Israel vende contenidos para la televisión de Estados Unidos

Deja un comentario

Israel se convirtió en uno de los principales proveedores de contenidos para la televisión estadounidense. El ejemplo mejor es la producción Homeland , una remake de Hatifum ( Secuestrados ), originaria de Israel. No es el único caso: ya lo habían hecho con la adaptación de Be Tipul , en la que contaban la historia de un psicoanalista en plena sesión con sus pacientes, que luego se convirtió en In Treatment , protagonizada por Gabriel Byrne, del 2008 hasta el 2011, cuando HBO la canceló. Fox se arriesgó el año pasado a producir la comedia romántica Traffic Lights , para la cual tomó prestados los guiones de la producción israelí Ramzor , que lleva nueve temporadas, pero que en Estados Unidos solo alcanzó a sobrevivir una en las pantallas. Igual pasó con The Ex List , que contaba la historia de una mujer que buscaba a una parasicóloga para encontrar al amor de su vida. Solo duró unos cuantos episodios, a pesar de que su par israelí, Mythlogocial X , fue un éxito en la televisión local.
Los fracasos no frenaron las compras de contenidos. HBO tiene en preproducción The Naked Truth , drama policiaco, producido por Clyde Phillips (artífice de las serie Dexter ); al igual que Pillars of Smoke , que sigue el caso de un grupo de jóvenes que desaparecen de un kibutz y que, en este momento, está en proceso de reescritura para convertirse en uno de los proyectos importantes de NBC. A estas se suma también Life isn’t Everything , retrato divertido de una pareja de divorciados que no pueden desligarse del todo. El proyecto fue adquirido por la cadena CBS este año, gracias al éxito que ha alcanzado la producción original Hachaim Ze Lo Hakol, que lleva nueve temporadas al aire en Israel.

Obama traiciona a Israel?

Deja un comentario

EE.UU. haciendo un esfuerzo deliberado para impedir un ataque a Irán por la fuga de información clasificada,de las evaluaciones de inteligencia, dice Ron Ben-Yishai en el informe especial del portal de noticias Ynet

Ron Ben-Yishai

Estados Unidos está filtrando información a los medios de comunicación a fin de evitar un ataque israelí en Irán : El Gobierno de los EE.UU. recientemente ha cambiado de marcha, en sus esfuerzos para evitar un ataque israelí sobre las instalaciones de Irán nucleares para finales de año. La avalancha de informes en los medios de comunicación estadounidenses en las últimas semanas demuestra no sólo el auténtico miedo a EE.UU. de que Israel tenga la intención de realizar sus amenazas, por otra parte, indica que la Administración Obama ha decidido tomar sus guantes.

De hecho, en las últimas semanas, la Administración cambió de esfuerzos de persuasión frente a los tomadores de decisiones y la opinión pública de Israel a un asesinato prácticamente y específico de las posibles operaciones israelíes en Irán. Este “ataque quirúrgico” se lleva a cabo a través de los informes en los medios de comunicación estadounidenses y británicos, pero los objetivos de la campaña están en pleno funcionamiento: Para que sea más difícil para los israelíes que toman las decisiones ordenar al ejército para llevar a cabo un ataque , y lo que es aún más grave, al erosionar la FDI y su capacidad de ‘para lanzar un ataque con bajas mínimas.

El objetivo de Estados Unidos primero y más importante es eliminar las posibles opciones operativas a disposición de las FDI y el Estado de Israel. No tengo ninguna intención de detallar o incluso dar a entender cuales son las opciones que el gobierno de EE.UU. tiene como objetivo eliminar mediante la exposición en los medios de comunicación. Una gran parte de los informes provienen de información falsa o desinformación, y no hay razón para revelar a los iraníes lo que es real y qué no es. Sin embargo, es evidentemente claro que los informes en la última semana han causado daños a Israel y su politica diplomática de fondo, y el daño, posiblemente, incluso militar y operacional.

Otro de los objetivos de Administración es convencer a la opinión pública israelí de que un ataque a Irán (incluyendo un ataque de EE.UU.) no alcanzará siquiera el mínimo requerido para justificarlo, es decir, un retraso de al menos 3-5 años en el programa nuclear de Irán. Un nuevo aplazamiento largo, por supuesto, justifica el sufrimiento en la parte frontal de la casa de Israel, mientras que un retraso de seis meses – como sostiene un informe de Congreso de los EE.UU. – no justifica los riesgos.

La cifra de seis meses fue destinado a la opinión pública israelí, para que se presione al primer ministro, Benjamin Netanyahu y el ministro de Defensa, Ehud Barak, para evitar una guerra , cuya inutilidad los estadounidenses están tratando de probar todas las maneras posibles. Al mismo tiempo, la campaña tiene como objetivo socavar la validez de las demandas expresadas por muchos miembros del Congreso y el Senado, tanto demócratas como republicanos – que critican la inacción del presidente estadounidense.

El informe del Congreso publicado el miércoles es difamado por varias inexactitudes, en términos de análisis e información. Sin embargo, esto no hace ninguna diferencia. El objetivo era hacer que apareciera en los titulares en los medios de comunicación israelíes y Washington, en lugar de un análisis en profundidad, que no es posible ya que los investigadores del Congreso en Washington no tienen acceso a toda la información relevante, por suerte.

Congreso en el servicio de Irán

El tercer objetivo de las publicaciones más recientes es para asustar a la opinión pública israelí a través de un relato apocalíptico de una posible represalia por parte de Irán y sus “clientes”. Este esfuerzo también apunta a la prensa israelí que toman las decisiones de no actuar (incluyendo la mención en el informe del Congreso el hecho de que precisa que Israel, no está adecuadamente preparado para sostener un golpe.) Algunos observadores argumentan que estos informes no son perjudiciales, sino más bien, conceden la validez amenaza israelí, sirviendo de este modo para los representantes occidentales en las próximas negociaciones con Irán. Entonces, ¿qué hay de malo en eso?

El daño tiene que ver con la revelación de información secreta y las evaluaciones que requieren un esfuerzo costoso, riesgoso para la inteligencia de los iraníes a adquirir. De hecho, los iraníes yase dan cuenta de que Occidente e Israel poseen gran cantidad de información puesta al día sobre el proyecto nuclear de Irán, incluyendo talleres de centrifugadoras en Teherán. El régimen ayatolá también puede predecir las posibles vías de ataque y métodos por parte de Israel y los EE.UU..

Un mapa de las instalaciones nucleares de Irán

Sin embargo, cualquier oficial de inteligencia novato sabe que hay una gran diferencia entre las estimaciones no confirmadas y hechos sólidos o los objetivos de las FDI y sus capacidades. Cualquier analista de la inteligencia iraní que lee de los EE.UU. el más reciente informe del Congreso o el informe de Política Exterior encuentra información muy valiosa allí. La inmensa mayoría de la información ya ha sido publicada, sin embargo, en lugar de obligar a los iraníes a juntar todas las propias evaluaciones, el informe del Congreso les ofrece todo en un solo lugar, incluyendo un análisis detallado.

Afortunadamente, como se ha señalado, los investigadores del Congreso y los que filtraron la información a ellos al parecer tienen algunos problemas en términos de comprensión de lectura.

Traicionando a un aliado

En resumen, las publicaciones americanas han causado los siguientes daños:

  • Irán tiene ahora una imagen decente de lo que Israel y las comunidades de inteligencia de Estados Unidos saben sobre el programa nuclear de Teherán y de defensa, incluyendo sus defensas aéreas.
  • Los iraníes ahora saben acerca de las indicaciones que puedan ser percibidas por Washington y Jerusalén como un “avance nuclear”. Por lo tanto, Irán puede hacer un mejor trabajo de encubrimiento.
  • Los informes hacen que sea más difícil de utilizar ciertas opciones de funcionamiento. Estas opciones, incluso si no se consideran hasta el momento, podría haber sido utilizadas por los EE.UU. en el futuro, y no deben impedir a Irán por medios diplomáticos y militares.

No hace falta decir que esto no es la forma como uno debe tratar a un aliado, incluso si se trata de una relación entre una superpotencia y un estado satélite. La campaña de asesinatos selectivos actualmente llevada a cabo por el gobierno de EE.UU. también contradice fuertemente la declaración del presidente Obama en la conferencia de AIPAC, por el que él y los EEUU, apoyan el derecho soberano de Israel a defenderse por sí mismo. Uno no puede pronunciar estas palabras y un momento después exponer las vulnerabilidades de Israel y las rutas posibles de ataque a sus enemigos.

De hecho, hay una diferencia entre los esfuerzos de persuasión legítima y medidas prácticas para frustrar los planes israelíes y eliminarlos.

Para un total de siete años, me desempeñé como periodista de Yedioth Ahronoth en Washington, así que sé muy bien que con unas pocas excepciones, el Gobierno de los EE.UU. sabe cómo evitar filtraciones a los medios de comunicación si así lo desea.Este es el caso, incluso cuando se trata de ex funcionarios, y sin duda cuando se trata de funcionarios del gobierno actual. Lo que estamos viendo aquí no es un goteo de información, sino más bien, una poderosa corriente, un flujo cierto que no deja ninguna duda en cuanto a la existencia de una campaña orquestada los medios de comunicación con objetivos claros.

Hay otro aspecto interesante de esta historia desde un punto de vista estadounidense: En el año 2002, cuando el presidente George W. Bush trató de emprender la guerra en Irak, agencias de inteligencia estadounidenses le proporcionaron toda la “evidencia” de que Saddam Hussein estaba desarrollando grandes cantidades de armas nucleares y químicas. Después de la guerra, cuando no hubo rastros de esas armas que fueron descubiertas en Irak, una investigación del Congreso de Estados Unidos encontró que los funcionarios de inteligencia estaban tan ansiosos de satisfacer a su presidente que cortaron las esquinas y se basaron en información sin fundamento.

Teniendo en cuenta los informes de los medios de comunicación estadounidenses en los últimos días, uno debe preguntarse si la historia se repite. ¿Podría ser que la comunidad de inteligencia de EE.UU. está proporcionando el presidente Obama, lo que él necesita por razones políticas – es decir, la información destinada a frenar un ataque israelí o estadounidense contra Irán.

Judíos rezan en una mezquita de Nueva York

Deja un comentario

«Los vecinos judíos de Bronx se habían quedado sin un lugar de culto y sin dinero para alquilar un local, y los vecinos musulmanes tenían espacio de sobra», explicó Patricia Tomasulo, católica practicante y nieta de italianos, quien logró que el Centro Cultural Islámico de Estados Unidos albergara una sinagoga ultraortodoxa.
La sinagoga Beit Menajem se encuentra en la planta baja del Centro Cultural Islámico, y comparte fachada con la escuela islámica y la guardería Barack Hussein Obama. La mezquita ocupa todo el primer piso, justo encima del templo judío.
«La comunidad judía del barrio me produce mucha admiración y es un honor y una experiencia muy positiva tenerlos aquí», afirmó el imán Moussa Drammeh.
«El Corán dedica su capítulo 2 verso 62 a los judíos, los cristianos, los sabeos, quienes creen en Alá y en el último Día, y obran bien», aseveró el imán y añadió: «Tenemos la obligación de querer a nuestros hermanos; quien diga lo contrario no sigue el Corán y es un hipócrita».
«El Corán nos empuja a relacionarnos con buenas personas, ¿Con quién debería juntarme?», preguntó el imán Drammeh: “¿Con personas de mi misma religión pero que hacen el mal?».
«Un musulmán de verdad no hace daño a los cristianos y a los judíos», explicó mientras abría la puerta para que los dos jóvenes rabinos de la sinagoga puedan entrar cargados con comida kosher y con la Torá, su texto sagrado.
En una visita al centro un viernes por la tarde, antes de la puesta de sol, el imán y su congregación preparon una cena halal mientras comentaban el noticiero de un canal de televisión iraní, y el rabino y su congregación se disponían a celebrar el Shabat en una sala contigua.
«El imán Moussa Drammeh nos hizo sentir muy a gusto aquí y estamos felices de tener un espacio para celebrar el Shabat y nuestras fiestas religiosas», explicó el rabino Meir Kabakov, quien se reúne con su congregación y con alumnos de estudios rabínicos los viernes, los sábados y todas las fiestas religiosas.
El Centro Cultural Islámico, situado en un edificio que una década atrás era el taller mecánico del barrio, también cedió sus aulas para clases de judaísmo que se imparten a mujeres a lo largo de la semana.
El rabino Kabakov no vive en el Bronx, sino en Brooklyn, y todos los viernes se desplaza treinta kilómetros cargado con la Torá y comida kosher para poder reunirse con la comunidad de judíos ultraortodoxos de la zona, la mayoría octogenarios. Tras la puesta de sol no puede regresar a Brooklyn en automóvil o transporte público ya que es contrario a los preceptos del Sabbat, y hace el trayecto de más de cuatro horas a pie cargando de vuelta la Torá.
«Me impresiona que caminen bajo la nieve, la lluvia, el viento o el sol para reunirse con su congregación», indicó el imán mientras se preparaba para celebrar una cena con comida halal en el comedor del centro.
En los últimos años la comunidad judía de esta parte del Bronx envejeció y los jóvenes mudaron a otros barrios y a las afueras de Nueva York. Las decenas de sinagogas del barrio se fueron cerrando a medida en que se quedaban vacías.
León Bleckman, un vendedor jubilado, solía acudir a la sinagoga de Tzeirei Israel, que se vio obligada a cerrar en 2008 por falta de dinero. Tomasulo y un grupo de alumnos de estudios rabínicos consiguieron que el Centro Cultural Islámico les cediera un local.
«Tener un lugar de culto es un derecho fundamental», dijo Tomasulo, quien acude todos los domingos a una iglesia que está a la vuelta de la esquina pero imparte clases de tolerancia religiosa en el centro islámico.
«Ahora este es el único espacio donde puedo celebrar las festividades judías en el nordeste del Bronx», indicó León Bleckman.
«La experiencia no podría haber sido más positiva y es un ejemplo a seguir, si tenemos en cuenta lo que está pasando en Oriente Medio, concluyó Bleckman mientras saludaba a uno de los niños que estudia en la escuela islámica: «Me gustaría que los niños de las escuelas públicas del barrio fueran tan educados como los alumnos de este centro».

“El jefe de la Mossad testeó la reacción de Estados Unidos ante un ataque unilateral de Israel contra Irán”

Deja un comentario

En recientes encuentros en Washington DC, el jefe de la Mossad (agencia de inteligencia de Israel), Tamir Pardo, apuntó a descubrir cómo reaccionaría Estados Unidos si Israel atacase unilateralmente las instalaciones nucleares iraníes, según informó hoy el periódico Newsweek.
Según una fuente anónima del informe, Pardo le preguntó a Estados Unidos si estaba listo para bombardear, y sino preguntó: “¿Qué significa si Israel lo hace de todos modos?”
El informe también dijo que “Israel ha dejado de compartir una gran cantidad significativa de información con Washington sobre sus propias preparaciones militares” por el asunto nuclear iraní. Altos funcionarios de inteligencia y un funcionario militar dijeron que Israel lo había hecho por cerca de cuatro meses luego de que el presidente Barack Obama pidiera que la Línea Verde sea la base para las conversaciones de paz con los palestinos.
A pesar de volver a compartir información, el informe dice que Israel todavía se reserva “la capa más alta de data” sobre Irán.
Estados Unidos e Israel tienen un entendimiento implícito sobre operaciones encubiertas, con Israel llevando a cabo aquellas que Estados Unidos debe evitar legalmente, escribió el Newsweek.
Según el informe, Obama “está dispuesto a acercarse al asunto de Irán desde todos los ángulos posibles: de atrás, de los lados, abiertamente, en privado, diplomáticamente y económicamente”.

Marines de los EEUU se fotografiaron con bandera nazi

Deja un comentario

El cuerpo de Marines de EEUU se enfrentó a una nueva polémica después de que haya circulado en Internet una fotografía en la que un grupo de sus soldados posa delante de una bandera nazi de las SS en Afganistán. El cuerpo de infantería de marines indicó en un comunicado que el uso de ese símbolo era inaceptable pero los soldados que aparecen en la foto, que se tomó en septiembre de 2010, no serán disciplinados.
En la foto se puede ver a un grupo de diez soldados posando delante de una bandera estadounidense con otra que parece cosida debajo con el símbolo de las SS. Según la cadena Fox, los marines utilizaron el símbolo de las SS porque representaba las palabras “sniper scouts”, algo así como exploradores francotiradores, pero no fue su intención vincularse a la organización.
La base militar informó en un comunicado de que se abrió una investigación y “no se halló que el incidente estuviera motivado por el racismo. Los involucrados reconocieron que el símbolo (nazi) podía ser malinterpretado y no está en consonancia con nuestra filosofía del Cuerpo de Marina y los valores”.
La vocera de la base de Camp Pendleton en California, a la que pertenecían los marines, la comandante Gabrielle Chapin subrayó que los marines nunca tuvieron intención de verse asociados a una organización racista.
“No creo que los marines involucrados hubieran utilizado nunca cualquier tipo de símbolo asociado a la organización militar criminal de la Alemania nazi que cometió atrocidades masivas en la Segunda Guerra mundial”, agregó Chapin.
El mes pasado, otra unidad de marines de Camp Lejeune, en Carolina del Norte (EEUU), se vio implicada otro escándalo después de que se hiciera público un polémico vídeo en el que parece verse a varios soldados orinando sobre los cadáveres de enemigos afganos.

Hallan dos paquetes sospechosos en las embajadas de Francia e Israel en Canberra

Deja un comentario

La Policía australiana acordonó las embajadas de Francia e Israel en Canberra y envió a las mismas, equipos de desactivación de explosivos tras ser advertida de que habían recibido paquetes “sospechosos”.
Un portavoz policial ha explicado que se han localizado dos paquetes sospechoso en dichas embajadas, por lo que un escuadrón de artificieros se ha trasladado hasta allí para inspeccionarlos, tras lo cual ha determinado que ninguno de los paquetes contenía substancias peligrosas, aunque no reveló que había en su interior.
Por precaución, durante el análisis de los paquetes los policías han cerrado los accesos a Perth Avenue, en el barrio de Yarralumla, donde se ubican ambas sedes diplomáticas.
Las autoridades australianas, desconocen si hay una relación entre un envío y otro, han abierto una investigación, según informa la cadena australiana ABC.

Por otro lado, en Estados Unidos fueron encontrados materiales para la fabricación de bombas incendiarias cerca de otra sinagoga.
La policía está buscando en más de 70 sitios, materiales parecidos a aquellos que pueden obtenerse en cualquier tienda y que sirven para la preparación de bombas incendiarias, como los que hubo en uso en el intento de incendiar la sinagoga de la localidad de Paramus y la casa del rabino en Rutheford fueron encontrados esta semana en el exterior de otra sinagoga en el condado de Bergen, solo refuerzan la posibilidad de que por lo menos una vez más se estaba preparando otro ataque.
Las autoridades hallaron los materiales que fueron dejados fuera de la sinagoga después de investigar a Anthony M. Graziano.
“‘Él no siempre acostumbraba a andar en bicicleta con estas estructuras,” dijo uno de los agentes policiales. “La ocultó en otro lugar para poder volver más tarde.”
Un grupo de perros especialmente entrenados fue enviado el miércoles por la tarde para encontrar detonantes en un radio de 10 km. de la casa de Graziano.

Auschwitz nunca fue liberado

Deja un comentario

Por Jack Fuchs*

Para la narración de la historia –los historiadores usan aquí mayúsculas que evito– sesenta años es nada más que un parpadeo del tiempo, para un hombre es casi todo su tiempo. De modo que un hombre, aunque sólo sea por una mínima razón de perspectiva, no habla como historiador o como filósofo, por más que el filósofo o el historiador no sean más que un hombre.

Hace sesenta años que la historiografía, y casi la entera totalidad de la literatura que se ocupó de pensar el campo de concentración como objeto, viene diciendo que el 27 de enero de 1945 Auschwitz fue liberado. Yo mismo usé esa terminología. Pero liberar supone una acción voluntaria, una decisión política, militar, una forma de intervención específica y concreta. Y no fue eso lo que ocurrió en Auschwitz. Auschwitz, del ’41 al ’45 fue ignorado por los aliados. Los campeones de la libertad, de la democracia y el progreso humano, los líderes del antinazismo estaban ocupados en asuntos de más vasto alcance: se trataba de ganar la guerra. De conquistar hegemonía política, económica y militar en ese escenario europeo devastado por la misma lógica de la guerra. Y en la guerra, como se sabe, las personas no cuentan, no tienen valor.
Los aviones aliados sobrevolaron los campos desde 1944: jamás bombardearon una sola cámara de gas, los hornos crematorios jamás fueron concebidos como objetivos militares de guerra. Bombardearon Munich, pero no bombardearon Dachau, que está al lado, o Slesia, un verdadero objetivo militar porque allí se concentraba parte de la industria alemana de guerra, pero no bombardearon Auschwitz, a muy pocos kilómetros de distancia.
Habría que decir: hace sesenta años que Auschwitz no fue liberado. Hace sesenta años que el Ejército Rojo encontró huellas de las víctimas, barracas vacías, montañas de zapatos, de pelo humano, de anteojos, de juguetes que habían estado en manos de los niños, cadáveres sin enterrar. El general soviético Petrenko cuenta en sus memorias (Antes y después de Auschwitz) que él “liberó” el campo, pero reconoce que hasta un día antes, hasta el 26 de enero, no tenía información acerca de su existencia y que, en realidad, se dirigía a localidades cercanas cumpliendo el plan de reconquistar zonas ocupadas. Sin embargo, durante 1941 las primeras víctimas del gas en Auschwitz fueron oficiales y soldados del Ejército Rojo, fue con prisioneros soviéticos con quienes se puso a prueba el funcionamiento maquinal de las cámaras y la incineración en los crematorios. De modo que el ejército de la revolución proletaria sabía muy bien qué era Auschwitz. ¿Cómo podía pasar inadvertido que desde el otoño de 1941 hasta noviembre del ‘44 Auschwitz había producido un millón seiscientas mil víctimas? ¿Cómo se pudo mantener ocultos los trenes con carga humana, que salían de París, de Roma, de Budapest, de Praga, de Berlín, de Viena, de Amsterdam y llegaban por la mañana con miles de personas vivas que unas horas después, más bien durante la noche, quedaban convertidas en ceniza? No, no fue ningún secreto. No podía serlo. Porque los grandes movimientos de transporte, la enorme energía desplegada en esa máquina de muerte era enteramente visible.
Los gobiernos aliados sabían muy bien lo que pasaba. Lo mismo en el frente inglés-americano que en el frente soviético. Los ingleses se atribuyen haber “liberado” Bergen Belsen y los norteamericanos, Dachau. Pero tampoco fue así. Los ingleses y los americanos encontraron los campos. Antes de que el ejército soviético llegara a Auschwitz, los alemanes habían huido llevándose con ellos a los prisioneros en lo que se conoce como la Marcha de la Muerte, camino de Alemania. El comandante de Auschwitz, Rudolph Hoss, fue apresado en Alemania, enviado a Polonia, juzgado y colgado frente a una de las barracas de Auschwitz en 1947.
En el ’45 yo estaba en Dachau, providencialmente me habían llevado ahí desde Auschwitz, y ningún soldado americano vino a rescatarme, los alemanes nos metieron en un tren que después abandonaron a mitad de camino; literalmente, a mí me encontraron en el cobertizo de una casa de campo en Baviera. Cuando terminó la guerra me gustaba decir que los aliados me habían liberado de Dachau. La juventud es más épica. Tardé años en comprender que no había sido así. No hubo ninguna intención de terminar con los campos. Los sobrevivientes fuimos encontrados en la ruta de los distintos ejércitos, mientras cumplían el único objetivo que se habían propuesto: derrotar a Alemania. La prioridad, la única finalidad, diría, fue la de derrotar al nazismo, y nunca la de rescatar a las víctimas. Los aliados permitieron que durante toda la guerra la matanza se ejecutara sin obstáculos.
Hoy, escribo esta nota y me es difícil retroceder en el tiempo y verme en el planeta Auschwitz (digo planeta irónicamente, para evocar la idea de que la tierra, los hombres, no podrían dar forma a una máquina semejante de muerte, pero sin embargo fue en la tierra y son los hombres), donde los SS eran dioses siniestros que decidían sobre la vida y la muerte a cada momento.
Henry Ibsen dijo que la mayoría no siempre tiene razón. Las Naciones Unidas, todas las organizaciones que preparan actos para la ocasión, la mayor parte de la prensa mundial hablan en estos días de la “Liberación” de Auschwitz, para mí se trata de una ironía de mal gusto, no puedo pensarlo de otro modo, quizá se trata sólo de una imprecisión en el lenguaje, quizá las cosas van más rápido que el lenguaje, pero no creo en esta interpretación, las palabras siguen hablando y a su modo dan cuenta siempre, fatalmente, de la verdad que ponen a cada momento en juego: las palabras y la verdad de lo que dicen y ensombrecen. Yo pregunto (me gustaría escribir como Zola: yo acuso, pero me reservo esa gravedad y ese entusiasmo ya un poco anacrónicos), ahora, 60 años más tarde, señores: ¿por qué los campos nunca fueron liberados? Y más, pregunto: ¿es la misma persona, soy el mismo, que hace 60 años, hasta unos meses antes, caminaba, si puede llamarse a eso caminar, entre los pabellones?
En la entrada de Auschwitz hay una placa escrita en 19 lenguas (hasta 1991 ese texto no figuraba ni en idish ni en hebreo), pretende dar testimonio universal de la tragedia, como cuando el turista se pasea por Le Marais, en París y lee “aquí vivió Victor Hugo”, el turista se detiene, se estremece, dice “Ah, la casa de Victor Hugo”, y después sigue, hay muchas otras cosas para ver, se hace tarde y quiere volver a su cuarto de hotel, sacarse los zapatos y tomar una ducha.

* Intelectual, pedagogo y escritor. Sobreviviente de Auschwitz.

Older Entries