¡Otro descubrimiento de gas de Delek y Noble Energy!

Deja un comentario

Noble Energy y el Grupo Delek anunciarin el domingo otro importante descubrimiento de un campo de gas natural frente a la costa de Haifa.
El campo, situado en aguas del Mediterráneo a 120 kilómetros (74,5 millas) al noroeste del puerto de la ciudad del norte de Israel, según se informa totaliza 1,2 a 1,3 billones de pies cúbicos.
Se descubrieron estratos gasíferos de unos 40 metros de espesor, a una profundidad de 5.500 metros en el pozo marino Tanin 1 (Cocodrilo). Estos estratos son parte de la estructura arenosa de Tamar, según un informe publicado por el servicio de noticias de negocios Globo. Se divide en dos prospecciones, la arena A y Arena B.
Las pruebas se llevan a cabo actualmente por Noble Energy la empresa que consolida el pozo creado durante la perforación.
La compañía llevará a cabo las pruebas de slickline, eléctricas, sísmicas y magnéticas, así como las pruebas de registro para comprobar la composición de las rocas, los líquidos y el gas natural en el lugar, dijeron los portavoces.
Delek posee la licencia de Tanin a través de Avner Oil y Gas LP y de Delek Drilling. El campo Tanin es según se informa un poco más grande que el depósito Yam Tethys, que se está agotando rápidamente y que ha sido una costosa alternativa al suministro de gas egipcio a Israel que ha sufrido reiteradamente perturbaciones en el último año .
En un desarrollo separado, de acuerdo con Globo , Delek, Isramco Ltd. y la Ratio Oil Exploration han decidido no desarrollar la prospección de gas natural de Or ubicada en alta mar en la zona de licencia Med Yavne.
Chana Ya’ar para Arutz Shevá
http://www.israelnationalnews.com/News/News.aspx/152427#.Ty58rsX-2u0

Un nuevo ataque al gasoducto del Sinaí deja sin suministro a Jordania e Israel

El suministro de gas natural egipcio a Jordania e Israel ha sido interrumpido por el sabotaje de un gasoducto en la península del Sinaí, en el duodécimo ataque de este tipo desde la renuncia de Hosni Mubarak hace casi un año.
La explosión causó un incendio en la tubería cerca del barrio de Al Zuhor, en las afueras de la ciudad de Al Arish, que fue controlado horas más tarde por los bomberos.
Los autores del atentado, que iban armados y con pasamontañas, llegaron en dos vehículos todoterreno a la zona, donde colocaron varios artefactos bajo el gasoducto, según los medios de comunicación estatales.
La compañía que gestiona la tubería, GASCO, tuvo que cerrar todas las válvulas para impedir la fuga de gas, lo que ocasionó el corte del suministro a los complejos industriales y eléctricos del centro del Sinaí.
Por su parte, el ministro jordano de Energía, Qutaiba Abu Qurah, confirmó que el suministro a su país quedó interrumpido y que el Gobierno trata ahora de asegurar combustibles alternativos.
Abu Qurah señaló que ha contactado con las autoridades egipcias para conocer la magnitud del daño que sufrió la tubería y las perspectivas de reanudación del abastecimiento de gas.
Las últimas once explosiones en el gasoducto de Egipto forzaron una reducción del 64% del suministro de gas a Jordania, apuntó el ministro.
Jordania se ha visto obligada este año a incrementar la importación de petróleo de Arabia Saudí y otros países del Golfo para hacer frente a los cortes de suministro de Egipto.
Los ataques contra los gasoductos egipcios se han sucedido desde la Revolución del 25 de Enero, sobre todo, en la zona de Al Arish, donde hay un conjunto de tuberías procedentes del mar Mediterráneo que conectan con varias instalaciones para exportar gas a otros países.
Este incidente coincide con los disturbios en el centro de El Cairo entre manifestantes y policías que desde el jueves pasado han dejado doce muertos en la capital y en Suez (noreste).

Marcadores biológicos para la detección temprana de cáncer

Deja un comentario

“Cuando vemos un tumor, es demasiado tarde para ser curado por completo”, explica el ex CEO de Micromedic, David Solomon. “La única manera de encontrar el cáncer antes que el cuerpo comience a generar un tumor es buscando moléculas específicas –marcadores biológicos –que indican que algo está mal, aunque todavía no haya evidencia clínica. Si podemos vincular esas moléculas “tempranas” y el caso médico, tendremos resultados prometedores permitiendo la detección temprana y llevando a aumentar las tasas de supervivencia”.

Entre más temprano sea detectado el cáncer, mayores son las probabilidades de una cura. Y aunque no es tan simple encontrar células cancerosas antes que se multipliquen lo suficiente para notarse podría pasar no mucho tiempo antes de que los trabajadores del cuidado de la salud puedan empezar a disponer de un kit de diagnóstico de una compañía bio-tecnológica americano-israelí que puede detectar un mayor riesgo de cáncer de mama.

A principios del verano, una subsidiaria de Micromedic Technologies con sede en Ramat Gan, presentó una solicitud a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos para su aprobación para empezar a probar la eficacia del kit en el uso clínico. Estudios clínicos, en el Centro Médico Hadassah de Jerusalén, demuestran que el kit logra una tasa casi perfecta de sensibilidad de detección. Ese significativo avance en la guerra contra el cáncer se basa en la capacidad, casi nueva, para encontrar genes o proteínas anormales llamadas”marcadores biológicos”.

“Cuando vemos un tumor, es demasiado tarde para ser curado por completo”, explica el ex CEO de Micromedic, David Solomon. “La única manera de encontrar el cáncer antes que el cuerpo comience a generar un tumor es buscando moléculas específicas –marcadores biológicos –que indican que algo está mal, aunque todavía no haya evidencia clínica. Si podemos vincular esas moléculas “tempranas” y el caso médico, tendremos resultados prometedores permitiendo la detección temprana y llevando a aumentar las tasas de supervivencia”.

El identificar los marcadores biológicos fue posible en los últimos pocos años, gracias a los datos provenientes del Proyecto del Genoma Humano. Esta información ofrece una visión sin precedentes de los códigos incrustados en cada célula del cuerpo. Lo mejor es que esas moléculas anormales pueden ser detectadas de forma no invasiva, mediante pruebas de sangre, orina, saliva o tejido corporal.

El cáncer no es la única condición médica a la cual los investigadores de Micromedic apuntan. La compañía, que cotiza en la bolsa, fundada en el 2005, tiene cuatro filiales con licencia propia. Cada una está desarrollando kits de diagnóstico para enfermedades específicas: cáncer de colon, mama, cabeza y cuello, además de diabetes.

Tres de los proyectos de investigación y desarrollo de Micromedic se realizan en los Estados Unidos. La investigación de marcadores biológicos para el cáncer de cabeza y cuello, por ejemplo, es conducida en colaboración con la Universidad de Florida. Estudios adicionales son realizados por científicos en los centros académicos y de investigación israelíes tales como Hadassah, el Centro Médico de Tel Aviv, y El Instituto de Tecnología Technion-Israel. La sede de la compañía cerca de Tel Aviv maneja las licencias y la comercialización.

Si los kits de Micromedic llegan al mercado, el potencial es enorme no sólo para evitar que enfermedades serias avancen, o vencerlas ya comenzadas sino también para métodos más precisos e individualizados de monitoreo y tratamiento.

Entre más temprano sea detectado el cáncer, mayores son las probabilidades de una cura. Y aunque no es tan simple encontrar células cancerosas antes que se multipliquen lo suficiente para notarse podría pasar no mucho tiempo antes de que los trabajadores del cuidado de la salud puedan empezar a disponer de un kit de diagnóstico de una compañía bio-tecnológica americano-israelí que puede detectar un mayor riesgo de cáncer de mama.

A principios del verano, una subsidiaria de Micromedic Technologies con sede en Ramat Gan, presentó una solicitud a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos para su aprobación para empezar a probar la eficacia del kit en el uso clínico. Estudios clínicos, en el Centro Médico Hadassah de Jerusalén, demuestran que el kit logra una tasa casi perfecta de sensibilidad de detección. Ese significativo avance en la guerra contra el cáncer se basa en la capacidad, casi nueva, para encontrar genes o proteínas anormales llamadas”marcadores biológicos”.

“Cuando vemos un tumor, es demasiado tarde para ser curado por completo”, explica el ex CEO de Micromedic, David Solomon. “La única manera de encontrar el cáncer antes que el cuerpo comience a generar un tumor es buscando moléculas específicas –marcadores biológicos –que indican que algo está mal, aunque todavía no haya evidencia clínica. Si podemos vincular esas moléculas “tempranas” y el caso médico, tendremos resultados prometedores permitiendo la detección temprana y llevando a aumentar las tasas de supervivencia”.

El identificar los marcadores biológicos fue posible en los últimos pocos años, gracias a los datos provenientes del Proyecto del Genoma Humano. Esta información ofrece una visión sin precedentes de los códigos incrustados en cada célula del cuerpo. Lo mejor es que esas moléculas anormales pueden ser detectadas de forma no invasiva, mediante pruebas de sangre, orina, saliva o tejido corporal.

El cáncer no es la única condición médica a la cual los investigadores de Micromedic apuntan. La compañía, que cotiza en la bolsa, fundada en el 2005, tiene cuatro filiales con licencia propia. Cada una está desarrollando kits de diagnóstico para enfermedades específicas: cáncer de colon, mama, cabeza y cuello, además de diabetes.

Tres de los proyectos de investigación y desarrollo de Micromedic se realizan en los Estados Unidos. La investigación de marcadores biológicos para el cáncer de cabeza y cuello, por ejemplo, es conducida en colaboración con la Universidad de Florida. Estudios adicionales son realizados por científicos en los centros académicos y de investigación israelíes tales como Hadassah, el Centro Médico de Tel Aviv, y El Instituto de Tecnología Technion-Israel. La sede de la compañía cerca de Tel Aviv maneja las licencias y la comercialización.

Si los kits de Micromedic llegan al mercado, el potencial es enorme no sólo para evitar que enfermedades serias avancen, o vencerlas ya comenzadas sino también para métodos más precisos e individualizados de monitoreo y tratamiento

Extraído de Yad be Yad
Fuente Cidipal

Nueva teoría evolutiva: el Homo sapiens vivió en Israel hace 400.000 años

Deja un comentario

Publicado por Guillermo Caso de los Cobos

El profesor Avi Gopher muestra una de las piezas dentales halladas en la cueva Qesem (Israel).
Los científicos podrían verse obligados a reescribir la historia de la evolución del hombre moderno después del descubrimiento de restos humanos de hace 400.000 años.
Hasta ahora, los investigadores creían que el Homo sapiens había evolucionado en África hace unos 200.000 años y gradualmente emigró al norte, a través del Oriente Medio, hacia a Europa y Asia.

Al mismo tiempo, recientes descubrimientos en China y España de restos de primeros humanos habían puesto en duda la teoría “Memorias de África” (“Fuera de África”), pero nadie estaba seguro.
Pero el nuevo hallazgo de restos humanos prehistóricos llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Tel Aviv, en una cueva cercana al aeropuerto Ben-Gurion, podría obligar a los científicos a reconsiderar las teorías anteriores.

Foto: Un aspecto de la cueva Qesem.
Los arqueólogos dijeron haber hallado ocho dientes humanos en la cueva Qesem, cerca de Rosh Haayin -a 10 km del aeropuerto internacional de Israel-, cuya edad se remota a 400.000 años atrás, en el período del Pleistoceno Medio, constituyendo así los primeros restos de Homo sapiens descubiertos en cualquier parte del mundo.

Foto: Otras piezas dentales de Homo sapiens halladas en la cueva Qesem
El tamaño y la forma de los dientes son muy similares a los del hombre moderno. Hasta ahora, los primeros ejemplos se han encontrado en África y tienen una datación de sólo 200.000 años.

Otros científicos han argumentado que los seres humanos se originaron en África antes de trasladarse a otras regiones, hace entre 150.000 y 200.000 años. Los restos de Homo sapiens descubiertos en el Awash medio, Etiopía, con una datación de 160.000 años, se creía que eran los más antiguos correspondientes a seres humanos “modernos”.

Otros restos encontrados previamente en cuevas israelíes se cree que son más recientes, con una antigüedad de entre 80.000 y 100.000 años.

Las conclusiones del profesor Avi Gopher (foto a la izquierda) y el Dr. Ran Barkai (debajo), del Instituto de Arqueología de la Universidad de Tel Aviv, y publicadas la semana pasada en el “American Journal of Physical Antropology”, sugieren que el hombre moderno no se originó en África como se creía previamente, sino en Oriente Medio.

La cueva Qesem fue descubierta en 2000 y ha sido objeto de intenso estudio desde entonces. Junto con los dientes -las partes del esqueleto humano que sobrevive más largo tiempo-, los investigadores encontraron evidencias de una primera sociedad humana sofisticada, que utilizaba afiladas lascas de piedra para cortar la carne y otras impresionantes herramientas prehistóricas.

Los científicos israelíes dijeron que los restos encontrados en la cueva sugieren la elaboración sistemática de láminas de sílex, el uso habitual del fuego, la práctica de la caza, el corte y distribución de la carne de los animales, y la extracción de material bruto de roca bajo tierra para producir herramientas de piedra.

“Un conjunto diversificado de hojas de sílex fue fabricado y utilizado”, escribieron los científicos de Tel Aviv, quienes describen las herramientas que se encontron en la cueva: “Hojas de bordes gruesos, conformadas a través de retoques, fueron utilizados para raspar los materiales semi-duros, tales como madera o cuero, mientras que hojas con bordes rectos y afilados se utilizaban para cortar los tejidos blandos”.

Los arqueólogos dijeron que seguirían investigando la cueva y sus contenidos, con la esperanza de hacer más descubrimientos que arrojen más luz sobre la evolución humana de tiempos prehistóricos.