Beatriz Rojkés se convirtió en la primera presidenta judía de la Argentina, al menos por unas horas.

Deja un comentario

“Tomo los valores del judaísmo como filosofía de vida, lo cual me marca absolutamente todo”, dijo Beatriz Rojkés, quien se convirtió en la primera presidenta de origen judío de la Argentina al reemplazar en forma temporal a la titular del Ejecutivo nacional, Cristina Kirchner, y al vicepresidente Amado Boudou, ambos de viaje.
Rojkés estará a cargo del gobierno por un día y medio desde este miércoles, debido a que la Presidenta viajará a Angola, mientras que el vicepresidente Amado Boudou se embarcará por la noche con destino a Suiza para recibir un premio para la Argentina en la Unión Internacional de Telecomunicaciones.
La presidenta provisional del Senado es el tercer cargo del gobierno y el segundo en la línea de sucesión.
Rojkés fue elegida para representar a la norteña provincia argentina de Tucumán en el Senado en 2009. Dos años más tarde, fue designada presidenta provisional del Senado por la jefa de Estado. Se convirtió en la primera judía y mujer en ocupar el cargo.
Rojkés está casada con José Alperovich, el actual gobernador de Tucumán. Él fue el primer judío en ser elegido gobernador y en prestar juramento sobre una Biblia judía en la Argentina.
En una entrevista realizada hace unos meses por la Agencia Judía de Noticias (AJN), la legisladora expresó que “como judía hay un sentimiento y un compromiso muy grandes” hacia Israel.
Justamente ese sentimiento fue el que la llevó a sumarse al Grupo Parlamentario de Amistad Argentino-Israelí. “Seguramente ahora tendré más posibilidades de generar lazos de amistad (con Israel) y mostrar la verdad de la historia y no la que nos quieren vender en Latinoamérica”, afirmó Rojkés, quien siempre tuvo un fuerte vínculo con la comunidad judía.
En esa charla con AJN, la senadora y esposa del gobernador de Tucumán, José Alperovich reveló que recién conoció Israel hace 6 años. “Viajaba muy poquito para no dejar a mis hijos chicos”, se justificó.
Incluso señaló que el motivo de ese viaje a Israel fue para “ver y conocer la verdad de la historia” en el lugar y explorar “la posibilidad de abrir mercados en Israel” para Tucumán y la Argentina. “Esto último pudimos hacerlo cuando era parlamentaria del Mercosur y la Argentina todavía no había firmado el convenio de libre comercio” entre Israel y el bloque regional, recordó.
En cada entrevista, Rojkés trata de dar muestra de su vínculo con el judaísmo. “Vengo de una familia no religiosa, pero sí profundamente judía, en la cual la tzedaká (justicia social) era lo más importante”, subrayó.
Su vínculo con el judaísmo fue ratificado cuando el 30 de noviembre juró sobre la Torá en la ceremonia previa a la reasunción de su banca como senadora.
Rojkés aseguró que tanto ella como su marido practican el judaísmo “con orgullo, como tiene que ser”. “Esto es algo que es así, en algún momento hemos tenido algún problema de dificultad pero nunca he sentido tener inconvenientes por mi condición de judía, salvo en alguna oportunidad cuando salió todo un fascismo desconocido durante el gobierno de (Antonio) Bussi que salieron con una bandera que tenía una cruz”, afirmó.
No obstante, con la sanción del Digesto Jurídico Provincial, en diciembre de 2008, se dio de baja a la polémica Bandera de Tucumán luego de 13 años de existencia, aunque nunca fue usada efectivamente como símbolo provincial.
Para Rojkés, la decisión de la Presidenta de designarla como titular provisional del Senado “supone una ponderación de un trabajo responsable, de mucha vocación, en el intento de cambiar el medio” en el cual se vive.
“Yo estaba muy cómoda siendo la compañera de (el gobernador de la provincia de Tucumán) José Alperovich y trataba de hacer lo máximo para enriquecer toda su tarea de gobierno, sin ambición alguna -ni mucho menos lobby- de ocupar otro lugar”, aclaró.
CGG-DB

Los muertos dan vida al judaísmo de Marruecos

Deja un comentario

Fueron cientos de miles en sus buenos tiempos, pero ahora sólo quedan en Marruecos algo más de 2.000 judíos, que asisten impotentes al éxodo irreversible de los jóvenes, y tras ellos sus mayores.
Sin embargo, las tumbas de “tzadikim” judíos (justos) diseminadas por todo Marruecos atraen cada año a miles y miles de fieles originarios del país magrebí y atestiguan el tremendo apego que los judíos marroquíes, desde Israel hasta Canadá o Venezuela, tienen hacia la tierra donde vivieron sus ancestros.
Una de las tumbas más famosas es la de Rabi Amrán Ben Diwan, tzadik enterrado hace dos siglos bajo un olivo centenario en las cercanías de Uezán, en las estribaciones del Rif, la cadena montañosa del norte de Marruecos.
Allí, cada mes de mayo acuden cientos de judíos de Israel, de Francia, de España y de América para rezar por el tzadik y pedirle su intercesión, porque tiene fama de milagrero y concede muchos deseos en cuestiones de amores, embarazos y empleos.
Hay quien, como Estrella Beniflah, ha llegado tras un larguísimo viaje de dos días desde Miami para arreglar un problema de pareja con su marido que dura ya 15 años ¿Quiere que el tzadik le arregle el matrimonio? 
 “Lo que quiero es que me deje en paz y me devuelva a mis hijos”, dice con amargura.
Estrella es de origen ceutí, y tiene a sus hermanos y primos diseminados por Gibraltar y la costa del sol española. Se queja de que su marido, judío de origen alemán, es muy distinto a ellos, los sefardíes.
Efectivamente, son los judíos sefardíes, mucho más que los askenazis (originarios del norte de Europa) los que mantienen vivas las peregrinaciones (“hilula”) que tienen por destino las tumbas de los tzadikim.
David Obadia, vicepresidente segundo de la Federación de Comunidades Judías de España, también es asiduo a la “hilula” de Uezán, ya que -razona- no hay en España tumbas de tzadikim al desaparecer del mapa los judíos en 1492.
Es paradójico que mientras en España viven 12.000 judíos, en Marruecos solo queden 2.500 según los cálculos más optimistas, pero la llama del judaísmo marroquí sigue viva y cada año vienen al menos 40.000 fieles hebreos apegados a sus orígenes.
Estos visitantes hacen su ruta de “hilulas”, visitan las sinagogas o sus ruinas, se prosternan en sus numerosos cementerios y reservan a veces hoteles en ciudades como Marrakech y Agadir para celebrar el Pesaj (la Pascua judía) y otras festividades.
Pese a todo ese apego a la tierra de Marruecos de los hijos de Israel, solo quedan actualmente 80 judíos en Rabat, otros tantos en Fez o Tánger (ciudades donde llegó a haber miles), y el único lugar donde queda una “masa crítica” es Casablanca, donde no llegan a 2.000.
Judith Adtías, judía nacida en un humilde barrio de Rabat y emigrada a Francia hace más de 30, todavía adolescente, lamenta haberse marchado de Marruecos, pero reflexiona: “Sencillamente seguimos el movimiento: empezó a haber menos escuelas, no había vida para los jóvenes, comenzamos a marcharnos fuera a estudiar, y al cabo de un tiempo los padres también se van y se cierra la casa familiar”.
Con las manos cargadas de velas, Judith se acerca a la tumba del tzadik Ben Diwan y las arroja, una a una, sobre la fogata que cada mayo se enciende encima de su tumba: por cada vela, el creyente formula un deseo.
Las llamas van creciendo en intensidad, pero las ramas del olivo centenario -según dicen los que saben- nunca se han quemado ni sus hojas han resultado heridas por el fuego.
El Rabino de Tánger Iacov Torjman explica que el tzadik Ben Diwan “nunca ha querido que se erija un mausoleo sobre su tumba, y todos los intentos han resultado baldíos”. El tzadik prefiere el fuego.
Torjman tiene a sus hijos en Estados Unidos: “Ellos nunca volverán aquí, no hay porvenir para ellos”. Sea por razones laborales, por la llamada que Israel ejerce sobre cada hebreo o por la dificultad de llevar una vida de judío con comunidades tan pequeñas, los jóvenes se van para no volver.
Veronique, una judía de Rabat, añade otro detalle sobre el que pocos quieren hablar: “Ya no reconozco el Marruecos de mi infancia; hay demasiadas barbas y demasiados velos; nadie se mete conmigo, pero siento que este país es menos abierto”.
La noche de la “hilula” es larga. Tras el rezo -solo hombres- en la sinagoga local, todos pasan a una cena donde se subastan objetos decorativos por la bagatela de 2.000 o 3.000 euros.
Los fondos irán a parar a la Comunidad Judía de Casablanca, que administra los bienes judíos. Unos bienes abundantísimos y dispersos por todo Marruecos, que pronto serán ya materia de los libros de Historia. EFE y Aurora

Benedicto XVI recibió por primera vez a líderes judíos y destacó el respeto y cooperación entre ambas comunidades

Deja un comentario

El Papa Benedicto XVI recibió este jueves por primera vez a una delegación de líderes judíos de Latinoamérica y destacó la compresión, el respeto y cooperación entre ambas comunidades.
El encuentro fue impulsado desde el Congreso Judío Latinoamericano (CJL), que estuvo encabezado por su presidente Jack Terpins, quien fue acompañado por el titular del Congreso Judío Mundial (WJC, por sus siglas en inglés), Ronald Lauder, importantes dirigentes de la organización y una docena de líderes de la comunidad judía de América Latina.
Por la Argentina viajaron los presidente de la DAIA, Aldo Donzis, y de la AMIA, Guillermo Borger, además del director del CJL, Claudio Epelman.
En declaraciones a la Agencia Judía de Noticias (AJN), Marcelo Polakoff, quien viajó en carácter de responsable de la Asamblea Rabínica Latinoamericana y fue el único rabino de la delegación, destacó el encuentro con el Pontífice como un gesto “muy importante que uno no lo dimensiona en este momento”.
“Fue la primera vez que a nivel de delegación, a nivel de autoridades del mundo judío de Latinoamérica que recibe el Santo Padre”, afirmó Polakoff.
La reunión comenzó a las 11.45 hora de Italia y duró una media hora en la que Benedicto XVI calificó el encuentro como “particularmente significativo”. “En toda Latinoamérica hay comunidades judías dinámicas, especialmente en Argentina y Brasil, que viven junto a una gran mayoría de católicos”, destacó el Papa.
En su mensaje, el Pontífice resaltó que fue “a partir de los años del Concilio Vaticano II que las relaciones entre judíos y católicos se han fortalecido también en su región, y hay diversas iniciativas que siguen profundizando la mutua amistad”.
“Como ustedes saben, el próximo mes de octubre se celebra el cincuentenario del comienzo del Concilio Vaticano II, cuya Declaración Nostra Aetate sigue siendo la base y guía en nuestros esfuerzos por promover mayor comprensión, respeto y cooperación entre nuestras dos comunidades”, afirmó el Pontífice.
Por su parte, Polakoff resaltó que el encuentro giró en torno al diálogo interreligioso.
“Tenemos un vínculo muy rico con las instituciones del mundo católico y esto no hace más que reafirmarlo. Estos encuentros sirven para reafirmar los lazos y que nos sentemos a dialogar, ya que vivimos en un mundo bastante complicado en tema de tolerancia y de diálogo”, indicó el rabino.
Para Polakoff, “el punto nodal de cambio en el vínculo entre la comunidad judía y el Vaticano fue el Concilio Vaticano II, del que se van a cumplir 50 años de su inicio, ya que empezó en el ‘62 y terminó en el ‘65 y marca una dimensión nueva de diálogo, reconciliación y cooperación”.
El rabino resaltó que ahora judíos y católicos pueden “cooperar y hacer proyectos en conjunto para atender a las necesidades de la gente”.
Durante el encuentro, el Papa habló de “socios de confianza y amigos” y Polakoff apuntó que “hay varias experiencias en América Latina, hay desarrollo del diálogo en todos los países”. “Hoy desde el Congreso Judío Latinoamericano le entregamos al Papa un libro producido y editado en conjunto entre el Congreso y el CELAM (Conferencia Episcopal de Latinoamérica), lo que es un pequeño símbolo y gesto”, afirmó el rabino.
En cuanto a la experiencia de haber visitado la Santa Sede, Polakoff comentó que “desde fuera del mudo católico se veía al Vaticano como algo lejano y misterioso y me parece que dentro del mundo católico también y esto ha cambiado”.
Justamente al recibir al grupo de dirigentes judíos, el Papa subrayó que “en un mundo cada vez más amenazado por la pérdida de los valores espirituales y morales, que son los que pueden garantizar el respeto de la dignidad humana y la paz duradera, un diálogo sincero y respetuoso entre religiones y culturas es crucial para el futuro de nuestra familia humana”.
“Tengo la esperanza de que esta visita de hoy sea una fuente de aliento y confianza renovada a la hora de afrontar el reto de construir lazos cada vez más fuertes de amistad y colaboración, y de dar testimonio profético de la fuerza de la verdad de Dios, la justicia y el amor reconciliador, para el bien de toda la humanidad”, transmitió Benedicto XVI.

La enseñanza que deja Lituania

Deja un comentario

La reciente iniciativa de resarcimiento lituana es bienvenida. Simbólicamente, sirve para superar la pesada carga moral que el Holocausto dejó en el país báltico. Se estima que, prácticamente, va a solventar más de una década de las actividades de la comunidad judía en Lituania.
Por Ellen Cassedy*

El gobierno lituano anunció que comenzará a compensar a la pequeña comunidad judía local por las propiedades confiscadas durante la ocupación nazi y la era soviética. Durante la próxima década, 36.5 millones de euros serán destinados a financiar proyectos de educación judía, religiosa, científica, cultural y bienestar social en el país báltico.

De más está decir, que nunca podrá haber una compensación por el sufrimiento soportado por los judíos lituanos. El Holocausto en Lituania estuvo entre los más fulminantes y letales de toda Europa. Durante la era soviética, la cultura judía fue aplastada.
Aún así, la iniciativa de restitución es bienvenida. Simbólicamente, sirve para superar la carga moral lituana. Prácticamente, solventará la vida judía en el antiguo corazón del yiddish. El anuncio, sin embargo, es el último paso de un camino difícil.

Con la independencia de la Unión Soviética, en 1991, Lituania ganó el derecho, de hecho, la responsabilidad, de configurar su propia visión de la historia del siglo XX. El nuevo esfuerzo nacional para vincularse con su pasado se vio plagado de controversias desde el comienzo.

En numerosas ocasiones, la comunidad internacional fue atinadamente crítica. Los fiscales lituanos fueron reprendidos por declinar procesar a criminales de guerra nazis ancianos, al tiempo que cuestionaban a numerosos judíos que lucharon como valerosos partisanos contra la ocupación alemana. Las alarmas se encendieron, justamente, con el llamado a un mayor reconocimiento a los crímenes de guerra de Stalin, aparentemente enlazado con la intención de negar, disminuir y distorsionar los delitos de Hitler.

También hubo desarrollos positivos en Lituania, y éstos merecen más atención internacional del que tuvieron hasta ahora. Vi evidencia de estos desarrollos positivos la primera vez que visité Lituania hace ya varios años, con la intención de conectarme con la tierra de mis antepasados judíos, pero mi visita rápidamente se expandió a una examinación de cómo un país con cicatrices de un genocidio avanza hacia el futuro.
Al hablar con líderes lituanos del frágil intento de vincularse con el pasado judío, encontré razones para la esperanza.

Hablé con dos mujeres empleadas por el gobierno lituano para diseñar la bibliografía del programa sobre el Holocausto en las escuelas públicas. Ellas enfatizaron que el Holocausto no sólo fue una tragedia para los judíos sino para Lituania en su conjunto. Si Lituania va a madurar como nación, sostuvieron, los lituanos deben preguntarse a sí mismos cuestiones morales rigurosas sobre las acciones de lituanos durante el Holocausto. “Nuestro objetivo es transformarnos a nosotros mismos de una sociedad pasiva a una sociedad civil activa”, me dijeron.

Otra atenta joven mujer, que trabajó para el Museo Judío de Vilna, me mostró la guía para docentes que estaba escribiendo, incluidas preguntas muy duras para estudiantes de secundaria:
¿Estuviste alguna vez en una situación en la que alguien necesitaba tu ayuda y no se la proveíste?
¿Toleraste alguna vez lo que otras personas hacían, incluso si pensabas estaba mal, en lugar de escuchar a tu conciencia?
¿Hay alguna conexión entre tus respuestas y el comportamiento de la gente durante el Holocausto?

Al hablar con la gente sobre el pasado judío, judíos y gentiles solían romper en llantos al describir sus experiencias familiares. Escuché sobre víctimas, colaboracionistas, perpetradores, salvadores y observadores. Me parecía claro que la historia del Holocausto permanecía presente y sin resolverse en ese país.

Una organización llamada Casa de la Memoria me pareció estar en el camino correcto. Su objetivo es facilitar la comunicación intergeneracional entre los lituanos gentiles acerca del mundo judío perdido. Según el líder, con quien dialogué, cuando los jóvenes hablan con sus parientes mayores de los pueblos pequeños y las villas, es cuando surgen las verdaderas dificultades. La cercana cultura judía desaparecida se convierte en vívida para los estudiantes, y comienzan a cuestionarse y entender sus visiones.

El acercamiento al pasado judío que vi en Lituania plantea preguntas, más que proveer respuestas. Más que verse forzados a arrepentirse, la gente es invitada a diseñar sus propios vehículos de remordimientos. Junto con el remordimiento, son estimulados a celebrar la gloria del pasado judío.

Estos esfuerzos llaman a la gente a acceder a historias distintas y aparentemente irreconciliables, no sólo porque algunos de ellos necesitan aprender una lección, ni porque cada uno es estimulado a demandar el manto de victimización. Por el contrario, la gente es invitada a unirse porque todos son necesarios en el complicado diálogo que debe desarrollarse.
Nosotros desde el exterior de Lituania tenemos el rol de impulsar ese diálogo. Cuando creemos que las cosas están yendo por mal camino, debemos advertirlo. Pero también hagamos oír nuestro apoyo cuando vemos cosas bien hechas.

* Autora de “Estamos acá: Memorias del Holocausto lituano”, editado por la Universidad de Nebraska.

Fuente: Haaretz
Traducción: Ariel Abramovich
Para: Nueva Sion

Francia: Durante 30 años, la Comunidad Judía atacada reiteradamente.

Deja un comentario

Extraído de OSA Filial Cordoba

El atentado de la calle Copernic, en Paris XVIe, en octubre de 1980.

Sinagogas o establecimientos escolares incendiados, alumnos o religiosos agredidos…. Estos ultimos años, mas instituciones judias han sido blanco de ataques.

19 de marzo 2012: ante el colegio-liceo Ozar-Hatorah, en Toulouse, un asesino circulando en un scooter abrio fuego dejando 4 muertos, tres niños, y un herido de gravedad, un adolescente.

8 de septiembre de 2009: una bomba incendiaria, lanzada contra una escuela judia del distrito X de Marseille, causo daños.

5 de enero del 2009: un coche, se lanzo contra la reja de una sinagoga en Toulouse, es incendiada.

19 de abril del 2007: El rabino de la comunidad de Nord-Pas-de-Calais, Elie Dahan, es golpeado violentamente por un joven, estacion del Norte de Paris.

25 de mayo del 2005: dos jovenes lanzan tres botellas de acido clorhidrico a una escuela judia del distrito XVIII en Paris.

15 de noviembre del 2003: un establecimiento escolar judio es devastado por el fuego en Gagny (Seine-Saint-Denis).

Un policia investiga entre los escombros del establecimiento escolar judio destruido totalmente por un incendio en Gagny, el 15 de noviembre del 2003.

17 de octubre 2003: El rabino Michel Serfaty es golpeado en el rostro en Ris-Orangis (Essonne).

8 de julio del 2003: dos alumnos de la escuela Jeunesse Beth Loubavitch en Paris son atacados a golpes con barras de hierro.

22 de marzo del 2003: dos miembros del movimiento Hachomer Hatzaïr son agredidos en Paris (IIIe).

10 de abril del 2002: un autobus escolar es blanco de piedrazos, calle Piat, en Paris (XXe), una alumna es herida ligeramente.

10 de abril del 2002:
catorce futbolistas de la asociacion Maccabi son agredidos en Bondy (Seine-Saint-Denis), à golpes de barras y palos.

1 de abril del 2002: la sinagoga Or Aviv, en Marseille, es destruida por un incendio de origen criminal cuando una ola de atentados con cocktailes Molotov toma como objetivo a sinagogas.

31 de diciembre de 2001: una clase de la escuela Ozar-Hatorah de Créteil es déstruida por un incendio criminal.

8 de septiembre de 1995: la explosion de un coche dejado ante la escuela judia de Lyon en Villeurbanne (Rhône) dejo 14 heridos.

29 de marzo de 1985: en Paris, una explosion dejo 18 heridos en el cine Le Rivoli Beaubourg, durante el Festival Internacional de CIne Judio.

17 de septiembre de 1982: un diplomatico israeli es gravemente herido en Paris por la explosion de su coche, calle Cardinet, XVII. El atentado, reivindicado por las Fracciones revolucionarias armadas libanesas, dejo 51 heridos.

9 de agosto de 1982: calle des Rosiers, en el distrito parisino IV, un comando de 5 hombres abrio fuego y arrojo granadas dentro del restaurant Goldenberg: 6 muertos y 22 heridos. Es el atentado antisemita mas grave en Francia desde de la Liberacion.

Los bomberos tienden a un herido el 9 de agosto de 1982 en el interior del restaurant de Jo Goldenberg, calle des Rosiers en el corazon del viejo barrio judio en Paris.

3 de abril de 1982: avenida Ferdinand-Buisson, en el XVI de Paris, el diplomatico israeli Yacov Barsimantov es asesinado en su departamento.

3 de octubre de 1980: calle Copernic, en Paris XVI, una bomba disimulada en una moto explota ante una sinagoga, dejando 4 muertos y 9 heridos.

27 de marzo de 1979: calle Médicis, en Paris VI, una explosion dejo 33 heridos en una casa israelita, despues de la firma del tratado de paz israélo-égipcio.

20 de mayo de 1978: En el aeropuerto de Orly, tres hombres abrieron fuego en la sala de embarque de la compañia El Al, dejando 4 muertos y 5 heridos. El atentado reivindicado por una organizacion libanesa desconocida «Los hijos de Libano».

Intervencion de la policia en Orly, el 20 de mayo de 1978.

Fuente: Le Figaro-Francia-
Traducido por Marcela Lubczanski especialmente para el blog OSA filial Cordoba

Victimas de Toulouse serán sepultadas en Israel

Deja un comentario

Las cuatro víctimas del ataque en Toulouse serán sepultadas en Israel, siguiendo el deseo de sus familias, según informó el ministerio de Exteriores israelí.
Los ataúdes con los cadáveres del rabino Jonathan Sandler, sus hijos Arieh y Gabriel, y la niña Miriam Monsonego, serán transladados a Israel «lo antes posible», precisó en un comunicado el Gobierno de Jerusalén.

A su vez, los investigadores del crimen averiguaron que el arma utilizada para asesinar a las cuatro víctimas de la escuela en Toulouse es la misma que la que sirvió para matar a tres militares, todos ellos de origen magrebí.

El autor de los disparos del colegio judío tenía dos armas y el calibre de una de ellas era 11,43 milímetros, el mismo que se usó para matar a dos soldados en esa misma ciudad el 11 de marzo y a otro más en Montauban el jueves pasado.

Fuentes policiales francesa informaron que se abrió una línea de investigación que apunta a tres militares franceses de tendencia neonazi. Los tres saltaron a la fama en 2008, cuando la prensa gala publicó una fotografía de ellos en el 17º Regimiento de Ingenieros Paracaidistas de Montauban ante una bandera con una cruz esvástica y haciendo el saludo nazi.

Según dichas fuentes, el perfil de los tres se corresponde con el de los responsables de los últimos tiroteos en Toulouse y Montauban: hombre musculoso, con tatuajes y vestido de negro.

Un militar, Jamel Benserhir, ahora fuera del Ejército, denunció a sus superiores a estros tres soldados por sus tendencias neonazis y fue entonces cuando fue hallada la fotografía, que publicaron el diario regional «La Dépêche du Midi» y el semanario humorístico «Le Canard Enchaîné».

Tras la denuncia de Benserhir, el comandante del 17º Regimiento de Ingenieros Paracaidistas, Michel Esparsa, presentó una denuncia contra los tres soldados, que admitieron los hechos y fueron expulsados del Ejécito.

Las Comunidades Judías bajo amenaza

Deja un comentario

El jefe de la Oficina de Contraterrorismo declaró que organizaciones jihadistas estan buscando atacar blancos israelies y judios en el exterior.
Israelies y judios alrededor del mundo estan bajo una creciente amenaza de terroristas islamicos y tienen que exigir que las autoridades locales den mejor seguridad, dijo el lunes el ex jefe de la Oficina de Contraterrorismo General de Brigada (res.) Nitzan Nuriel, horas despues que un pistolero mato a cuatro personas fuera de una escuela judia en Francia.
Nuriel dijo al The Jerusalem Post que una coalicion de organizaciones jihadistas han tomado una decision de atacar blancos israelies y judios donde sea que puedan sin distincion. “Ellos atacan a quien quiera que puedan y donde la seguridad es laxa”, dijo el.
De acuerdo con Nuriel, quien se bajo de su puesto muchos meses atras, Iran y grupos terroristas estan intentando disuadir a Israel para que no tome acciones contra ellos llevando a cabo estos ataques en el exterior. El dijo que era posible que el ataque contra la escuela en Francia no estuviera relacionado con el terror, pero el trazo una linea directa entre la reciente ola de bombardeos y tramas en India, Georgia, Tailandia y Azerbaijan.
Nuriel urgio a los israelies que viajan al exterior a tomar precauciones extra y a ser mas vigilantes frente a la amenaza terrorista. “Para el terrorista no hace ninguna diferencia si el blanco es un representante de la Agencia Judia, un turista israeli o un judio local”, declaro el.
Cuando eligen lugares en el exterior, Nuriel dijo que los israelies no deben tomar la decision basados unicamente en la calidad del hotel o hostel, sino mas bien ellos deben tomar tambien en consideracion si hay seguridad en la instalacion o edificio.
En segundo lugar, el dijo que los israelies no deben subir fotos de sus viajes a Facebook y otras redes sociales, ya que las fotografias podrian luego ser usadas por los terroristas para rastrearlos, tanto como para identificar blancos frecuentados por grandes cantidades de israelies.

Older Entries