Los últimos días de los judíos en la Europa islamizada

Deja un comentario

*Por Giulio Meotti
Hace unos pocos días, unos guardias de seguridad recorrían las calles de la ciudad de Roma cerca de una escuela judía, buscando con la ayuda de un detector de metales posibles sistemas de detonación que podrían ser parte de alguna amenazante y potencial carga explosiva. La sinagoga más grande e importante de Roma, una de las más antiguas del mundo, tiene hoy en día el aspecto de una fortaleza militar, con guardias privados y agente de policía por todas partes. También la escuela judía es “zona estéril”, protegida por guardaespaldas y cámaras fotográficas y con las ventanas tapidas con rejas metálicas. Vi cosas parecidas en casas de Hebrón y en escuelas en Sederot, la ciudad israelí bombardeada por el Hamás.
El ataque que tuvo lugar el pasado mes de marzo contra una escuela en Toulouse, que recuerda el atentado en Itamar (en el que un padre y una madre junto con sus tres niños fueron asesinados en sus camas a manos de un comando palestino), encendió un “estallido” de atentados antisemitas por toda Francia. A estar por los servicios de protección de la comunidad judía (Service de Protection de la Communité Juive), más de 90 incidentes antisemitas tuvieron lugar en Francia sólo 10 días después del mencionado ataque, en el que perdieron la vida cuatro personas. En total, se registraron 148 incidentes antisemitas en los meses de marzo y abril. Esto es un desmán antisemita puro y simple, silenciado por los medios de comunicación de Europa.
El antisemitismo está levantando nuevamente la cabeza en Europa Occidental. Durante el Holocausto, fue Europa quien llevó a sus habitantes a las cámaras de gas. Setenta años después, en la Europa evolucionada, poli – cultural y semi – islámica, los judíos se encuentran nuevamente en la mira. Se cree que focos aislados de judíos ortodoxos sobrevivan en las grandes ciudades, pero la vida judía en general no tiene futuro en el continente europeo.
El rabino Adin Shteinzaltz, el más importantes investigador del Talmud en todo el mundo, tuvo ya esa apocalíptica visión: “la comunidad judía en Europa está agonizando.” Todas las encuestas recientes dicen que un tercio de los europeos demuestran niveles muy altos de antisemitismo, y el punto de vista de más de la mitad de los europeos es que el Estado de Israel constituye la “mayor amenaza contra la paz mundial.”
Toda vez que la vida en los barrios de Paría pueda transcurrir cómodamente, la situación de los judíos sólo irá empeorando. Hace unos pocos días casi se lleva a cabo un linchamiento contra unas personas de origen judío en la ciudad de Lyon por parte de un grupo de árabes armados con martillos y que gritaba “sucios judíos”. Ese es el motivo por el cual durante los últimos años se duplicó el número de judíos que emigraron a Israel. Cientos de judíos franceses adquirieron viviendas en Israel, siendo ese su “apoyo seguro”, en el caso en que la situación en Europa empeore. “Judíos de Francia, estáis en peligro, vuestro lugar está en Israel”, decía en unas pancartas desplegadas por israelíes-franceses en un acto que tuvo lugar en Tel Aviv en homenaje a las víctimas del pogrom de Toulouse.
Hace algunos años, el diario británico “Daily Telegraph” publicó un artículo titulado “¿Es esta la última generación de judíos británicos?”. A estar por las amenazantes declaraciones de la cronista londinense Melanie Phillips, la población británica de origen judío “se reducirá a 240.000 almas hasta el año 2020, 180.000 hasta el año 2050 y a 140.000 hasta el año 2080.
El presidente de la comunidad israelita en Austria, Ariel Muzikant, advirtió que también la comunidad judía de Austria está agonizando: “si no se produce un milagro a corto plazo, la comunidad judía de Austria dejará de existir dentro de poco.” En Suecia, un país descrito por el diario “The Guardian” como el “mayor éxito del mundo”, los judíos abandonan las grandes ciudades, tales como Malmö, por motivos de seguridad y para escapar a los ataques antisemitas.
Un sesenta por ciento de los judíos de Holanda está dispuesto a empacar sus pertenencias y abandonar el país de inmediato. El motivo de ello es el ‘boom’ del antisemitismo islámico en Holanda, país conocido por su proverbial multiculturalismo. Benjamin Jacob, el Gran Rabino de Holanda, dijo al Canal Siete que “el futuro del judaísmo holandés se está trasladando a Israel”.
Los judíos se escapan de Amberes, ciudad conocida orgullosamente y en otros tiempos como “la Jerusalén del Norte”. El último otoño, la primera sinagoga de Europa fue la segunda y más antigua desde la última guerra del Weesp en suspender sus plegarias del Sábado por las constantes amenazas contra la seguridad de los feligreses. En Oslo viven más de 1.000 judíos, pero nunca se los ve. Ni siquiera uno de ellos. Los grafiti antisemitas llenan hoy las paredes de los edificios de Marsella, en Nottingham, en París, en Madrid, en Ámsterdam, en Berlín, en Kiev, en Barcelona u en Roma. Cementerios judíos son profanados cotidianamente y los judíos que llevan solideo sobre sus cabezas son atacados en las calles.
En momentos en que muchos prefieren desviar la vista e ignorar estos lamentables hechos, Europa se acerca nuevamente a una nueva y terrible ola de ataque xenófobo contra los judíos que se abatió de nuevo sobre el continente en el precipicio de su vigésimo siglo. Dentro de la privatización d Europa, su transformación en universal y secular, el sionismo se perfila como una causa de antisemitismo, y elementos oficiales en Bruselas consideran a la explosión en la sinagoga de París como una represalia por la invasión israelí a Gaza, cada vez más ministros europeos llaman a los israelíes “los nuevos nazis”, el antisemitismo va desapareciendo de la idiosincrasia general y la “islamofobia” es el nuevo concepto del peor de los racismos.
En la vieja Europa que se alejó de la internacionalización del proletariado a favor del traspaso al patriotismo del Islam, no hay lugar para los judíos. El cosmopolitismo que se asimiló a la cultura árabe de Europa cultiva la fantasía de la expulsión de Israel del Medio Oriente. Pero primero Europa dejará de lado y abandonará a sus judíos de después del Holocausto. Sólo después de la destrucción de Israel, se permitirá a los judíos que recobren su status de apátridas en Francia, Gran Bretaña, Suecia, Alemania. En Varsovia serán capaces hasta de reconstruir el ghetto, y de Bagdad a Haifa se escuchará a lo largo de decenas de miles de kilómetros tan sólo la voz de Al Jazeera.
* Giulio Meotti es un periodista y escritor italiano. Es el autor del libro “El nuevo Holocausto”, libro que trata sobre los judíos víctimas del terrorismo.

Los partidos de extrema derecha o nacionalistas obtienen cada vez más apoyo y ello en forma constante

Deja un comentario

He aquí un compendio de países de Europa, donde ingresaron en las últimas épocas a sus Parlamentos agrupaciones partidarias señaladas como nacionalistas o de extrema derecha (enumerados por orden alfabético de países):
Bulgaria – en el año 2005 y para sorpresa de todos, obtuvo varios puntos el partido de extrema derecha nacionalista “ATAK”, que está en contra de turcos, gitanos y judíos, se opone a que Bulgaria sea miembro de la OTAN y de la Unión Europea y también se pone frente a “la absorción y el chantaje” de Bulgaria por parte de ciertas entidades internacionales. Su lema principal es “Bulgaria para los búlgaros”. Mientras tanto, la suerte le sonrió a este partido en las últimas elecciones parlamentarias del año 2009. También el año pasado llamó la atención, cuando algunos de sus miembros en Sofía atacaron a musulmanes turcos mientras éstos estaban entregados a sus plegarias.
Finlandia – en Finlandia está cobrando cada vez más popularidad el partido de los Fineses Verdaderos (PS), que ingresó en el Parlamento en el año 1999, cuando obtuvo un mandato. El año pasado ya obtuvo 39 mandatos. Se trata de un partido definido como nacionalista y populista, en contra de la Unión Europea y contra el euro, se opone a la enseñanza del idioma sueco en las escuelas y llama a una política de inmigración más severa y penalidades más persuasivas por delitos criminales graves. A diferencia de otras agrupaciones partidarias semejantes, no trata de combatir el pasado neonazi (en el país).
Hungría – durante las últimas elecciones al Parlamento ingresó por primera vez a la casa legislativa el Movimiento por una Hungría Mejor (JOBBIK). Se trata de un partido definido como de extrema derecha; se hace llamar popular cristiano o conservador. Es un partido que se expresa en forma manifiestamente antisemita, y busca imponer en el país la “prohibición contra desviaciones sexuales”, refiriéndose, obviamente, a los homosexuales. La así llamada Guardia Popular, también de orientación extremista, está estrechamente ligada a Jobbik. Este grupo paramilitar, que fue prohibido legalmente, se hizo muy popular entre otros por su lucha contra la “criminalidad gitana”.
Holanda – En la Cámara Baja de Parlamento holandés hay una representación del Partido de la Libertad (PVV), que está desarrollando una campaña masiva contra la islamización del país llamando a la limitación de la inmigración y a la defensa de las tradiciones judeo – cristianas. El fundador de este partido, Geert Wilders, dejó en el año 2004 el Partido Liberal Popular por la Libertad y la Democracia (VVD), entre otros motivos por su desacuerdo con el ingreso de Turquía en la Unión Europea, creando luego el PVV. Recientemente, Wilders hizo sensación y despertó airadas críticas por su llamado a los holandeses a “denunciar los pecados y los atropellos” cometidos por la gente de Europa Central y Oriental. También fue acusado en el pasado de incitación anti musulmana, comparando entre otros al Corán con Mein Kampf (Mi Lucha), del líder de la Alemania nazi Adolfo Hitler; o para variar cuando señaló al Islam como una ideología fascista de terroristas. En el cortometraje ‘Fitna’ relacionó imágenes de ataques terroristas con declamaciones de versículos del Corán. Con el fracaso de las negociaciones por recortes presupuestarios del gabinete de minoría con el PVV, en abril cayó el gobierno de Holanda.
Rusia  – en las elecciones parlamentarias de Rusia, el Partido Liberal-Democrático ruso,  de orientación nacionalista, logra regularmente obtener puntaje ya que es muy popular  entre los extremistas y quienes creen que Rusia perdió prestigio, como potencia mundial. Se enfrenta con las minorías en general y contra todos los elementos de la sociedad que no son rusos. Fue fundado en 1989 y un año después se unió a sus filas Zhirinovsky, quien es su líder hasta el día de hoy. Los ataques indiscriminados de Zhirinovsky son tristemente conocidos, así como también sus exabruptos y sus expresiones nacionalistas.
Grecia – en las elecciones al Parlamento llevadas a cabo el domingo pasado ingresó al Parlamento helénico un partido de extrema derecha y también nacionalista radical, que hasta ahora fue mantenido fuera del Parlamento – el Partido del Amanecer Dorado. Un tema significativo en lo que a esta partido concierne es su oposición a los inmigrantes. Sus electores se sintieron atraídos y seducidos por su programa, en el que uno de sus componentes es la expulsión de cientos de miles de inmigrantes y la siembra de minas en todas las zonas fronterizas que rodean al país, de donde llegan frecuentemente los inmigrantes. Varios miembros del partido son sospechosos de violencia contra inmigrantes. Las raíces del partido se remontan al año 1980, aunque oficialmente se registró como partido político 13 años después.
Suecia – en las elecciones del año 2010 llegaron por primera vez al Parlamento los así llamados Demócratas Suecos (SD). Este partido, que se autodenomina nacionalista, exige se ponga freno a la inmigración y señala al Islam como la amenaza más grande que se cierne sobre Suecia desde la finalización de la Segunda Guerra Mundial.  Los Demócrata Suecos lograron llamar la atención mediante un clip de propaganda electoral, en el que poniendo en el centro del interés las asignaciones sociales – muestra frente a una jubilada sueca de piel blanca a un grupo de mujeres musulmanas que visten velos, con cochecitos de bebés llenos (de párvulos). El partido también sale en contra de los homosexuales y es conocida por su escepticismo respecto de Europa. Ciertos observadores señalan que el SD es de extrema derecha, pero algunos defensores de los derechos humanos y ciertas entidades de izquierda lo catalogan meramente como neonazi, aunque la agrupación está tratando actualmente de desembarazarse de su imagen de partido extremista

Irán corta la exportación de petróleo a seis países europeos

Deja un comentario

Irán ha suspendido las exportaciones de crudo a seis países europeos, Holanda, España, Italia, Francia, Grecia y Portugal, en respuesta a las últimas sanciones impuestas por la Unión Europea (UE) a Teherán, informó hoy la televisión oficial iraní Press TV.
La televisión estatal en lengua persa, IRIB, señaló, por su parte, que las autoridades iraníes convocaron a varios embajadores europeos, a los que informaron de que “Irán va a reconsiderar si sigue vendiéndoles petróleo”, sin precisar que se hubieran suspendido las ventas.
El embajador de España en Irán, Pedro Villena, confirmó a Efe que había sido convocado hoy al Ministerio de Exteriores en Teherán y que allí no se le comunicó el corte de las exportaciones de crudo iraní a España.
Villena explicó que la conversación versó sobre las últimas sanciones impuestas por los Veintisiete a Irán, entre ellas el embargo petrolero decidido por la UE a partir del 1 de julio próximo, pero “no se habló de sanciones iraníes”.
Los países afectados por la suspensión, según Press TV, son importadores
de crudo iraní, aunque los más afectados son España, Italia y Grecia, que reciben entre el 13 y el 14 por ciento del petróleo que consumen del país persa.
La agencia oficial iraní, IRNA, informó, por su parte, de que el director general para Europa Occidental del Ministerio de Exteriores, Hasan Tayik, había convocado esta mañana a los embajadores de España e Italia.
La agencia añadió que, posteriormente, visitarían el Ministerio los representantes de Francia, Portugal, Holanda y Grecia, sin más detalles.
El ministro de Petróleo de Irán, Rostam Qasemi, afirmó recientemente que estudiaban la suspensión de las exportaciones de crudo a varios países europeos, en represalia por las sanciones financieras y petroleras impuestas por la UE a Irán el pasado 23 de enero.
El Parlamento de Teherán también anunció que preparaba una ley para prohibir las exportaciones de petróleo y gas a Europa, pero no ha tramitado texto alguno y la semana pasada inició un receso, hasta el 4 de marzo.
Antes del receso, 200 de los 290 diputados firmaron un comunicado en el que manifestaban su apoyo a cualquier medida que pudiera adoptar el Gobierno de Teherán contra los Veintisiete en respuesta a las nuevas sanciones. EFE

El futuro del judaísmo europeo

Deja un comentario

Por: Rab. Jonathan Sacks*
Para: The Jerusalem Post

Para los judíos de Europa éstos son los mejores tiempos y los peores tiempos. Tome al judaísmo británico como ejemplo.

En los últimos 20 años hemos construido más escuelas judías que en toda nuestra historia de 355 años. Culturalmente, una comunidad considerada moribunda hace una generación cuenta con un centro cultural, un centro comunitario en construcción, Semanas del Libro Judío, festivales artísticos, de música y cine, y un evento de educación para adultos -Limmud- que se ha replicado en otros 50 centros de todo el mundo judío.
Los judíos se han destacado en todos los campos. Los presidentes de ambas cámaras, de los Comunes y los Lores, son judíos. En los últimos años hemos tenido dos presidentes de la Corte de Justicia judíos, directores judíos de Oxford y Cambridge, un editor judío de The Times y líderes judíos de los partidos Conservador y Laborista. No sólo son judíos respetados, sino que también lo es el judaísmo. La voz moral judía se ha convertido en una parte significativa del debate nacional.
Éstos son logros asombrosos. Pero se ven opacados por el inquietante fenómeno de un nuevo antisemitismo que se extiende como un virus por toda Europa. Ello pide a gritos una explicación. Después de todo, luego del Holocausto, si había una cosa en la cual las personas de buena voluntad de todo el mundo estaban de acuerdo era: Nunca más.
Toda la cultura de posguerra en Occidente -en el mundo- se inclinaba en esa dirección. De la determinación de que nunca debería haber otro Holocausto surgió la Declaración de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el concepto de “crimen de lesa humanidad”, la idea de que el racismo es un vicio, el movimiento por el diálogo interreligioso y el histórico cambio en el cristianismo conocido como el Concilio Vaticano II, Nostra Aetate.
¿Cómo, entonces, regresó el antisemitismo a las mismas naciones que se habían comprometido a no repetirlo? La cínica respuesta es que nunca murió, simplemente pasó a la clandestinidad. Hay una pizca de verdad en esto, pero muy pequeña. Como línea de razonamiento es profundamente engañosa. El nuevo antisemitismo sólo apunta contra los judíos como individuos en segundo lugar. Su verdadero objetivo son los judíos como nación, en Israel.
Lo que ha ocurrido en nuestro tiempo es un fenómeno extraordinariamente sutil, que sólo puede ser entendido remontándose dos siglos, a la época de la Ilustración y la Revolución Francesa. Durante siglos, Europa había estado desfigurada por el burdo antijudaísmo cristiano, teológicamente impulsado. Los judíos fueron acusados de envenenar pozos, difundir la plaga, profanar la hostia y matar a niños cristianos.
Los judíos no fueron las únicas víctimas de la Iglesia, también fueron quemados brujas y herejes. Y después de la Reforma, cristianos comenzaron a matar a hermanos cristianos en las grandes guerras de religión de Europa.
Fue entonces cuando la gente pensante dijo “basta”. Esto llevó al crecimiento de la ciencia, la edad de la razón, la doctrina de la tolerancia y, finalmente, la emancipación de las minorías antes marginadas, incluidos los judíos. Fue la época más iluminada de la historia europea, y fue en ese preciso momento, en París, Berlín y Viena -los centros más sofisticados-, que nació una nueva forma de odio: el antisemitismo racial. Como el virus más mortífero de Occidente ha conocido, éste llevó a seres humanos antes ordinarios y decentes a cometer actos incalificables o permanecer como testigos pasivos ante ellos.
Ése no fue un simple fenómeno. El antisemitismo del siglo XIX no era el burdo antijudaísmo de la Iglesia. Del mismo modo, el nuevo antisemitismo del siglo XXI no es el antisemitismo racista del XIX y el XX.
No está dirigido contra judíos individuales, sino contra los judíos como nación. No se transmite por medios convencionales, sino por las nuevas tecnologías de comunicación -sitios en Internet, correo electrónico, blogs y redes sociales-, que son casi imposibles de vigilar y controlar.
Su más brillante, y también demoníaco, golpe ha sido el adoptar como sus armas más poderosas las mismas defensas creadas contra el viejo antisemitismo. Se acusa a Israel de los cinco pecados capitales posteriores al Holocausto: racismo, apartheid, crímenes de lesa humanidad, limpieza étnica e intento de genocidio (en la foto, manifestación en Barcelona).
Es sutil, sofisticado y devastadoramente eficaz.
Está diseñado para engañar, y funciona. Los israelíes y los judíos estadounidenses lo ven como una amenaza a los judíos europeos, y lo es, pero sólo en forma secundaria. El verdadero objetivo es Israel. Es un ataque a Israel donde éste es más vulnerable: entre las clases formadoras de opinión de Europa. Si Israel es deslegitimado a sus ojos, ello deja solos a los Estados Unidos, y la astuta sentencia de los enemigos de Israel es que los Estados Unidos apoyan a Israel, pero, a la larga, no lo harán en soledad.
Es un juego de ajedrez a más largo plazo y fríamente calculado de lo que la gente advierte. Su objetivo es la destrucción del Estado judío. Para contrarrestarlo se requiere una respuesta judía mundialmente coordinada, más allá de cualquiera que se haya previsto. No es una batalla que pueda ser emprendida sólo por los judíos. Sin aliados, los judíos e Israel perderán.
Ello significa replantear el argumento. El antisemitismo siempre es un síntoma de algo más penetrante, una tensión irresuelta dentro de una cultura que comienza atacando a los judíos, pero nunca se detiene en ellos. No fueron sólo judíos los que murieron a manos de la cristiandad medieval, la Rusia zarista, la Alemania nazi o la Rusia estalinista, fue la libertad misma.
Lo mismo será verdad en el siglo XXI. Aquellos que les niegan su libertad a los judíos o a Israel perderán, o no lograrán ganar, la suya propia.

* Gran rabino del Reino Unido y la Commonwealth desde 1991. Miembro de la Cámara de los Lores desde 2009. Junto con un grupo de expertos se referirán al futuro del judaísmo europeo en la tercera Conferencia Presidencial de Israel “Enfrentar el mañana de 2011 en Jerusalem”, a fin de mes.

Ya rige la prohibición de la burka en Francia y hubo protestas y arrestos

Deja un comentario

En plena “primavera árabe” y con el presidente Nicolás Sarkozy bombardeando en Libia en nombre de los civiles, comenzó ayer a regir en Francia la controvertida prohibición de usar la burka y la nikab, que cubre a una mujer musulmana de la cabeza a los pies. El “Velo integral” no será permitido y el Ministerio del interior ha autorizado a la policía a cobrar una multa de 150 euros aquellas que se atrevan a usarla.

Esta ley, dictada en Francia oficialmente para sólo 2.000 personas, aunque la policía contabilizó en todo el país 350 mujeres con burka, no tuvo un buen debut.
Dos musulmanas con nikab protestaron ayer a la mañana frente a la catedral de Notre Dame, en París, y fueron detenidas por la policía “por falta de autorización” para esa manifestación y su resistencia a dejar de hacerla.
Los fotógrafos siguieron a las dos mujeres hasta la combi policial, junto a dos hombres que las acompañaban y que también fueron arrestados.
Kenza Drider, una de las detenidas, envuelta en su nikab beige con velo negro sobre la cara, dijo que pagará las multas pero la seguirá usando.
En su primer día de implementación, la decisión de detenerlas viola la recomendación de “persuasión” del ministro del Interior, Claude Guéant. Una circular de nueve páginas, que se conoció a través del diario conservador Le Figaro , fue redactada por Gueant para explicar cuáles son los procedimientos. “Los policías deberán indicar a “las personas que disimulan su rostro que el juez de proximidad podrá pronunciar una multa o imponer un curso de ciudadanía”, sostiene.
La ley sanciona a quien lleve una vestimenta, “cualquiera sea su forma, que tenga por efecto disimular el rostro o volver imposible la identificación de la persona. Por ejemplo, un vestimenta que no les deja aparecer más que los ojos”. Es decir, la nikab, muy usada por las mujeres del Golfo Pérsico porque es una tradición del islam wahabita, que promocionan los sauditas. La burka es una costumbre tribal pashtún y no musulmana, más común en Afganistán y la zona tribal entre ese país y Pakistán, que se ha exportado mínimamente al Magreb africano por los militantes de la guerra santa y es usado, aisladamente, en el sur de Francia.
En pleno debate sobre el islam, con cinco millones de musulmanes que se sienten estigmatizados en Francia porque consideran que cuestionan su libertad religiosa y son “un chivo expiatorio” del gobierno ante el avance del xenófobo Frente Nacional, la circular impide que la burka o la nikab les sea retirada a la fuerza. La policía debe invitar a esa persona a “mostrar su rostro a fin de controlar la identidad”. Si lo rechaza, podrá ser trasladada “a los locales de la policía y proceder a una verificación de identidad”. Guéant recomienda a la policía “no recurrir a esta facultad más que como último recurso” y “hacer prueba de persuasión”.
La prohibición del “velo integral” se extiende a los transportes colectivos, los restaurantes, teatros, cines, estacionamientos, alcaldías, servicios públicos, hospitales, clínicas y laboratorios, museos, bibliotecas, estadios y salas de deportes. Se autoriza el uso de Burka y Nikab en el automóvil pero no al volante, en lugares privados, en habitaciones de hotel, en salones de una asociación o una empresa, salvo en la recepción al público.
No se puede impedir el velo en un lugar de culto. Pero al mismo tiempo, en otra controvertida interpretación de una circular, las mujeres que usen velo –no integral sino simplemente uno que les cubra la cabeza– no podrán participar en las salidas escolares del colegio de sus hijos.
La nueva ley no es considerada “una prioridad” por los sindicatos policiales porque “es una simple contravención”. Varios policías entrevistados en los suburbios de París, donde una ínfima minoría la usa, consideran que es una forma “de echar aceite al fuego”.
Esta legislación va a condenar a muchas mujeres musulmanas al encierro en su casa y muchas otras ya se han ido al exilio en Arabia Saudita o el Golfo. Otras se han resignado a usar solamente un foulard en la cabeza.
Para el ex ministro de inmigración Eric Besson, la burka es como “un ataúd ambulante”. Para Sarkozy es un “signo de esclavitud”.
Si bien los franceses defienden esta ratificación de su secularismo y su protegida laicidad, otras sociedades europeas se asombran de una legislación que veda la libertad de culto y de vestirse como mejor les agrade.
La decisión legislativa de prohibir la burka se implementa en un momento delicado. El motor de las “revoluciones árabes” no es sólo derrocar a los tiranos. Es una batalla contra los estereotipos con que los occidentales juzgan al Islam y a los musulmanes.

FUENTE: Diario Clarín

El viejo continente siempre intolerante

Deja un comentario

By JAMES KIRCHICK
Praga
“La noche oscura del fascismo esta siempre descendendiendo en los Estados Unidos y sin embargo, aterriza solo en en Europa.” Asi dijo Tom Wolfe en 1965, y asi es hoy en día.
Varios comentaristas han argumentado recientemente que la oposición de muchos norteamericanos a un centro islámico propuesto a dos cuadras de las ruinas del World Trade Center representa intolerancia religiosa profunda y paranoia. Pero si algun lugar está plagado de creciente intolerancia, no es América sino Europa, el continente cuyo bienestar de los estados y pacifismo son tan admirados por los liberales norteamericanos.
El año pasado, casi el 60% de los suizos votaron a favor de prohibir la construcción de minaretes -todos los minaretes, en todas partes, no sólo cerca de los sitios de los ataques terroristas de la historia universal cometidos por musulmanes radicales.
En Bélgica, la cámara baja del parlamento aprobó una prohibición burka este año que ahora espera la aprobación del Senado. En Francia, esta prohibición se convirtió en ley del país la semana pasada, después de haber sido confirmada por el máximo tribunal del país. Aunque hay razones legítimas para estas prohibiciones, algún apoyo para ellas sin dudas surge de la intolerancia contra los musulmanes.
En los últimos años los partidos de extrema derecha y anti-inmigrantes lo han hecho alarmantemente bien en toda Europa. En Suecia, los demócratas nacionalistas de Suecia entraron al Parlamento el mes pasado por primera vez desde la fundación del partido en 1988. En el Reino Unido, el Partido Nacional Britanico de extrema derecha ganó casi tres veces más votos (563.000) en las elecciones parlamentarias de este año que en 2005, el año pasado ganó dos escaños en el Parlamento Europeo.
En Austria, el Partido de la Libertad, anteriormente dirigido por Joerg Haider, que tenia cosas buenas para decir de los nazis -obtuvo el 17,5% de los votos en 2008. En Francia, el partido Frente Nacional de Jean-Marie Le Pen, que puso en duda la existencia de las cámaras de gas nazis, antes de admitir que fueron un “detalle” de la Segunda Guerra Mundial, quedó en segundo lugar en las elecciones presidenciales de 2002, ganando un lugar en una segunda vuelta con el entonces presidente Jacques Chirac.
Y ahora la extrema derecha puede estar creciendo de nuevo en Alemania, donde las leyes restrictivas de discurso y los umbrales parlamentarios la han mantenidofuera del Bundestag. Encuestas recientes citadas por la Agencia de Prensa Alemana estiman el apoyo para un partido anti-musulmán en un 20%, lo que sería suficiente para entrar en el Parlamento.
“La caída de los escaños parlamentarios en manos de extremistas representa la mayor reorganización de la política europea desde la desaparición del comunismo”, escribió Denis MacShane recientemente en la revista Newsweek. El Sr. MacShane es miembro del Laborismo del Parlamento británico que se desempeñó como ministro de estado para Europa.
Los europeos desconfían no sólo de los inmigrantes musulmanes, sino de los judios, casi exterminados en el continente hace 60 años. Una reciente encuesta de Pew Global Actitudes encontró que casi el 50% de los españoles disponen de una “muy” o “algo desfavorable” opinión de los judios. Las cifras son un 25% para los alemanes, 20% para los franceses y 10% para los ingleses. Este antisemitismo fue subrayado por la afirmación reciente del Comisario de Comercio de la Unión Europea, Karel De Gucht, que “no es fácil tener, siquiera con los judios moderados, un debate racional sobre lo que realmente está sucediendo en Oriente Medio.”
Así que cuando los liberales norteamericanos critican a sus contrapartes conservadores como intolerantes buscando imponer el fascismo en los EE.UU. (habiendo fallado en hacerlo durante dos mandatos de la administración Bush), ellos ignoran esa parte del Occidente, donde la nostalgia genuina por el fascismo perdura.
Cualquiera que haya viajado por toda Europa sabe que su imagen como un ejemplo de progresismo, y diversidad étnica y religiosa, es una invención de la mente liberal americana.
Los liberales norteamericanos que ignoran la intolerancia europea mientras consideran la oposición a la mezquita en el Ground Zero inexcusable traen a la mente la burlona sugerencia del dramaturgo comunista aleman Bertolt Brecht: “¿No sería más fácil en ese caso que el gobierno disuelva al pueblo y elija otro?”
Durante el debate por la mezquita, la vasta mayoria de los americanos se mostraron siendo capaces de desacuerdo respetuoso. Son los europeos nuevamente, a cuyos impulsos mas oscuros debemos temer.

El Sr. Kirchick es escritor general en Radio Europa Libre / Radio Libertad con sede en Praga, y editor colaborador de la Nueva República.
Fuente: The Wall Street Journal

¿Por qué Francia tipicamente "Pro-árabe" se acerca a Israel?

Deja un comentario

Observando a Francia manejar interferencia por Israel en el camino previo al reciente voto de ONU sobre la investigacion Goldstone de la guerra del invierno pasado en Gaza, los gobiernos arabes pueden haber sentido un dejo de nostalgia por la era anterior a que el Presidente Nicolas Sarkozy asumio el cargo. Sarkozy ha sacudido la politica exterior de Francia enmendando las relaciones franco-americanas golpeadas por la guerra de Iraq y restaurando a Francia como miembro completo de la OTAN, y tomando una linea mas dura en el tema nuclear con Iran que su contraparte americana. Pero en ninguna otra parte la impresion de Sarkozy ha sido mas visible que en el Medio Oriente, donde el ha rebalanceado las posiciones acostumbradamente pro-arabes de Francia con una calida adopcion de Israel, un estado observado glaciarmente como problematico por los anteriores presidentes franceses.
Pero la nueva calidez de los funcionarios franceses hacia Israel no vino a expensas arabes, y esta basada en cambio en la busqueda de mayor influencia en la region a traves de tomar un rol mas central en resolver su mas largo conflicto. Y ellos ven el apoyo frances hacia Israel en el voto de la ONU como un tema en cuestion.
Antes que el Consejo de Derechos Humanos votara por un margen de 25-6, para adoptar un informe que acusaba tanto a Israel como Hamas de cometer crimenes de guerra en Gaza el invierno pasado, Francia se unio a los EEUU y Gran Bretaña en buscar concesiones de Israel hacia los palestinos que podrian ayudar a persuadirlos de declinar de la resolucion por ahora. Cuando eso fracaso, Francia hizo dos llamados para que el voto fuese retrasado, pero fue rechazada por Egipto, historicamente uno de los mas inquebrantables aliados arabes de Francia.
En las ultimas cuatro decadas, Paris puede haber estado sido un aliado mas cercano para los regimenes arabes que cualquier otra potencia occidental, pero los funcionarios franceses dicen que el principal objetivo de Sarkozy en la region es una paz duradera a traves de la creacion de un estado palestino y garantes para la seguridad de Israel- objetivos que no pueden ser logrados mientras las relaciones con Israel continuen siendo frias.
“Francia puede contribuir mas al proceso de paz manteniendo las relaciones mas amistosas y productivas con todos los jugadores que lo que podria si alguno de aquellos piensa que favorece a una parte por sobre otra”, dice un diplomatico frances, bajo condicion de anonimato. A proposito de los esfuerzos de Francia para bloquear el voto del Consejo de Derechos Humanos, el explica, “Si la meta a mas largo plazo es encontrar una forma para que la gente estreche sus manos y exista junta, que proposito tiene dar bofetadas de corto plazo en el servicio publico? Nuestro sentimiento estaba aislando a Israel de esta forma que podria solo retrasar el proceso de paz o ponerlo en un camino mas dificil.”
Mientras que presidentes franceses desde Charles de Gaulle se han inclinado por los estados arabes y demandado mas de Israel en la busqueda de la paz, Sarkozy ha adoptado a Israel como un aliado y ha puesto su seguridad a la par de los derechos palestinos. La calidez de Sarkozy hacia Israel no debe ser malinterpretada como un corrimiento estrategico. Los intereses nacionales franceses han sido definidos para incluir relaciones cercanas con los estados arabes, despues de todo, y aquellos vinculos han realmente sido calmadamente profundizados incluso aunque Sarkozy ha alcanzado a Israel.
“Aparte de sus tratativas con Israel y su muy radical postura contra Iran, la politica de Medio Oriente de Sarkozy ha sido muy similar a aquella de sus predecesores- solo con mas compromiso activista”, explica Jean-François Daguzan, un experto en Medio Oriente de la Fundacion para Investigacion Estrategica en Paris. “Sarkozy ha mostrado que el quiere que Francia tenga un rol mucho mayor, mas activo en la region que lo que ha tenido en el pasado, y para hacer eso tiene que tener vinculos mas fuertes con Israel, pero sin alarmar a sus tradicionales aliados arabes.”
De hecho, hay cantidad de evidencia de Sarkozy fortaleciendo vinculos en el mundo arabe durante su mandato. El llevo a Siria fuera del aislamiento internacional, para empezar, y luego penso utilizar la posicion privilegiada de Paris en Damasco para crear estabilidad politica en Libano. A principios de este año, Sarkozy de igual manera anoto a Siria y Egipto para ayudar a manejar un alto a la violencia en Gaza. Sarkozy tambien ha elevado la capacidad de Francia para proyectar poder en la region- y envio aun otra advertencia en direccion a Iran- con la inauguracion este año de un nuevo complejo militar naval y aereo permanente en Abu Dhabi.
“Sarkozy tambien ha mejorado sus relaciones con los lideres en Iraq con un ojo sobre la reconstruccion alli”, destaca Daguzan con una risita. “Ese puede ser el unico movimiento con el que los americanos podrian tener un tema, ya que el resto de lo que el ha hecho ha sido en gran medida moverse en la misma direccion de los EEUU.”
La unica explicacion mas importante para el activismo de Sarkozy en la busqueda de una solucion para el conflicto israeli-palestino es, por supuesto, una simple: El esta intentando tener exito donde hasta ahora los EEUU fracasaron.
Fuente: Time Magazine

Older Entries