Forzado a dejar Algeria, mi padre y yo – y casi un millón de otros judíos expulsados de países árabes – tenemos derecho a compensación.

Deja un comentario

Por Danny Ayalon
Como miembro activo de un gobierno democrático, puede parecer raro que declare que soy un refugiado. Sin embargo, mi padre, sus padres y sus respectivas familias fueron sólo unos cuantos de casi un millón de judíos que fueron expulsados o forzados a dejar tierras árabes. Mi padre y su familia eran de Algeria, pertenecientes a una comunidad judía de miles de años que precedió la conquista árabe de África del Norte e incluso al islam. Al independizarse, Algeria sólo permitió que los musulmanes se convirtieran en ciudadanos, y echó a mi familia y al resto de la autóctona comunidad judía afuera.
Mientras que mucha gente se refiere constantemente a los refugiados árabes o palestinos, pocos siquiera saben de los refugiados judíos de las tierras árabes.
Mientras que los árabes que huyeron o dejaron el Mandato de Palestina e Israel suman apenas 750.000, hay casi 900.000 refugiados judíos de las tierras árabes. Antes del establecimiento del Estado de Israel en 1948, habían casi un millón de judíos en las tierras árabes. Hoy hay unos 5.000.
Una importante distinción entre los dos grupos es el hecho de que muchos árabes palestinos estuvieron involucrados activamente en el conflicto iniciado por las naciones árabes de alrededor, mientras que los judíos de las tierras árabes estaban viviendo pacíficamente, en sus países de origen por muchos siglos, si no milenios.
Además, los refugiados judíos eran más urbanos y profesionales y, a diferencia de los palestinos más rurales, tenían muchas más propiedades y riqueza, que tuvieron que dejar en sus países de origen.
Los economistas financieros han estimado que, en números de hoy en día, la cantidad total de propiedades perdidas por los refugiados judíos de las tierras árabes, incluyendo propiedades comunales como escuelas, sinagogas y hospitales, es casi el doble que las propiedades perdidas por los refugiados palestinos. Más aún, uno debe recordar que durante la década del 50, Israel devolvió más del 90 por ciento de las cuentas bancarias, cajas de seguridad y otros ítems bloqueados que pertenecían a refugiados palestinos.
Aunque el número de refugiados judíos y sus propiedades es mayor que el de los palestinos, la comunidad internacional sólo parece ser consciente del reclamo de los últimos.
Hay muchas organizaciones internacionales importantes que se dedican a los refugiados palestinos. En las Naciones Unidas hay una conferencia anual, y se creó una agencia sólo para los refugiados palestinos. Mientras que todos los refugiados del mundo tienen una sola agencia, la Agencia de la ONU para Refugiados (UNHCR), los palestinos tienen también el auspicio de otra agencia, la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA).
El presupuesto de la UNRWA para 2010 fue casi la mitad del de la UNHCR.
Es igualmente impresionante el hecho de que la UNHCR se enorgullece de haber encontrado “soluciones durables” para “decenas de millones” de refugiados desde 1951, el año de su establecimiento. Sin embargo, la UNRWA ni siquiera afirma haber encontrado “soluciones durables” para nadie.
Si eso no es lo suficiente tergiversado, veamos las definiciones y cómo son aplicadas: por lo general, la definición de refugiado sólo aplica a la persona que huyó y buscó refugio, mientras que un refugiado palestino es la persona que huyó, y además de esto, también todos sus descendientes para siempre son considerados refugiados. Entonces, de acuerdo a la definición de la UNRWA de conferir el estatus de refugiado a los descendientes, yo sería un refugiado.
Sin embargo, no me considero uno, soy un orgulloso ciudadano del Estado de Israel. Los refugiados judíos encontraron Israel, y así también, los refugiados árabes deberían encontrar sus aspiraciones nacionales en un Estado Palestino.
Cuando continúen las negociaciones directas entre Israel y los palestinos, el foco volverá a estar en este asunto. El llamado “derecho del retorno” de los palestinos es una ficción legal. La resolución 194 de la Asamblea General de la ONU, la supuesta fuente para este “derecho”, no menciona este término, no es aplicable legalmente y, como todas las otras resoluciones relevantes de las Naciones Unidas, utiliza intencionalmente el término “refugiados” sin ningún apelativo.
La resolución 242 del Consejo de Seguridad de la ONU, todavía visto como el principal marco legal para resolver el conflicto árabe-israelí, sostiene que un arreglo de paz integral en Medio Oriente tendría por la fuerza que incluir “un justo arreglo sobre el problema de los refugiados”.
No se hace ninguna distinción entre los refugiados árabes y los judíos.
De hecho, uno de los principales redactores de la resolución, el juez Arthur Goldberg, Delegado en Jefe de los Estados Unidos en la Organización de las naciones Unidas, dijo: “La resolución habla del objetivo de lograr un justo acuerdo sobre el problema de los refugiados. Este lenguaje presumiblemente se refiere tanto a los refugiados árabes como a los judíos”.
Además, toda conferencia de paz y acuerdo intentado o firmado entre Israel y sus vecinos árabes utiliza el término “refugiados” sin ningún calificativo.
Durante las famosas discusiones de Camp David en 2000, el presidente Clinton – facilitador y anfitrión de las negociaciones – dijo: “Tendrá que haber alguna clase de fondo internacional para los refugiados. Interesantemente, creo que hay, en ambos lados, algún interés en tener un fondo que compense a los israelíes que se transformaron en refugiados a partir de la guerra que se desató después del nacimiento del Estado de Israel. Israel está lleno de gente, gente judía, que vivió predominantemente en países árabes y que vinieron a Israel porque se transformaron en refugiados en sus propias tierras”.
En 2008, el Congreso de los Estados Unidos aprobó la House Resolution 185, garantizando por primera vez un reconocimiento igualitario para los refugiados judíos, y afirmando que el gobierno norteamericano reconoce que todas las víctimas del conflicto árabe-israelí deben ser tratadas igualitariamente.
Estoy orgulloso del hecho de que la Kneset aprobó una resolución que hará que la compensación a los refugiados judíos de los países árabes después de 1948 sea parte integral de cualquier negociación futura por la paz. El proyecto de ley israelí estipula que “El Estado de Israel no firmará, ni de manera directa ni con un delegado, un arreglo político en el Medio Oriente sin asegurar los derechos de los refugiados judíos de los países árabes de acuerdo al tratado de refugiados de la ONU”.
Antes de 1948 había cerca de 900.000 judíos en tierras árabes, ahora quedan sólo unos pocos miles. ¿En dónde está la ira, las conferencias y las exigencias internacionales por indemnización y compensación? Mientras que el tema de los refugiados palestinos se ha convertido en un arma política para atacar a Israel, y la Liga Árabe le ha ordenado a sus miembros no otorgar ciudadanía a la población palestina, Israel en cambio, ha absorbido a todos sus refugiados, ya sea que hayan estado huyendo del Holocausto o de la persecución y expulsión de tierras árabes.
La gente como mi padre, los cientos de miles que vinieron a Israel y los millones de israelíes que descendieron de estos refugiados, tienen derecho a ser indemnizados. Es vital que este asunto vuelva a la agenda internacional, para que no volvamos a ver un trato de árabes y judíos asimétrico y distorsionado en el conflicto árabe-israelí.

Esta opinión editorial apareció en The Jerusalem Post.

Danny Ayalon, llegará a Buenos Aires para participar en el acto por el 20º aniversario del atentado contra la Embajada de Israel

Deja un comentario

Itongadol/AJN.- El vicecanciller israelí, Danny Ayalon, llegará a Buenos Aires para participar en el acto oficial por el vigésimo aniversario del atentado contra la Embajada de Israel en la Argentina, que se conmemorará el viernes 16 de marzo. La información fue confirmada a la Agencia Judía de Noticias por el embajador de Israel Daniel Gazit. Por primera vez se realizará en Israel un acto de las mismas características que contará con la presencia de funcionarios israelíes y argentinos. Según pudo averiguar esta agencia, el orador principal será un importante funcionario argentino. De esta manera, el gobierno israelí confirmó la importancia que le da a este trágico hecho. En el ataque terrorista perpetrado en 1992 murieron 29 personas y otras 242 resultaron heridas. El hecho, que aún continúa impune, fue considerado como uno de los atentados más trágicos que sufrió la Argentina después de la voladura de la sede de la AMIA (1994) y el ataque más grave a una sede diplomática israelí.

Ayalon: “La paz no puede costarle a Israel su existencia”

Deja un comentario

El vice ministro de relaciones exteriores de Israel, Danny Ayalon, dijo anoche que Israel desea alcanzar la paz con sus vecinos árabes, pero destacó que ésta no puede llegar con el costo de la existencia de Israel.
En diálogo con el medio israelí Aarutz Sheva luego de la 12º Conferencia Anual de Herzliya, Ayalon dijo: “Tenemos que ser muy firmes con nuestras demandas de seguridad, reconocimiento, y también necesitamos ver que los palestinos abandonen sus demandas sin sentido sobre negociaciones con precondiciones y otros tipos de excusas”.
Agregó que la Primavera Árabe ha probado estar equivocado con que el “problema palestino” es central para la estabilidad y el futuro de Medio Oriente. “El pueblo de El Cairo o Damasco o Bahrain o Libia no fue a las plazas por los palestinos, pero por problemas intrínsecos que líderes aquí, muy convenientemente, pusieron sobre los palestinos”, dijo Ayalon.
Él dijo que el conflicto “debe ser resuelto entre Israel y los palestinos sin precondiciones y sin intervención ni inferencia del exterior”.
Ayalon también destacó el valor estratégico de Israel para Estados Unidos y dijo que el Estado Judío es extremadamente importante para los americanos. “Preguntar si Israel es un activo o una responsabilidad es como preguntar, en 1939 o 1941, si Gran Bretaña era un activo o una responsabilidad de Estados Unidos”, dijo.
“Israel y EE.UU. no solo comparten los mismos valores, sino también los mismos intereses. La relación entre ambos es muy natural. Seguirá, por el beneficio no solo de ambos pueblos sino de la región”, dijo.

La verdad sobre los Refugiados

Deja un comentario

La verdad sobre el Proceso de Paz

Deja un comentario

La verdad sobre Cisjordania

Deja un comentario

El vice ministro de Relaciones Exteriores de Israel invitó al líder de la Autoridad Palestina a un debate antes de septiembre, mientras los palestinos condenan el exitoso video informativo de Israel. “No pueden desafiar un solo hecho en el film y han evitado completamente una discusión legítima y honesta sobre los temas”, dijo.
El vice ministro de Relaciones Exteriores, Danny Ayalon, reaccionó hoy a las críticas de la Autoridad Palestina por su video en youtube titulado “La verdad sobre Cisjordania”.
La Autoridad Palestina publicó una declaración oficial de prensa en la que decía que el video era “una versión falsificada y cínica de la historia y de la ley internacional”. El jefe negociador palestino, Saeb Erekat, demandó una explicación oficial del video.
El vice canciller Ayalon dijo que la filmación está claramente preocupando a los palestinos ya que desafía su narrativa. “Por mucho tiempo la narrativa de los palestinos de la ley internacional y los derechos no ha sido debatida y esto ante la máxima reacción de un video diplomático público prueba que están actuando que niños consentidos que se salieron con la suya por mucho tiempo. No pueden desafiar un solo hecho en el video y han evitado completamente una discusión legítima y honesta sobre los temas”, dijo.
En la declaración a prensa de la AP, Erekat dice que Israel fue aceptado a las Naciones Unidas en la base de la resolución 181 de la Asamblea General de la ONU.
Ayalon disparó de vuelta: “Este falso reclamo muestra que Erekat malinterpreta la ley internacional y prueba exactamente cuan equivocado está el intento palestino de tener su estado declarado unilateralmente en las Naciones Unidas. Israel fue admitido como miembro completo de la ONU en 1949 por la resolución 273 Asamblea General de las Naciones Unidas, luego de una recomendación del Consejo de Seguridad, porque alcanzaba todos los criterios de un estado, algo que los palestinos deberían tener en cuenta antes de profundizar su plan confrontador y dañino en septiembre.
“Desafío a cualquier líder político de la Autoridad Palestina a debatir sobre todos los temas antes de septiembre”, dijo Ayalon.
El video en sí mismo ha alcanzado a más de 100.000 personas en todo el planeta, incluyendo el mundo árabe, y ha sido transmitido por Al Jazeera.
Hay planes para traducir el video a más lenguajes, incluyendo persa. Ayalon dijo que la reacción a la filmación ha sido extremadamente positiva.
“Ahora me doy cuenta de que ha habido una sed de verdad, no solo entre seguidores de Israel, sino también entre los indecisos, y su éxito me ha hecho pensar en hacer más en esa área”, expresó.

Carta Abierta al Mundo Árabe

Deja un comentario

Danny escribe una histórica editorial en el periódico pan-árabe más importante (Comunicado de la Oficina del Vice Ministro de RREE)

Asharq Alawsat, uno de los periódicos pan-árabes más importantes, publicó una editorial, en árabe, escrita por el Vice Ministro de RREE del Estado de Israel, Danny Ayalon. Lleva por titulo: “Carta Abierta al Mundo Árabe”.
En un artículo histórico y sin precedentes, Ayalon llama al mundo árabe a aceptar la mano extendida de paz y fraternidad de Israel. El Vice Ministro de RREE insta al mundo árabe a avanzar y unirse a Israel para derrotar a las fuerzas del extremismo y la destrucción en Medio Oriente. Irán y sus seguidores terroristas por un lado y, por el otro, el cambio climático son cuestiones que amenazan tanto a árabes como israelíes. Es, con seguridad, tiempo para mirar al futuro y romper con intransigencias pasadas para crear un mejor futuro para todos los pueblos de la región.
Para ser capaces de enfrentar esos, y otros tantos desafíos, Ayalon declara que necesitamos romper con los paradigmas del pasado. “El pueblo judío está aquí por nuestros derechos históricos, legales, morales y nacionales”. “Israel llegó muy lejos y está preparado para hacer su parte. Pero, debemos encontrarnos con una contraparte dispuesta. Sin eso, la región está condenada a más conflicto y negará – para Medio Oriente- la unidad de propósito necesaria para enfrentar los desafíos crecientes desde afuera y adentro”.

Carta Abierta al Mundo Árabe
Por Danny Ayalon

Desde el reestablecimiento de nuestro Estado, los líderes israelíes buscaron la paz con sus vecinos árabes. Nuestra Declaración de Independencia, el documento fundacional de Israel, que expresó nuestros anhelos y sueños dice: “Extendemos nuestra mano a todos los estados vecinos y a sus pueblos en un ofrecimiento de paz y buena vecindad, y les pedimos establecer lazos de cooperación y ayuda mutua”. Esas palabras son tan verdaderas hoy como cuando fueron escritas por primera vez, en 1948. Lamentablemente, 61 años después, sólo dos naciones, Jordania y Egipto aceptaron esos principios e hicieron la paz con el Estado judío.
Hace poco, el gobierno israelí dio pasos significativos para recomenzar las negociaciones con los palestinos y llegar al mundo árabe. En junio, en su discurso en Bar-Ilan, el Primer Ministro Netanyahu expresó, con claridad, su aceptación de un Estado palestino viviendo lado a lado en paz y seguridad con el Estado de Israel. Mi gobierno eliminó cientos de controles de carretera para mejorar el acceso y el movimiento de los palestinos y ayudó haciendo viable los desarrollos económicos en la Margen Occidental, a través de la cooperación estrecha con las entidades internacionales, agilizando proyectos y eliminando cuellos de botella.
Por último y, tal vez, lo más importante, un gobierno de derecha, en un movimiento sin precedentes, declaró que podría abstenerse de construir nuevos asentamiento en la Margen Occidental. Todos esos movimientos juntos demuestran, con amplitud, el deseo de paz israelí.
Este gobierno israelí está, además, comprometido en extender una mano a todos nuestros vecinos árabes, líderes y ciudadanos, uniéndonos para enfrentar algunos de los principales desafíos que afrontamos todos en los años por- venir.
Por primera vez, en años, nos encontramos del mismo lado, buscando sofocar y derrotar a las fuerzas del extremismo y la destrucción en nuestra región. Mientras muchos ven la amenaza de Irán dirigida solo hacia Israel, nosotros, en la región, sabemos que es diferente. Juntos entendemos la amenaza que emana del régimen extremista de Teherán; un régimen que busca exportar su ideología extremista en la zona y más allá, mientras que arma grupos terroristas que buscan desestabilizar a los regímenes sunníes moderados y tienen, como objetivo, el control hegemónico de Medio Oriente y más allá.
El régimen iraní tiene muchos tentáculos diseminados a través de la región que siembran la destrucción y el dolor en medio de la población.
El enemigo del pueblo de Líbano no es Israel, sino Hezbollah.
El enemigo del pueblo palestino no es Israel, sino Hamas.
El enemigo del pueblo egipcio no es Israel, sino los grupos militantes islamistas de oposición.
Todos esos grupos, y muchos otros, reciben sus directivas desde Irán, que desea controlar y suprimir todas las aspiraciones libertarias y el avance en la región.
Irán busca mantener una zona entera, incluyendo a su propio pueblo, para rescatar y mantenerlo involucrado en conflictos, orquestados y dirigidos desde Teherán. Si es en Marruecos, Irak o Yemen, Irán está, de manera constante, interfiriendo con la soberanía árabe para su propia vil ganancia. Israel y sus vecinos sunníes también están en la mira de Khameini, Ahmadinejad y sus subordinados.
Si Irán es capaz de obtener armas nucleares, la situación se torna inexplicable e inexorablemente peor. El régimen iraní demostró que, si se siente ilimitado en su habilidad de dominar nuestra región, un paraguas nuclear logrará envalentonar a sus acólitos a actuar, sin restricción, en detrimento de todos nosotros. Sólo juntos podemos afrontar esta amenaza y eliminarla.
Otra cuestión en común, que conlleva la voluntad política en común para ser vencida, es la amenaza del cambio climático en nuestra región. Muchos informes y organizaciones están ubicando a Medio Oriente como la zona que sufrirá gravemente, ya que, las lluvias, son menos frecuentes y las temperaturas van en aumento.
Hace poco, académicos internacionales -líderes en cambios climáticos- se reunieron en Copenhague y publicaron un importante informe sobre la cuestión. Alegaron que, el cambio climático, exacerbará los conflictos e incrementará las tensiones y la violencia entre los grupos que compiten. Ya estamos presenciando los derechos al agua y la creciente desertificación como razones subyacentes para la intensificación de los peligros en nuestra región.
“Hacer florecer el desierto” fue un componente central del ethos sionista y, por décadas, fue exitoso. Israel fue capaz de convertir al desierto en tierra cultivable y paisajes estériles en bosques. De manera constante, compartimos nuestros milagros agrícolas con nuestros amigos en África y Asia y, por esta razón, es que muchos países en vías de desarrollo del mundo buscaron asociarse con Israel en el tratamiento de sus propios desafíos agrícolas.
Sin embargo, en 1948, los padres fundadores escribieron: Israel está preparado para hacer su parte en un esfuerzo común para el avance de todo Medio Oriente. Nuestros socios en la paz, Jordania y Egipto y, en especial, la Autoridad Palestina, dan fe de nuestros esfuerzos en esa dirección. Israel cooperó activamente con Egipto en el “Proyecto Mubarak” para el establecimiento de un sistema muestra de riego en Nubariya y entrena, cada año, a cientos de jordanos en Israel, en campos como métodos agrícolas ecológicos sustentables.
Para que seamos capaces de enfrentar esos y muchos otros desafíos necesitamos romper con los paradigmas del pasado. El pueblo judío está aquí por nuestros derechos históricos, legales, morales y nacionales.
Aquellos opositores, que no pueden tolerar la presencia política judía en la región, nos condenarán a muchas más décadas de conflicto e inestabilidad. Es tiempo que surjan líderes valientes en el mundo árabe como fue el presidente egipcio Anwar Sadat (1979) y el Rey Hussein de Jordania (1994), y reconozcan que la coexistencia pacífica es mucho mejor para nuestros pueblos que hacer perdurar el conflicto y la enemistad.
Reconocemos que, la Iniciativa de Paz Árabe, es un documento importante, y es bienvenido en Israel como ruptura a la negativa de un reconocimiento árabe de Israel. Sin embargo (como impone la A.P. a Israel sobre el proceso de paz) permanece congelada en 1993.
Desde el histórico apretón de manos entre el Primer Ministro israelí Yitzhak Rabin y el Presidente de la OLP Yasser Arafat en la Casa Blanca, Israel tomó la posición palestina con la mayor calma, tanto política como estratégicamente.
Tanto en 2000 en Camp David como en 2008 durante el proceso de Anápolis, los primeros ministros israelíes ofrecieron a los palestinos todo lo posible para alcanzar la paz y, en ambas ocasiones, el liderazgo palestino rechazó esas ofertas. La A.P., como la Iniciativa de Paz Árabe, mantienen, todavía, sus posiciones más maximalistas y no se movieron – desde 1993- ni un centímetro hacia Israel. Esas posiciones son, desde ya, insostenibles para la paz y reflejan una visión del mundo que ignora los significativos gestos de Israel y busca hacer respetar una solución que significará el fin para el Estado judío. Las recientes declaraciones de palestinos y de la Liga Árabe sólo hacen valer esta visión.
Seguramente, es tiempo de mirar hacia el futuro y romper con las intransigencias del pasado para crear un mejor futuro para todos los pueblos de la región. Israel llegó muy lejos y está preparado para hacer su parte pero debemos contar con una contraparte dispuesta. Sin ello, la región está condenada a más conflicto y negará la unidad de propósito en Medio Oriente, tan necesaria para afrontar los crecientes desafíos provenientes del afuera y el adentro.

Danny Ayalon es el Vice Ministro de Relaciones Exteriores de Israel.