Deja un comentario

La jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, inicia un viaje de tres días a Israel y la Autoridad Palestina para impulsar las negociaciones de paz entre las dos partes.

Durante la visita, que se prolongará hasta el jueves, se reunirá con el presidente, Shimon Peres, el primer ministro, Biniamín Netanyahu, y los titulares de Exteriores, Avigdor Lieberman, y de Defensa, Ehud Barak.

Además, mantendrá una entrevista con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, y el primer ministro palestino, Salam Fayad.

La alta representante de la UE visitará el Centro de Formación de Gaza, donde firmará un acuerdo de financiación
con la agencia de la ONU de auxilio a los refugiados palestinos (UNRWA) y se reunirá con representantes de la sociedad civil.

Ashton se comprometió a hacer “todos los esfuerzos para impulsar las conversaciones de paz y encaminar a las partes hacia la senda de una solución negociada”.

Además, agradeció al rey de Jordania su iniciativa “estrechamente vinculada a los esfuerzos llevados a cabo por el Cuarteto” para Oriente Medio (integrado por EEUU, UE, ONU y Rusia) y consideró “alentador” que las negociaciones tengan lugar cara a cara.

La jefa de la diplomacia europea indicó que espera percibir de ambas partes “signos positivos de que están preparadas para transformar el proceso en auténticos gestos y negociaciones”.

Ashton indicó que los acontecimientos en la región “hacen que la paz en Oriente Medio sea aún más urgente y necesaria”. EFE

Londres expulsa a los diplomáticos iraníes y rompe relaciones con Ahmadinejad

Deja un comentario

El ministro británico de Exteriores, William Hague, anunció hoy ante la Cámara de los Comunes que su embajada en Teherán fue cerrada y que los diplomáticos iraníes tienen 48 horas para abandonar el Reino Unido.
Hague dijo que estas medidas se tomaron ante el asalto ocurrido ayer en la embajada británica en Teherán, que fue cerrada, al tiempo que todos los diplomáticos del Reino Unido abandonaron también Irán.
Además, el ministro de Exteriores del Reino Unido reclamó el cierre “inmediato” de la misión diplomática iraní en Londres y dijo que todo su personal tiene “48 horas” para abandonar el país.
Esta es la respuesta del gobierno británico al asalto ayer de su embajada en Irán, llevado a cabo por jóvenes islamistas radicales y del que el Reino Unido responsabiliza al régimen iraní por no garantizar la seguridad de su misión diplomática.
Ayer un grupo de jóvenes estudiantes arrancaron la bandera británica de la embajada en Teherán, saquearon documentación y causaron graves daños al término de una manifestación convocada contra Londres por su rechazo al programa nuclear iraní.
El jefe del Foreign Office insistió hoy ante el Parlamento que ese incidente supuso “una violación” de las leyes internacionales y en concreto de la Convención de Viena, que obliga a los gobiernos a garantizar la seguridad del personal diplomático y embajadas extranjeras en su territorio.
Hague consideró que el asalto a la embajada británica había tenido “algún tipo de consentimiento del régimen” iraní y agradeció además la condena firme expresada de inmediato por muchos países occidentales y Naciones Unidas.
William anunció el cierre de su embajada en Teherán después de que hubiese salido del país el último de los diplomáticos destinados en Irán.
Antes de su declaración, el primer ministro británico, David Cameron, había avisado de que el Reino Unido estaba considerando tomar “medidas muy duras” por un incidente que ha calificado como un “ultraje”.
La decisión del Reino Unido se produce después de que Irán decidiese esta semana reducir los lazos diplomáticos bilaterales a nivel de encargado de negocios, una semana después de que Londres cortase las relaciones financieras con los bancos iraníes, entre ellos el Banco Central de Irán.
El ministro de Exteriores apuntó hoy que las relaciones con el régimen iraní fueron últimamente “difíciles” por sus discrepancias sobre derechos humanos y sobre su programa nuclear, pero que ello no puede justificar la gravedad de la situación vivida ayer en Teherán.
La tensión entre Irán y el Reino Unido aumentó desde que el lunes 21 Londres decidiese suspender todas las transacciones financieras con los bancos iraníes por su programa nuclear, del que sospecha una finalidad militar.
Hace tres días, el Parlamento iraní ratificó por amplia mayoría una ley para rebajar las relaciones diplomáticas con el Reino Unido, lo que suponía de hecho la retirada de los embajadores.

“La unidad Hamas-Fatah podría dañar el proceso diplomático”

Deja un comentario

Funcionarios de Jerusalem advirtieron que Abbas no puede tener la paz con el Estado Judío y la reconciliación con Hamas. Funcionarios palestinos expresaron que el acuerdo está avanzando. Washington también está enviando mensajes a Abbas para que no firme el acuerdo con Hamas.

El líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, no puede tener la paz con Israel y la reconciliación con Hamas, dijeron funcionarios de Jerusalem ayer mientras Fatah anunciaba un proceso significativo hacia formar una unidad gubernamental con Hamas.
“Si Abbas consuma su matrimonio en un encuentro la semana que viene con (el líder de Hamas) Khaled Mashaal, será un gran problema para nosotros. Hemos dicho anteriormente que Abbas puede elegir la paz con nosotros o con Hamas, pero no ambas”, destacó un funcionario.
Washington también está enviando mensajes a Abbas para que no firme el acuerdo con Hamas, y advirtió que la AP podría forzar una vez más un corte de fondos americanos si lo hacía sin obtener primero el reconocimiento de Israel por Hamas, abjurando el terrorismo y aceptando los acuerdos israelíes-palestinos previos.
El Congreso americano suspendió temporalmente la trasferencia de fondos a la AP luego de que Abbas presentara su pedido de un estado ante la ONU en septiembre.
Un funcionario israelí caracterizó la conducta de Abbas de los últimos meses como “problemática” y dijo que esto se veía en sus movimientos en las Naciones Unidas, su elogio público ante el secuestro del soldado israelí Gilad Shalit, y su negativa de condenar la última ronda de misiles disparados de la Franja de Gaza a Israel en el último mes.
“Si ahora consuma todo eso con un movimiento hacia delante con Hamas, puede dañar seriamente el proceso de paz”, dijo un funcionario. Sin embargo, no dijo qué acciones concretas tomaría Israel en respuesta del acuerdo entre Hamas y Fatah.
Mientras tanto, el alto funcionario Asma al-Ahmed dijo el jueves que Fatah y Hamas estaban cerca de alcanzar un acuerdo sobre la identidad del primer ministro que encabezará el nuevo gobierno dominado por figuras independientes. También dijo que ambas partes estaban cerca de aceptar tener una plataforma política conjunta. El principal objetivo del nuevo gobierno será preparar las elecciones, agregó. El anuncio se hizo antes del planeado encuentro entre Abbas y Mashaal en el Cairo el 23 de noviembre.
En mayo, Hamas y Fatah anunciaron que habían alcanzado un acuerdo para finalizar sus diferencias y formar un gobierno que prepare las elecciones presidenciales y parlamentarias.

Deshielo de las relaciones entre Israel y Turquía

Deja un comentario

El incendio forestal en el monte Carmel sirvió para romper el hielo entre Israel y Turquía, antiguos aliados, cuya relación se encontraba en el punto más bajo desde el abordaje militar a la flotilla que intentaba romper el bloqueo a la Franja de Gaza, y que se cobró la vida de nueve activistas islámicos de origen turco, el 31 de mayo pasado.
Funcionarios turcos e israelíes se reunieron en Ginebra, Suiza, para esbozar un borrador de acuerdo que permita enmendar los debilitados lazos entre ambos países.
El primer ministro Biniamín Netanyahu envió al diplomático Iosef Ciechanover, a Ginebra, para que se reúna con el viceministro de Relaciones Exteriores Feridun Sinirlioglu, tras telefonear al primer ministro turco Tayyip Erdogan y agradecerle el envío de dos hidroaviones para ayudar a combatir el fuego en el monte Carmel.
Los diplomáticos turcos e israelíes especulaban que para alcanzar un acuerdo se buscaría la fórmula, en la que sin aparecer humillado, Israel pidiera disculpas a Turquía por los sucesos acontecidos durante el abordaje a la flotilla e indemnizaría a las víctimas. A cambio Turquía retornaría su embajador a Tel Aviv y aceptaría el nombramiento de un nuevo enviado israelí en Ankara.
Erdogan subrayó que Israel y Turquía darían una vuelta de página a sus relaciones, pero primero Israel debe pedir disculpas y pagar compensaciones a las familias de los muertos y heridos.
Mientras que Israel está interesado en normalizar las relaciones con Turquía, congeladas desde hace seis meses; la crisis con Israel ha dañado considerablemente las relaciones diplomáticas entre Ankara y Washington.
Los contactos diplomáticos son conducidos por el asesor de seguridad nacional Uzi Arad. El ministro de Exteriores Avigdor Lieberman solamente ha sido informado.
Sin embargo, algunas fuentes señalan que el canciller se opone a que Jerusalén exprese una disculpa y pague compensaciones a los turcos.
El primer ministro Biniamín Netanyahu y su homólogo turco no hablaban desde que el primero asumió la jefatura del Gobierno: “Apreciamos mucho su ayuda y estoy convencido que el gesto ayudará a mejorar las relaciones entre ambos países”, dijo Netanyahu en su conversación telefónica con Erdogan.
Sin embargo, el primer ministro turco puso paños fríos al referirse al asunto señalando que “no se debe confundir entre nuestro pesar [por el incendio] con los otros problemas que tenemos con Israel”. “Frente a la catástrofe era nuestro deber humanitario e islámico ayudar”`, señaló Erdogan quien anunció que Turquía estaba dispuesta a enviar más ayuda si Israel lo solicita .

El Obama beduino de Israel

Deja un comentario

En su hospitalaria tienda, un viejo beduino me dijo hace cinco años: “Un beduino no puede vivir sin cigarros, café y su mujer”. Ismail Khaldi añade un cuarto ingrediente: la diplomacia. A sus 38 años, es el primer diplomático beduino israelí. De una modesta tienda en su aldea natal de Khawalid (norte de Israel) a una selecta residencia de San Francisco donde en los últimos dos años ha sido vicecónsul de Israel. De un poblado sin electricidad a elegantes cóctels con líderes internacionales. De nómada en su tierra a nómada en el mundo.
Ismail tiene cierto aire al presidente norteamericano Barack Obama al que imita rompiendo moldes, superando obstáculos y cosechando curiosidad. Y, claro, escribiendo una biografía. “El diario de un pastor”, es el recorrido de un hombre que demuestra que es posible ser beduino, israelí, musulmán, árabe, pastor, académico y diplomático de Israel. Como él mismo confiesa, “desde pequeño vivo entre el mundo musulmán y el judío, entre Occidente y Oriente, entre lo moderno y lo tradicional, entre lo secular y lo religioso”.
¿Cómo le han tratado en Estados Unidos?, le preguntamos. “Muy bien aunque reconozco que mi historia personal desconcertó a muchos. Además no es fácil representar a Israel en un clima internacional tan hostil y basado en la propaganda”. Nunca olvidará, por ejemplo, su intervención en la Universidad de Berkeley: “Fui invitado a un debate con un profesor libanés que da clases en esa universidad. Su único discurso era atacar a Israel. Se negó incluso a darme la mano. Me quedé de piedra ya que el objetivo era intercambiar ideas. A muchos estudiantes les molestó que un árabe defendiera la democracia israelí. Las minorias aqui viven muchísimo mejor que en el resto de Oriente Medio”.
Pero añade: “Ojo, yo no fui a Estados Unidos para decir que Israel es perfecto. No somos una democracia perfecta. Hay muchos defectos y desigualdades como en otros países y en muchos casos los árabes israelíes no reciben el mismo trato. Claro que hay diferencias y cosas que cambiar pero también hay mucha hipocresía y odio hacia Israel. Los medios de comunicación describen la realidad en base a prejuicios e ignorancia. Es evidente que hay un conflicto y que debemos solucionarlo. Ojalá haya paz en esta zona y los palestinos tengan un Estado democrático pero no entiendo por qué siempre hay un dedo acusador hacia Israel, pase lo que pase”.
Cuenta que “algunos estudiantes en Estados Unidos ignoraban que Israel goza de libertad de credo. No toleraban que yo apoyara al Estado judío sin ser judío. En algunos campus, intentaron silenciarme”. Sonríe cuando recuerda el encuentro con una anciana judía de San Francisco. “Me preguntó cómo es posible que yo sea embajador israelí siendo musulmán y árabe. La señora no era del todo consciente que en el Estado de los judíos hay un 20% de árabes”.
Ismail Khaldi en Jerusalén (Sal Emergui)
Orgulloso de ser una persona “badiya” (del desierto), no oculta sus orígenes. Todo lo contrario. Recuerda que de niño tenía que recorrer cada mañana a pie varios kilómetros para llegar al colegio. “Mi padre me decía que debía ir a la universidad y visitar la Casa Blanca. No estoy seguro que él sabía lo que era la Casa Blanca”. El hogar de los Khaldi era la atracción del pueblo ya que disponían de la única televisión. “14 pulgadas… funcionaba gracias a la batería del jeep ya que el pueblo no tenía electricidad”, evoca con nostalgia.
En un colegio árabe de Haifa, se sintió diferente. “Mis compañeros árabes no beduinos sentían hostilidad hacia el país en el que vivían y pertenecían a movimientos palestinos. Mi compañero de pupitre se consideraba ´un palestino árabe que vive en Israel´. Yo, en cambio, me definía como beduino israelí. Entre los profesores había un sentimiento antiisraelí”, dice. Le gritaron “traidor” cuando respetó el minuto de silencio en el día de recuerdo de los muertos israelíes en las guerras y atentados. Su primer viaje al extranjero fue nada más y nada menos que a Nueva York donde se sintió como Cocodrilo Dundee. Al volver a su poblado, su abuela le preguntó: “¿Tienen ovejas?”.
Tras hacer el servicio militar y graduarse en la Universidad de Tel Aviv, se presentó al curso diplomático. Al tercer intento, aprobó el examen y fue aceptado en el Ministerio de Exteriores donde defiende con pasión a Israel sin renunciar a su identidad beduina y árabe. A diferencia de Obama, no tiene aspiraciones políticas.
Sabe que hace historia al ser el primero en 62 años. ¿Considera que Israel tendrá algún día un jefe de Gobierno no judío? “Teóricamente es posible pero yo no veo que se produzca en los próximos años. Israel es un Estado con mayoría judía y con un carácter judío declarado”, nos responde.
En una conferencia (S.E)

Reconoce que “ser beduino en una sociedad tan moderna como Israel tiene sus complicaciones. No bebemos alcohol ni llevamos camisetas y pantalones cortos, tampoco vamos a discotecas. Yo nunca fui de joven al cine o un pub. Siempre comíamos en casa”. Se refiere a sus padres, abuelos, primos y 10 hermanos.
A los 38 años, sigue sintiéndose un pastor: “Quizás haya visto más mundo que mis amigos de infancia pero yo nunca olvido las sabias lecciones que aprendí en Khawalid como hospitalidad, paciencia y fidelidad”.
Quizás Ismail ha elegido el trabajo más adecuado a sus orígenes. El diplomático es un nómada por antonomasia. Con más electricidad y una casa habitualmente espaciosa pero a fin de cuentas, un nómada. Como Ismail

Es Sultán sabe navegar…

Deja un comentario

Omán es un caso singular en el mundo árabe. Es amigo de Estados Unidos, pero se entiende con Irán, cuyo programa nuclear provoca dolores de cabeza en Occidente. El sultanato de Omán, pragmático y con sus depósitos de petróleo casi en la reserva, desafió el año pasado a Egipto y Arabia Saudí al no boicotear una reunión en apoyo de Hamas, a quien ayuda Irán. “Nuestra política exterior se basa en el diálogo”, afirmó el pasado martes a este corresponsal Said bin Jalfan al Harthy, consejero del Ministerio de Información, en Mascate, la capital.
Omán también es un caso singular por otras razones. Descubrió el petróleo en 1964, pero no pertenece a la Organización de Países Exportadores de Petróleo. Ingresó en la Liga Árabe en 1971, pero fue el único país árabe que no rompió las relaciones con Egipto cuando Anuar el Sadat firmó la paz con Israel. Es cofundador del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), junto con Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Bahréin y Qatar, pero no comparte la idea de crear una moneda común. Y si los líderes árabes suníes andan preocupados por el uranio iraní, Omán acaba de firmar un acuerdo de seguridad con el régimen chií. “Los iraníes son inteligentes y no quieren otra guerra en la región”, afirmó el consejero ministerial.
El sultán Qabus sabe navegar por unas aguas donde las palabras han provocado más de una guerra. Pero ¿qué explica su fe en la diplomacia? La geografía y la demografía omaníes (tres millones, con casi un millón de inmigrantes) tienen mucho que ver. Irán ha crecido como potencia a resultas de la guerra de Iraq. Arabia Saudí, con las mayores reservas de petróleo, es el campeón suní. Y Estados Unidos es el guardián del Golfo. Esto es lo que dice la ecuación geopolítica, pero no lo explica todo.
El sultán Qabus, en el poder desde 1970, cuando un golpe muy británico derrocó a su padre, ha modernizado el país. Su padre fue descabalgado porque se negaba a extraer petróleo, cosa que no hizo gracia en Londres. Y al acceder al trono, el nuevo sultán, de educación inglesa, se comprometió a destinar los ingresos del petróleo (ahora, el 70% del total) para sacar el país de la oscuridad y traer la electricidad. “En 1970 aquí no había nada”, sentenció Dave Spearman, ejecutivo de Parsons Brincherhoff, compañía que desarrolla el proyecto Duqm, uno de los dos grandes puertos industriales, junto con el de Sohar, con los que la economía omaní, que ya atisba un futuro sin petróleo, se diversifica. Las reservas de crudo se calculan en unos 5.600 millones de barriles, lo que daría un respiro de veinte años.

daría un respiro de veinte años. La crisis internacional también afecta al sultanato, pero no como en el resto del CCG, creado como respuesta a la revolución iraní. “En Dubái, el 80% de los proyectos urbanísticos se han parado; aquí, no”, añade Spearman. Omán, al contrario que los emiratos vecinos, no ha apostado sólo por los grandes proyectos urbanísticos, sino por el desarrollo industrial y la logística, que se benefician de su gran valor geoestratégico.
El sultanato tiene una moderna red eléctrica y buenas infraestructuras, aunque en política está en la penumbra (el índice Bertelsmann sobre democracia le da 3,98 sobre 10). El sultán es el jefe de Estado, primer ministro y ministro de Finanzas, Defensa y Exteriores. Pero a diferencia de Qatar, que pretende ser un mediador regional, la ambición del sultán parece más modesta en un vecindario problemático. Con Yemen inseguro, Pakistán en convulsión y Arabia Saudí e Irán librando una guerra fría, Omán teme más por su estabilidad.
El sistema político omaní se completa con dos cámaras consultivas: la Alta (Consejo de Estado), nombrada a dedo, y la Baja, elegida en las urnas. Pero el único legislador es el sultán. “No hay ninguna contradicción, su majestad nos consulta; Occidente debe comprender nuestro gradualismo, entre tradición y modernidad”, afirmó Samira Musa, miembro de la Cámara Alta. El régimen es estable. No hay partidos políticos ni sociedad civil, tampoco parece haber terroristas en la costa, y en la península de Musandam se pasa contrabando a Irán, lo que alivia las sanciones. ¿Está entonces el sultán al abrigo de lo que Huntington llamó “el dilema del rey”, que se plantea cuando las reformas inspiradas desde arriba tienen consecuencias opuestas a las previstas? “Gracias a nuestro sistema de gobierno transparente, dirigido por su majestad, los islamistas nunca se impondrán aquí”, contestó Saad Mohd Said al Mardhof, vicepresidente de la Cámara Baja. La mujer omaní no sufre la misma discriminación que padece en su vecindario. Y el ibadismo, rama suní mayoritaria en Omán, no es antioccidental como el wahabismo saudí. Hace un año, Said al Hashmi, miembro del Consejo de Estado, declaró a The New York Times: “No permitimos que los (religiosos) saudíes trabajen en nuestra comunidad”. Pero los omaníes sí tienen algo en común con sus vecinos: el 50% son menores de veinte años.

Un éxito diplomático

Deja un comentario

Israel obtuvo la aceptacion para unirse a la Organizacion para COoperacion y Desarrollo Economico en una reunion de representantes de los 31 paises miembros en Paris el lunes a la tarde.
En la reunion de la OCDE, a los representantes se les presento una actualizacion sobre el status de los intentos de membresia y votaron unanimemente aceptar a Israel como el 32º miembro.
El anuncio oficial de acceso sera anunciado en la reunion del consejo ministerial anual de la OCDE en Paris entre el 26 y 28 de mayo.
Hablando a Radio Ejercito, el Ministro de Finanzas Yuval Steninitz elogio la decision como de “inmensa importancia”, diciendo que tenia tanto valor economico como politico.
Grupos pro-palestinos planearon protestas en la base de al OCDE de Paris, y el Ministro de Industria, Comercio y Trabajo, Binyamin Ben-Eliezer dijo el domingo que el Primer Ministro de la Autoridad Palestina Salam Fayyad estaba intentando bloquear el ingreso de Israel.
La Autoridad Palestina envio una carta a las naciones de la OCDE pidiendoles posponer la membresia de Israel.
Aceptar a Israel “seria como aceptar su ocupacion de los territorios palestinos”, decia la carta, la cual fue subida a la website del Ministerio del Exterior de la Autoridad Palestina.
Ben-Eliezer critico los intentos de Fayyad de bloquear a Israel y dijo que la carta llego en un momento que “Israel quiere abrir conversaciones indirectas para alcanzar un acuerdo y conciliacion entre nuestras naciones.”
Un vocero de Fayyad no estaba inmediatamente disponible para comentarios.
Como parte del proceso de acceso a la OCDE, Israel ha tenido que cumplir con las normas y practicas comunes sostenidas por los 31 paises miembros de la misma en los campos de mercados financieros, legislacion anti-corrupcion, tecnologia, innovacion e inversion.
EN la etapa final en los ultimos meses, la organizacion ha llegado a acuerdos con Israel sobre formas de tratar con tres temas criticos: medidas politicas anti-corrupcion, en particular en la industria de defensa; cumplimiento con legislacion de propiedad intelectual comun en los paises miembros de la OCDE; y la exclusion de estadisticas relacionadas con territorios que no son considerados parte del pais.
La membresia en la OCDE, que incluye a los mayores actores en la economia global, realzara la capacidad de Israel de llevar a cabo un dialogo actual con representantes de estas economias; forzar una actualizacion en la administracion publica israeli; mejorar el gerenciamiento corporativo de Israel, y reducir el riesgo premium de Israel y ayudar a atraer inversiones.
FUente: The Jerusalem Post