Los muertos dan vida al judaísmo de Marruecos

Deja un comentario

Fueron cientos de miles en sus buenos tiempos, pero ahora sólo quedan en Marruecos algo más de 2.000 judíos, que asisten impotentes al éxodo irreversible de los jóvenes, y tras ellos sus mayores.
Sin embargo, las tumbas de “tzadikim” judíos (justos) diseminadas por todo Marruecos atraen cada año a miles y miles de fieles originarios del país magrebí y atestiguan el tremendo apego que los judíos marroquíes, desde Israel hasta Canadá o Venezuela, tienen hacia la tierra donde vivieron sus ancestros.
Una de las tumbas más famosas es la de Rabi Amrán Ben Diwan, tzadik enterrado hace dos siglos bajo un olivo centenario en las cercanías de Uezán, en las estribaciones del Rif, la cadena montañosa del norte de Marruecos.
Allí, cada mes de mayo acuden cientos de judíos de Israel, de Francia, de España y de América para rezar por el tzadik y pedirle su intercesión, porque tiene fama de milagrero y concede muchos deseos en cuestiones de amores, embarazos y empleos.
Hay quien, como Estrella Beniflah, ha llegado tras un larguísimo viaje de dos días desde Miami para arreglar un problema de pareja con su marido que dura ya 15 años ¿Quiere que el tzadik le arregle el matrimonio? 
 “Lo que quiero es que me deje en paz y me devuelva a mis hijos”, dice con amargura.
Estrella es de origen ceutí, y tiene a sus hermanos y primos diseminados por Gibraltar y la costa del sol española. Se queja de que su marido, judío de origen alemán, es muy distinto a ellos, los sefardíes.
Efectivamente, son los judíos sefardíes, mucho más que los askenazis (originarios del norte de Europa) los que mantienen vivas las peregrinaciones (“hilula”) que tienen por destino las tumbas de los tzadikim.
David Obadia, vicepresidente segundo de la Federación de Comunidades Judías de España, también es asiduo a la “hilula” de Uezán, ya que -razona- no hay en España tumbas de tzadikim al desaparecer del mapa los judíos en 1492.
Es paradójico que mientras en España viven 12.000 judíos, en Marruecos solo queden 2.500 según los cálculos más optimistas, pero la llama del judaísmo marroquí sigue viva y cada año vienen al menos 40.000 fieles hebreos apegados a sus orígenes.
Estos visitantes hacen su ruta de “hilulas”, visitan las sinagogas o sus ruinas, se prosternan en sus numerosos cementerios y reservan a veces hoteles en ciudades como Marrakech y Agadir para celebrar el Pesaj (la Pascua judía) y otras festividades.
Pese a todo ese apego a la tierra de Marruecos de los hijos de Israel, solo quedan actualmente 80 judíos en Rabat, otros tantos en Fez o Tánger (ciudades donde llegó a haber miles), y el único lugar donde queda una “masa crítica” es Casablanca, donde no llegan a 2.000.
Judith Adtías, judía nacida en un humilde barrio de Rabat y emigrada a Francia hace más de 30, todavía adolescente, lamenta haberse marchado de Marruecos, pero reflexiona: “Sencillamente seguimos el movimiento: empezó a haber menos escuelas, no había vida para los jóvenes, comenzamos a marcharnos fuera a estudiar, y al cabo de un tiempo los padres también se van y se cierra la casa familiar”.
Con las manos cargadas de velas, Judith se acerca a la tumba del tzadik Ben Diwan y las arroja, una a una, sobre la fogata que cada mayo se enciende encima de su tumba: por cada vela, el creyente formula un deseo.
Las llamas van creciendo en intensidad, pero las ramas del olivo centenario -según dicen los que saben- nunca se han quemado ni sus hojas han resultado heridas por el fuego.
El Rabino de Tánger Iacov Torjman explica que el tzadik Ben Diwan “nunca ha querido que se erija un mausoleo sobre su tumba, y todos los intentos han resultado baldíos”. El tzadik prefiere el fuego.
Torjman tiene a sus hijos en Estados Unidos: “Ellos nunca volverán aquí, no hay porvenir para ellos”. Sea por razones laborales, por la llamada que Israel ejerce sobre cada hebreo o por la dificultad de llevar una vida de judío con comunidades tan pequeñas, los jóvenes se van para no volver.
Veronique, una judía de Rabat, añade otro detalle sobre el que pocos quieren hablar: “Ya no reconozco el Marruecos de mi infancia; hay demasiadas barbas y demasiados velos; nadie se mete conmigo, pero siento que este país es menos abierto”.
La noche de la “hilula” es larga. Tras el rezo -solo hombres- en la sinagoga local, todos pasan a una cena donde se subastan objetos decorativos por la bagatela de 2.000 o 3.000 euros.
Los fondos irán a parar a la Comunidad Judía de Casablanca, que administra los bienes judíos. Unos bienes abundantísimos y dispersos por todo Marruecos, que pronto serán ya materia de los libros de Historia. EFE y Aurora

Las Comunidades Judías bajo amenaza

Deja un comentario

El jefe de la Oficina de Contraterrorismo declaró que organizaciones jihadistas estan buscando atacar blancos israelies y judios en el exterior.
Israelies y judios alrededor del mundo estan bajo una creciente amenaza de terroristas islamicos y tienen que exigir que las autoridades locales den mejor seguridad, dijo el lunes el ex jefe de la Oficina de Contraterrorismo General de Brigada (res.) Nitzan Nuriel, horas despues que un pistolero mato a cuatro personas fuera de una escuela judia en Francia.
Nuriel dijo al The Jerusalem Post que una coalicion de organizaciones jihadistas han tomado una decision de atacar blancos israelies y judios donde sea que puedan sin distincion. “Ellos atacan a quien quiera que puedan y donde la seguridad es laxa”, dijo el.
De acuerdo con Nuriel, quien se bajo de su puesto muchos meses atras, Iran y grupos terroristas estan intentando disuadir a Israel para que no tome acciones contra ellos llevando a cabo estos ataques en el exterior. El dijo que era posible que el ataque contra la escuela en Francia no estuviera relacionado con el terror, pero el trazo una linea directa entre la reciente ola de bombardeos y tramas en India, Georgia, Tailandia y Azerbaijan.
Nuriel urgio a los israelies que viajan al exterior a tomar precauciones extra y a ser mas vigilantes frente a la amenaza terrorista. “Para el terrorista no hace ninguna diferencia si el blanco es un representante de la Agencia Judia, un turista israeli o un judio local”, declaro el.
Cuando eligen lugares en el exterior, Nuriel dijo que los israelies no deben tomar la decision basados unicamente en la calidad del hotel o hostel, sino mas bien ellos deben tomar tambien en consideracion si hay seguridad en la instalacion o edificio.
En segundo lugar, el dijo que los israelies no deben subir fotos de sus viajes a Facebook y otras redes sociales, ya que las fotografias podrian luego ser usadas por los terroristas para rastrearlos, tanto como para identificar blancos frecuentados por grandes cantidades de israelies.

Odessa

Deja un comentario

Por Rab. Daniel Goldman
Para Página/12

Como es costumbre, los judíos insistimos en que todas las palabras, sean en el idioma que sean, provienen del idish o del hebreo. Y no hay vocablo más judío que Odessa. Odessa parece dicho en un idioma semita. Y fue así que las primeras siete familias que se establecieron en esa ciudad, hacia finales del siglo XVIII, decían que Odessa infaliblemente proviene del hebreo y significa “todavía me elevaré” (od -esá).

Esta ciudad vigorosa, con mezcla arquitectónica rusa, holandesa, irlandesa y hasta con callejuelas de estilo español, fue uno de los grandes centros judíos de la Europa oriental. Reconocida en un inicio como un páramo donde los judíos no irían a ser perseguidos como en otros lugares, esta ciudad fue cuna de ciertas libertades, hasta llegar a ser uno de los pocos espacios donde la sometida comunidad pudo tener los mismos derechos que el resto de la ciudadanía. Es difícil imaginar hoy día el número de restricciones y regulaciones que fueron impuestas a cada judío durante el imperio ruso. Pero, sin embargo, la bella Odessa les concedió el privilegio de sentirse libres. Cuentan las crónicas antiguas que morar allí era como “percibir el cielo en la Tierra”.

Ciudad que pasó por varias metamorfosis, se le atribuye su última refundación a un español: el conde José de Ribas, en 1794 (no pude encontrar sus antecedentes judíos, pero con un poco de paciencia ya lo voy a hacer). No es de extrañar que cien años después de su refundación, un tercio de su población era judía. Y aquí pudieron ser capaces de participar de un mundo un poco mayor. Salir de los pequeños poblados y convertirse en ciudadano de Odessa era la fórmula del éxito y el suceso. Un joven judío podía comenzar a recibir educación en las principales instituciones de la ciudad, aprender el ruso y añadir dos o tres lenguas europeas más. Odessa albergaba ingenieros judíos, profesores, médicos, músicos arquitectos, propietarios de inmuebles, de restaurantes y cafeterías. El gran escritor Isaac Babel, nacido en la ciudad y asesinado por orden de Stalin, autor de Caballería roja, Cuentos de Odessa y algunas otras perlas, llamaba a su comarca con dos nombres: “la estrella del exilio” y “la puerta de Sión”.

En Odessa pueden encontrarse símbolos judíos en cada rincón. Caminando por el Boulevard Marítimo vale la pena mirar debajo de los pies. Las tapas de las alcantarillas poseen un escudo con la sigla “Trud” en letras hebreas. Son las iniciales de la Sociedad de Artesanos Judíos, quienes fabricaron dichas ruedas. Esta organización fundada en 1864 por el rabino de Odessa, el elocuente Dr. Schwabacher, con el objeto de formar a chicos y jóvenes en el arte del metal, llegó a fabricar el monumento más preciado que el poeta Alexander Pushkin posee en la ciudad y que se puede admirar hasta hoy día en uno de los céntricos parques. El padre de la poesía hebrea moderna, Jaim Najman Bialik, enseñaba allí. El pensador Ajad Haam impartía conferencias en sus círculos filosóficos; el celebre cuentista Itzjok Leibush Peretz escribía en sus distinguidos cafés; el reconocido historiador Simon Dubnow investigaba en sus archivos y el mayor dramaturgo en idish, el venerado Sholem Aleijem, estrenaba sus obras en el teatro de la ciudad.

Pero tarde o temprano, llegó un momento en que los pogromos de manera simple y cruel marcaron que el judío era un extranjero no deseado en el lugar. Los documentos registran la salida del puerto de Odessa con barcos que llegaron hasta ésta y otras latitudes.

Una historia oral relata que un tal Kitzlov, egresado de la Alta Casa de Estudios Rabínicos de los Sabios de Odessa, conocido como el Rabí Pelirrojo, quien habitaba en una litera del barco Fénix que había partido del puerto de San Petersburgo y que hacía parada en Odessa (lugar en el que embarcó el tal Kitzlov), entabló relación con una familia húngara que subió en el puerto de Dunaujvaros. Estos húngaros que se revelaron como gitanos poseían la habilidad en la lectura de las manos. Saraima, la mujer gitana, de bellos ojos –según cuentan los pasajeros– tomando firmemente la palma del maestro, le predijo al rabino, quien descendería en Montevideo, que del otro lado del río le nacería un nieto y que sería consejero como el José del libro de Génesis, pero marxista. El rabino no le creyó porque respetando las leyes del Talmud, del que era versado, recordó que toda predicción resulta de índole pagana.

No se supo más de esta noble mujer que, según dicen, descendió en el puerto de Santos, Brasil. Tampoco se supo de la suerte del Rabi Kitzlov. Habrá cambiado su apellido o, por ahí, las autoridades de la Aduana lo anotaron cambiando la impronunciable “tz” por “c” o la “v” corta final por “f”, cosa que era muy común entre los inmigrantes. Y a pesar de que a algunos cronistas de la época del ’20 (según lo que referencian en sus notas sutilmente prejuiciosas a los ojos de este lector), les llamaba la atención la presencia de estos hombres barbados con sombrero de ala ancha caminando por las calles, del encuentro marítimo de Kitzlov y Saraima nació la costumbre que se transformó en tradición: que los rabinos permitan dejarse leer las manos por muchachas gitanas, esperando que alguna les exprese que su nieto será como José, el ministro.

Una última observación: lamentablemente muchos nietos de rabinos fueron asesinados y desaparecidos durante la dictadura militar en nuestro país. Uno de ellos es Mauricio, quien era nieto del líder espiritual de la colonia Carlos Casares en la provincia de Buenos Aires, que fue secuestrado y vilmente torturado por su condición judía, en el centro clandestino El Vesubio, a los 18 años. Mauricio, de bendita memoria, forma parte de los 1300 desaparecidos judíos. Su padre, mi amigo el Dr. Marcos Weinstein, médico psicoanalista, fundó la Asociación de Familiares de Desaparecidos Judíos en la Argentina. Y como la Sociedad de Artesanos de Odessa, este noble grupo lucha de manera denodada y paciente para que la memoria pueda instalarse a través de la Justicia y la verdad pueda quedar acuñada eternamente como el sello en el metal.

Israel. Se estima que unos 500 judíos por día se asimilan en todo el mundo

Deja un comentario

AJN.- Un fuerte debate se vivió esta semana en el seno de la Knesset (Parlamento israelí) cuando se convocó a un debate sobre las medidas para evitar la asimilación de los judíos en el mundo. Lo cierto es que los legisladores revelaron que el pueblo judío se pierde más de 150 mil judíos al año por la asimilación. Hubo cuestionamientos a los organismos oficiales encargados de favorecer la aliá (inmigración) y se trataron las principales necesidades para que los judíos regresen a Israel.
El Comité de Aliá y Absorción de la Knesset (Parlamento israelí) realizó esta semana un debate sobre las actividades de la Organización Sionista Mundial para evitar la asimilación y las actividades necesarias para asegurarse la continuidad judía.
Durante el encuentro, el miembro del Parlamento, Danny Danon, presidente del Comité, apuntó que “150.000 judíos se asimilan cada año y se pierden del pueblo judío”.
“Este comité está comprometido con la actividad sionista en nombre del pueblo judío y hago un llamado a las oficinas del gobierno para usar los servicios de la Organización Sionista Mundial. El Comité también insta a los ministerios a financiar a todos los grupos que auspician y promueven la aliá”, enfatizó el legislador en un encendido discurso.
Por su parte, Avraham Duvdevani, presidente de la Organización Sionista Mundial, aseguró que la institución que encabeza asumió “la responsabilidad de promover la aliá y la educación para el sionismo”.
“No puede haber sionismo sin aliá. Por eso se debe trabajar para ayudar a la aliá de todo el mundo y fomentar el uso del hebreo en la diáspora, basado en la creencia de que el aprendizaje del hebreo fomenta la identificación con el sionismo y el judaísmo”, enfatizó el dirigente.
A todo esto, el presidente de la Unión Nacional y miembro del Parlamento Yaakov Katz (Ketzaleh) apuntó que cada día, el pueblo judío pierde entre 350 y 500 personas.
“Hemos tenido suficiente de la mediocridad de la Agencia Judía y la Organización Sionista Mundial”, afirmó.
Asimismo, el legislador instó al primer ministro Benjamin Netanyahu a que fije como “prioridad” el reclutamiento de los judíos del mundo para que regresen a Israel.
“Necesitamos 5000 millones de dólares para financiar una iniciativa que permitirá traer a casa a los judíos “, aseguró Katz, según consignó el portal de noticias de Arutz Sheva.
En tanto, Marina Solodkin, legisladora de Kadima, dijo que “decenas de miles de inmigrantes de edad avanzada llegan a Israel, muchos de ellos de la antigua Unión Soviética, quieren aprender hebreo y no tienen un lugar para estudiar. Ellos necesitan ser atendidos”.
George Schwartz, de la Agencia Judía, aseguró que la organización aumentó sus esfuerzos “para fomentar la aliá de Occidente”. “Estamos capacitando a todos los representantes de la Agencia Judía, incluyendo aquellos involucrados en la educación, para fomentar la aliá. Si una vez hubo decenas de personas en la Agencia Judía trabajando para fomentar la aliá, hoy en día hay cientos de personas”, aseveró, por último, el directivo.

“Si no invertimos en conectar Israel y Diáspora, perderemos pueblo judío”

Deja un comentario

“No podemos seguir sólo recolectando los frutos del árbol del pueblo judío, que tiene sus raíces en Israel y ramas dentro y fuera del país; si no invertimos en él y conectamos ambas ramas, perderemos al pueblo judío”, advirtió el director general de la Agencia Judía para Israel, Alan Hoffmann (foto), en una entrevista exclusiva con la Agencia Judía de Noticias (AJN).
“Creo que no es casualidad que en los últimos dos años, cuando Natan Sharansky asumió el cargo de presidente del Ejecutivo, la Agencia Judía decidió hacer un cambio estratégico respecto de la importancia de conectar a los jóvenes del mundo judío con Israel y su judaísmo, como parte de su identidad básica”, afirmó.
“Después de un proceso de 18 meses, la Junta de Gobernadores adoptó una resolución muy clara acerca de este nuevo camino, en conjunto con el gobierno de Israel, que tiene un rol central en este sentido, que es un cambio de paradigma”, prosiguió el funcionario sudafricano, que desempeña su función desde marzo de 2010.
“La Argentina tiene una comunidad que siempre tuvo a Israel en su ADN -admitió-, pero vemos que los jóvenes del mundo judío se alejan y desaparecen” del mismo.
“Por ello hacemos hincapié en la obligación de que todo joven judío visite Israel, ya sea por un largo o corto plazo, como Taglit, o quizás haya que relanzar Tapuz, porque ello desarrolla, por un lado, la conducción natural de la comunidad, y por el otro, de allí saldrán olim”, explicó Hoffmann.
Además, “estamos por crear un nuevo marco para que estudiantes que estén de vacaciones de la universidad puedan venir a hacer cursos intensivos, prácticas en alta tecnología o trabajos profesionales para conocer Israel”.
“También pensamos que hay que conectar a los jóvenes de Israel con el resto del pueblo judío, especialmente con sus pares”, agregó el funcionario.
En este sentido, “estamos interesados en crear algo nuevo para que jóvenes israelíes, quizá los mochileros que están de viaje, junto con judíos locales y de todo el mundo, trabajen en proyectos para la Argentina no judía”.
“Creemos que el camino para que un joven de hoy fortalezca su judaísmo es a través de prestarles servicios a los demás”, resumió el director general de la Agencia Judía para Israel.
Respecto del aporte de esta institución a la comunidad judeoargentina, Hoffmann recordó que “en la época de la crisis (2001-2002) se invirtió en la comunidad y su fortalecimiento, se creó BAMA”.
“Después de diez años, me alegra que BAMA se haya independizado y pertenezca a la propia comunidad, mientras que la Agencia Judía y la AMIA son socias en sus proyectos”, subrayó.
Asimismo, “estoy muy contento de que la cifra de alumnos en las escuelas volvió a ser la de antes de la crisis: 22.000”, lo cual “muestra que la comunidad está sana”, prosiguió el funcionario.
“Invertimos dinero del Estado de Israel en el proyecto (para escuelas secundarias) Jail, y en Javurá, que hacemos con el fondo Keren Pincus; también vimos que se multiplicó el número de jóvenes, 300 ó 400, que vienen a Israel por Masá, Oshnat y otros programas largos, también Taglit, en el cual somos socios e invertimos 6 millones de dólares”, reseñó.
Por otra parte, “durante este encuentro de la Junta de Gobernadores anunciamos un aporte muy grande de filántropos locales a BAMA, para invertir en el fortalecimiento de la comunidad y su conexión con Israel”, destacó Hoffmann.
Finalmente, el director general de la Agencia Judía para Israel sintetizó que desde este organismo internacional “consideramos que la aliá es la realización de la visión (sionista), pero entendemos que la conducción local de la comunidad también forma parte del árbol del pueblo judío”.
En tal sentido, “pensamos que cada joven debe encontrar su lugar en una u otra rama del árbol”, concluyó.

Judíos Boricuas

Deja un comentario

La isla de Puerto Rico es un Estado Libre Asociado de los Estados Unidos de América y cuenta con una población cercana a los cuatro millones de habitantes. Su comunidad judía – una de las más antiguas del continente – la conforman unos tres mil integrantes que mantienen su pertenencia a través de los pensamientos conservador, reformista u ortodoxo.
La llegada de judíos a la isla se remonta a los tiempos de la conquista española donde muchos de ellos ocultaban su origen por temor a las practicas inquisitoriales. Son diversos los criptojudios que instalados en las zonas montañosas del país desarrollaban su fe con estricta reserva. Es recién a partir de la tercera década del siglo veinte – con la llegada de refugiados del nazismo procedentes de Alemania y Francia – que se puede considerar la formación de una estructura institucional. En 1942 se funda el primer centro comunitario en la ciudad de San Juan, capital del país.
Bajo la gobernación de Luis Muñoz Marín llegó al territorio un grupo de soldados estadounidenses de religión judía asignados a las bases militares ubicadas en la ciudad de Ponce. La gestión de Muñoz Marín incluyó el programa “Manos a la Obra” que generó un fuerte estimulo de la actividad industrial y absorbió inmigrantes del norte de América que se radicaron definitivamente en la zona.
En el año 1959 con la asunción en Cuba del Partido Revolucionario Cubano y su conductor Fidel Castro, más de quince mil judíos dejaron su tierra natal en busca de nuevos horizontes. Muchos de ellos eligieron Puerto Rico en razón de su cercanía, la ciudad de San Juan se transformó en lugar de refugio y posterior residencia. En las últimas décadas contingentes procedentes de Argentina, Colombia y Venezuela se han sumado a la estructura judía del país.
La comunidad es la única de las caribeñas que cuenta con triple representacion. La linea conservadora “Shaare Tzedek” es la más antigua y cuenta con la primer sinagoga del pais. Se construyó en 1952 – año en el cual Puerto Rico obtuvo el status actual de Estado Libre Asociado de los Estados Unidos – por el arquitecto de origen checoslovaco Antonin Nechodoma en una finca propiedad de la familia Korber. Dicho grupo se vio fortalecido con la llegada años después de la inmigracion cubana y en los años recientes por los llegados de Argentina y otros países de habla hispana. En la sinagoga los servicios religiosos se ofician en hebreo y español y son dirigidos por su propio rabino. La comunidad reformista o progresista de nombre “Beth Shalom” fue fundada en 1967 por inmigrantes de los Estados Unidos de America. Cuenta con un moderno templo erigido en la zona de Santurce, localidad de San Juan. Los servicios se realizan en inglés, hebreo y español. La comunidad ortodoxa – “Shaarei Torá” nace en el año 1997 en la zona de Isla Verde. Su creación está marcada por el movimiento Chabad Lubavitch que tiene representantes en más de 70 países del mundo. En el país se ha desarrollado fuertemente el llamado Judaísmo Mesiánico que nuclea varios templos y más de mil quinientos descendientes de los conversos sefaradíes. Desarrolla una teoría religiosa en la aceptación de que Jesús de Nazareth es reconocido como Mesias. En materia educativa la comunidad Shaare Tzedek dirige una escuela a la que concurren más de cien niños y en la cual se inculcan valores de tradición mosaica. La primer escuela del país se fundó en 1959.
En los últimos años se erigió un centro religioso fundado por un joven portorriqueño de nombre Eduardo Torres que emigró a Nueva York con 14 años en busca de mejores oportunidades laborales. Tras su radicación y esforzados años de estudio logró – a los 16 años – su conversión al judaísmo adoptando el nombre de Abraham Goldstein (igual apellido al rabino que le enseñara los conceptos bíblicos). Torres fue convertido por el Director de la Ieshiva Or Israel de Queens, Nueva York. Luego viajó a Israel donde profundizó sus estudios en la Yeshivá Satmar y en la Kehilá Jasidica Pupa. La organización que dirige, inició su labor en los años 90 adoptando el nombre de Torat Jesed y actualmente cuenta con varias sedes en el continente americano. Su objetivo principal es brindar colaboración a aquellos hispano parlantes que buscan a través de la conversión abrazar el judaísmo como forma de vida.
Su centro de estudios en Puerto Rico se ubica en el Barrio de Rió Cañas Arriba, en la ciudad de Mayaguez, al oeste del país. El 5 de Febrero del año 2006 se efectuó por parte de un grupo de rabinos estadounidenses la entrega oficial de un rollo de torá a la novel comunidad. Se ubica cerca del mar y alejada del mundanal ruido, lo que genera un ambiente propicio para el estudio y desarrollo de los profundos conceptos religiosos. En la actualidad un número importante de familias llegadas de distintos puntos de Latinoamérica conviven allí y centran sus quehaceres en el desarrollo de las tradiciones ortodoxas.
No faltan en la historia del país el reconocimiento de personalidades judías. Matías Brugman, nacido en Louisiana emigró con sus padres a la isla con cinco años de edad. En su adolescencia se transformó en un revolucionario independentista. Presidió la Junta Revolucionaria y fue Brigadier General de la toma de la ciudad de Lares contra el gobierno español. Cecyl Snyder fue nombrado en 1942 – por el Presidente Franklin Roosevelt – Juez asociado al Tribunal Supremo de la isla. En 1953 alcanzó la máxima jerarquía judicial siendo designado por Luis Muñoz Marín como Presidente de la Suprema Corte de Puerto Rico. Jacob Ovcharov más conocido como Jack Delano fue uno de los cineastas y fotógrafos documentales más destacados del siglo veinte. Desarrolló la televisión educativa en el pais. Geraldo Rivera, abogado nacido en Brooklyn descendiente de portorriqueños se conoció por su contribución al periodismo americano. Hila Levy obtuvo con apenas 21 años la beca Rhodes, distincion que otorga el legado de Cecil Rhodes a aquellos estudiantes promisorios en el ámbito universitario. Max Goldman ejerció la Dirección de la Oficina de Exención de Contribución Industrial y fue miembro de la Comisión de Derechos Civiles de Puerto Rico. David Helfeld, abogado constitucionalista ocupó el decanato de la Universidad de Puerto Rico y Brenda Kaplan más conocida como Brenda Starr obtuvo en el año 2002 dos premios al Grammy Latino por su album musical de salsa.
El 31 de Octubre del año 2005 a iniciativa del senador José Garriga Pico se aprobó la Resolución número 1480 que reconoce la contribución de la comunidad judía al quehacer nacional y a la amistad vigente entre el pueblo boricua y el israelí.

José Piczenik

piczenik@hotmail.com

Fuente: Judaísmo latinoamericano

El “Judío del mundo ” y sus viajes a las comunidades dispersas

Deja un comentario

El libro, recientemente publicado, “El judío del mundo” (“Iehudí Olamí”” es el nombre original en hebreo) del rabino Eliahu Birnbaum, en colaboración con Yoav Sorek, es como lo dice el subtítulo, el reflejo de “los viajes a la historia maravillosa y a las comunidades anónimas”.
El rabino Birnbaum, ha recorrido el planeta en ayuda de las comunidades aisladas y de las que después de siglos de alejamiento, pretenden regresar al judaísmo.
Al dar vuelta la tapa del libro aparece el mapa del mundo, con señales que indican los múltiples sitios a los que llegó el rabino, con la aclaración: los puntos en azul representan cada ciudad que fue motivo de uno o más artículos: los de color celeste refieren a comunidades especiales: descendientes de las tribus perdidas, de los conversos forzosos y otros grupos que desean renovar su pertenencia al judaísmo.
Durante cuatro años el rabino Birnbaum publica en suplemento del periódico “Makor Ri shón” su columna que lleva el nombre de esta obra. Por medio de su pluma, y la particular visión del rabino, los lectores se encuentran con los descendientes de “anusim” de Portugal y América Latina que resguardan la tradición desde hace cientos de años, así como una nueva generación de “anusim” de otro tipo, que renueva su identificación judía en Polonia.
En el caso de los lectores de Aurora, este trabajo tiene una particular relevancia. El rabino Birnbaum nació en Uruguay, hizo aliá en 1972, sirvió como oficial en la unidad de blindados en Tzáhal y combatió en la Primera Guerra del Líbano. En la década del ’90 fue durante algunos años el rabino jefe de la Comunidad judía de Montevideo. Hasta el momento desempeña el cargo de director del Instituto Strauss Amiel de formación de rabinos y del Instituto Bern Amiel que forma a educadores que luego servirán en comunidades de la diáspora.
Asimismo, es el rabino de la organización Shabei Israel que se ocupa de judíos que por diversas circunstancias se alejaron con la intención de volverlos a su pueblo. Asimismo integra un tribunal especial de conversiones del Rabinato de Israel.
Entre los numerosos artículos dedicados en el libro a América Latina se destaca el que describe a la comunidad de Trujillo en el norte de Perú, llamada Bnei Moshé. Explica el autor que su historia comenzó hace unos 50 años; el líder del grupo, Segundo Villanueva, que hoy reside en Israel y adoptó el nombre de Zerubabel Tzidkiahu, “comenzó su camino judío en la búsqueda de la verdad espiritual”.
“El recorrido espiritual del cura católico comenzó cuando su padre, antes de morir, le entrego una Biblia y le dijo que allí se encuentra la verdad y la palabra de Dios al mundo. Villanueva comenzó a estudiar la Biblia y allí descubrió que es obligación respetar el sábado, que el pueblo judío es el elegido y la tierra de Israel es la Tierra Santa”.
Con el tiempo, el cura encontró muchas diferencias entre la Biblia judía y la doctrina cristiana, cambiando su creencia y su forma de vida. Logró arrastrar a su familia y a su comunidad, que recibió las obligaciones del judaísmo por medio de las enseñanzas y disertaciones de Villanueva.
Más adelante recuerda el autor: “La visita a la comunidad Bnei Moshé fue emotiva e interesante. Los integrantes de la comunidad aprendieron por sí mismos, creando una comunidad judía de la nada, en una aldea apartada del desierto peruano. Construyeron una sinagoga, prepararon libros de la Biblia con reproducciones ampliadas…”.
“La sinagoga está construida con ladrillos rojos y contiene un arca para los rollos, el escenario, el púlpito para el oficiante y una cortina separa a hombres y mujeres. Todo fue construido por los miembros de la comunidad con gran entrega y amor”.
El capítulo finaliza detallando que hasta el momento hubo cuatro grupos de aliá de Bnei Moshé a Israel, cada una de los cuales recibió un número. En la actualidad estas personas son parte de comunidades judías religiosas en Israel. Los integrantes de los dos primeros grupos residen en Elón Moré; el segundo núcleo reside en Alón Subt. Y Carmei Tzur; el cuarto, tuvo como destino las poblaciones de Shavei Shomrón, Einav y Avnei Eitán”.

Mezcla de “anusim” y delincuentes
En el capítulo que trata sobre la comunidad de Recife, Brasil, el rabino Birnbaum señala que “los judíos comenzaron a radicarse en el lugar desde el año 1500. En esa época la ciudad era la capital de la colonia portuguesa de Pernambuco. Los primeros judíos eran `anusim’, que fueron enviados junto con presos y delincuentes a desarrollar la nueva colonia. Los judíos que vieron en esto una oportunidad económica y una forma de alejarse un poco del ojo de la Inquisición, recibieron el mandato con beneplácito. Desarrollaron la zona y la convirtieron en un floreciente centro de cultivo de caña de azúcar. Los judíos consiguieron desarrollar ramos económicos en esta región del norte de Brasil, entre ellos exportación de azúcar, así como el sector financiero y el suministro de esclavos africanos. Se convirtieron en una fuerza económica y comercial importante en la zona”.
El libro, de lujosa edición, con más de 400 páginas, está escrito en un hebreo fluído, fácil de comprender y disfrutar, abriendo una amplia ventana a quien se interesa por el destino de los judíos de la diáspora a lo largo y ancho del mundo.
J.D.

*“Anusim”, el plural para “anús”, significa “los forzados” en hebreo. Este es el término legal rabínico aplicado a un judío que ha sido forzado a abandonar el judaísmo en contra de su voluntad, y quien hace todo lo que está en su poder para continuar practicando el judaísmo bajo la condición de coerción. Definición del sitio de la Asociación Bnei Anusim Baderej

Older Entries