Discurso de Shimon Peres al otorgársele la Medalla a la Libertad

Deja un comentario

Discurso de Shimon Peres al recibir la Medalla Presidencial de la Libertad
Señor Presidente:
Me conmovió, profundamente, su decisión de honrarme  con la Medalla Presidencial de la Libertad.
Recibirla es un honor.
Y recibirla de usted, Señor Presidente, es un privilegio que apreciaré por siempre.
Es un testimonio de la amistad histórica entre nuestras dos naciones.
Cuando era muy joven, el fundador del Estado de Israel, David ben Gurion, me llamó para trabajar con él. Durante 65 años, inspirado por su liderazgo, junté fuerzas para  mi país. Perseguí la paz para mi pueblo. Aprendí que el servicio público es un privilegio que debe estar sustentado en  la moral.
Recibo hoy este honor en nombre del pueblo de Israel.
Ellos son sus s verdaderos destinatarios.
Con este  conmovedor gesto le rinde  tributo a generaciones y generaciones de judíos que soñaron y lucharon por un Estado propio; un Estado que los refugiara y un  Estado que pudieran defender.
Señor Presidente:
Está honrando a los pioneros que construyeron hogares en áridas montañas, en arenas movedizas;
Combatientes que sacrificaron sus vidas por su país.
En su nombre les agradezco a  Estados Unidos por los días de preocupación y las noches sin dormir velando por nuestra seguridad y nuestro futuro.
Esta noche, señor Presidente, invitó cordialmente a destacadas personalidades cuyo compromiso con Israel es poco menos que heroico.
Les ofrezco la eterna gratitud de mi pueblo.
Aquí está presente Dalia Rabin, la hija de mi socio, el inolvidable Itzjak Rabin, quien dio su vida por la paz

Un representante oficial de la Autoridad Palestina convoca en público al exterminio de los judíos

Deja un comentario

Ramallah – un líder religioso de la Autoridad Palestina, el Muftí Muhammad Hussein, presentó el exterminio de los judíos a manos de los musulmanes como un objetivo religioso islámico.
Hussein pronunció tales conceptos en un evento en conmemoración del 47º año de la fundación del movimiento de Al Fatah, a cuyo frente se encuentra el Presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas. Citó el Hadith’ (la tradición musulmana atribuida a Muhammad) y dijo que “la hora [la resurrección de los muertos]no llegará hasta que no se luche contra los judíos. El judío se ocultará tras alguna piedra o algún árbol. Entonces, la piedra o el árbol llamarán: ‘oh, musulmán, servidor de Alá, aquí hay un judío detrás de mí, ven y mátalo.’
El evento fue transmitido por la televisión palestina, con la traducción del PMW (Palestinian Media Watch), instituto de investigación que también transmitió el evento por su sitio de Internet.
El moderador que presentó al Muftí en el evento del Fatah también citó otra creencia islámica: que los judíos son descendientes de monos y de cerdos.
“Nuestra guerra con los descendientes de los monos y los cerdos (es decir, los judíos), es una guerra de religión y de fe”, expresó el moderador.

PA Mufti calls for the killing of Jews quoting Islamic Hadith from Palestinian Media Watch on Vimeo.

Israel, Sudán y yo

Deja un comentario

Simón Deng, un ex-esclavo del sur de Sudán que de niño fue llevado por un vecino al norte de Sudán, en donde reina el islamismo, dio este apasionado discurso en la Durban Watch Conference en Nueva York.

Quiero agradecer a los organizadores de esta conferencia, Los Peligros de la Intolerancia Global. Es un gran honor y un privilegio para mí estar entre los distinguidos oradores de hoy.
Vine aquí como amigo del Estado de Israel y del pueblo judío. Vine a manifestarme en contra de esta Conferencia de Durban, que está basada en un conjunto de mentiras. Está organizada por las mismísimas naciones que son culpables de los peores tipos de opresión.
No ayudará a las víctimas del racismo. Sólo se concentrará y aislará al Estado judío. Es una herramienta de los enemigos de Israel. La ONU misma se ha convertido en una herramienta en contra de Israel. Por más de 50 años, el 82 por ciento de las reuniones de emergencia de la Asamblea General de la ONU han sido para condenar a un solo Estado: Israel. Nada hubiese puesto a Hitler más feliz.
La Conferencia de Durban es una atrocidad. Todas las personas decentes lo saben.
Pero amigos, vengo hoy aquí con una idea radical. Vengo a decirles que hay pueblos que sufren por el anti-israelismo de la ONU incluso más que los propios israelíes. Yo pertenezco a uno de esos pueblos.
Por favor escúchenme.
Al exagerar el sufrimiento palestino, y culpar a los judíos por él, La ONU ha silenciado el llanto de quienes sufren a una escala mayor.
Por más de 50 años, la población indígena de raza negra de Sudán, cristianos y musulmanes por igual, han sido víctima de los brutales y racistas regímenes musulmanes en Jartum.
En el sur de Sudán, mi tierra natal, cerca de 4 millones de hombres, mujeres y niños inocentes fueron masacrados entre 1955 y 2005. Siete millones fueron objeto de una limpieza étnica y se convirtieron en el grupo de refugiados más grande desde la Segunda Guerra Mundial.
La ONU está preocupada por los denominados refugiados palestinos. Dedicaron una agencia separada para ellos, y son tratados con un privilegio especial.
Mientras tanto mi pueblo, que es objeto de una limpieza étnica y está siendo asesinado y esclavizado, es relativamente ignorado. La ONU se niega a decirle al mundo la verdad sobre las causas reales de los conflictos en Sudán. ¿Quién sabe realmente lo que está ocurriendo en Darfur? No es simplemente un “conflicto tribal”.
La raíz de este conflicto es colonialismo árabe, bien conocido en el norte de África. En Darfur, una región del oeste de Sudán, son todos musulmanes. Todos son musulmanes porque los árabes invadieron el norte de África y convirtieron al pueblo indígena al islam. Para los islamistas de Jartum, los nativos de Darfur no son lo suficientemente musulmanes. Pero ellos no quieren ser arabizados. Ellos aman sus lenguajes, sus vestimentas y sus costumbres africanas. ¡La respuesta árabe es el genocidio! Pero en la ONU nadie dice la verdad sobre Darfur.
En las montañas de Nubia, otra región de Sudán, están matando gente ahora mismo, mientras estoy hablando. El régimen islamista en Jartum apunta a los africanos de raza negra (musulmanes y cristianos). En la ONU nadie ha dicho la verdad sobre las montañas de Nubia.
¿Han oído a la ONU condenar el racismo árabe en contra de los africanos de raza negra?
Lo que encuentras en las páginas del New York Times, o en el registro de las condenas de la ONU, son “crímenes israelíes” y sufrimiento palestino. Mi pueblo ha sido desplazado de la primera página por las exageraciones sobre el sufrimiento palestino. Occidente considera que lo que hace Israel es un pecado. Pero la verdad es que el pecado real ocurre cuando el occidente nos abandona a nosotros: las víctimas del apartheid árabe-islámico.
En Sudán, la esclavitud fue practicada por siglos. Fue revivida como un arma de guerra a principio de la década del 90. Jartum declaró la jihad en contra de mi pueblo, y esto legitimó la toma de esclavos como botín de guerra. Las milicias árabes fueron enviadas para destruir las aldeas del sur, y fueron alentadas a tomar mujeres y niños africanos como esclavos. Creemos que unas 200.000 personas fueron secuestradas, traídas al norte y vendidas como esclavos.
Yo soy una prueba viviente de este crimen en contra de la humanidad.
No me gusta hablar sobre mi experiencia como esclavo, pero lo hago porque es importante que el mundo sepa que la esclavitud aún existe.
Tenía sólo nueve años cuando un vecino árabe llamado Abdulah me engañó para que yo lo siguiera hasta un bote. El bote terminó en el norte de Sudán, en donde me ofreció como obsequio para su familia. Fui su esclavo durante tres años y medio, viviendo lo que ningún niño debería vivir: palizas brutales y humillaciones; trabajar día y noche; dormir en el piso con los animales; comer las sobras de la familia. Durante esos tres años no podía decir no. Todo lo que podía decir era sí, sí, sí.
La ONU sabía sobre la esclavitud en el sur de Sudán a manos de los árabes. Su propio personal lo reportó. A la UNICEF, bajo presión del Grupo Americano en Contra de la Esclavitud (que es liderado por judíos), le llevó 16 años reconocer lo que estaba ocurriendo. Quiero agradecerle públicamente a mi amigo, el Dr. Charles Jacob, por liderar la lucha en contra de la esclavitud.
Pero el gobierno de Sudán y la Liga Árabe presionaron a la UNICEF, y la UNICEF retrocedió y comenzó a criticar a los que trabajaban para liberar esclavos sudaneses. En 1998, el Dr. Gaspar Biro, el valiente reportero especial de la ONU sobre los Derechos Humanos en Sudán, que informaba sobre la esclavitud, renunció como protesta ante las acciones de la ONU.
Amigos míos, hoy, decenas de miles de sudaneses de raza negra del sur siguen sirviendo a sus amos en el norte, y la ONU no dice nada. Ofendería a la Organización de Países Islámicos y a la Liga Árabe.
Como ex-esclavo, y víctima de la peor clase de racismo, permítanme explicar porqué pienso que decir que Israel es un estado racista es absolutamente absurdo e inmoral.
He ido cinco veces a Israel, a visitar a los refugiados sudaneses. Déjenme contarles cómo fue que ellos terminaron allí. Son sudaneses que huyeron del racismo árabe, esperando encontrar refugio en Egipto. Se equivocaron. Cuando las fuerzas de seguridad egipcias asesinaron a 26 refugiados que estaban protestando contra el racismo egipcio en El Cairo, los sudaneses se dieron cuenta que el racismo árabe en Jartum y en el Cairo era lo mismo. Necesitaban refugio, y lo encontraron en Israel. Esquivando las balas de las patrullas egipcias de la frontera, y caminando distancias muy largas, la única esperanza de los refugiados era llegar al lado israelí, donde sabían que estarían a salvo.
Musulmanes negros de Darfur eligieron Israel por sobre todos los otros estados árabes-musulmanes del área. ¡¿Saben lo que eso significa?! ¡¿Y los árabes dicen que Israel es racista?!
En Israel, los sudaneses de raza negra, tanto cristianos como musulmanes, fueron bienvenidos y tratados como seres humanos. Vayan ustedes mismos y pregúntenles, así como lo he hecho yo. Me dijeron que, comparado con la situación en Egipto, Israel es el “paraíso”.
¿Es Israel un estado racista? Para mi pueblo, el pueblo que sabe de racismo, la respuesta es: ¡absolutamente no! Israel es un estado de gente que tiene los colores del arcoíris. Los mismos judíos son de todos los colores, incluso negros. Encontré judíos etíopes en Israel. Hermosos judíos negros.
Entonces, sí… vine hoy aquí para decirles que el pueblo que más sufre por la política anti-israelí de la ONU no es el pueblo judío, sino todas las minorías que la ONU ignora para exponer su gran mentira en contra de Israel: nosotros, las víctimas del abuso árabe musulmán: mujeres, minorías étnicas, minorías religiosas, homosexuales, en el mundo árabe musulmán. Esas son las peores víctimas del odio de la ONU en contra de Israel.
Mira la situación de los coptos en Egipto; de los cristianos en Iraq, Nigeria, Irán, los hindúes y los baháis que sufren la opresión islámica. Los sikhs. Nosotros -una colorida coalición de diferentes grupos de víctimas que nos hemos transformado en el blanco de la Jihad- todos sufrimos. Somos ignorados, somos abandonados. Y todo para que la gran mentira en contra de los judíos pueda continuar.
En el 2005, visité uno de los campos de refugiados en el sur de Sudán. Conocí a una nena de 12 años que me contó su sueño. En su sueño, ella quería ir a la escuela y ser doctora, y luego, quería visitar Israel. Me quedé pasmado. ¿Cómo esta niña refugiada, que pasó la mayor parte de su vida en el norte, sabe sobre Israel? Cuando le pregunté por qué quería visitar Israel, dijo: “Ellos son nuestro pueblo”. Nunca antes pude encontrar una respuesta a mi pregunta.
El 9 de enero de 2011, el sur de Sudán se convirtió en un Estado independiente. Para los sudaneses del sur eso significa la continuación de la opresión, la crueldad, la demonización, la islamización, la arabización y la esclavitud.
Del mismo modo, los árabes continúan negándole a los judíos el derecho a la soberanía sobre su tierra patria, y la Conferencia Durban III continúa negando la legitimidad de Israel.
Como amigo de Israel, les traigo la noticia de que mi presidente, el presidente de la República de Sudán, Salva Kiir, declaró públicamente que la embajada de Sudán del Sur en Israel será construida – no en Tel Aviv, sino en Jerusalem, la eterna capital del pueblo judío.
También quiero asegurarles que mi propia nación recién formada, y toda su gente, se opondrán a los foros racistas como Durban III. Nos opondremos simplemente diciendo la verdad. Nuestra verdad.
Mis amigos judíos me enseñaron algo que les quiero decir ahora. AM ISRAEL JAI. ¡El pueblo de Israel vive!

Discursos en la ONU

Deja un comentario

Discurso de Biniamín Netanyahu, Primer Ministro de Israel
http://www.youtube-nocookie.com/v/hoIzdZugAkY?version=3&hl=es_ES

Discurso de Mahmoud Abbas, Presidente de la Autoridad Nacional Palestina

Discurso de Mahmud Ahmadinejad, Presidente de la República Islámica de Irán

El representante de familiares de AMIA apuntó contra Irán, Macri, Bergman, D’Elía y Evo Morales

Deja un comentario

En representación de los familiares de las víctimas del atentado contra la AMIA, Sergio Burstein cerró el acto por el 17º aniversario del ataque terrorista con durísimas críticas, tanto a Irán, como a distintos referentes de la coyuntura nacional. No hubo cuestionamientos al gobierno de Cristina Kirchner que, en cambio, recibió elogios.

Contra Irán: Burstein reaccionó con malestar al ofrecimiento de “colaboración” con el esclarecimiento del atentado que Teherán hizo trascender en las últimas horas.
“Da asco tanta hipocresía. No necesitamos el pésame del Estado iraní. Menos aún, a un negador del Holocausto como [el presidente de ese país, Mahmud] Ahmadinejad, que es el nuevo Hitler. Entreguen a los ocho prófugos de la Justicia si quieren que esta causa se resuelva. Sus funcionarios tienen las manos llenas de sangre como criminales que son”.
Contra Mauricio Macri: el representante de los familiares recordó el nombramiento de Jorge “El Fino” Palacios al frente de la Policía Metropolitana cuando ya estaba procesado por el encubrimiento del atentado a la AMIA. Fue además pieza clave de la causa por escuchas ilegales en la que está procesado el jefe de gobierno.
“Fuimos los primeros en repudiar el nombramiento del Fino Palacios. Después de eso, escucharon ilegalmente mis conversaciones, con mis compañeros de lucha, con mi familia. Eso hizo que Mauricio Macri nos odie. Macri nunca merecerá nuestro respeto. Terminó ofreciendo una candidatura a un miembro de nuestra comunidad”.
Contra Sergio Bergman: el cuestionamiento fue directo al rabino que fue electo legislador por Pro.
“A nadie se le puede negar el derecho de ser elegido. Pero estamos hablando de la persona que nos dio vuelta la cara cuando le fuimos a pedir ayuda. Nos hizo saber que tenía nuestros nombres y que tenía nuestros nombres en una lista, como ocurría con las listas negras en la dictadura”. “Es el aforista Bergman: el de «Miente, miente que algo quedará»”
Contra Evo Morales: el ataque se concentró en la visita del ministro de Defensa, de Irán, Ahmad Vahidi, acusado por el atentado contra la AMIA, a Bolivia, hace poco más de un mes.
“La Cancillería de Bolivia invitó a Vahidi. Fue recibido con honores por Evo Morales, quien estrechó su mano teñida por la sangre de 85 personas entre las que, paradójicamente, se encuentran seis ciudadanos bolivianos. Decir que no sabían quién es Vahidi es inaceptable. Contra el terrorismo y contra quienes albergan terroristas hay que actuar con firmeza y sin concesiones. Para que situaciones como estas no se repitan, le proponemos a la Presidenta que lleve el tema ante foros internacionales para que a ningún prófugo por delitos de lesa humanidad le asista la inmunidad diplomática”.
Contra Luis D’Elía: “Estamos aquí para denunciar al supuesto el vocero de Irán que pretende una banca en el Congreso. No es difícil imaginar porqué D’Elia actúa como actúa. Nada lo exculpa de haber abandonado la lucha por Justicia”.La Nacion.com

Último momento: Discurso de Bashar al-Assad

Deja un comentario

El presidente de Siria, Bashar al Assad, declaró este miércoles ante el Parlamento que los disturbios que vive su país responden a una “conspiración” sectaria organizada en el extranjero cuyo propósito es hundir al “último baluarte fronterizo del mundo árabe”, y concluyó su discurso sin anunciar ninguna de las reformas que se esperaban, concretamente el levantamiento de las leyes de emergencia que rigen desde hace medio siglo.

“Pertenezco al pueblo sirio y quien pertenezca al pueblo sirio siempre mantendrá la cabeza alta”, aseveró el mandatario en el comienzo de su discurso, que fue interrumpido varias veces por los jaleos y declamaciones de apoyo de algunos de los parlamentarios.

“Sé que el pueblo sirio ha estado esperando este discurso desde la semana pasada, pero estaba esperando a tener una perspectiva amplia a fin de evitar una postura más emotiva que hubiera sido más fácil para el pueblo pero no tendría un efecto real en un momento en que nuestros enemigos han decidido atacar a Siria”, declaró.

Los actuales disturbios, aseveró, son “un momento excepcional” que servirá para probar la “unidad nacional”. Varios legisladores empezaron a gritar expresiones de apoyo al régimen, como “¡Solo Dios, solo Siria y solo Bashar” o “Sacrificaremos nuestras almas y nuestra sangre por ti, Bashar”.

Bashar al Assad afirmó que la población de Deraa (sur), epicentro de las revueltas, “contendrá a cierta minoría que ha intentado sembrar el caos” y aseguró que ha impartido “órdenes muy claras” a las fuerzas de seguridad para que “no causen daño a los ciudadanos sirios” durante las protestas.

Al Assad manifestó también que las actuales movilizaciones responden a una “conspiración” organizada en el extranjero cuyos instigadores pretenden crear “inestabilidad en Siria y en los países árabes”. Siria no está “aislada” de lo que está sucediendo en el mundo árabe, advirtió.

Según el presidente, estos “conspiradores” han intentado reforzar las diferencias sectarias para incitar al odio y “hundir Siria”, con el objetivo de debilitar “el último fuerte fronterizo del mundo árabe”, pero “han elegido el país equivocado”. La población “nacionalista” de Siria no aceptará una “conspiración” que comenzó “hace semanas a través de los canales de televisión por satélite”.

Bashar al Assad admitió que “no todos los manifestantes que han salido a las calles son conspiradores”. No obstante, advirtió, el Gobierno puede aceptar las “demandas del pueblo” pero no puede apoyar “el caos”. “Es importante que se reconozca la diferencia entre las necesidades y las reformas beneficiosas para el pueblo y la malicia de los conspiradores”, manifestó.

El Gobierno está “contra la conspiración y a favor de las reformas”, aseguró. “Si hay reformistas, los apoyaremos”, aseveró Al Assad, quien declaró que, en todo caso, su país ya inició “un proceso gradual de reformas hace diez años”.

NINGUNA ALUSIÓN A LAS LEYES DE EMERGENCIA

El mandatario no hizo una sola alusión a las reformas concretas que supuestamente iba a anunciar en este “importante” discurso, tan cacareado en las últimas horas por los medios de comunicación estatales y que, según el vicepresidente, Faruq al Shara, iba a servir para “tranquilizar al pueblo”.

Diversos observadores occidentales esperaban que Al Assad anunciara la anulación de las leyes de emergencia que rigen en el país desde hace medio siglo –que otorgan amplios poderes a las autoridades para detener sin juicio y torturar impunemente a los disidentes– e incluso se llegó a barajas la posibilidad de que prometiera el fin del monopolio político del partido único, el Baaz, y la puesta en marcha de medidas concretas para acabar con la corrupción.

El discurso de este miércoles ha sido la primera comparecencia pública de Al Assad desde que estallaron las revueltas populares en Deraa hace dos semanas, que se han extendido a otros puntos del centro y de la costa y en las que al menos 60 personas han muerto a causa de la represión por parte de las fuerzas de seguridad. Los manifestantes exigen a Al Assad –quien sucedió en el año 2000 a su padre, Hafez al Assad– una apertura democrática similar a las de Túnez y Egipto.

Israel es un Estado Canalla

Deja un comentario

Israel es un Estado Canalla
Gabriel Latner
UN Watch Briefing, Vol. 264, 19 de noviembre de 2010

Este notable discurso fue pronunciado por Gabriel Latner, un estudiante de Cambridge, de 19 años de edad, en un reciente debate de la Sociedad de Debates de la prestigiosa universidad. UN Watch se enorgullece en anunciar que el Sr. Latner vendrá a las Naciones Unidas en 2011 como becario en nuestra organización.
El debate de Cambridge se centró en la propuesta que “Israel es un Estado canalla”, que corresponde a Lauren Booth, de Inglaterra, una ferviente opositora a Israel, que trabaja para el canal de televisión mundial estatal de Teherán y que recientemente se convirtió al islamismo en una visita a Irán. En el debate, estuvo acompañada por Mark McDonald, fundador de los Amigos Laboristas de Palestina, oponiéndose al Sr. Latner.
The Irish Independent ha dicho que el discurso del Sr. Latner es “la defensa de Israel más brillantemente audaz desde que Moisés dividió el Mar Rojo”.
________________________
Israel es un Estado Canalla
Gabriel Latner

Ésta es una guerra de ideales y los otros oradores presentes esta noche son, con todo derecho, idealistas. Yo no lo soy. Yo soy realista. Estoy aquí para ganar. Tengo un único objetivo esta tarde: lograr que la mayor parte del público salga por la puerta del “sí”.

Me enfrento a un reto singular: muchos de ustedes, si no todos, han tomado partido. Este tema polariza demasiado la opinión para que la gran mayoría no tenga una opinión formada. Estaría dispuesto a apostar que la mitad de ustedes apoya firmemente la propuesta a debate, y la mitad se opone firmemente a ella.

Quiero ganar, y estamos destinados a un empate. Estoy tentado de hacer lo que mis compañeros, los demás oradores, van a hacer: un simple refrito de todo lo que de malo ha hecho el gobierno israelí, con la intención de satisfacer a quienes están de acuerdo con ellos. Y tal vez culpabilizar a los escasos indecisos presentes para que voten a favor de la propuesta o, más exactamente, en contra de Israel.

Sería muy fácil torcer el sentido y el significado de las “leyes” internacionales para hacer que Israel parezca un estado criminal. Pero eso ha sido hecho hasta los límites más extremos.

Sería más fácil aún apelar a vuestra simpatía con historias personalizadas del sufrimiento palestino. Y se pueden pronunciar discursos muy elocuentes sobre esas cuestiones.

Pero la verdad es que tratar mal a la gente, sea a sus ciudadanos, sea a los de una nación ocupada, no convierte a un estado en “canalla”. Si lo hiciera, Canadá, EE.UU. y Australia serían todos estados canallas, fundándose en cómo tratan a sus poblaciones indígenas. El tratamiento que Gran Bretaña da a los irlandeses, la calificaría fácilmente para motejarla del mismo modo. Estos argumentos, aunque emocionalmente satisfactorios, carecen de rigor intelectual.

Más importante aún: simplemente, no creo que podamos ganar con esos argumentos. No van a cambiar los números. La mitad de los presentes estará de acuerdo con ellos, la otra mitad no. Así que voy a probar algo diferente, algo un tanto alejado de la ortodoxia.

Voy a tratar de convencer a los sionistas acérrimos y partidarios de Israel, aquí, esta noche, para que voten afirmativamente por la propuesta. Al final de mi intervención, habré presentado cinco argumentos a favor de Israel que demostrarán que Israel es, si no un “estado canalla”, al menos “pícaro”.

Quiero ser claro. No voy a sostener que Israel es “malo”. No voy a sostener que no merece existir. No voy a sostener que se comporta peor que cualquier otro país. Sólo voy a argumentar que Israel es “canalla”.

La palabra “canalla” ha llegado a tener connotaciones excepcionalmente condenatorias. Pero la palabra en sí es valorativamente neutral. El Diccionario Oxford de Inglés define canalla como “aberrante, anormal, fuera de lugar, que ocurre (especialmente en forma aislada) en un lugar o tiempo inesperado”, a la vez que un diccionario de una institución mucho más grande da esta definición: “comportarse de maneras que no se esperan o no normales, frecuentemente de forma destructiva”.

Estas definiciones, y otras, se centran en la idea de anomalía: lo inesperado o poco común. Usando esta definición, un estado canalla es aquel que actúa de una manera inesperada, poco frecuente o aberrante. Un estado que se comporta exactamente como Israel.

El primer argumento es estadístico. El sólo hecho de que Israel sea un Estado judío lo hace lo bastante anómalo como para ser llamado Estado canalla: hay 195 países en el mundo. Algunos son cristianos, algunos son musulmanes, algunos son seculares. Israel es el único país judío del mundo. O, para hablar en términos matemáticos por un momento, la probabilidad que tiene cualquier estado, elegido al azar, de ser judío es de 0,0051. En comparación, la probabilidad de ganar al menos £10 con un billete de lotería del Reino Unido es de 0,017: más del doble. La condición judía de Israel es una aberración estadística.

El segundo argumento concierne al humanitarismo de Israel y, en particular, a la respuesta de Israel ante una crisis de refugiados. No ante la crisis de los refugiados palestinos —porque estoy seguro de que los demás oradores la cubrirán—, sino ante la cuestión de los refugiados de Darfur. Todo el mundo sabe lo que ocurrió y sigue ocurriendo: en Darfur hay un genocidio, quieran o no las Naciones Unidas y la Liga Árabe denominarlo de ese modo. (De hecho, espero que el Sr. Massih sea capaz de hablar acerca de eso: en realidad, es algo así como un experto en lo que respecta a la crisis en Darfur; de hecho, es su experiencia la que le ha hecho indicado para representar al ex dictador de Sudán, mientras está siendo investigado por la Corte Penal Internacional.)

Se ha producido un éxodo masivo de Darfur, los oprimidos buscan seguridad. No han tenido mucha suerte. Muchos se han ido hacia el norte, a Egipto, donde son tratados de manera despreciable. Los valientes hacen una carrera por el desierto, intentando llegar a Israel. No sólo se enfrentan a las amenazas naturales de la península del Sinaí, sino también a los soldados egipcios que patrullan la frontera y los utilizan para practicar tiro al blanco. ¿Por qué se arriesgan?
Porque en Israel se los trata con compasión —se los trata como a los refugiados que son—, actitud de la que tal vez sea culpable la memoria cultural de genocidio de Israel. El gobierno israelí ha ido muy lejos, hasta el punto de conceder la nacionalidad a varios cientos de refugiados de Darfur. Esto, por sí sólo, sitúa a Israel aparte del resto del mundo.

Pero la verdadera clave de la diferencia es la siguiente: las FDI envían soldados y médicos a patrullar la frontera con Egipto. Los envían en busca de refugiados que intentan cruzar a Israel. No para enviarlos de vuelta a Egipto, sino para salvarlos de la deshidratación, del agotamiento por calor y de las balas egipcias.

Comparen esto con la reacción de EE.UU. ante la inmigración ilegal a través de su frontera con México. El gobierno estadounidense ha arrestado a particulares por haber dado agua a los que cruzaban la frontera y que se estaban muriendo de sed, y aquí el gobierno de Israel envía a sus soldados para salvar a los inmigrantes ilegales. Llamar anómalo a ese tipo de comportamiento es quedarse corto.

Mi tercer argumento es que el gobierno israelí se dedica a una actividad que el resto del mundo rechaza: negocia con terroristas. Olvídense del ex Presidente de la OLP, Yasser Arafat, un hombre que murió con sangre en las manos: Israel está en el proceso de negociación con terroristas en estos momentos. Yasser Abed Rabbo es uno de los negociadores líderes de la OLP que ha sido enviado a las conversaciones de paz con Israel. Abed Rabbo fue también líder del FPLP, una organización de “luchadores por la libertad” que, bajo la dirección de Abed Rabbo, se dedicaba a la promoción de actividades por la libertad tales como el asesinato de 22 estudiantes israelíes de secundaria.

Y el gobierno israelí envía delegados a sentarse en una mesa con este hombre, y a hablar de paz. Y el mundo aplaude. Nunca verán al gobierno español en conversaciones de paz con los líderes de la ETA, ni el gobierno británico negociaría nunca con Thomas Murphy. Y si el presidente Obama se sentara a hablar de paz con Osama Bin Laden, el mundo lo vería como una locura. Pero Israel no puede hacer exactamente lo mismo y ganarse el reconocimiento internacional en el proceso. Ésa es la definición que da el diccionario de “canalla”: comportarse de una manera inesperada o no normal.

Otra parte de la definición del diccionario es el comportamiento o actividad “que ocurre en un lugar o tiempo inesperado”. Cuando se compara a Israel con sus vecinos regionales, se pone de manifiesto hasta qué punto Israel es canalla. Y aquí está el cuarto argumento: Israel tiene un historial de derechos humanos mejor que cualquiera de sus vecinos. Jamás, en ningún momento de la historia, ha habido un estado democrático liberal en Medio Oriente, excepto Israel. De todos los países de Medio Oriente, Israel es el único donde la comunidad gay y lesbiana disfruta de cierta, pequeña, igualdad.

En Kuwait, Líbano, Omán, Qatar y Siria, la conducta homosexual se castiga con azotes, encarcelamiento, o ambas cosas. Pero los homosexuales están ahí un poco mejor, en comparación con sus homólogos de Irán, Arabia Saudita y Yemen, donde son condenados a muerte. Los homosexuales israelíes pueden adoptar, servir abiertamente en el ejército, efectuar uniones civiles, y están protegidos por una legislación anti discriminatoria en términos excepcionalmente enérgicos. Le gana a una sentencia a muerte. De hecho, le gana a Estados Unidos.

La protección de las libertades civiles de los ciudadanos de Israel se ha ganado el reconocimiento internacional. Freedom House es una ONG que emite un informe anual sobre democracia y libertades civiles en cada uno de los 195 países en el mundo. Califica a cada país como “libre”, “parcialmente libre” o “no libre”. En Medio Oriente, Israel es el único país que ha obtenido la calificación de país “libre”. No es de extrañar, dado el nivel de libertad que se les otorga a los ciudadanos de Líbano, digamos —un país calificado como “parcialmente libre”—, donde hay leyes contra periodistas que critican, no sólo al gobierno libanés, sino también al régimen sirio. Espero que la Sra. Booth hable acerca de esto, dada su experiencia laboral como “periodista” para Irán.

Irán es un país calificado como “no libre”, lo que lo sitúa junto a China, Zimbabwe, Corea del Norte y Myanmar. En Irán, como espero que la Sra. Booth diga en su discurso, existe un “Tribunal de Prensa”, que procesa a los periodistas por delitos atroces, tales como criticar al Ayatollah, informar sobre historias que dañen los “fundamentos de la república islámica”, usar “fuentes sospechosas” (es decir, occidentales) o insultar al Islam. Irán es el líder mundial en términos de periodistas encarcelados, con 39 periodistas (que sepamos) en la cárcel en 2009. También expulsaron a casi todos los periodistas occidentales durante las elecciones de 2009. (No sé si la Sra. Booth se vio afectada por ello.)

Supongo que, en realidad, no podemos esperar otra cosa de una teocracia. Que es lo que son la mayoría de los países de Medio Oriente. Teocracias y autocracias. Pero Israel es la exclusiva, la única, la canalla democracia. De todos los países del Medio Oriente, sólo en Israel las protestas contra el gobierno no son aplastadas y no se censura la información.
Tengo un argumento final —el último clavo en el ataúd de la oposición—, y está sentado justo al otro lado del pasillo. La presencia del Sr. Ran Gidor aquí es la única prueba que a cualquiera de nosotros debería bastarle para decir, con toda confianza, que Israel es un estado canalla. Para aquellos de ustedes que nunca han oído hablar de él, el Sr. Gidor es un consejero político agregado a la embajada de Israel en Londres. Es el tipo que el gobierno israelí envió para que lo represente en las Naciones Unidas. Sabe lo que está haciendo. Y está aquí esta noche. Y es increíble.
Consideremos, por un momento, lo que significa su presencia aquí. El gobierno de Israel ha firmado el permiso para que uno de sus representantes diplomáticos, de alto nivel, participe en un debate sobre su legitimidad. Eso es notable.
¿Creen, por un minuto, que algún otro país haría lo mismo? Si en la Sociedad de Debates de la Universidad de Yale se debatiera la propuesta “Esta casa cree que Gran Bretaña es un estado racista y totalitario que le ha hecho un daño irrevocable a los pueblos del mundo”, ¿Gran Bretaña permitiría participar a alguno de sus funcionarios? No.
¿Participaría China en un debate sobre el status de Taiwán? Nunca.
Y no hay absolutamente ninguna posibilidad de que se le permita a un funcionario del gobierno estadounidense participar en un debate acerca del trato a los prisioneros en la Bahía de Guantánamo.
Pero Israel ha enviado al Sr. Ran Gidor para discutir esta noche con una “periodista” estrella de la televisión pseudo realista, y conmigo, un estudiante de derecho de 19 años de edad, totalmente no calificado para hablar sobre el tema en cuestión.
Todos los gobiernos del mundo deben de estar riéndose de Israel en este momento, porque olvidó la regla número 1: nunca hay que añadirles credibilidad a los chiflados mezclándose con ellos. Es la misma razón por la que no veremos a Stephen Hawking ni a Richard Dawkins debatir con David Icke. Pero Israel está haciendo precisamente eso. Una vez más, comportándose de una manera inesperada o no normal. Comportándose como un Estado canalla.
Éstos son los cinco argumentos dirigidos contra los partidarios de Israel. Pero me quedan uno o dos minutos. Y he aquí un argumento para todos ustedes: Israel, deliberada y enérgicamente, no tiene en cuenta el derecho internacional. En 1981 Israel destruyó Osirak, el laboratorio para la bomba nuclear de Sadam Hussein. Todos los gobiernos del mundo sabían que Hussein estaba construyendo una bomba. Y no hicieron nada. A excepción de Israel. Sí, al hacerlo, violó la ley y la costumbre internacional. Pero también nos salvó a todos de un Irak nuclear.
Esa acción canalla debería otorgarle a Israel un lugar de respeto a los ojos de todos los pueblos amantes de la libertad. Pero no es así. Pero esta noche, mientras nos escuchan parlotear, quiero que recuerden algo: mientras ustedes están aquí, el Irán de Jomeini está trabajando en la bomba. Y si son honestos con ustedes mismos, saben que Israel es el único país que puede hacer, y hará, algo al respecto. Israel, por necesidad, actuará de una manera que no responde a la norma, y será mejor que esperen que lo haga de forma destructiva. Cualquier persona sana preferiría un Israel canalla a un Irán nuclear. Excepto la Sra. Booth.
El autor, un estudiante de derecho de la Universidad de Cambridge, en 2011 será becario en UN Watch.

Traducido para porisrael.org
por Jose Blumenfeld
Difusión: http://www.porisrael.org

Older Entries