado, no puede atribuirse a motivos económicos, ya que entonces -subrayó- toda la región se habría despoblado.
“Es evidente que la discriminación, la persecución en ciertos lugares, el miedo en otro, la falta de libertad y la desigualdad de derechos están en la base de ese movimiento”, manifestó durante su intervención.
El Patriarca de Jerusalén de los Latinos, Fouad Twal, dijo que la comunidad cristiana de Tierra Santa, a la que llamó “Iglesia del calvario”, sufre a causa de la violencia y la inestabilidad e instó a los cristianos de todo el mundo a visitarla y ayudarla para que no se convierta en un “museo al aire libre”.
El obispo de Reikiavik, Pierre Burcher, indicó que el problema de la emigración sólo se solucionará cuando se resuelva el conflicto israelí-palestino y se mostró a favor de que Jerusalén sea una ciudad abierta, de las tres religiones monoteístas.
El ministro general de la Orden Franciscana de los Frailes Menores, el español José Rodríguez Carballo, propuso que se elabore un catecismo único para todos los católicos de Oriente Medio, repartidos en una docena de iglesias de rito oriental, y que se potencie con fuerza el diálogo ecuménico e interreligioso.
El arzobispo de Teherán de los caldeos, Ramzi Garmou, abogó para que las iglesias orientales no vivan en guetos.
Por primera vez en la historia de un Sínodo, participaron dos líderes religiosos musulmanes: Muhammad Al Sammak, consejero del mufti (máxima autoridad islámica) de Líbano, y el ayatolá iraní Seyed Mostafa Mohaghegh Ahmadabadi.
Los palestinos cristianos tienen un alto porcentaje de emigración comparados con los palestinos musulmanes. Los árabes cristianos en Cisjordania y en la Franja de Gaza se redujeron de un veinte por ciento de la población en la Segunda Guerra Mundial a menos del 1.7 por ciento. Decenas de miles han abandonado sus sitios sagrados y su ancestral propiedad para vivir en el exterior.
En cambio, la población cristiana de Israel ha crecido en términos reales desde 34 mil en 1948 a cerca de 130 mil en 2005. Actualmente, en el país, los cristianos árabes suman 123 mil almas en tanto que los cristianos no árabes suman 29 mil.
En tanto, los católicos específicamente constituían el 3.8 por ciento de la población, en 1980; mientras que en 2008 eran solamente 1.82 por ciento. EFE y Aurora

La huella indeleble de los cruzados en Jerusalem

Deja un comentario

La huella de los cruzados continúa indeleble en la ciudad antigua de Jerusalén a pesar del corto espacio de tiempo que estuvieron en ella, poco más de cien años, y las sucesivas conquistas en los ocho siglos siguientes.
El edificio más emblemático de aquella época es el Santo Sepulcro, cuya reconstrucción en el siglo XI, después de haber sido devastado por orden del califa fatimí Huseín al-Hakim Bi-Amrillah en 1009, alentó la Primera Cruzada.
“La llegada de los cruzados relanzó la construcción cristiana y en su día fue una obra de muchísima envergadura”, explica George Hintlian, experto en la historia de ciudad.
De poco más de cincuenta años y origen armenio, una de las comunidades más antiguas de Jerusalén, Hintlian es desde niño un apasionado de la ciudad y conoce al dedillo la historia de cada una de sus piedras.
En un tour por sus estrechas callejuelas, en el que muestra las inscripciones y señales más extraordinarias que dejaron cada uno de los pueblos que la conquistaron, cuenta que “para nuestra suerte, ni los cruzados destruyeron las mezquitas, ni, un siglo después, Saladino destruyó las iglesias”.
Ello permite apreciar en la actualidad la profunda huella de los cruzados, que bajo bandera de la Iglesia controlaron la ciudad desde 1099 a 1187, y más adelante, de 1228 a 1244.
Hospicios, refugios, comedores, mercados y más de noventa iglesias son la imagen de marca de una ciudad medieval que llegó a contar en el siglo XII con 28.000 habitantes y que, salvo por su curiosa mezcla occidental-oriental, no dejaba de ser una “ciudad medieval típica”, a decir del experto.
“Es difícil saber cómo era Jerusalén antes de los cruzados porque sólo tres viajeros nos dejaron sus crónicas, pero desde entonces se puede decir que poco ha cambiado y hasta sus tres mercados siguen aquí y aún con la misma funcionalidad”, señala.
Incluso la división actual en barrios étnico-religiosos -hoy cristiano, armenio, musulmán y judío-, se origina en aquella época, y entre los restos se puede observar la identidad de sus ocupantes hace ocho siglos.
El barrio judío, por ejemplo, era el de los francos y en él quedan aún en pie los restos de un hospicio y frescos de por lo menos seis iglesias antiguas que engalanan oscuros subsuelos de modernos edificios.
La huella cruzada se halla varios metros por debajo de la superficie actual, pero emerge con claridad en excavaciones que han llegado hasta los estratos del período romano.
El cardo, epicentro de la actividad comercial desde tiempos romanos y bizantinos, alberga tres cavidades cuyos dinteles y pilares son de la época cruzada, prueba de que se siguieron empleando varios siglos.
“No es difícil imaginar lo que era Jerusalén en aquellos días, con la llegada incesante de miles de peregrinos cristianos que necesitaban alojamiento, comedores, lugar para sus oraciones y hasta hospitales”, sugiere Hintlian sobre uno de los períodos más decisivos de la ciudad.
Bajo orden papal y la promesa de una “indulgencia divina”, los caballeros cruzados salían de Europa a proteger los lugares santos cristianos ocupados por un Islam en constante expansión y que controlaba Tierra Santa desde hacía casi cuatro siglos.
“En aquella época -matiza Hintlian- Jerusalén era una ciudad en la que la vida y todas la actividad giraba en torno a la mezquita de Al-Aksa (tercera en la jerarquía islámica) y el Santo Sepulcro”.
Los caballeros se organizaban en órdenes religiosas, como la de los Templarios o la de San Juan, y cada una tenía su sector para desarrollar su misión y recibir a los fieles.
“Era una ciudad bien planificada”, subraya el especialista, mientras, cada decenas de metros, se detiene para señalar algún detalle casi imperceptible que revela la herencia de estas órdenes: una cruz medieval, un rosetón o una mera letra que alude a los antiguos ocupantes del lugar.
La mezcla de culturas y estilos arquitectónicos aflora en la decoración religiosa, con elementos cruzados que impregnan pórticos de mezquitas, bien por influencia artística o por la reincorporación de restos de épocas anteriores.
Es el caso de un rosetón de una de las entradas a la mezquita de Omar, o de las profundas cavidades que rodean el perímetro exterior del Santo Sepulcro, hoy usadas para el comercio.
Son todos ellos testigo mudo de las eternas y feroces luchas por una ciudad conquistada más de veinte veces a lo largo de sus tres mil años de historia, y que aún es motivo de discordia religiosa, como en las cruzadas. EFE

Extraído de Aurora Digital

Older Entries