Una luz blanca sobre Hiroshima
y sobre el mundo
¿Viste cómo irrumpió
la blancura de la flor del cerezo?
A nosotros mismos, de nosotros mismos
nos salvaremos con nuestras manos
Una luz blanca sobre Hiroshima
y también sobre todos

Y el viento se revuelve
en nuestra alma blanca
ella viaja por el agua
no es posible viajar de vuelta

A nosotros mismos, de nosotros mismos…

Extraído de מוּזִיקָה (muzika).