Encuesta de la BBC: La imagen mundial de Israel cae en picada

Deja un comentario

Israel aparece tercero en el ranking de las naciones consideradas de peor influencia en el mundo, señala una encuesta anual realizada por la cadena de noticias británica BBC.
La encuesta refleja el continuo desplome de la imagen internacional del Estado judío.
Solamente Irán y Pakistán tienen peor imagen que Israel en la investigación.
La encuesta, llevada a cabo entre diciembre de 2011 y febrero de 2012, fue implementada sobre una muestra de 24.090 personas en todo el mundo.
Irán se ganó el poco halagador primer puesto con el 55 por ciento de encuestados que dicen que ese país ejerce la peor influencia sobre el mundo. Pakistán le sigue de cerca (51 por ciento), con Israel y Corea del Norte en el tercer lugar (50 por ciento).
El año pasado, el 47 por ciento de los encuestados había dicho que Israel ejerce una influencia negativa en el mundo.
En esta última encuesta, solamente el 21 por ciento de los encuestados considera que la influencia de Israel es esencialmente positiva.
Un cambio favorable se percibió en Estados Unidos, donde el 50 por ciento de los norteamericanos dice que ve positivamente a Israel, comparado con el 35 por ciento que percibe al Estado judío como una influencia negativa. Estas cifras constituyen el más alto nivel de aprobación de Israel por parte de los estadounidenses desde que comenzaron a realizarse este tipo de sondeos, en 2005.
Nigeria (54 por ciento) y Kenia (46 por ciento) son otros dos países con actitudes favorables a Israel.
El 85 por ciento de los egipcios considera que Israel tiene una influencia negativa en el mundo, un 7 por ciento de aumento con respecto al año pasado.
La imagen del Estado judío es particularmente desalentadora en Europa. España encabeza esta tendencia. El 74 de los españoles ve a Israel de forma negativa. Las actitudes negativas hacia Israel también se registran en Francia (65 por ciento), Gran Bretaña (68 por ciento), Alemania (69 por ciento), Australia (65 por ciento) y Canadá (59 por ciento).
El apoyo hacia Israel también ha decaído en China, India y Rusia.
La encuesta señala que los países más apreciados del mundo son Japón, Alemania, Canadá, Gran Bretaña y China.
Anuncios

‘Nazificación de Israel’, Antisemitismo soviético y antisionismo de izquierda.

Deja un comentario

Extraído de מילים
Por Jaume Bertrán
Hace un año y medio, en Noviembre del 2010, tuve la ocasión de asistir a la presentación del festival Internacional de cine  ‘Memorimage’ en la ciudad de Reus (Tarragona). La película que abría la programación y centraba mi interés era ‘A Film Unfinished‘ de la directora israelí Yael Hersonski, cuya trama se centraba en el análisis de un documental de la propaganda nazi sobre el Gueto de Varsovia. El momento más tenso se produjo al final del acto, durante el turno de preguntas y respuestas, cuando uno de los asistentes del público le preguntó con sorna y cinismo a Yael si también pensaba grabar una película sobre los ‘guetos’ palestinos de Gaza. Ante semejante demonización de Israel y banalización del Holocausto no espere ni a escuchar la respuesta de la joven directora israelí, me fui del acto con un cabreo considerable.
Esta anécdota personal a modo de introducción es sólo un ejemplo de la popularidad que ha adquirido en los últimos años la ‘nazificación’ de Israel y la comparación de los palestinos de Gaza y Cisjordania con las víctimas judías del Holocausto entre la opinión pública europea, especialmente a partir del estallido de la conocida como ‘II Intifada Palestina’ en Septiembre del 2000. En este sentido, podríamos recordar las declaraciones de todo un Premio Nobel de Literatura como José Saramago en las que comparaba la ciudad palestina de Ramallah con Auschwitz o con el Gueto de Varsovia, el populismo anti-israelí de la alcaldesa Susana León Gordillo de Ciempozuelos (Madrid) con su decisión de cambiar los actos en recuerdo del Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto (27 de Enero) por una comemoración del supuesto ‘genocidio palestino’ en el año 2007, las pancartas de los manifestantes seudo pacifistas en las que se compara a Israel con los nazis y se denuncia un supuesto genocidio del pueblo palestino a manos del Tsahal, o las pintadas visibles en muchos campus universitarios españoles en las que se equipara la Estrella de David a la esvástica nazi.
Pintada visible en el campus universitario de Cartuja durante varios meses del año 2009 en la que se equipara la Estrella de David judía con la esvástica nazi.
Aunque de entrada pueda parecer sorprendente, el hecho de que la ‘nazificación’ de Israel sea especialmente popular en círculos de izquierda tiene su lógica ya que estos colectivos se han limitado a una aceptación acrítica de este líbelo antisemita y anti-israelí de la propaganda soviética. De hecho,  es conocida la vieja fobia doctrinal de los marxistas rusos hacía el Sionismo y hacía cualquier otro movimiento que pusiera énfasis en la particularidad o nacionalidad del pueblo judío, como los socialistas del Bund, desde antes incluso de la revolución de Octubre del 1917. En este sentido, el profesor Joan B. Culla cita oportunamente las declaraciones del dirigente comunista Georgii Plekhanov, que describió a los bundistas, defensores de una autonomía cultural judía en una futura Rúsia socialista sin base territorial pero basada en la cultura Yiddish, como “sionistas que tienen miedo a marearse“.
Con estos precedentes, a ningún lector debería sorprenderle que el antisemitismo fuera una constante en la política del novel estado soviético, aunque con altibajos, sin llegar a alcanzar la centralidad que alcanzó en el discurso político nazi en la Alemania del Tercer Reich y negado sistemáticamente por los dirigentes de Moscú gracias al disfraz del antisionismo. En efecto, en la propaganda soviética el movimiento Sionista era convenientemente presentado como un movimiento nacionalista, elitista, burgués y por tanto contrario a los intereses de la clase obrera tanto gentil como judía. El propio Lenin, el padre de la Revolución de Octubre de 1917, llegó a decir que la idea de una nación judía era reaccionaria:
“La idea de un pueblo judío separado es reaccionaria políticamente e insostenible científicamente”. (la situación del Bund en el partido, 1903).
Así, la judeofobia disfrazada de antisionismo existente durante las purgas de Stalin en los años 20-30 volvió a resurgir con fuerza tras el paréntesis de la II Guerra Mundial, a finales de los años 40 e inicios de los 50, al calor de la consolidación de la dictadura estalinista tanto a nivel interno como internacional durante los primeros años de la Guerra Fría. Unos ejemplos de la vuelta al negro pasado antisemita son la disolución del Comité Antifascista Judío y el asesinato de su director, el dramaturgo Solomon Mijoels, en 1948; la campaña antisemita orquestada en Checoslovaquía con la condena y ejecución de Rudolf Slansky y de otros 14 miembros de la dirección del Partido Comunista de ese país (once de ellos judíos); o los planes de deportación de los hebreos soviéticos a Siberia tras el conocido como ‘Complot de las Batas Blancas‘ dirigido supuestamente por el ‘Sionismo internacional’ contra Stalin en 1953.
Al calor de estas oleadas antisemitas en su política interna, de un enfriamiento de las relacines diplomáticas con el gobierno laborista de Ben Gurion y de un paulatino acercamiento a las dictaduras nacionalistas árabes de Egipto y Siria en su polítca exterior, durante los últimos años de la dictadura Estalinista y el mandato de su sucesor, Nikhita Khruschev (1953-1954), la propaganda soviética recuperó la vieja idea de la conspiración judía mundial de los protócolos de los Sabios de Sión e insistió en presentar a todo judío como un espía o un agente participante en una conspiración judeo-sionista mundial en contra de la URSS y en beneficio del capitalismo, del imperialismo estadounidense, del Sionismo y del Estado de Israel. Estas ideas fueron activamente difundidas en los medios de comunicación o en las obras de propagandistas como Trofim Kichko, conocido como el Alfred Rosenberg soviético. Sus dos obras antisemitas más conocidas son ‘Judaism Bez Prikas‘ (Judaísmo sin barniz), publicada por la Academia de Ciencias de Kiev en 1963, y ‘Sionismo y Judaísmo‘ publicada también por dicha academia en 1968. En ambos panfletos, escritos en lengua ucraniana, Kichko escribe perlas antisemitas dignas del antisemitismo Nazi. He aquí un ejemplo:
“In humiliating working people, the Talmud at the same time glorifies persons of wealth; in downgrading agriculture, it praises trade and usury.
According to the Talmud, even the prophet Moses made a fortune through trade machinations which he practiced by speculating with community property. “Moses grew rich by selling pieces of sapphire which broke off during the cutting of the stones for the Ten Commandments,” says the Talmud.
The Talmud morally corrupts people, instilling in them the spirit of commerce and extortion. An example of practitioners of extortion are the priests themselves, the teachers of the law—the rabbis, who supervise adherence to the religious prescriptions which permit common people “to be cleaned like fish.
A finales de los años sesenta y la primera mitad de los años setenta, en el contexto de las Guerras de los Seis Dias (Junio de 1967) y del Yom Kippur (Octubre del 1973), la conjunción entre marxismo clásico, las teorías del anti-imperialismo leninista y el tercermundismo influido por el Panarabismo de Nasser, el movimiento de los No Alineados, la Guerra del Vietnam y la independencia de Argelia, consolidó la idea de la conspiración judeo-sionista mundial de la propaganda soviética en la mayor parte de las corrientes de la izquierda europea y occidental. En efecto, entre los universitarios y la intelectualidad progresista nacida del Mayo del 1968 hizo fortuna la idea de un Israel belicista, expansionista y tentáculo del imperialismo estadounidense en Oriente Medio frente a una visión de los aliados de la URSS (La OLP y las dictaduras nacionalistas árabes de Egipto, Siria e Iraq) como potencias revolucionarias y en vanguardia de la lucha antiimperialista por los derechos de los pueblos oprimidos del Tercer Mundo. A partir de ese momento -y parafraseando al profesor Joan B. Culla- junto al poster o la camiseta del Che Guevara irrumpió con fuerza como prenda reivindicativa de muchos jóvenes de izquierda el Kefieh o pañuelo palestino.

El che Guevara y la iconografía palestina: dos símbolos de la confluencia en la izquierda del marxismo, el antiimperialismo leninista y el tercermundismo desde finales de los años sesenta.
Si hasta ese momento la propanda antisionista soviética se había limitado a copiar los mitos de la vieja judeofobia tradicional zarista (especialmente la idea de conspiración judía mundial) pero adaptándola a los nuevos tiempos, a inicios de los años setenta, los dirigentes de Moscú dieron un paso más en la legitimación del odio y pusieron su granito de arena en la creación de un nuevo mito antisemita: la conspiración judeo-nazi durante la II Guerra Mundial con la finalidad de llevar a los kibbutzim de palestina a los judíos europeos útiles y deshacerse de los inútiles, de los ancianos, de los niños o de los que no mostraban simpatia con el Sionismo. En conclusión, si los sionistas colaboraron con los Nazis durante la II Guerra Mundial en el exterminio de su propio pueblo, el Sionismo es el heredero del Nazismo y, por tanto, es un movimiento ideológicamente racista y fascista, comparable por ejemplo a la Suráfrica del Apartheid.
 Este nuevo libelo, al igual que el resto de la propaganda antisemita camuflada de antisionismo, encontró un ámplio eco en los medios de comunicación y en las publicaciones oficiales soviéticas y de los satélites de Moscú.  Sirva de ejemplo el siguiente fragmento de un ensayo de Anatoly Kudof sobre Sionismo y Nazismo, publicado en Enero de 1971 en la revista moscovita ‘Literaturnaia Rossia‘, donde se recogen unas supuestas declaraciones del Presidente del Movimiento Sionista, Jaim Weizmann, a los miembros de la Comisión Peel en 1937:
 ”¿Saben ustedes [se pregunta retóricamente Kudof en imaginario diálogo con sus lectores] lo que este idealista [Jaim Weizmann] le contestó a la Real Comisión Británica cuando le preguntaron sobre la posibilidad de enviar seis millones de judíos de Europa Occidental a Palestina para salvarlos del terror nazi? Lean atentamente este credo de los sionistas: ¡No! ¡Que perezcan los viejos. Son polvo, el polvo económico y moral del gran mundo .
 La Nazificación del Sionismo tenía un doble objetivo: en clave interna soviética justificar ante la población las medidas represivas del Kremlin contra los judíos y en política internacional convertir a Israel en un paria internacional. Y estuvieron a punto de conseguirlo: el día 10 de Noviembre de 1975, gracias al voto de los países del mundo árabe-islámico, de los países del bloque socialista y de algunos países africanos del bloque de los no alineados, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó por 72 votos a favor, 35 en contra y 32 abstanciones (entre ellas, la de España), la resolución 3379 que consideraba la “ideología sionista como una forma de racismo y de discriminación racial“. Como acertadamente indica el profesor Joan B. Culla, el objetivo de la misma no era la crítica a la política de un determinado gobierno israelí sino deslegitimar de raíz las bases doctrinales del Sionismo y de la existencia de Israel. No es casualidad que dicha resolución siguiera vigente hasta los últimos estertores de la Guerra Fría, hasta mediados de Diciembre de 1991, cuando fue anulada con la aprobación de otra resolución, la 4686, en la Asamblea General de las Naciones Unidas.
Los aparatos de propaganda soviéticos impulsaron la rápida difusión de este libelo (y del resto de su propaganda antisionista) en los países árabes con un notable éxito. De hecho, dos décadas después del fin de la Guerra Fría y de la desintegración de la URSS, los mitos de la Nazificación de Israel y de la conspiración judeo-nazi, unidos a una postura banalizadora o abiertamientamente negacionista de la Shoah, siguen teniendo una gran influencia en la opinión pública de esos países y han inspirado concursos de dibujos, canciones, congresos negacionistas (como el organizado por el presidente Mahmoud Ahmadineyad en Diciembre del 2006), tesis doctorales como la de Mahmoud Abbas, centenares de artículos, caricaturas de prensa o contenidos de programas de radio-televisión como este de Al-Aqsa TV, canal televisivo vinculado al Hamas:
Volviendo nuevamente a Europa, tras la Guerra del Yom Kippur (octubre de 1973) y la crisis del económica provocada por el boicot de los países árabes, la visión pro palestina del conflicto asumida por la izquierda también es aceptada en muy buena medida por la diplomacia europea -con Francia a la cabeza- especialmente a partir de la celebración de la Primera Cumbre del Diálogo Euro-Árabe en Rabat en 1974. En pocos años, años, la OLP ganó respetabilidad entre la opinión pública occidental y su presidente, Yassir Arafat, fue recibido con honores de jefe de estado por líderes europeos como el Primer Ministro austriaco Bruno Kreisky, el presidente del gobierno español Adolfo Suárez o su colega francés, el Presidente François Mitterrand. Sin embargo, pienso que estos factores por si solos no explican la popularidad que ha conseguido en estos últimos años la ‘Nazificación’ de Israel en nuestra opinión pública e incluso en nuestra prensa, revistas y medios de comunicación en general.  Me da la impresión de que detrás de esta idea de presentar como los ‘nuevos nazis’ a los supervivientes del Holocausto y sus descendientes israelíes se esconde una tentativa -quizás inconsciente- de exorcizar la culpa europea por el antisemitismo y el Holocausto. En palabras de la periodista Pilar Rahola:
“Con su adscripción maniquea y acrítica al victimario palestino, Europa se exorciza de su propia culpa, la niega hasta hacerla desaparecer. Ya no se trata de ser indiferente como recriminaba Broch. Ahora se trata de ser el dedo acusador, linda manera de dejar de ser culpable…”

El Conflicto de Israel como Teoría de Juegos

Deja un comentario

Rick es una persona racional y se da cuenta de la dorada oportunidad que se ha cruzado en su camino. Se vuelve a Steve con la sugerencia obvia: “Toma la mitad y yo tomaré la mitad, de esa manera cada uno de nosotros tendrá $50.000”.
Para su sorpresa, Steve frunce el ceño y le dice, en un tono que no deja lugar a duda: “Mira, no sé cuáles son tus planes para el dinero, pero no tengo intención de salir de esta habitación con menos de $90.000. Si aceptas eso, bien. Si no, ambos podremos ir a casa sin nada de dinero”.
Rick apenas puede creer lo que escucha. “¿Qué ha sucedido con Steve?”, se pregunta. “¿Por qué debería él obtener el 90% del dinero y yo sólo el 10%?” Decide tratar de convencer a Steve para que acepte su punto de vista. “Seamos lógicos”, lo insta, “Estamos en la misma situación, ambos queremos el dinero. Dividamos el dinero por igual y ambos nos beneficiaremos”.
Steve, sin embargo, no parece perturbado por la lógica de su amigo. Escucha con atención pero, cuando Rick termina, dice, aún más enfáticamente que antes: “90-10 o nada. Esa es mi última oferta”.
La cara de Rick se pone roja de rabia. Está a punto de golpear a Steve en la nariz, pero se reprime. Se da cuenta de que Steve no va a ceder, y que la única manera de salir de la sala con dinero es rendirse. Se acomoda la ropa, toma $10.000 de la maleta, estrecha la mano de Steve y sale humillado de la habitación.
Este caso se denomina, en la teoría de juegos, “La Paradoja del Chantajista”. La paradoja es que el racional Rick se ve obligado a comportarse de manera irracional por definición, con el objeto de lograr el máximo resultado, a la luz de la situación que se ha desarrollado. Lo que lleva a este extraño resultado, es el hecho que Steve está seguro de sí mismo y ni parpadeó al hacer su exorbitante demanda. Esto convenció a Rick de que debía rendirse para sacar el mejor partido de la situación.
El conflicto árabe-israelí
La relación entre Israel y los países árabes se lleva a cabo siguiendo las líneas de esta paradoja. En cada etapa de la negociación, los árabes presentan posiciones imposibles, inaceptables desde el comienzo. Actúan seguros de sí mismos y como si creyeran totalmente en lo que están pidiendo, y le dejan en claro a Israel, que no hay ninguna posibilidad de que den marcha atrás.
Invariablemente, Israel acuerda con sus chantajistas demandas porque, de lo contrario, saldrá de la habitación con las manos vacías. El ejemplo más patente de ello son las negociaciones con Siria, que se han llevado a cabo, con negociadores de diferentes niveles, durante años. Los sirios se aseguraron de dejar claro desde el principio que no comprometerían ni un milímetro de la Alturas del Golán.
La parte israelí, ansiosa de obtener un acuerdo de paz con Siria, internalizó tan bien la posición siria, que el público israelí está seguro de que el punto de partida para futuras negociaciones con Siria tiene que incluir la completa retirada de las Alturas del Golán, a pesar de su crítica importancia estratégica, para garantizar fronteras seguras para Israel.
La Solución Perdedora
De acuerdo con la teoría de juegos, Israel tiene que cambiar ciertas percepciones básicas, con el objeto de mejorar sus posibilidades en el juego de las negociaciones con los árabes y ganar la lucha política a largo plazo:
a. Voluntad de renunciar a los acuerdos
La posición política de Israel se basa en el principio que los acuerdos con los árabes deben alcanzarse a cualquier precio, que la falta de acuerdos es insostenible. En la Paradoja del Chantajista, el comportamiento de Rick es el resultado de su sensación de que debe salir de la habitación con algo de dinero, no importa cuán poco sea. Rick no puede imaginarse a sí mismo saliendo de la habitación con las manos vacías, es presa fácil para Steve, y termina saliendo con una cierta cantidad de dinero, pero en el papel de perdedor humillado. Esto es similar a la forma en que Israel lleva a cabo las negociaciones, su estado mental la hace incapaz de rechazar las sugerencias de no resignar sus intereses.
b. Tomar en cuenta la repetición
La teoría de juegos se refiere a las situaciones de una sola vez, de manera diferente que a las situaciones que se repiten. Una situación que se repite a lo largo de cualquier período de tiempo, crea, paradójicamente, una paridad estratégica que lleva a la cooperación entre las partes enfrentadas. Esta cooperación se produce cuando ambas partes se dan cuenta de que el juego va a repetirse, y dado que deben sopesar la influencia que los  actuales movimientos tendrán en los juegos futuros, hay un factor equilibrante en el juego.
Rick vio su problema como un evento de una sola vez, y se comportó en consecuencia. Si le hubiera dicho a Steve, en cambio, que no renunciaría a la cantidad que se merecía, aunque ello significara una pérdida total, habría cambiado el resultado del juego por un tiempo indefinido. Probablemente sea cierto que habría dejado el juego con las manos vacías, pero en la próxima reunión con Steve, este último recordaría la sugerencia original de Rick y trataría de llegar a un compromiso.
Así es como Israel debe comportarse, mirando a largo plazo con el fin de mejorar su posición en futuras negociaciones, incluso si esto significa continuar en un estado de guerra y dejar pasar un acuerdo.
c. Fe en tus opiniones
Otro elemento que encaja en la “Paradoja del Chantajista” es la firme creencia en su opinión de una de las partes. Steve es un ejemplo de eso. Esa fe le da a un competidor, confianza interna en su causa desde el inicio y, finalmente, convence a su rival también. El resultado es que el bando contrario quiere llegar a un acuerdo, incluso a expensas de la rendición irracional, que está considerablemente distanciada de su posición de apertura.
Hace varios años, hablé con un oficial de alto rango que afirmaba que Israel debe retirarse de las Alturas del Golán en el marco de un tratado de paz, porque el Golán es tierra sagrada para los sirios y nunca renunciarán a ella. Le expliqué que primero los sirios se convencieron de que el Golán era tierra sagrada para ellos, y luego procedieron a convencernos a nosotros también. La fe inquebrantable de los sirios de que están en lo correcto, nos convence de rendirnos a sus dictados. La única solución a eso es que nosotros creamos, inquebrantablemente, en la justicia de nuestra causa. Sólo la fe completa en nuestras demandas, puede tener éxito en convencer a nuestros adversarios sirios de que tomen en cuenta nuestra opinión.
Al igual que en toda ciencia, la teoría de juegos no toma partido en juicios morales y de valor. Analiza estratégicamente el comportamiento de las partes enfrentadas, en un partido que juegan uno contra el otro. El Estado de Israel está en medio de un tal partido frente a sus enemigos. Como en todo juego, el partido árabe-israelí incluye intereses que crean el marco del juego y sus reglas.
Lamentablemente, Israel hace caso omiso de los principios básicos de la teoría de juegos. Si Israel fuera lo suficientemente sabia como para comportarse de acuerdo a esos principios, su estatus político y de hecho y su estatus de seguridad, mejorarían sustancialmente.
Copyright Israel Aumann
Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

Ayalon: “La paz no puede costarle a Israel su existencia”

Deja un comentario

El vice ministro de relaciones exteriores de Israel, Danny Ayalon, dijo anoche que Israel desea alcanzar la paz con sus vecinos árabes, pero destacó que ésta no puede llegar con el costo de la existencia de Israel.
En diálogo con el medio israelí Aarutz Sheva luego de la 12º Conferencia Anual de Herzliya, Ayalon dijo: “Tenemos que ser muy firmes con nuestras demandas de seguridad, reconocimiento, y también necesitamos ver que los palestinos abandonen sus demandas sin sentido sobre negociaciones con precondiciones y otros tipos de excusas”.
Agregó que la Primavera Árabe ha probado estar equivocado con que el “problema palestino” es central para la estabilidad y el futuro de Medio Oriente. “El pueblo de El Cairo o Damasco o Bahrain o Libia no fue a las plazas por los palestinos, pero por problemas intrínsecos que líderes aquí, muy convenientemente, pusieron sobre los palestinos”, dijo Ayalon.
Él dijo que el conflicto “debe ser resuelto entre Israel y los palestinos sin precondiciones y sin intervención ni inferencia del exterior”.
Ayalon también destacó el valor estratégico de Israel para Estados Unidos y dijo que el Estado Judío es extremadamente importante para los americanos. “Preguntar si Israel es un activo o una responsabilidad es como preguntar, en 1939 o 1941, si Gran Bretaña era un activo o una responsabilidad de Estados Unidos”, dijo.
“Israel y EE.UU. no solo comparten los mismos valores, sino también los mismos intereses. La relación entre ambos es muy natural. Seguirá, por el beneficio no solo de ambos pueblos sino de la región”, dijo.

Los ataques terroristas palestinos y la cantilena de la tregua

Deja un comentario

Por Rubén Kaplan

Para RKpress

En el año 2005, en aras de alcanzar la paz con sus belicosos vecinos árabes-ilusión indubitablemente vana- Israel, luego de 38 años se retiró de manera unilateral de la Franja de Gaza desalojando -como parte del Plan de Desconexión implementado por el gobierno de Ariel Sharon y aprobado por el Parlamento- a 17 asentamientos con numerosa población judía. El gesto conciliador del Estado hebreo, que debe revisar si el irse voluntariamente no fue una desatinada política de seguridad, tuvo como retribución los injustificados disparos de una miríada de misiles y morteros a su territorio que persisten hasta hoy.Apenas se produjo la evacuación de Gaza por el Ejército de Defensa de Israel (IDF), máquinas excavadoras palestinas, por decisión del presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, comenzaron la demolición de la sinagoga del asentamiento de Netzarim. Antes de ello, una multitud de palestinos, incendiaron las sinagogas de los asentamientos de Morag, Neve Dekalim y Kfar Darom, e intentaron destruirlas a martillazos al retirarse el ejército israelí. La profanación de los templos fue calificada de “acto bárbaro” por el ministro israelí de Asuntos Exteriores, Silvan Shalom. Premonitoriamente, el diputado del Partido Religioso Nacional, Shaul Yahalom, manifestó que los palestinos han demostrado su atrocidad y la Autoridad Nacional Palestina, su incapacidad para impedirlo, además de una total incompetencia. “Esta es la prueba definitiva del futuro terrible que podemos esperar de los terroristas de Gaza”, concluyó el diputado.

Después de una tregua acordada que el grupo terrorista nunca respetó y luego de innumerables advertencias al Hamas para que cesaran los ataques con cohetes hacia su población civil, y colmada la paciencia, el 27 de diciembre de 2008 en una operación que tomó por sorpresa a los palestinos, por el hecho de haberse llevado a cabo el día sagrado judío de Shabat, la Fuerza Aérea de Israel, dio inicio a una acción fulminante, la “Operación Plomo Fundido” que tuvo como objetivo bombardear más de 100 objetivos neurálgicos de Hamas, causando según el poco creíble Centro Palestino para los Derechos Humanos, 1.434 palestinos fallecidos, de los cuales 960 eran civiles, 288 de ellos menores de dieciocho años, mientras que un informe presentado por el ejército israelí reconocía 1.166 palestinos muertos, entre 457 y 295 de ellos víctimas civiles, usados vilmente como escudos humanos. El frustrado candidato a Jefe del Estado Mayor del Estado hebreo, Yohav Galant era partidario de emprender la Operación Plomo Fundido un año y medio antes que se llevara a cabo y no habría esperado hasta diciembre de 2009. También aseveran que su plan consistía no sólo en neutralizar la andanada de cohetes que lanzaba el Hamas a la población del sur de Israel, sino acabar además con el gobierno terrorista en la Franja de Gaza. Su idea fue rechazada, oportunamente entre otros, por el Ministro de Defensa y por el General Ashkenazi. Para Galant la operación fue liviana y de alcance limitado. La persistencia de Hamas de continuar lanzando cohetes contra territorio israelí, sustentan la razón de la teoría de quien fuese Comandante de la Región Sur, que declaró hace un tiempo: “No me gustaría llegar a esa situación, pero si nos vemos forzados, tenemos un plan para ocupar la Franja. “Si continúan los ataques con cohetes y llegan a un nivel insostenible, incluyendo ataques de rango largo, se adoptarán las medidas necesarias, que podrían incluir la reocupación de la Franja de Gaza”.

Es impensable, que cualquier país, a excepción pareciera de Israel, no esté obligado a defender a sus ciudadanos de una agresión externa. La comunidad internacional, alegando inexistentes razones humanitarias, alzó su voz de protesta cuando Israel bloqueó Gaza para evitar el contrabando de armamento procedente de Irán y Siria y como reacción a los ataques contra su territorio. No se escucha el mismo clamor cuando los misiles azotan al Estado judío, que paga las consecuencias de no haber culminado eficazmente la necesaria “Operación Plomo Fundido”, aceptando el cese del fuego impuesto oportunamente por la ONU, EE.UU. y la UE . De todos modos, el Estado judío, que soporta la andanada de misiles durante años, sabe que si reacciona debidamente recibirá las críticas del mundo y de la prensa por el “delito” de defenderse.

El jueves 18 de agosto, cerca del mediodía, un grupo indeterminado de terroristas palestinos fuertemente armados procedentes de Gaza, que cruzaron la frontera de Israel y Egipto, atacaron en la intersección de Netafin, a unos veinte kilómetros de la ciudad de Eilat a dos autobuses, dos automóviles civiles y un vehículo militar en una operación terrorista desdoblada, asesinando a ocho israelíes y causando decenas de heridos. El IDF abatió por su parte a siete terroristas y en la persecución de otros murieron 3 policías egipcios .Aparentemente, un avión del ejército israelí habría matado a los guardias de seguridad mientras sobrevolaba la zona entre las ciudades de Eliat y Taba. Este último incidente generó un conato de retiro del embajador de Egipto en Israel. Los egipcios acusan a Israel de no hacer lo suficiente para proteger la frontera. El Estado judío, presionado por EE.UU., tuvo que pedir disculpas que en rigor, Egipto no merece ya que a partir del derrocamiento de Hosni Mubarak, por incuria o molicie de sus nuevas autoridades, se fugaron de sus cárceles una gran cantidad de peligrosos jihadistas y la península del Sinaí se constituyó en tierra fértil para la libre circulación del variopinto terrorismo islámico. La cada vez mayor gravitación en Egipto de la Hermandad Musulmana, se puede comprobar viendo un video emitido el 21 de agosto por la emisora qatarí Al-Jazeera TV, donde muestra a cientos de manifestantes egipcios reunidos frente a la embajada de Israel en El Cairo , portando pancartas con la esvástica y coreando “las cámaras de gas están listas” .

Pocas horas después de la agresión en Eilat, mientras persistían las escaramuzas con algunos terroristas en la frontera de Sinaí, aviones de guerra israelíes dirigieron sus misiles contra una vivienda en la ciudad de Rafah, en un edificio que conocía de antemano que era un refugio, matando a los cinco máximos dirigentes de los Comités de Resistencia Popular (CRP) creado en 2000 , entre ellos Jaled Shaath y el Comandante Kamal al -Nayrab, conocido por su alias Abu Awad- éste último vinculado al secuestro de Gilad Shalit- quienes habían dirigido el ataque junto con otros grupos palestinos vinculados a Al Qaeda.

Al disponer de 5 cadáveres de terroristas ultimados, le resultó fácil a la Inteligencia israelí determinar de dónde provenían y en qué grupo militaban. Los detonadores de los cinturones explosivos que llevaban son los mismos que usaron en la operación Plomo Fundido, como así también los fusiles de asalto Kalachnikov; y los chalecos antibala que vestían. El hallazgo de esposas, denota que también tenían la intención se secuestrar a otro soldado israelí.

El atentado contra civiles israelíes, mereció el rápido repudio de EE.UU., Gran Bretaña, Italia, de la UE entre otros y el ominoso silencio de muchos países. El Ministro de Relaciones Exteriores alemán Guido Westerwelle también condenó los ataques. “En esta hora difícil estamos al lado de nuestros amigos israelíes. Los responsables deben ser procesados, dijo con candor el Canciller germano, como si existiera una Justicia en Gaza. “Terror y la violencia no debe a torpedear los esfuerzos de paz y negociación en el Medio Oriente”. Por su parte La Liga Árabe condenó el domingo pasado los ataques aéreos israelíes en la franja de Gaza y dijo que las Naciones Unidas deben tomar medidas para poner fin a los ataques, por supuesto sin mencionar porqué se habían llevado a cabo. Traspasando el límite de lo burlesco, el Jefe negociador de la Autoridad Palestina, Saeb Erekat advirtió a Israel contra cualquier “acción irresponsable” en la franja de Gaza en respuesta a los ataques terroristas que mataron a siete israelíes y decenas heridos en el sur. “Israel está avisado de cualquier posible acción agresiva o medidas de castigo colectivo contra la población palestina en Gaza”, dijo Erekat en una declaración. El negociador palestino advirtió contra la acción de represalia israelí en Gaza, señalando que como “potencia ocupante” Israel es responsable por el bienestar de los civiles que viven en Gaza.

Parecería que el abuso de fumar algunas sustancias en un narguile, le hizo olvidar a Erekat que Israel se retiró de Gaza hace 6 años. Anteriormente, intuyendo la represalia de Israel, como medida de precaución, Hamas y sus valientes altos mandos, pasaron a la clandestinidad y se escondieron.

El Gobierno español del desprestigiado Zapatero, que anunció respaldará a un estado palestino, equiparando un ataque terrorista a civiles con la natural respuesta militar, ha condenado tanto los atentados perpetrados en el sur de Israel por supuestos milicianos palestinos como la represalia adoptada por el Ejército israelí sobre la Franja de Gaza, a través de un comunicado en el que ha lanzado un llamamiento a la “contención.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki- Moon se sumó a la condena por el atentado múltiple y pidió “moderación” a las partes para evitar una escalada de la violencia. Ban Ki- Moon y muchos de los que hablan de moderación o uso excesivo de la fuerza debieran aprender farsi para comprender cabalmente al cínico negador del Holocausto y presidente de la República Islámica de Irán, quien dijo en una entrevista con una red de noticias rusa que Irán respondería con dureza a cualquier intento de Israel o EE.UU. de lanzar una guerra contra su país. “Tenemos un dicho en nuestro idioma: si alguien le tira una piedra pequeña a usted, debe responder con una piedra más grande.”

Desde el ataque punitivo israelí, fueron disparados más de cien misiles por los diferentes grupos terroristas que se congregan en Gaza: Hamas, la Jihad Islámica y el descubierto recién por muchos sorprendidos analistas, Comités de Resistencia Popular.

Cuando la respuesta israelí se intensificaba, alternadamente una de esas facciones, utilizaba el remanido recurso de la “hudna” o tregua para evitar ser atacada por el IDF, atribuyéndole la responsabilidad a otro de los grupos y poder a la vez seguir lanzando misiles. La hudna en su significado verdadero, no es un “alto al fuego” convencional, de acuerdo a como lo entendemos los occidentales, sino un medio estratégico que conciben los musulmanes para el logro de ventajas militares. En virtud de ello, los diferentes grupos palestinos que operan desde Gaza, anuncian unilateralmente treguas que no respetan y las violan constantemente. Ese ardid, convertido en una cantilena, ya está agotado y ni merece ser contemplado. Prueba de ello es que el siempre frágil armisticio declarado por los grupos terroristas de Gaza, fue violado una vez más la noche de lunes 22 de agosto, cuando 4 cohetes Qassam fueron lanzaron desde el norte de la Franja de Gaza a las comunidades del sur de Israel.

Casi un millón de ciudadanos israelíes, especialmente los que viven en las localidades sureñas de Ashdod, Ofakim, Netivot, Beer Sheva y Ashkelon, viven con el sobresalto y la angustia permanente de ser alcanzados por cohetes o morteros. Israel tiene el derecho y la obligación de protegerlos, no sólo desplazando los exiguos sistemas antimisilístico que dispone “Cúpula de Hierro”, sino usando su poderío militar para responder con dureza a cualquier ataque a su territorio, que debe considerar como un “casus belli”, un acto de guerra.

ONU: Las negociaciones entre israelíes y palestinos están en punto muerto

Deja un comentario

La ONU alertó del “profundo y persistente bloqueo” en el que se encuentra el proceso de paz entre israelíes y palestinos, y pidió a las partes que se esfuercen por reanudar cuanto antes las negociaciones directas y por afianzar la solución de dos estados en conflicto.

Así lo expresó el coordinador especial de la ONU para el Proceso de Paz en Oriente Medio, Robert Serry (foto), en el Consejo de Seguridad, donde se celebra un debate abierto sobre la situación en Oriente Medio y donde los representantes de Israel y de los palestinos volvieron a mostrar sus diferencias.
“El proceso político para resolver el conflicto entre israelíes y palestinos se encuentra en un profundo y persistente punto muerto. Exhortamos a las partes a encontrar un camino que les permita trabajar hacia la solución de los dos Estados y a la comunidad internacional a ayudarlos a encontrar una salida creíble”, aseveró.
Serry explicó que “los líderes políticos de ambas partes están frustrados, como también lo están sus ciudadanos”, y destacó sobre todo la situación de la parte palestina, que se enfrenta a “la ausencia de un horizonte político creíble que lleve al fin de la ocupación que empezó en 1967”.
“Los israelíes siguen preocupados en lograr una estabilidad duradera en materia de seguridad y el fin de los enfrentamientos”, añadió el coordinador especial de la ONU, quien lamentó que las negociaciones de paz estén todavía paralizadas desde el pasado septiembre, pese a que ambas partes “reiteran su deseo de negociar”.
Serry reconoció, sin embargo, que Israel apuesta por negociaciones bilaterales, mientras que, ante la persistencia de la actividad de los asentamientos, los palestinos se acercan cada vez más a la ONU, lo que provoca el rechazo de la otra parte.
Los delegados de israelíes y palestinos ante la ONU insistieron precisamente en esos parámetros en el debate celebrado en el Consejo, en el que el representante palestino, Riyad Mansour, apostó abiertamente por que Naciones Unidas reconozca el Estado de Palestina como medida para avanzar en el camino hacia la paz, mientras que Isarel se apresuró a atacar esa idea.
“Ha llegado la hora de acabar con la ocupación israelí, ha llegado la hora de la independencia de Palestina y de que Palestina e Israel vivan uno junto
a otro en paz y seguridad. (Es) la hora de un nuevo Oriente Medio”, dijo Mansour, quien pidió que se acepte a Palestina “como un miembro pleno” de la ONU.
Por su parte, el embajador israelí ante la ONU, Ron Prosor, señaló que “las iniciativas palestinas unilaterales en Naciones Unidas pueden ser atractivas superficialmente para algunos, pero son una distracción en el camino hacia la paz”, y destacó que “no hay mucho entusiasmo en la comunidad internacional” para que Palestina se convierta en el Estado número 194 del organismo.
“Muchos miembros de la comunidad internacional buscan maneras de evitar una acción con posibles consecuencias de desconfianza y expectativas insatisfechas que podría llevar a la violencia”, dijo el diplomático israelí, quien aseguró que el reconocimiento del Estado palestino “violaría los acuerdos bilaterales de colaboración”.
“La comunidad internacional debe decir a los palestinos que no hay atajos para el reconocimiento de su Estado, ya que no se puede saltar el camino de la paz. Los palestinos tendrán que abandonar el unilateralismo y regresar a las negociaciones directas para la paz”, aseveró.
El debate en el Consejo de Seguridad acogió a delegados de alrededor de 40 países, que reflejaron en su mayoría una llamada a las partes para que regresen a las negociaciones de paz.
Estados Unidos, además, dejó claro que no apoyará el reconocimiento del Estado palestino en septiembre ante la actual situación, ya que supondría “el aislamiento de Israel en la ONU”.
“Que no haya ninguna duda: acciones simbólicas para aislar a Israel en la ONU en septiembre no llevarán a la creación de un Estado palestino independiente. Estados Unidos no apoyará campañas unilaterales en Naciones Unidas ni este septiembre ni nunca”, dijo la representante norteamericana, Rosemary DiCarlo, ante el Consejo.
DiCarlo señaló que “un acuerdo de paz viable y duradero sólo puede alcanzarse con un acuerdo mutuo entre las partes, a través de negociaciones responsables y serias que lleven a la consecución del objetivo común de los dos Estados para los dos pueblos”.
Pese a esa oposiciones, los representantes palestinos se mostraron hoy decididos a lograr el reconocimiento de Naciones Unidas -dicen contar con más de 120 respaldos- de cara a la apertura del próximo período de sesiones de la Asamblea General en septiembre, aunque no hayan iniciado aún los trámites necesarios para ello. EFE

Netanyahu insta a Abás que acepte a Israel como "Estado judío"

Deja un comentario

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, imploró al presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmud Abás, que acepte a Israel como “Estado judío”, petición que calificó de “demanda básica” para cualquier proceso negociador.

“A mi pueblo le dije que aceptaría un Estado palestino (…) Ahora Abás debe decirle al suyo ‘Acepto un Estado judío'”, dijo hoy Netanyahu ante la Junta de Gobernadores de la Agencia Judía, el organismo que se encarga de las relaciones entre Israel y la diáspora judía.

A decir de un comunicado remitido desde la Oficina del Primer Ministro, se trata de una “demanda básica” para poder alcanzar algún día la paz en la región: “Sencillamente, diga las palabras: ‘Acepto un Estado judío'”.

Las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos están estancadas desde septiembre pasado, cuando concluyó la moratoria parcial de diez meses que Israel había declarado en la construcción de asentamientos judíos en

Judea y Samaria (nombres bíblicos de Cisjordania).

Tres semanas antes, por presiones estadounidenses, las dos partes habían comenzado por enésima vez las negociaciones de paz, de las que Abás se retiró deliberadamente alegando que Israel no renovaba la moratoria.

Los palestinos estancaron las negociaciones intencionalmente porque habían optado por recurrir a la ONU en busca de reconocimiento unilateral.

Fuentes palestinas informaron de que la Autoridad Palestina (AP) ha enviado delegaciones a más de una docena de países para consolidar nuevos apoyos en la ONU, tras haber conseguido ya el voto favorable de al menos 116.

Los diplomáticos palestinos visitarán los próximos días Canadá, Australia y Nueva Zelanda, entre otros países.

Israel trata de contrarrestar la ofensiva diplomática palestina mediante otra campaña destinada a obtener el respaldo de los países occidentales, en la estimación de que sin los votos de EEUU y los países de la Unión Europea la resolución de la ONU se desinflaría sola. EFE y Aurora

Older Entries