Los salvadores de la Comunidad Judía Soviética

Deja un comentario

Cuarenta años han pasado desde las primeras manifestaciones de la Union Nacional de Estudiantes Israelies organizadas por unos pocos determinados lideres en la Universidad Hebrea de Jerusalem, manifestaciones que actuaron como catalizador para retar al gobierno israeli y la Agencia Judia (Sojnut) a iniciar la campaña mundial por la juderia sovietica. Como siempre, los heroes permanecen sin ser celebrados mientras otros se llevan el credito. “El exito tiene muchos padres mientras que el fracaso es un huerfano”, y esta es una de las mayores historias de exito de nuestros tiempos.
En mayo de 1969, mientras ambos eran estudiantes en la Universidad Hebrea, Yona Yahav, entonces presidente nacional de la Union Nacional de Estudiantes Israelies, se aproximo a Zvi Raviv pidiendole formar un comite para hacerse cargo de las preocupaciones de los judios en Rusia que estaban siendo perseguidos. Raviv estaba sorprendido y no al tanto del problema, entonces Rahav arreglo para que ambos se encontraran con un nuevo inmigrante ruso en Tel Aviv.
Raviv acepto, bajo condicion que ellos no perdieran toda la noche, y pudieran establecer citas para mas tarde en la noche. Ellos llegaron a Tel Aviv donde se reunieron con Dov (Boris) Sperling. Las historias que Sperling les conto de la situacion de los judios en la Union Sovietica los tuvieron hechizados, tanto que olvidaron sus citas. Sperling conto a los jovenes hombres historias de persecucion y exilio en largos viajes en tren hacia la congelada Siberia, historias que despertaron su memoria heredada de tiempos no tan pasados cuando los judios eran perseguidos, luego llevados en viajes en tren a las camaras de gas.
En su regreso a Jerusalem ellos reflexionaron sobre las historias de opresion y persecucion y parecian dubitativos. Los dos pasaron las siguientes semanas investigando y chequeando cada detalle, concluyendo para su asombro que Sperling no habia exagerado. Era todo cierto. Lo que los inquieto aun mas fue que el gobierno israeli, muy al tanto de la terrible situacion, no estaba haciendo nada para declarar la situacion, mas que alguna actividad menor encubierta y movimientos diplomaticos suaves. RAVIV Y Yahav entendieron que la necesidad de salvar a los judios de la Union Sovietica era suprema. Ellos comenzaron un movimiento entre los estudiantes de la Universidad Hebrea. Ellos lideraron a los estudiantes en manifestaciones, cargando enormes carteles proclamando “Deja salir a mi pueblo”, haciendose eco de la proclamacion biblica de Moshe para liberar a los Hijos de Israel.
Su intencion de parar los estudios por una hora pidiendo a todo el cuerpo estudiantil manifestar preocupo al decano de la universidad que llamo a Raviv a su oficina. El le dijo que ellos no podian manifestar en propiedad de la Universidad e interrumpir el programa diario; la manifestacion de una hora debia ser cancelada.
En respuesta, Raviv simplemente sugirio que si la Universidad prohibia la manifestacion, el cuerpo estudiantil debia ser llamado a la huelga por todo un dia. El decano decidio que era preferible una manifestacion de una hora.
La manifestacion de una hora fue transmitida en vivo en el popular programa de radio B’hatzi Hayom y el tamaño y volumen de la manifestacion alcanzo al Shin Bet (AGENCIA DE SEGURIDAD DE ISRAEL), que contacto a los tres lideres diciendoles que cesaran y desistieran de su protesta.
Impavidos, los tres pidieron una reunion con la primer ministra. Para su sorpresa un llamado de la Oficina de la Primera Ministra para una reunion de 20 minutos llego. Ellos ingresaron, y Raviv, Yahav y Avi Plaskow enfrentaron a Golda Meir, quien les explico que el gobierno habia elegido la calma diplomatica para ayudar a los judios de la Union Sovietica, ya que no era prudente levantar olas y hacer peligrar a los judios bajo el regimen comunista. Ella entonces los despidio diplomaticamente, creyendo que sus palabras habian tocado el objetivo. Estaba equivocada.
“Sra. Meir,” dijo Raviv, “nosotros continuaremos manifestando y llevando carteles y enviando tarjetas postales porque dentro de 20 años, cuando yo tenga hijos y ellos me pregunten que hice para salvar a los judios de la Union Sovietica, yo quiero tener una respuesta, a diferencia de la generacion de mi padre que no hizo nada y asi perdimos seis millones de judios.”
“Usted no conoce nuestra historia, joven,” respondio Meir, sorprendida por esta insolencia. “Nosotros enviamos paracaidistas.”
“De hecho, señora, yo tengo como asignatura principal historia. Nosotros enviamos 37 paracaidistas, la mayoria de los que no pudieron arreglarselas para alcanzar el terreno a salvo,” respondio Raviv.
“Pero entonces nosotros no teniamos un pais,” defendio Meir.
“Ahora lo tenemos,” dijo Raviv.
Raviv incredulamente reconocio el miedo de sobresalir y levantarse como un judio, justo aqui en la oficina de la primer ministra de Israel. Veinte años despues del Holocausto, Meir no habia aun absorbido el hecho que habia un estado judio y su mentalidad de Diaspora era obsoleta. Sus palabras la habian sacudido en el reconocimiento.
Meir los invito de regreso a la oficina, haciendoles unas cien preguntas como estrategia, factibilidad, educacion y absorcion de tan grande numero de posibles inmigrantes. Para cada pregunta Yahav (actualmente alcalde de Haifa) echaba una cantidad de calculos y sugerencias. En vez de los 20 minutos asignados para ellos, ellos permanecieron en la Oficina de la Primer Ministra por casi hora y media. Mientras ellos se iban, sintiendose justificados en su atrevimiento, entendieron la gravedad con la cual Meir tomo sus palabras cuando vieron a quienes ella estaba esperando. Fuera de su oficina estaban un muy impaciente vice primer ministro Yigal Allon y el jefe del Mossad Zvi Zamir, de alguna forma sorprendidos de ver tres estudiantes abandonar su oficina en tan calidos terminos con la primer ministra.
Tres dias mas tarde la secretaria privada de Meir, Adi Yafe, llamo a Yahav para informar a la organizacion de estudiantes que un documento habia sido colocado ante el gabinete en una sesion especial y una votacion extraordinaria habia sido llevada a cabo para “hacer publica” la lucha por salvar a la juderia sovietica y traerla a casa.
La primer ministra acepto aparecer en el mismo escenario que los ex disidentes y defender abiertamente la alia de judios de la Union Sovietica. El gobierno se puso detras sus palabras diplomatica, financiera y emocionalmente. La campaña llego mundialmente y las comunidades y organizaciones comenzaron a presionar al gobierno sovietico bajo el lema “Deja salir a mi pueblo”, llevando a cabo silenciosas vigilias en eventos culturales rusos, enviando tarjetas postales a las embajadas rusas demandando la libertad para partir y la maravillosa SACSJ “Manos a traves de las Embajadas” en Londres.

Fuente; The Jerusalem Post

Anuncios

8 de Diciembre de 1978 Fallece Golda Meir

Deja un comentario

MEIR GOLDA
1898-1978

Golda Meir- lider sionista laborista y cuarta primera ministra de Israel, nacio Golda Mabovitch en Kiev (Ucrania) en 1898. Cuando tenia ocho años, su familia emigro a los EEUU. Criada en Milwaukee, Wisconsin, ella se unio al movimiento juvenil sionista, se caso con Morris Myerson, y, en 1921 emigro a Palestina, uniendose al Kibutz Merjavia. En 1924 los Meyerson se mudaron a Jerusalem, y Golda comenzo una serie de posiciones como funcionaria de la Histadrut- Federacion General de Avoda, y se volvio miembro de su “circulo interno”. En las siguientes tres decadas, Golda Meir fue activa en la Histadrut, primero en el sindicato de comercio y programas de bienestar, luego en la Organizacion Sionista laborista y recaudando fondos en el exterior, y luego continuo en papeles politicos. Ella fue nombrada jefa de la seccion politica de la Histadrut- designada para utilizar el creciente poder de la Histadrut para promover los objetivos sionistas tales como inmigracion judia irrestricta. Cuando en 1946, la mayoria de los altos lideres de la comunidad judia fueron internados por las autoridades britanicas, Golda Meir reemplazo a Moshe Sharett como titular actuante del departamento politico de la Agencia Judia hasta el establecimiento del estado en 1948. Desde entonces ella jugo una parte tanto en la politica interna del sionismo laborista-incluyendo su finalmente no exitosa reunion con el rey Abdullah de Jordania en visperas de la invasion arabe a Israel en 1948, en un intento por alcanzar un acuerdo y evitar la guerra.
En junio de 1948 Golda Meir fue nombrada primera embajadora de Israel para la Union Sovietica, una posicion que cumplio por menos de un año. Ella fue electa como miembro de la Kneset en las elecciones de 1949, y sirvio como Ministra de Trabajo y Seguridad Nacional de 1949 a 1956- años de malestar social y alta tasa de desempleo, causada por la inmigracion masiva. Ella promulgo politicas educadas de bienestar social, proveyo viviendas subsidiadas para inmigrantes y orquesto su integracion a la fuerza de trabajo.
Durante la siguiente decada (1956-66), Golda Meir sirvio como Ministro de Asuntos Externos. Ella inicio la politica de Israel de cooperacion con las naciones recientemente independientes de Africa, introduciendo un programa de cooperacion basado en la experiencia de desarrollo de Israel, que continua hasta este dia. Al mismo tiempo, ella emprendio cimentar las relaciones con los EEUU y establecio extensos vinculos bilaterales con paises latinoamericanos.
Entre 1966 y 1968 ella sirvio como Secretaria General primero de Mapai y luego del recientemente formado “Alineamiento” (armado por tres facciones de laborismo).
A la muerte del Primer Ministro Levy Eshkol en 1969, Golda Meir- la “candidata del consenso”- fue electa para sucederlo. En las elecciones de 1969 ella llevo a su partido a la victoria.
Poco despues de asumir el cargo, la Guerra de Desgaste- acciones militares esporadicas junto al Canal de Suez que escalaron a una guerra a gran escala- termino en un acuerdo de cese de fuego con Egipto. Aunque el cese de fuego fue roto una y otra vez por el avance de misiles egipcios en el frente del Canal de Suez, trajo un periodo de tranquilidad de tres años, quebrantado solo en octubre de 1973 por la Guerra de Iom Kippur. Como Primera Ministra, Golda Meir concentro muchas de sus energias en el frente diplomatico- mezclando con mucha maña la diplomacia personal con el uso habilidoso de la clase media. Armada con una voluntad de hierro, una calida personalidad y una imagen de abuela, la retorica simple pero altamente efectiva y una “lista de compras”, Golda Meir solicito exitosamente ayuda financiera y militar en medidas sin precedentes.
Golda Meir mostro fuerte liderazgo durante el sorpresivo ataque de la Guerra de Iom Kippur, asegurando un vuelo aereo americano de armas mientras permanecia firme en los terminos de las negociaciones de la desconexion de fuerzas y el rapido regreso de los veteranos de guerra. Aunque la Comision de Investigacion Algranat la habia exonerado de responsabilidad directa por la falta de preparacion de Israel para la guerra, y ella habia llevado a su partido a la victoria en las elecciones de diciembre de 1974, Golda Meir se inclino ante lo que ella sintio era la “voluntad del pueblo” y renuncio a mediados de 1974. Ella se retiro de la vida publica y comenzo a escribir sus memorias, pero estuvo presente en la Knesset para saludar al Presidente egipcio Anwar Sadat en su historica visita a Jerusalem en noviembre de 1977.
Golda Meir murio en diciembre de 1978, a la edad de 80 años.
Fuente: Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel.

Deja un comentario

Por Guido Maisuls
Para Cartas desde Israel

Nuestro Estado de Israel esta siendo objeto de una campaña mundial de demonización o satanización mediante acciones de desinformación y descripciones falsas y fraudulentas de la realidad, llevada a cabo por gobiernos, organizaciones internacionales y medios masivos de difusión con la clara intención de deslegitimar al único país democrático de la región.
Para enfrentar esta demonización propongo difundir al mundo estas frases celebres expresadas hace unos años por nuestra querida y recordada Golda Meier donde sintetiza con una claridad asombrosa la verdadera motivación de esta larga, cruenta y penosa lucha a la que está obligado permanentemente nuestro Estado de Israel.

Si no soy yo ¿quién?, si no es ahora ¿cuando? (Hillel)

Golda Meir (גּוֹלְדָה מְאִיר), antes Myerson, nacida Golda Mabovitch (Kiev, Ucrania, 3 de mayo de 1898 – Jerusalén, 8 de diciembre de 1978), fue una política, diplomática y estadista israelí, y la cuarta Primera Ministra de Israel, entre 1969 y 1974.

«La paz llegará, cuando los árabes amen a sus hijos más de lo que nos odian a nosotros».

«No nos gustan las guerras, incluso cuando las ganamos».

«No nos regocijamos con las guerras. Nos regocijamos cuando desarrollamos un nuevo tipo de algodón, o cuando las fresas florecen en Israel».

«El hecho de ser abuela, me da la certeza de que la paz llegará algun día al Medio Oriente: sé que también hay abuelas en Egipto, Jordania y Siria, que quieren que sus nietos vivan»

(Ante la pregunta de un estudiante de la Universidad de Princeton, EE.UU., sobre qué haría Israel si Arafat reconociese al Estado de Israel): «Hay un dicho en yídish que dice, “si mi abuela hubiese tenido ruedas, hubiese sido una carroza”»

«He dado expresas instrucciones, de ser avisada personalmente cada vez que caiga un soldado nuestro, así sea en medio de la noche. Cuando el presidente Nasser dé instrucciones de ser despertado en mitad de la noche cuando caiga un soldado egipcio, llegará la paz»

«Las autoridades árabes no tendrán más remedio que sobreponerse al “shock” de vernos frente a frente en la mesa de negociaciones, y no en el campo de batalla»

«Nosotros decimos “paz”, y el eco nos vuelve del otro lado diciéndonos “guerra”»

«Nunca he sido partidaria de la inflexibilidad, excepto cuando la cosa atañe a Israel. Si se nos critica por que no nos doblegamos, por que no somos flexibles en la cuestión de “ser o no ser”, es por que hemos decidido que, sea como fuere, somos y seremos.»

«Podemos perdonar a los árabes por matar a nuestros hijos. Pero nunca les vamos a perdonar el hacernos matar a los suyos.»

«Podría entender que los árabes quieran borrarnos del mapa. Pero, ¿es que realmente pretenden que cooperemos con ellos en eso?»

«Siempre dijimos tener un arma secreta en nuestra lucha contra los árabes: el no tener alternativa»

(En respuesta a la observación del papa Pablo VI, que le recriminó que los judíos, siendo un pueblo tan compasivo, sea tan inflexible en su propio país): «Su Santidad, cuando fuimos compasivos, débiles y apátridas, nos condujeron a las cámaras de gas»

«Un líder que no duda antes de enviar a su nación a una guerra, no es apto para serlo»