Chile. La Ley Antidiscriminación no incluye al antisemitismo como una forma de discriminación

Deja un comentario

La Comunidad Judía de Chile lamentó que la nueva Ley Antidiscriminación aprobada por el Parlamento chileno no incluye al antisemitismo como una forma de discriminación.
“Nos sentimos en deuda con nosotros mismos ya que la ley finalmente no contiene el antisemitismo como una forma de discriminación como existe en otros países”, afirmó Marcelo Isaacson, director Ejecutivo de la Comunidad Judía de Chile, en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias (AJN).
La Ley Antidiscriminación fue aprobada en el Senado con 25 votos a favor y tres en contra. Otros tres legisladores se abstuvieron. En tanto que en Diputados, fue sancionada con 90 votos favorables, 16 en contra y tres abstenciones.
“En cierta manera estamos conformes porque llevamos muchos años trabajando para que tengamos una ley antidiscriminación en Chile, y esta ley es mejor que nada, pero como otras leyes no es perfecta”, apuntó el dirigente.
No obstante, Isaacson confirmó que la comunidad judía de Chile seguirá “trabajando para mejorar esta ley y ojalá en un futuro contenga el antisemitismo como una forma de discriminación”.
“Conjuntamente con esto, el próximo objetivo en temas legislativos es poder sacar la ley que condena la incitación al odio, ya que muchos personajes públicos de Chile y parlamentarios de origen palestino usan sus cargos públicos para generar el odio hacia los judíos e Israel a través de sus declaraciones tanto en el Congreso de la república como en los medios de comunicación”, afirmó el dirigente comunitario.
El proyecto de Ley Antidiscriminación comenzó a ser tramitado en 2005, impulsado por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), y desde entonces había permanecido empantanado en el Parlamento.
De acuerdo a datos oficiales, en estos siete años se denunciaron 823 casos de discriminación, algunos brutales, 17 asesinatos basados en la orientación sexual o en la identidad de género.
El tema se convirtió en el centro del debate político en Chile a raíz del caso de Daniel Zamudio, un joven chileno de 24 años salvajemente torturado y asesinado por un grupo neonazi en marzo pasado por su condición homosexual.

“Nada ni nadie devolverá la vida a nuestro hijo Daniel Zamudio que fue torturado y asesinado solo por ser homosexual. Sin embargo, el proyecto servirá para prevenir y enfrentar discriminaciones que afecten a otros jóvenes y eso nos da cierta paz”, expresó la familia del joven en una carta pública.
Lo cierto es que la Ley Antidiscriminación generó un fuerte cruce entre la dirigencia de la comunidad judía y el senador Eugenio Tuma Zedan, quien en su momento sostuvo que “Chile no tendría Ley Antidiscriminación porque los judíos quieren una ley especial”.
“La Comunidad Judía de Chile ha impulsado dicho proyecto (de Ley Antidiscriminación) desde sus más remotos orígenes para evitar la discriminación respecto de todas las personas, cualquiera que sea su origen, etnia, religión sexo, orientación sexual, nacionalidad, género, sin distinción alguna”, respondió la comunidad al legislador a través de un comunicado con la firma de su presidente, Shai Agosin.
Más allá de esta controversia, la ley fue aprobada aunque no terminó de alcanzar las aspiraciones de la comunidad judía.

Anuncios

Murió Daniel Zamudio, el joven atacado por un grupo neonazi

Deja un comentario

Había recibido una brutal golpiza el pasado 3 de marzo y desde entonces luchaba por su vida. Sus agresores, que además quisieron marcarle esvásticas en su piel, fueron imputados y serían acusados de homicidio

El joven se encontraba con muerte cerebral y falleció a las 19:45, hora local, según confirmaron directivos del Hospital de Urgencia de la Asistencia Pública.
La noticia, que era esperada desde el fin de semana debido a su gravísimo estado de salud, fue recibida con dolor en el frontis del hospital.
El director del recinto hospitalario, Emilio Villalón, señaló que en la tarde se le realizó el test de apnea, que resultó positivo, y le dio las condolencias a la familia de Zamudio.
El presidente chileno, Sebastián Piñera, se refirió al hecho en su cuenta de Twitter. “La brutal y cobarde agresión y muerte de Daniel Zamudio hieren no solo a su familia sino también a todas las personas de buena voluntad (…) Su muerte no quedará impune y refuerza el compromiso total del gobierno contra toda discriminación arbitraria y con un país más tolerante”, escribió en la red social el mandatario, que también expresó sus condolencias a la familia.
“Él es una víctima de la homofobia, del odio que tienen algunos por quienes tienen una orientación sexual distinta, y es para nosotros hoy un mártir ciudadano”, afirmó en el centro asistencial Jaime Parada, dirigente del Movimiento de Liberación Homosexual (Movilh). Parada dijo que “su único pecado fue haber nacido como nació” y añadió: “En esa medida, nosotros queremos destacar la entereza de sus padres para haberlo apoyado, sostenido con tanta fuerza pese al estigma que para muchos significa ser homosexual”.
Rolando Jimenez, presidente del Movilh, sostuvo que el caso de Zamudio “se ha transformado en un símbolo” de lo que no quieren para Chile, “un símbolo contra la violencia y la discriminación, un símbolo contra la homofobia”.
Zamudio permanecía internado desde el 4 de marzo pasado, luego de ser torturado, recibir una violenta golpiza. Cuatro sospechosos fueron imputados por el caso, cuya figura penal cambiará ahora, probablemente, a homicidio.
Los acusados Raúl Alfonso López Fuentes (25), Alejandro Axel AnguloTapia (26), Patricio Iván Ahumada Garay (25) y Fabián Alexis Mora Mora (19) fueron formalizados con prisión preventiva.

Cuatro neonazis fueron detenido acusados de atacar a un grupo de turistas europeos en Valparaíso

Deja un comentario

Al menos cuatro personas que estarían vinculadas a grupos neonazis fueron detenidas en Chile acusadas de atacar a turistas europeos en el puerto de Valparaíso.
Entre los agredidos había belgas, canadienses, un holandés y un inglés, quienes fueron interceptados a la salida de una confitería.
Uno de los agredidos quedó con contusiones en su cabeza y nariz, según consignó la prensa chilena.
Los agresores ya fueron identificados y los investigadores realizaron un peritaje de un tatuaje que uno de los detenidos lleva en el pecho y quien abordó a los europeos.
De acuerdo a lo denunciado por los turistas, al momento del ataque gritaban consignas como “¡White power, white power! (¡Poder blanco, poder blanco!)”.
La policía detuvo a los agresores a los pocos metros del lugar donde se produjo el ataque.
Este no es el primer hecho de esta naturaleza, ya que el fin de semana pasado, otro grupo de neonazis atacó a un joven homosexual, quien terminó internado en coma y con varias esvásticas dibujadas en su cuerpo.
Lo cierto es que estás organizaciones crecieron en los últimos años en Chile y despertaron un fuerte repudio en gran parte de la sociedad.
La Comunidad Judía de Chile (CJCh) exigió esta semana a las autoridades la aprobación “con carácter de urgencia del proyecto de Ley Antidiscriminación”.
En el mensaje, la Comunidad Judía de Chile expresó que “se suma al repudio manifestado ampliamente en nuestro país con motivo de la violenta golpiza propinada por un grupo de neonazis el pasado fin de semana a Daniel Zamudio, quien llegó en estado de coma hasta la Postal Central de Santiago”, donde se encuentra internado el joven.
El caso de Daniel Zamudio provocó una verdadera conmoción en Chile y obligó a las autoridades a anunciar que impulsarán una ley antidiscriminación que aún espera el fin de su trámite en el Congreso.

“Ustedes”

Deja un comentario

Por Alejandro Krausz Bitrán
Publicado en Debate Ciudadano

El 2011, definitivamente no fue un buen año para ser judío en Chile. Partió con las estridentes declaraciones del Honorable Diputado Iván Moreira Barros en orden a señalar que “Tanto en éste como en gobiernos anteriores hemos tenido Ministros de orígen judío, pero hoy los tenemos neutralizados en el gabinete”.

A mediados de año, para fustigar a Rodrigo Hinzpeter Kirberg, actual Ministro del Interior, Jaime Gajardo aludiendo al carácter de judío del Ministro (así lo reconoció el mismo en un programa radial), espetó: “El actuar de Carabineros “nos recuerda al apartheid, represión propia de movimientos sionistas”, añadiendo que “aquí se están repitiendo mismos métodos de Israel a personas que han peleado por una educación pública” engarzando perfectamente con las acusaciones de Daniel Jadue, en orden a que el Ministro es un “Infiltrado sionista” y con videos difundidos por otros grandes teóricos sobre grandes conspiraciones Francmásonicas-Judías-Marcianas que pululan por la web (seguramente el reconocimiento por parte de Chile en 2011 del Estado Palestino, es parte de un plan siniestro del sionismo internacional, ejecutado por Hinzpeter a la perfección).

Más hacia fines de 2011, el humanitario Abogado Hugo Gutierrez se despachó esta: “Hinzpeter tiene el síndrome de niño abusado. Un judío que actúa como nazi” para rematar finalmente el 31 de diciembre con las xenófobas declaraciones del Vicepresidente de la Democracia Cristiana, Honorable (sic) Diputado Fuad Chahin Valenzuela quien a propósito del incendio en las Torres del Paine, presuntamente (no hay sentencia ejecutoriada en la causa) causado por un ciudadano de orígen israelí, se dio maña para destilar e infundir su odio, declarando: “Apostaría que el “turista” israelí que causó incendio en Torres del Paine es de aquellos enviados por su Estado luego de matar niños palestinos”.

Esta declaración abierta y palmariamente xenófoba, esconde además aun más insidia que la que se permite leer a primera vista. En efecto, al utilizar la palabra “turista” entre comillas, pretende dar a entender que dicho ciudadano vino en una calidad distinta ¿en que calidad? Avive usted su propia imaginación, pero probablemente la intención de Chahín, como buen sureño, debe estar al tanto de las acusaciones del “Plan Andinia” infame extensión hacia estos pagos del antiguo y falso libelo llamado “Los Protocólos de los Sabios de Sión” que acusa a los judíos de querer apropiarse de la Patagonia para crear un nuevo Israel, plan que contaría con el gentil auspicio de la corona británica (el príncipe vino hace unos años a visitar sus futuros dominios), Douglas Tompkins y, era que no, Hinzpeter que sería la punta de lanza del sionismo infiltrado en nuestro país.

Estos libelos han contado con la difusión y auspicio de distintas personalidades e instituciones, como el diario electrónico “El Ciudadano” que dentro de sus sorprendentes reportajes (que además han sido tomado como fuentes serias, como pudimos comprobar hace poco en el caso de un afamado Diario Español) se despachó uno titulado ¿un nuevo Israel en la Patagonia? En donde se insinua que los viajes de jovenes israelíes al sur de nuestro país, tendrían por finalidad preparar la conquista e invasión de la Patagonia. Por la misma senda va la expresión “enviados por su estado”. Así las cosas, si bien en apariencia se trata de un mensaje xenófobo, solapadamente lo es también antijudío. ¿consecuencias? Vea este tierno grupo de Facebook titulado: “Que metan en la carcel (y se pudra) al judio que quemo las Torres del Paine”.

Ahora bien ¿Qué tienen en común un diputado de extrema derecha con uno comunista un democristiano y el presidente del Colegio de Profesores?

Fuera de todos ellos ser autoridades nacionales elegidas y pagadas para cumplir con finalidades nacionales (de la nación chilena, naturalmente); de tratárse de personas evidentemente instruídas y de tener injerencia desde distintos frentes en el quehacer del país, es que consultados acerca de sus dichos de una u otra forma responden algo igual o mortalmente parecido a esto: “No tengo nada en contra de los judíos, sino que soy “Antisionista”; “Tengo muchos amigos judíos”; “Hay judíos que también se declaran antisionistas” (citando invariablemente a Chomsky, Pappe y/o Finkelstein en apoyo de sus dichos).

A partir de 1945 tras Auschwitz, última estación en ese entonces de una historia de aniquilación activa y pasiva del judío, que parte en la antigua Grecia, habiendo pasado por la Inquisición y los Pogromos, con escalas en casi cualquier lugar y tiempo durante la historia, la sociedad occidental decidió que un prejuicio cognitivo que creció al alero de la acusación de Deicidio de Jesús, que otrora era común y política oficial de la Iglesia Católica hasta 1965 (incluso entre gente instruida), respetado e incentivado por algunas naciones, quedaba proscrito.

No obstante, esta bandera dejada en el piso por las ideologías de extrema derecha fue posteriormente recogida, predominantemente aunque no únicamente, por la extrema izquierda en el marco de la guerra fría. Pero esta vez, ya no era atacando a la religión o pertenencia a un pueblo determinado, sino que a las aspiraciones nacionales del judío, mediante la fórmula del Antisionismo, fórmula que actualmente es considerada “políticamente correcta” pero que encierra tácitamente una perversa raíz de judeofobia, como quiera que para la gente en general, Israel o lo judío es básicamente lo mismo.

Y hasta cierto punto, tienen razón. La pertenencia a un pueblo determinado (palestino, judío, armenio, etc.) está determinada por un conjunto de elementos; Así, la religión del pueblo judío es el judaísmo; su lengua el hebreo; su historia, la que va desde Abraham hasta nuestros días y su elemento nacional es el Sionismo, entendiendo por tal la pulsión de autodeterminación del pueblo judío en su tierra ancestral en donde pese a las expulsiones y dominio extranjero en largos intervalos de la historia ha podido constituirse como un Estado en tres ocasiones; Bajo el Rey David y luego Salomón, tras la revuelta de los Macabeos por un breve período y finalmente en 1948 con la creación del Estado de Israel. Este tipo de sentimiento nacionalista se encuentra ampliamente documentado desde tan antiguo como el exilio babilónico (los salmistas) y se mantiene incólume hasta nuestros días.

Así las cosas, siendo elementos de pertenencia de un pueblo determinado, es perfectamente posible que exista un judío que no sea religioso (yo no lo soy) o incluso ateo; hay judíos con tradiciones propias de Europa Central (Ashkenazíes), otros con unas que provienen de España y de países bajo el extinto Imperio Otomano (Sefardíes) y otros no conservan ninguna de ellas; judíos que hablan y judíos que no hablan hebreo y finalmente, judíos que están a favor o en contra por distintos motivos con la existencia del Estado de Israel o sus políticas. No somos una raza: Podemos encontrar judíos desde raza negra hasta rubios de ojos azules.

Pues bien, en el entendido de que aceptamos como un principio universal el de la autodeterminación de los pueblos, resulta curioso que exista un movimiento amplio, transversal y abierto exclusivamente en contra de uno de ellos: el judío. No conozco a nadie que se declare con orgullo “Antiarmenio”, “Antisaharaui” o “Antivasco”. Ser Antisionista, empero, viste de sobremanera, sobretodo en sectores progresistas que se quedaron pegados en la Guerra Fría. Se habla de que no debe crearse un “Estado Judío” intentando asimilarlo a una Teocracia. Curiosamente estas mismas personas nada dicen de los cientos de países que se declaran cristianos, católicos o musulmanes. Solo les repulsa la idea de la existencia de uno judío.

Con todo, es fácil distinguir a aquellos que tienen una legítima crítica de las políticas y actuar del Estado de Israel de un Pseudo-Antisionista Antijudío: El uso de la expresión “Ustedes” al argumentar su antisionismo con un judío. Para muestra, es fácil encontrar en ellos argumentos del tipo

“Las ayer víctimas y sus sucesores no trepidan en utilizar prácticas similares a las del nazismo y en aplicar políticas de tipo genocida en contra del pueblo palestino.Ayer los nazis fusilaban a inocentes en represalia por lo que se consideraba terrorismo. Hoy se destruyen humildes edificios o barrios enteros como castigo por el solo hecho de que en ellos vivía uno o más supuestos terroristas”. (columna de Fernando Barros)

Los israelíes no pasaron por el holocausto, como quiera que Israel no existía; fueron los judíos, pero el Pseudo –Antisionista siempre en su argumentación separa ambos términos para que no se lo acuse de antijudío, para luego en su transcurso volverlos fungibles, recriminándo de este modo a “Ustedes” (nosotros los judíos, tengamos relación o no con el Estado de Israel) por lo que sucede en Israel como hechos propios y cometidos corporativamente por una entelequia: “El Judío”. No importa cuantas generaciones o cuantos servicios a la patria llevemos en Chile, para ellos los judíos somos quintacolumnistas.

Pues bien, como quiera que el Antisionismo vuelve fungibles según sus conveniencias el ser judío, sionista o israelí, no cabe duda que del ataque de cualquiera de estas características se sigue el del conjunto: El Judío.Por esta línea aunque con distintas finalidades transitaron durante 2011 Moreira, Jadue, Gutierrez, Gajardo, Barros, Chahín y tantos otros, con un repudio generalizado de la gente común y de la intelectualidad, pero con el silencio cómplice de las distintas instituciones a que representan. ¿Es posible que salvo repudios individuales (como Saffirio y Alvear) la Democracia Cristiana no se pronuncie respecto de la xenofobia de su Vicepresidente? ¿Es posible que salvo repudios individuales como el de Farías, la Concertación se mantenga en cómplice silencio? ¿Nuestro Gobierno no tiene nada que decir respecto de esto? ¿La Cámara? ¿El Senado?

El frío silencio me lleva a pensar que para muchos de ellos, seguimos siendo extranjeros, extraños, en ningún caso parte del cálido “nosotros” sino del lejano y frío “ustedes”.

Chile/Incendio. Comunidad judía evalúa denunciar a políticos antisemitas ante el CIDH

Deja un comentario

El presidente de la Comunidad Judía de Chile, Shai Agosin, anticipó hoy, martes, que evalúan “seriamente presentar ante el Comité Internacional de los Derechos Humanos una queja formal” por las declaraciones antisemitas del senador Eugenio Tuma y el diputado Fuad Chahin a raíz del incendio en el Parque Nacional Torres del Paine, atribuido a la imprudencia del joven israelí Rotem Singer, quien niega toda responsabilidad por el mismo.
Chahin es vicepresidente de la Democracia Cristiana y el fin de semana posteó en su cuenta de Twitter: “Apostaría que el ‘turista’ israelí que causó incendio en Torres del Paine es d aquellos enviados por su Estado luego de matar niños palestinos”.
En tanto, Tuma, titular de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado del Partido por la Democracia manifestó que “al país entran por miles los israelí como Pedro por su casa y nadie les dice nada, pero cuando hay una responsabilidad, un daño ecológico como el que hay, sin duda que si son destacamentos financiados por el Estado de Israel debería el estado de Israel hacerse cargo de cómo reparamos nuestro patrimonio”.
En primer lugar, la comunidad envió una “declaración pública” en la cual expresó su “estupor” ante ambas declaraciones, que “tienen una característica común: atribuyen al Estado de Israel la responsabilidad de lo sucedido y cada uno en su forma plantea la existencia de un complot israelí para el uso militar de la Patagonia”.
“Si no fuere por la calidad que invisten ambas personas, ellas no pasarían de ser una anécdota propia de los antisemitas de siempre, aquellos que ven en todo lo que suene a judío una amenaza, pero la circunstancia de que ambos utilicen su carácter de representantes de toda la ciudadanía para con infundios de esa naturaleza trasladar el conflicto de Medio Oriente a Chile nos parece gravísimo, más aún cuando provienen del vocero del Senado de la República en materia de política exterior y del vicepresidente de un importante partido”, continúa el texto, firmado por Agosin y su vicepresidente, Hernán Fischman.
“No es la primera vez que esto sucede, esperamos que esta vez las instituciones involucradas algo digan y no se hagan cómplices por omisión de estos dichos”, finaliza el comunicado.
Luego, en declaraciones a la prensa, Agosin aseveró que le “preocupa el hecho que personas que tienen una gran investidura nacional, que representan al país, hagan declaraciones” como ésas.
“Eso no le hace bien al país: son xenófobos sus comentarios y de alguna manera nos ofenden a todos los que profesamos la religión judía; además, no creo que sea el Chile que queremos para nuestros hijos”, recalcó.
Agosin agregó que “si hoy día tuviéramos la ley (antidiscriminatoria), estos señores serían desaforados” porque “no puede ser que una persona diga lo que han dicho estos dos personajes”.
“Aquí se está atacando directamente a una persona por su creencia y su nacionalidad; en este caso es un muchacho israelí que cometió algo gravísimo, que aún no está probado, pero que rechazamos enérgicamente y obviamente vamos a trabajar para que se repare todo lo que ha ocurrido en el sur de nuestro país”, aseguró.
Hoy, martes, Agosin añadió que “Chile está en deuda” porque aunque integra la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico “es uno de los pocos países, si no el único, que no tiene ley antidiscriminación, y la verdad es que esto no da para más”.
El líder comunitario chileno recordó que “hay una ley antidifamación con incitación al odio que tampoco ha sido promulgada en nuestro país”, además de que “es muy raro que el señor Tuma es uno de los pocos que se opone a la ley antidiscriminación, casualmente”.
Consultado por el supuesto envío de soldados israelíes a distintas partes del mundo para “rehabilitarse”, Agosin fue categórico: “es una mentira total”.
“Le he dicho al senador Tuma que muestre las pruebas que tiene y también se lo he dicho al señor Chahin, y no han respondido”, resaltó.
El presidente de la Comunidad Judía de Chile acusó a los legisladores de “cobardes porque tiran esta bomba antisemita, con la que en el fondo están planteando que los judíos queremos adueñarnos de la Patagonia, a través de este Plan Andino”.
“Entendamos lo siguiente: no estamos defendiendo a este señor Singer”, sino que “como chilenos, creemos lo mismo que todos los compatriotas: que es algo terrible lo que él hizo, si es que lo hizo”.
Agosin y Fischman también le escribieron una carta de repudio a los dichos de Chahin al presidente del partido Democracia Cristiana, Ignacio Walker Prieto.

Israel ofrece ayuda para restaurar el parque nacional
El Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel publicó hoy una declaración oficial en la que se refirió al fuego del Parque Nacional Torres del Paine en Chile y rechazó los pedidos chilenos de que Israel remunere al país por los daños, si se comprueba que un ciudadano israelí comenzó el incendio. El ministerio dijo que Israel plantará plántulas en la reserva natural latinoamericana que fue golpeada por un incendio pero que no pagará una compensación.
En la declaración Israel destacó que se identifica con Chile luego del desastre similar del Bosque Carmel y agregó que le ofrecía al país ayuda a través de una delegación de expertos en forestación. “Israel experimentó algo parecido el año pasado con el fuego de Carmel y la dolorosa memoria aumenta el sentido de estar teniendo el mismo destino”, expresó el anuncio.
“La profunda amistad que el pueblo israelí siente hacia Chile es mas grande que nunca, y sobre esta base estamos interesados en mandar una delegación de expertos en el campo de forestación para asistir a sus colegas en cualquier modo posible”, agregaron.
Más de 700 bomberos todavía están trabajando para contener el fuego masivo que comenzó en el Parque Nacional Torres del Paine en Chile la semana pasada.
Mientras tanto, los chilenos están debatiendo sobre cómo debería compensar Israel a Chile por el fuego. Alejandro Navarro, jefe del Comité de Medio Ambiente del senado chileno dijo: “Cuando alguien comete un crimen en un país extranjero contra un sitio de herencia, ese país está obligado moralmente y legalmente a compensar por los daños”.
Destacó que en el 2005 cuando un turista checo causó un fuego de escala similar en el mismo parque nacional, el gobierno checo pagó a Chile 144.400 euros (cerca de 190.000 dólares) en compensación y asistió en los esfuerzos de rehabilitación.
Se considera que el fuego fue el trabajo de un incendiario. “Es muy raro y, naturalmente, el gobierno está muy preocupado”, dijo el ministro de agricultura chileno Luís Mayol a periodistas ayer. Todavía no está claro cómo los recientes desarrollos afectarán el caso contra el israelí Rotem Singer, un turista que fue acusado de negligencia por haber causado el fuego. El hombre negó la acusación.

El presidente chileno Piñera dejó en Israel un llamado por la paz

Deja un comentario

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, puso fin a su visita a Israel y al territorio de la Autoridad Palestina en Cisjordania con un llamamiento a aprovechar el “momento crucial” que se presenta para que ambas partes firmen la paz.

Éste ha sido el mensaje central de Piñera en el último de los cuatro días que han supuesto la primera visita de un presidente chileno a Israel y Cisjordania, antes de partir hacia Ammán para entrevistarse con el rey jordano Adbala II.

El presidente chileno exhortó al primer ministro, Biniamín Netanyahu, a “no perder la oportunidad de hacer la paz” con los palestinos, tras la reunión que mantuvieron ambos en Jerusalén.

“Los palestinos tienen derecho a un Estado libre y democrático”, dijo el presidente, cuyo país reconoció el pasado mes de enero un Estado palestino “libre, independiente y soberano”.

Piñera volvió a justificar dicha decisión: “Chile ha reconocido a Palestina porque al igual que siempre hemos pensado que Israel tiene el derecho a vivir en un país con fronteras permanentes, reconocidas por la comunidad internacional con el objeto de poder desarrollarse, los palestinos también tienen derecho a un país libre y democrático”.

“La mejor manera de alcanzar la paz es a través de las conversaciones directas. Queremos que el acuerdo de paz sea fijado en piedra y no en arena”, agregó.

Por su parte, Netanyahu manifestó que “la paz no debe ser forzada desde el exterior, sino alcanzada a través de negociaciones directas cara a cara. Estamos preparados y esperamos que (los palestinos) respondan a tiempo”.

Piñera reiteró ante su homólogo, Shimón Peres, la necesidad de aprovechar que las estancadas conversaciones entre israelíes y palestinos “están llegando a un momento crucial” para alcanzar la paz, que consideró “absolutamente necesaria” para “poder avanzar sobre bases sólidas”.

“Espero que los líderes de ambas naciones tengan la sabiduría y el coraje de no dejar pasar esta oportunidad de conquistar la paz en el Medio

Oriente”, sentenció.

En línea con anteriores declaraciones durante su viaje, el presidente de Chile recordó que su país “siempre ha reconocido el derecho” tanto del pueblo judío como del pueblo palestino “a tener un Estado libre, seguro y democrático”.

Piñera definió a Peres como un “guerrero por la libertad, la paz y el progreso” durante “toda su vida”, motivo por el que recibió en 1994 el Premio Nobel de la Paz, junto con Yaser Arafat e Itzjak Rabin, con motivo de la firma de los Acuerdos de Oslo un año antes.

Por su parte, el ministro chileno de Relaciones Exteriores, Alfredo Moreno, se entrevistó con su homólogo, Avigdor Lieberman, con quien firmó una serie de acuerdos en la sede de la Cancillería.

Igualmente, una delegación de parlamentarios chilenos se reunió en la sede del Parlamento (Kneset) con legisladores locales.

El jefe del Estado chileno tenía previsto desplazarse junto con su esposa, Cecilia Morel, a la tumba de Theodor Herzl, padre del sionismo, para depositar una ofrenda floral, acompañado por el director de la Organización Sionista Mundial, Avraham Duvdevani.

Según Michael Jankelowitz, portavoz de la Organización Sionista Mundial, el acto fue anulado para evitar que el retraso en la conferencia de prensa con Netanyahu supusiera que llegase tarde a su siguiente etapa, la visita al Yad Vashem, el museo del Holocausto de Jerusalén, donde rindió homenaje a los seis millones de judíos asesinados por el régimen nazi.

Piñera se entrevistó también con la jefa de la oposición israelí y anterior ministra de Exteriores, Tzipi Livni, antes de volar con destino a Jordania.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, comienzó, su primera visita de Estado a España, con la que culminará una gira que le ha llevado a Italia, Israel, los territorios palestinos y Jordania.

El gobernante chileno será recibido en Madrid por los Reyes de España, Juan Carlos y Sofía, y por el jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. EFE

Los mineros chilenos fueron rescatados; Guilad Shalit continúa en la cueva de Hamás

Deja un comentario

El mundo ha largado muchas más lágrimas con el rescate de los 33 mineros chilenos que con el Mundial de Fútbol de Sudáfrica 2010. Y me refiero por lágrimas a llantos de alegría grupales, a un hilo de esperanza del cual se sujetaron muchísimas personas en casi todos los rincones de esta esfera.
Hablamos de un suceso magnífico en cuanto a espectáculo se refiere, que significó la tal vez mayor cobertura periodística desde el ataque a las Torres Gemelas el 11 de setiembre.
Es que el pasaje de la oscuridad a la luz del que tanto habló Platón, ha sido refabricado en la tierra, y gracias a esto es que aún no cesan los aplausos.
¿Qué se puede concluir de un acontecimiento que transportó a millones de personas de las calles a los sillones de sus casas, para acompañar al heroísmo chileno desde cada televisión del planeta?
Tal vez más allá de describir a la política del rescate como moral, debamos entender la lógica por la cual un Gobierno decide pasar del anhelo de lograrlo, al hecho de invertir tanto tiempo, cerebros y dinero, y en tan importantes cantidades, en una sola causa.
Vale la pena comprender por qué una política interna pasa a ser, más que externa, de todos quienes habitan este mundo.
Es que hoy más que nunca nos damos cuenta de la clase de milagros que precisan las tapas de los diarios y los titulares de los informativos para impactar con fuerza en los medios. Los mismos, quizás, que precisan las personas comunes alrededor de toda la Tierra para romper con cualquier diferencia cultural y abrazar a la vida por encima de cualquier otra cosa; a pesar de los choques entre las civilizaciones que Samuel Huntington considera mundos separados por muros.
Y a pesar de que la prensa internacional dé por concluida y cerrada la película de los mineros, los espectadores siguen expectantes de que en lugar de finalizarla, haya una continuación.
Todavía, aunque lejos de la mina San José, hay muchos más para salvar del cautiverio: el grupo terrorista Hamás se ha adueñado de la sonrisa de Guilad Shalit casi por el mismo tiempo que el que sumaron en la cueva todos los mineros juntos.
Y ni el pedido a gritos de sus padres, ni las opiniones de los civiles, ni el esfuerzo de miles de militantes de ONGs israelíes, han logrado aún liberarlo; moviéndonos siempre bajo el mismo ethos con el cual ha vibrado el mundo ante lo predicho: exactamente idéntico a lo que señaló Berl Katzenelson acerca del valor que representa el shabat como el más importante aporte del judaísmo para con la humanidad: la libertad.
El judaísmo emana un sentimiento de necesidad de elevar los valores más importantes de su cultura para consumarlos en esfuerzos de todo un pueblo por evitar injusticias insoportables a la impotencia humana. Y es esta última palabra, “humana”, la que hace más de cinco años está siendo vencida por el “anti humanismo” encarnado en el fundamentalismo salvaje, asesino y esclavista del terror, quien ha exagerado tanto sus interpretaciones de las divinidades que se ha olvidado de la única razón por la que estamos en este mundo: respirar.
Los principales centros de poder deben enfrentarse a este problema, ya que está lejos de ser puramente de su familia o de su nación: es un enfrentamiento tan inmenso como lo son el terrorismo contra la democracia, la violencia contra el diálogo, la defensa contra el ataque y la razón contra el odio.
En lugar de buscar excusas a por qué el Ejército de Defensa de Israel mantiene políticas “imperialistas” y “desproporcionadas” frente a estos “justos militantes”, son tiempos de refinar el uso de la razón y pensar con las verdades y no con los prejuicios, y entender que si este tipo de cosas pasan a ser tácitamente legítimas -pues prácticamente no hay reclamos a nivel internacional-, si degradar a un ser humano manteniéndolo en situaciones infrahumanas es acaso permitido y nadie dice nada, entonces que el último en irse cierre la puerta.
No podemos olvidarnos de la vida de Guilad Shalit tan sólo porque la alta política prefiere taparlo, porque entre las causas del mundo hay otras más “nobles” que la de soldados del “régimen sionista”.
Llevarlo al olvido y renunciar a su regreso, sería aplaudir a la espada de la indiferencia que continúa acuchillando los sueños de este joven, como los de tantos otros más.
No sólo que llegó la hora de motivar a que se organicen más flotillas humanitarias para desbloquear las cerraduras tras las que se encuentra Guilad; tampoco alcanza con que el irónico Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas deje algún día de lado su sarcasmo, generado por algunos de sus miembros por el tan simple hecho de serlo (me refiero a China con la masacre de Tiananmen de bandera y su promedio de 15.000 civiles asesinados por año a manos del Gobierno, sin extenderme demasiado en los rusos o los pakistaníes, entre otros que reclaman democracia, libertad y justicia aunque suene increíblemente paradójico, por no decir tremendamente insólito) y se dediquen al menos un minuto a reflexionar qué hacer por él, ya que nadie es merecedor de tan asqueroso desprecio.
No se puede seguir simplemente esperando. El ejemplo del pueblo chileno y la respuesta del mundo entero son un precedente perfecto para entender que ha llegado la hora de imitarlos -salvando las distancias, claro-, no para producir milagros celestiales, sino para invertir esfuerzos reales tanto a nivel estatal como sobre todo internacional, en puntos a los que deben apuntar sólo los verdaderos estadistas y coherentes defensores de los valores liberales a los que tanto pregonan.
Entonces, y a diferencia del desastre que desató n su población la tragedia chilena, debemos abogar mancomunadamente por arreglar los horrores artificiales producidos por hombres y no solamente por los que genera la naturaleza.
Que quienes mandan en nombre de todos los que les confiamos semejante responsabilidad, se reúnan para salvar a Sakineh y para sancionar a Mahmud Ahmadineyad, de la misma manera que para liberar al cautivo Guilad Shalit y para exterminar el arma destructiva más barbárica de este mundo: el terrorismo.

Older Entries