Israel culminó el domingo un sorprendente triunfo sobre Rusia un día después de amarrar su participación en las semifinales de la Copa Davis.
Ya se había clasificado por primera vez en su historia, al ganar por 3-0 a Rusia gracias a su victoria del sábado en el partido de dobles en Ramat Hasharón, cerca de Tel Aviv.
Israel había alcanzado los cuartos de final del torneo en 1987 pero cayó ante la India.
Israel será el rival de España en semifinales.
El marcador final fue de 4-1 luego que Harel Levy venció a Igor Kunitsyn por 6-4, 4-6, 7-6 (2) en el último partido de sencillos del domingo. En el primero, la primera raqueta israelí, Dudi Sela, se retiró por una mano lesionada en el partido contra Igor Andreev cuando el ruso ganaba 4-3 en el primer parcial.
La pareja formada por Jonathan Erlich y Andy Ram derrotó el sábado a Igor Kunitsyn y Marat Safin en un maratoniano partido de 3 horas 51 minutos y cinco sets que terminó con marcador de 6-3, 6-4, 6-7, 4-6, 6-4 y dio el punto decisivo a los locales.
“Cuando Andy y Joni juegan juntos, pasan buenas cosas, indiferentemente de lo que hubo entre nostros”, dijo tras la victoria Erlich, nacido en Argentina. Ram nació en Uruguay, y ambos hablan un más que correcto castellano.
Israel aventajaba a Rusia por dos victorias a cero después de que el viernes Harel Levy, tan sólo 210º mundial, venciera a Igor Andreev, número 24 mundial, por 6-4, 6-2, 4-6, 6-2 y Dudi Sela a Mikhail Youzhny 3-6, 6-1, 6-0, 7-5.
El capitán del equipo israelí, Eyal Ran, agradeció su apoyo a los 10.000 entusiastas seguidores que asistieron al triunfo de sus tenistas en el estadio Iad Eliahu.
El triunfo sobre la todopoderosa Rusia fue festejado en Israel como la victoria bíblica de David sobre Goliat.“Es al equipo entero al que hay que agradecer el notable trabajo que han hecho”, declaró por su parte Jonathan Erlich.
“No nos despierten, déjennos seguir soñando”, escribió un comentarista deportivo. “Ninguna persona en plena posesión de sus facultades mentales habría apostado por una victoria israelí”.
Ram, que al término del partido no pudo contener las lágrimas de alegría mientras el primer ministro Benjamín Netaniahu lo telefoneaba para felicitarlo, vivió un día perfecto: “Mi hijo Alon me vio hoy triunfar ante 10.000 personas. Una locura”.
Lo cierto es que en los últimos años Israel avanzó de modo lento pero seguro en el tenis profesional. Entre las mujeres Shahar Peer, de 22 años y 45 del mundo, es la mayor esperanza del tenis nacional.