"Las Fuerzas Armadas de Irán se ponen en alerta de guerra

Deja un comentario

El comandante de la Guardia Revolucionaria, la fuerza de élite de Irán, Mohamed Ali Jaafari, ordenó a sus fuerzas elevar el nivel de alerta frente a una posible guerra o un ataque contra las instalaciones nucleares de su país, señala un reporte del periódico Telegraph.
El rotativo británico sostiene que fuentes de inteligencia occidentales aseguran que Irán reposicionará los misiles balísticos de largo alcance, explosivos y tropas en posiciones defensivas, para ofrecer una rápida respuesta en caso de un ataque israelí o estadounidense.
Mientras tanto, la Fuerza Aérea iraní declaró que ha emplazado sus “unidades de reacción inmediata” para responder a los ataques aéreos.
Las fuentes indican que elevar el nivel de alerta significa la dispersión en toda la República Islámica de las baterías de misiles de largo alcance, y el despliegue de unidades de artillería y de guardia en las “posiciones claves de defensa”.
Una alta fuente occidental de inteligencia afirmó al periódico que “existe una profunda preocupación en la alta dirigencia del régimen iraní de que sea objeto de un ataque militar sorpresivo por parte de Israel o Estados Unidos”.
“Por lo tanto están tomando todas las precauciones necesarias para defenderse apropiadamente si se produjera un ataque”, explicó el oficial.

“La explosión destruyó totalmente la base de pruebas de misiles de Irán”
La reciente explosión en una base militar cerca de Teherán fue un gran retroceso para el programa de misiles de largo alcance de Irán, y destruyó en gran medida las instalaciones, afirmaron oficiales de inteligencia israelíes y estadounidenses al New York Times.
Los oficiales manifestaron al rotativo que en las fotos satelitales se observa nítidamente que la base iraní era un centro de prueba para misiles avanzados alimentados por combustible sólido, mejor preparados para llevar sus ojivas a distancias superiores y encenderse más rápido que los viejos misiles, que funcionan a base de combustible líquido.
Según el rotativo, las fotos satelitales tomadas tras la explosión muestran que la base fue casi completamente destruida, lo que implica un grave retroceso para el programa de desarrollo de misiles de Teherán, según los expertos.
Las circunstancias precisas de la explosión continúan siendo inciertas, pero los especialistas estadounidenses creen que pudo tratarse de un accidente debido a la inexperiencia de los iraníes en el manejo de materiales volátiles y tecnologías peligrosas.
A principios de mes, Irán reiteró que la explosión, en la que murieron al menos 17 miembros de la Guardia Revolucionaria – entre ellos un general – fue provocada por un accidente.
La semana pasada, un alto oficial de seguridad israelí dijo que el estallido podría postergar el desarrollo de misiles tierra-tierra, pero advirtió que se está lejos de detener todas las dimensiones militares del programa militar iraní.
Los oficiales de inteligencia occidentales declararon que más importante que las causas son las consecuencias de la explosión, que implica un retroceso para el programa militar de Teherán.
“Todo lo que ayude a ganar tiempo y postergue el momento en que los iraníes sean capaces de instalar una ojiva nuclear en un misil preciso es una pequeña victoria”, enfatizó uno de los oficiales de inteligencia al New York Times

Tensión con Egipto

Deja un comentario

El presidente de Israel, Shimon Peres, ha desea este domingo que el Sinaí vuelva a ser la “península de la paz”, ya que el restablecimiento de las relaciones amistosas entre Egipto e Israel es en provecho de ambas partes.

Peres ha realizado estas declaraciones durante una visita a la familia del sargento Moshe Naftali, fallecido el pasado jueves durante el ataque coordinado de milicias palestinas contra Eilat, en el sur de Israel. Está previsto que Peres visite a las familias de otras víctimas de los ataques, como la del policía de élite Pascal Avrahami.

El jefe del Estado hebreo ha aprovechado además para expresar sus condolencias a las familias de los policías y militares egipcios fallecidos durante los enfrentamientos, algunos de ellos en un ataque transfronterizo del Ejército israelí.

Estas muertes han provocado una escalada de la tensión en las relaciones bilaterales egipcias y precisamente el sábado el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, manifestó que lamentaban las muertes de los egipcios, una disculpa considerada “insuficiente” por El Cairo

Egipto expresó que la disculpa israelí fue “insuficiente”

Los líderes del gabinete egipcio expresaron que la declaración de Israel realizada con el objetivo de manifestar su pesar por la muerte de cinco policías fronterizos “no es suficiente”.

Por medio de un comunicado los líderes egipcios aseguraron que “la declaración israelí fue positiva en la superficie pero no estaba en consonancia con la magnitud del incidente y el estado de ira hacia las acciones de Israel con Egipto”.

A su vez, el mensaje publicado en el diario egipcio agrega que el gabinete oficial insistió en armar un calendario de investigación conjunta sobre las muertes ocurridas durante los ataques terroristas del jueves que asesinaron a ocho personas.

“Egipto afirma su solicitud para el mantenimiento de la paz con Israel, pero Israel también debe asumir la responsabilidad de proteger esta paz”, describe el comunicado.

Egipto se convirtió en el primer país árabe en firmar un tratado de paz con Israel en 1979. Sin embargo, Israel sigue siendo profundamente impopular en el estado árabe más poblado, y desde la revuelta de febrero derrocó al presidente Hosni Mubarak, visto como un aliado cercano de Israel, cada vez hay más llamamientos para la revisión del acuerdo.

Durante el sábado, miles de egipcios protestaron frente a la embajada de Israel en El Cairo y se amenazó con retirar al embajador israelí del país.

En vistas de evitar un enfrentamiento, durante el mismo día, Israel mando a un representante de su gabinete a leer una declaración del ministro de Defensa, Ehud Barak, que expresaba su pesar por la muerte de tres soldados egipcios durante un enfrentamiento fronterizo con milicianos palestinos y ofreciendo una investigación conjunta.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores israelí, Yigal Palmor, dijo que “en ningún momento Israel fue notificado oficialmente de la retirada del embajador”.

Las autoridades egipcias remarcaron que las discusiones sobre el tema se siguen en marcha y que no se ha logrado ninguna decisión. Mientras, las autoridades israelíes acusaron a militantes palestinos en Gaza de planificar y llevar a cabo el ataque.

Los representantes de Egipto negaron que los hombres armados utilizaran su territorio y se ofendió ante las sugerencias de que habían perdido el control de la península del Sinaí, donde su ejército esta llevando a cabo una operación para acabar con los militantes islámicos.

El primer ministro de Egipto, Essam Sharif, también expresó su enojo en un mensaje en su página de Facebook. “La sangre de Egipto es demasiado valiosa para ser derramada por ninguna razón”, escribió Sharaf.

“Nuestra gloriosa revolución se llevó a cabo a fin de que los egipcios puedan recuperar su dignidad”, agregó.

Manifestantes egipcios quitan bandera de embajada de Israel

Manifestantes egipcios que protestaban frente a la embajada de Israel por la muerte de cinco policías egipcios durante un incidente en la frontera egipcio-israelí subieron al techo del edificio, arrebataron la bandera de Israel, la quemaron y posteriormente pusieron en su lugar una bandera egipcia.

El sábado, al finalizar el shabat, el ministro de Defensa Ehud Barak, emitió un comunicado señalando que “Israel lamenta la muerte de policías egipcios durante el atentado terrorista en la frontera”; sin embargo, el ministro no pidió disculpas. El responsable de la cartera de Defensa afirmó que ordenó establecer una investigación en el Ejército de Defensa de

Israel (Tzáhal), y subsecuentemente una investigación conjunta con el Ejército de Egipto para aclarar las causas del incidente en el que murieron cinco policías de la guardia de frontera de ese país.

“De acuerdo a los resultados de la investigación se sacarán las conclusiones correspondientes”, indicó Barak.

Mientras que aún no están claras las razones que provocaron el hecho, en Egipto acusan a las tropas israelíes. Fuentes de Tzáhal todavía no comprenden en profundidad las causas de la muerte de los soldados egipcios, y se escucharon versiones de que podrían haber muerto al estallar explosivos o a raíz del fuego de terroristas.

Egipto retiró su embajador de Israel

Egipto resolvió retirar a su embajador Yasser Reda en Tel Aviv en protesta por la muerte de cinco miembros de sus fuerzas de seguridad en un incidente fronterizo ocurrido el jueves, afirmó la televisión de El Cairo.

Los militares egipcios murieron cuando los soldados israelíes perseguían a los terroristas, que aparentemente salieron de la Franja de Gaza, atravesaron la frontera desde la península del Sinaí, e ingresaron al sur de Israel para ejecutar el múltiple atentado terrorista en el que fueron asesinados ocho israelíes y decenas resultaron heridos.

Los sucesos aún están siendo investigados; sin embargo, el gobierno interino de Egipto ha decidido que “Israel es política y legalmente responsable por el incidente” agregando que el suceso constituye una violación a los acuerdos de paz de Camp David de 1979 entre ambos país.

“La Comisión del Gabinete ha resuelto retirar al embajador de Egipto en Israel hasta que sean ofrezca el resultado de las investigaciones de las autoridades israelíes y una disculpas de la dirigencia israelí sobre las lamentables y apuradas declaraciones sobre Egipto”

“Egipto deplora las declaraciones irresponsables y apuradas hechas por algunos dirigentes en Israel, las cuales carecen de sabiduría y prudencia e imponen un juicio antes de llegar a la verdad, particularmente teniendo en cuenta la las sensibles relaciones egipcio-israelíes”, señala el gabinete en un comunicado.

El gobierno egipcio también convocó al embajador de Israel en El Cairo para protestar por los sucesos.

“El Gabinete ordenó al ministro de Exteriores de Egipto convocar al embajador de Israel en el Cairo. El Gabinete exige un investigación conjunta para verificar las circunstancias del incidente y tomar las acciones legales para proteger los derechos de las víctimas y los heridos egipcios”.

Clinton acusa a Brasil de hacer más peligroso el mundo‏

Deja un comentario

Se agrietan las relaciones entre Brasil y EE UU tras el acuerdo impulsado por la potencia sudamericana y Turquía con Irán para gestionar el controvertido programa nuclear iraní. La noche del jueves, durante una disertación en el Brookings Institution en Washington, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, no se anduvo por las ramas: “Le hemos dicho al presidente Lula y al canciller Celso Amorim que hacer que Irán gane tiempo hace que el mundo sea más peligroso… Vamos a seguir insistiendo en que los iraníes están utilizando a los brasileños para ganar tiempo”. Respondió raudo, y también sin medias tintas, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien acusa a las grandes potencias de hipocresía. A su juicio, o nadie tiene la bomba o no se puede negar a nadie el derecho a tenerla. “La energía nuclear debe ser un instrumento para el desarrollo, no una amenaza”, apuntó el mandatario brasileño en el III Foro de la Alianza de Civilizaciones, que se celebra en Río de Janeiro.
“Mi experiencia como líder sindical”, añadió Lula, “me enseñó que las posiciones inflexibles solo ayudan a la confrontación y alejan la posibilidad de soluciones de paz”. “Con ese propósito, el primer ministro [turco] Tayyip Erdogan y yo fuimos a Teherán a buscar con el presidente [Mahmud] Ahmadineyad una solución negociada para un conflicto que amenaza mucho más que la estabilidad de una región”, señaló Lula.
Los recelos entre Washington y Brasilia son evidentes y se ocultan cada vez menos. En el informe sobre Estrategia de Seguridad Nacional de EE UU, presentado el miércoles, la Casa Blanca no incluyó a Brasil en el bloque BRIC (Brasil, Rusia, India y China). El documento califica a Brasil como una “nación cada vez más influyente”, colocándolo en un grupo aparte junto a Indonesia y Sudáfrica.
En rueda de prensa tras las primeras reuniones de este viernes, el ministro de Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, que viajó en representación de España tras anular Zapatero su asistencia a última hora, defendió sin embargo el “tremendo esfuerzo de Brasil y Turquía”. Moratinos dijo que hay que “ayudar y apoyar” a estos países en una iniciativa que consideró “la buena dirección para erradicar las armas nucleares”. “En cualquier caso, hay que esperar a ver qué dice la OEA”, fue el único matiz que añadió. A su lado, el canciller brasileño, Celso Amorim, y el turco, Ahmet Davutoglu, aseguraron que el movimiento diplomático fue consultado previamente con Estados Unidos. “El acuerdo contempla todos los puntos sobre los que había dudas”, dijo Amorim.

¿Por qué Turquía, que es una potencia emergente, se ha metido en el lío del programa nuclear de Irán?

Deja un comentario

Por Xavier Batalla | 29/05/2010

Turquía tiene cerrada la puerta europea, aunque es una potencia regional emergente. Históricamente, la élite laica turca ha presionado a los comunitarios con la advertencia de que si no abrían la puerta quienes ganarían serían los islamistas. Pero los islamistas moderados de Recep Tayyip Erdogan ganaron las elecciones en el 2002 y siguen empujando, aunque también sin éxito, hacia Europa. Ahora bien, los islamistas no creen que el mundo se acabe en Europa: también miran hacia Oriente Medio, que hasta la Primera Guerra Mundial fue parte del imperio otomano; invierten en África, por donde también se extendieron los otomanos, y acaban de sellar una serie de acuerdos estratégicos con Rusia.
Mustafa Kemal Atatürk, fundador de la república laica, sólo miraba a Europa; Erdogan, que reivindica el pasado otomano, no. Abundan quienes atribuyen este cambio a una islamización de la política exterior turca. Incluso señalan al responsable: Ahmet Davutoglu, el actual ministro de Asuntos Exteriores. Pero Davutoglu no lo ve así. En una entrevista con este corresponsal el año pasado en Ankara, el ministro definió la política exterior turca de la siguiente manera: “Cero problemas”; es decir, un intento de resolver las diferencias con sus vecinos, desde Armenia hasta Irán, pasando por Siria e Iraq. Turquía tiene la llave del Tigris y el Éufrates, cuyas aguas riegan Siria e Iraq; ha mediado entre Siria e Israel; habla con Hamas, y ha negociado, junto con Brasil, una propuesta para solucionar el contencioso sobre el controvertido programa nuclear iraní.
Por qué Turquía se ha metido en este lío, lo que no ha sido aplaudido en Estados Unidos, su aliado tradicional? Roger Cohen ha escrito en The New York Times que la mediación de Turquía y Brasil ante Irán “es un presagio del mundo postoccidental que empieza a surgir”. ¿Una exageración? Posiblemente no, aunque los turcos tienen ahora un motivo más inmediato. Turquía es miembro no permanente del Consejo de Seguridad, que el próximo junio tal vez deberá pronunciarse sobre la cuarta tanda de sanciones contra Teherán que pide Washington. Y los turcos, aunque tienen ambiciones diplomáticas mayores, buscan una solución rápida para no tener que tomar partido entre unos y otros cuando se vote.
África es otra historia. Hace tres semanas, en Rabat, Mohamed Cherkaoui, director de investigación del Centre National de la Recherche Scientifique de Francia, se quejó ante este corresponsal por la negativa europea a abrir la puerta a Turquía. “Es un error. ¿Sabe cuál es la segunda potencia extranjera en África después de China? Turquía”, dijo. Las relaciones de Turquía con África han conocido tres periodos. El primero cubrió la era otomana hasta el establecimiento de la república laica, en 1923; en este periodo las relaciones fueron intensas, entre otras cosas porque diversos países fueron parte, total o parcialmente, del imperio, entre ellos Egipto, Libia, Argelia, Túnez, Sudán, Somalia e incluso Níger y Chad. Después, entre 1923 y 1998, cuando Ankara sólo miraba a Europa, las relaciones cayeron a su nivel más bajo. Y con los islamistas moderados en el poder, las relaciones con África han vuelto a intensificarse. En los dos últimos años, Abdullah Gül se ha convertido en el primer jefe de Estado turco en visitar Camerún, Kenia y Tanzania. En África, los turcos construyen aeropuertos, presas y viviendas. Turkish Airlines ofrece vuelos regulares a Adís Abeba, Dakar, Johannesburgo, Lagos y Nairobi. Y las exportaciones turcas han pasado de 1.500 millones de dólares en el 2001 a 10.000 millones en el 2009.
El cambio con respecto a Rusia no ha sido menos significativo. Turquía y Rusia han firmado este mayo una serie de acuerdos con los que se pretende reforzar la cooperación entre los antiguos rivales de la guerra fría. Y el presidente ruso, Dimitri Medvedev, ha calificado de “asociación estratégica” las relaciones entre los dos países. Turquía, cuyas importaciones de energía proceden en un 70% de Rusia, cooperará en la construcción del oleoducto Samsun-Ceyhan para transportar petróleo ruso desde el mar Negro hasta el mar Mediterráneo. Este proyecto confirmará el estatus de Turquía como centro geoestratégico del transporte de energía.
Turquía, pues, emerge. Y su política de “cero problemas”, si prospera, puede ser un alivio no sólo para los turcos. En este contexto, el Grupo de Reflexión sobre el Futuro Europeo, presidido por Felipe González, ha pedido que la Unión Europea haga “honor a sus compromisos en relación con los candidatos, incluida Turquía, y siga negociando”. Pero la llave la tienen Francia y Alemania.